Relatos Eróticos de BDSM ❌Sin Censura❌


¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!




Lorena

2023-02-01


Conocí a Lorena una mañana de Mayo paseando por una feria. Por aquella época me encontraba yo bastante enfrentado con el mundo y conmigo mismo. Siempre había tenido problemas de mal humor, pero últimamente me estaban impidiendo ver el lado positivo de las personas y eso me preocupaba. Todo el mundo me resultaba egocéntrico y las cosas que tenían que decirme francamente repetitivas. Decidía salir de mi casa y darme una vuelta por la feria para ver si me animaba. Tres tiros a las escopetas, fallo, fallo , fallo. El desvío era excesivo para corregirlo en solo tres tiradas. Si pagaba por otros tres tiros, ya habría pagado más de lo que probablemente valía cualquiera de los premios. No jugaba por los premios, pero la idea me fastidiaba así que me fui. Mientras me alejaba del puesto, una chica se acercaba a el. Tenía el pelo castaño, con toques pelirrojos, probablemente teñido, y lo llevaba muy corto. Unos enormes ojos de color azul claro se encontraron con los míos antes de que siguiera bajando la vista hasta su escote. Tenía bastante pecho y me dio la sensación de que llevaba un sujetador ajustado para que no se le moviera. -Tres tiros por favor Yo me quedé parado en medio de la calle mirándola. Se colocó la escopeta en el hombro con firmeza, cerró un ojo haciendo una mueca de apuntar y disparó. Acierto, acierto, acierto. Los sonidos de los globos explotando sonaban de fondo mientras yo observaba su culo apretado en los vaqueros. Tenía un culo y unos muslos fuertes, pensé que debía ser deportista, y ya luego en que había acertado tres veces. Le regaló su peluche a un crio y pasó por mi lado sonriéndome de forma burlona. Sentí que debia decirle algo, así que me acerqué para caminar a su ritmo. Ella seguía mirándome pero no se me ocurrió que decirle, así que me dijo: -¿Quieres que te enseñe a jugar sin perder todo tu dinero? Yo sonreí encantando. Pasamos la tarde en los puestos y tomamos café. La verdad es que no se si Lorena me caía bien. Era aventurera y decidida, y eso me gustaba, pero también era demasiado extrovertida, hablaba con todo el mundo, y lo hacía demasiado fuerte. Tras la primera broma vinieron más y a veces me parecía que se tomaba demasiadas confianzas para ser la primera vez que nos veíamos. Al final de la tarde pasando por una calle tranquila me dijo. -Tio deja de mirarme el culo, tú estás peseando conmigo por que quieres follarme a que si? La respuesta me pillo de improvisto y no supe que responder, ella me agarró con fuerza del cuello de la chaqueta, noté que tenía fuerza, y me repitió con una sonrisa: -Quieres follarme o no? Yo me puse muy cachondo y la agarré del culo hacia mi mientras le comía la boca. Me besó de forma lasciva moviendo mucho la lengua. Luego se separó de forma brusca y me miró mordiéndose el labio inferior. Se quedó mirándome así mientras se restregaba contra mi polla empalmada. -Sígueme. Andamos durante unos 7 minutos y me llevó a una especie de gimansio de artes marciales. Antes de que pudiera preguntarle si el gimansio era suyo, se quito la camiseta y el sujetador y me enseñó las tetas mientras me miraba con esa misma cara de antes -¿Te gustan mis tetas? ¿Hmm? -Me ponía morritos mientras pegaba pequeños saltos para que las viera botar. Yo fui a chuparle un pezón pero ella me empujó bruscamente. Ante mi desconcierto, me dijo con la misma cara: -¿Que te creías que ibas a llegar aquí e ibas a follarme porque si? Eres un flipado. Pensé que sería un juego, pero la verdad es que me estaba tocando los cojones. Llevaba toda la tarde harto de sus jilipolleces y lo único que quería era follarmela de una puta vez. Mientras tanto ella se abrió la cremallera de los vaqueros y empezó a tocarse el coño por dentro. Luego se dio la vuelta y se pegó una torta en el culo. -¿Quiere follarme fuerte? Ven y fóllame. Cuando fui a agarrarla de la cintura se dio la vuelta se dio la vuelta y volvió a empujarme. Yo estaba muy duro y no tenía ganas de más juegos, así que la agarré y empecé a bajarle los pantalones. Ellas se los agarraba con mucha fuerza, así que le metí la mano por dentro, de las bragas. Ella apretaba los dientes e intentaba zafarse de mi, pero le meti 3 dedos por el coño que lo tenía muy mojado y caliente. Elle gemía e intentaba evitarlo cerrando las piernas pero mis dedos yas estaban dentro y movía el brazo hacia delante y hacia detrás con fuerza. Me encantaba ver como gemía con cada zarandeo. -Te gusta verdad? -Le dije. -Ahora te voy a follar La tiré al suelo y le intenté quitar los pantalones. Ella me dio una patada muy fuerte en el boca que me hizo crujir la mandíbula. Yo me incorporé de nuevo muy enfadado y muy cachondo. Le quité los pantalones y le arranqué las bragas. Era muy fuerte pero cuanto más se oponía más necesidad tenía de metérsela. Se la metí muy rápido y muy fuerte y ella pegó un grito. Sí ahora eres mía, pensé. Me miraba con furia mientras me la follaba. Intentaba apartarme con los brazos pero la agarré de las muñecas y extendí los suyos contra el suelo. -¿ Te gusta puta? -Le pregunté Ella ya no hablaba solo gemía a través de los dientes apretado meintras me miraba a los ojos. -Voy a correrme dentro de ti zorra, que te jodan Seguía follándo mientras pensaba en correrme dentro suya para que se jodiera. Pero antes la saqué y se la metí por el culo mientras ella gritaba con la boca muy abierta y los ojos apretados. No paraba de gritar y yo ya me iba a correr, cuando me golpeo con la mano abierta en la nariz. Me dolió mucho y me aparté. Mientras me tocaba la nariz con las manos, ella se acercó, se escupió en la mano, y me frotó la polla dos veces. Yo no aguanté y empecé a correrme en su mano, mientras ella me seguí frotando la polla apretando mucho. -Hmmm, probrecito, al final se ha corrido fuera. Mira que de leche tenías ahí eh… Ella me miró a los ojos mientras se chupó la mano hasta dejarla limpia. Luego se vistió y se marchó.

Autor: Anónimo Categoría: BDSM

Leer relato »

Yo y mi novio estamos iniciando en el BDSM

2023-01-24


Para salir de la rutina de nomas coger hemos iniciador con el bdsm yo y mi novio la primera ves que lo hicimos fue en un baño la idea era llegar al motel pero después de haber llegando a cenar tacos les platicare yo y mi novio tenemos una conexión especial no la llevamos bien y cuando nos conocimos hicimos clip con las pura mirada esa historia se las contare en otro relato. nosotros siempre que salimos vamos a los tacos nos encantan los tacos para eso ya habíamos platicador de salir de la rutina entonces esa noche después de cenar nos hirvamos a l motel pero yo tenia que pasar a dar una vuelta a la bodega para revisar que todo estuviera bien llegamos a la bodega revise y todo bien pero ahy cambio la cosa nos pusimos a danos unos besos y se calentó la situación es lo que me encanta de mi novio es bien cachondo conmigo me espesor a manosea me desnude y abrimos la bolsa del kit bdsm para hacerlo mas interesante yo le digue a mi novio tu no te quites la ropa y yo nomas desnudo y espósame y véndame para que me violes ya después de esta todo amarrador y sometido me llevo al baño me espesor a dar latigazos a tocarme y nalguearme pero como yo estaba vendado y no vea la sensación es muy diferente y excitante porque no sabes que movimiento va hacer me sentó en el baño y escuche como se bajaba el cierre y me dirigió mi cabeza hacia su pene y empecer a chúpasela y con el látigo me azotaba la espalda así estuvimos un buen rato la verdad a mi me encanta chúpasela. después de ese fabuloso momento me dio la orden de para y me puso en cuarto con las manos en el tanque del baño y que mis nalgas quedaran apuntado hacia el para ese momento yo antes de llegar por el a su casa me puse un pug anal es una sensación rica antes de coger y lubricar para tener listo el ano para tener sexo oral volviendo a lo acontecido me agarro las tetas aunque soy hombre tengo las tetas algo grande mi novio les encanta y se la pasa agarrándolas son todas suyas a ami eso me encanta, continuando con una mano me agarras las tetas y con su otra mano me mete el pug anal y lo sacar yo estaba tan caliente que a pesar que hacia frio era en la noche yo estaba súper caliente y mas en esa posición y el castigándome por portarme mal yo seguía igual amarrador y vendado. después me volvió a sentar en el baño y me dirigió para volvérsela a chupar y seguir por vario rato chupándole su pene hasta que mi novio se vino y me comí su mecos sentía como entraban a mi estomago me encanto después de cómeme sus mecos y limpiarle su pene yo con mi boca me dice es tu turno me puso de pie y me empezó a chupar mis huevos ese es mi punto débil me encanta como me lo hacer me seguía chupando y agarrando mis tetas y tocando todo de mi hasta que me vine casi me caigo porque estaba de pie el me detuvo si no me caigo me quitar la venda y tenia toda la piel de gallina me tuve que sentar en el baño a recuperar mi fuerza como mi ropa quedo del otro lado de la bodega mi novio fue por ella y me la trajo me vestir cerramos la bodega y lo lleve a su casa ya en el camino nos fuimos platicando que no alcanzamos ni siquiera llegar al motel nos encanta anda por la ciudad paseando mientras el me manosea en el coche platicamos, reímos, vamos a visita taquerías esa es nuestras relación de mi novio y yo tengo mas historias de el y yo se las contare amigos. nota: esta semana cumplió años mi novio pero como era entre semana no pudimos celebrar pero hoy sábado me lo voy a llevar a darle su regalo bueno varios regalos se lo merece es el mejor novio.

Autor: Anónimo Categoría: BDSM

Leer relato »

Quería saber lo que se siente estar amarrada en la cama

2022-12-13


Mi primera experiencia amarrada enla cama . Hola me llamo Danna tengo 24 años estatura 150 delgadita cabello largo tetas normales enfin les confieso que asé tiempo tenía ganas y curiosidad de estar amarrada enla cama tanto era la curiosidad que yo misma Melo ise pasa que empece a comprar cadenitas y después candados después que conseguí todo un día que me quedé sola enla casa. Empecé a primero me bañé me depile y y me arregle después ya bañadita fui por dos plátanos después me acosté y amarre mis dos piernas después amarre mi otro mano enmi pancita me puse almohada después de un esfuerzo lo gre cerrar el último candado Demi mano después me quedé así y de repente seme calleron las llaves Enel piso y empeze a intentar alcanzarlo. Pero no podía empeze a centir miedo y empecé a mojarme estaba cintiendo miedo y placer y pensando ahora como me desató entonces como mi cama está enla ventana abrí poquito con la cabeza y vi afuera un vecino de alado y le drite hola vecino ven le dije,y sin pensar se vino le dije oyes puedes pasar enmi casa y venir enmi cuarto y me dijo no como crees es que nesesito ayuda le dije mira abajo del tapete está una llave y dijo está bien hay boy . Tardo un ratito de repente entra al cuarto hooo le dije me ayudas es que entró un ladrón y me amarró así me ayudas le dije y me quedaba mirando y dice ufff pero que putita dijo que dijiste le dije nada dijo me ayudas le dije otra vez y entonces dijo te he visto como mueves ese culo pero hoy ufff mira te ayudo pero no será gratis y yo no porfavor si putita me dijo así que agárrate noo entonces se desnudo y saco un miembro grande y grueso y después me dijo abre esa boca y yo lo abrí y no cabía ese pene enmi boca. Pero Mela empuja y ummmm nooo entro asta mi garganta me estaba atragantando mis ojos salían ladrimas pero me gustaba centia algo raro enmi y me empezó a cojer mi boca haaa haaa hoooo noo y melo saca y se va atrás Demi meda una nalgada y me dice putita hoy comeré este culito pero que suerte decía y yo mordí la almohada y de repente centi cómo ese pene empezó a abrirme mi culo ummmmm ummmm ummmm y de repente noooooo y entro asta adentro me dolió después me empezó a cojer haaa haaa hoooo ummmm nooo ya para para noooo porfavor nooo y de repente sentí que Melo clava asta dentro y centi cómo ese pene se movía y el dijo pero que putaaa y después sentí como se sacudía algo dentro demi y de repente centi algo caliente dentro demi ummmmm y se quedó quieto supongo quesé vino y yo me quedé quieto me dolía y después Mela saca haaa listo puta me dijo y le dije ok ahora sueltame porfavor y me empezó a soltarme nomás delas piernas y me volteo me dice falta esa rajita noo ahí no porfavor le dije abrió mi pierna pero de repente se escucha abrirse la puerta principal y dijo Danna ya regresé y dijo es tu mamá sabes que me voy dijo y me ayudó a soltarme Demis manos rápido y se viste y yo me levanto y me visto también me puse un calzón y un vestido rápido entonces le dije quédate aquí y yo salí aver AMI mamá y cuando estaba parada Centi enmi nalgas salir algo enmi culo y me dio tantas ganas de ir al baño y le dije ahorita vengo boy al baño y fui y saque todo la leche que tenía dentro demi me ardía bastante mi culo. De ahí le dije al vecino ya salte sefue asu recámara la puerta está abierta y salió después me cambié de calzón y de vestido de ahí me quedé pensando que si disfrute todo eso al día siguiente me tope al vecino y me ablo y me dijo Danna ven y me dio 2000 pesos me dijo solo es por agradecimiento noo le dije tómalo y ya sabes aquí no paso nada ok me dijo y yo ok y así fue mi experiencia.

Autor: DANNA1212D Categoría: BDSM

Leer relato »

A mi jefe le gusta que lo humille, lo orine y me lo coja con mi citurón

2022-11-28


Hola soy fabiola tengo 20 años soy delgada con poco de todo no podia cometie en la oficina donde trabajo con las curviadas compañeras que tengo pero tube la fortuna de una tarde limpiado la oficina de mi jefe un licenciado de unos 55 años un hombre maduro con pocas canas y seriedad en su caracter nunca me imagine encontrar un tipo diario con sus fatacias esa ocasion no entendia las palabras pues las iniciales bdsm no las entendia ni sex slave ni misstress pero llegado a a mi casa me meti a mi navegador y busque la informacion. estube viendo por horas videos bdsm. la verdad me agrado hasta me exito ver aquello pero aun no lo creia de mi jefe pues es un hombre de mucho respeto por lo que espere mi oportunidad ya no me precupaban las compañeras hasta operadas de seños que le coquetaban pues es divorciado y muchas queramos ser sugar beby de el por lo abultado de sus cuentas bancaras pero yo ya sabia el secreto solo era de hacer un plan. compre un traje de piel de dominatrix un cituron con didos intercambiables y otros accesorios solo faltaba el momento y se me dio una tarde ya todos habian salido yo me quede disque acabando un reportr ahi estaba mi jefe con nervios entre a su oficina mi feje serio como siempre agarre valor y le hable con autoridad se saco de honda y me dijo que que traia aremeti con vooz firme y segura que quera que me obedeciera lo agarre de los pelos y lo puse a limpiarme los zapatos pronto salio su lado sumiso a mime agradaba tener el control saque de mi bolso un latigo sexual y se quito la camisa para que le diera su castigo vi que disfrutaba el dolor hise que me rogara saque dos pinsas una en cada pezon me puse mi traje y mi cituron hice que lo chupara casi se ahogaba pero el estaba en su fatacia sexual se inco me suplico para que me lo culiara le puse lubricante le meti varios dedos y depues lo puse de perrito empeze a follarlo es la mejor senciacion que e tenido en mi vida tener contro total lohise que me dijiera que yo era la que madndaba me dieron ganas de orinar el me pidio de rodillas que usara su boca como baño asi lo hise se tomo todo lo que salio de mi vagina lo hiso gustoso volvi a peterle mi dido por su culo pero esta ves de frente me pedia que lo cachetara eso fue lo que lo puso en un extasis total vi sangrado de su labio pero a el le fasina termino con los ojos voltiados de placer. de esa noche ya no volvi a la oficina el me manda dinero semanal solo viene los sabados a que lo humille , golpe y orine

Autor: topo76 Categoría: BDSM

Leer relato »

Una pelirroja se vuelve obediente

2022-11-23


Uno, dos, tres. Sabía detectar perfectamente cuándo iba a entrar el metro en el andén por el sonido. Me despeinó al pasar, haciendo que mi pelo rizado cobrizo se alborotase aún más. Sujeté el borde de mi minifalda negra para que no se levantase, evitando una escena a lo Marylin en la estación. - La verdad es que nada serio. Ya sabes, algo para hoy y listo. - Fui sincera. Podía oír a mis amigas gritándome en mi cabeza. - ¿Te aburro? - Irrumpió en mis pensamientos como un elefante en una cacharrería. Sacudí la cabeza, volviendo a la situación. No me dio tiempo a contestar. - Vas a pasar al baño y quitarte las braguitas. Las traerás en la mano y me las darás.

Autor: Anónimo Categoría: BDSM

Leer relato »

Pamela II

2022-11-23


Retomaremos la historia de Pamela y su nueva vida con su “papi”. Advertencia: relato ficticio con escenarios fuertes. Ya han pasado algunos meses Pamela se veía obligada a estar desnuda o si a su nuevo Papi se le antojaba podía llevar algún tipo de “atuendo” el cual podía ser un delantal o un simple plug. Si no estaba lista tal como exigió su papi su culito era azotado si piedad le tomó un largo tiempo aprender a cocinar y varias quemaduras en sus muslos. A este punto ya había sido bien entrenada comía una porción de semen cada mañana y hacía los quehaceres en su culito tenía tatuado la palabra puta barata. Su cabello estaba suelto. Mientras Pame continuaba con su quehacer, pero escucho como se abría la puerta “papi había llegado” por la puerta entraba al alta y robusta figura de su papi. Papi: Ya llegué pendejita más te vale que la comida te allá salido bien o ya sabes lo que te toca. Pamela solo se quedo mirando con miedo y asintió, mientras Papi se sentaba para comer ella se puso bajo la mesa desabrocho los pantalones de pai y saco de unos calzones sucios la gorda y grasosa verga de papi, la niña la tomo y comenzó a jalar hasta que la verga se puso dura y tubo que empezar a chuparla, Pame lloraba mientras se metía ese enorme trozo de carne al fondo de su garganta, debía cuidarse de que tocara su úvula, por desgracia su papito degenerado tomó su cabeza metiendo su verga hasta el fondo la cara de Pamela se lleno lágrimas, mientras sentía como regurgitaba todo el contenido de su estómago. La pobre nena vomito sobre debido de la mesa, esto hizo que papi se levantara inmediatamente. Maldita mocosa, ya te he dicho que no hagas eso. Papi saco a Pamela de debajo de la mesa, la cacheteó, mientras ella trataba de pedirle que no lo dañe. Pamela: No, no por favor, déjame Ya te he dio como debes llamarme, decía papi mientras pellizcaba los pezones de pame, al punto de enrojecerlos. Pamela: Para, papi por favor me duele Mira perrita, voy a darte un castigo de verdad tras decir eso papi llevo a Pamela al baño la tiro en la zona de la ducha salió del baño cerrando la puerta y fue buscar unas cosas mientras Pame quedaba en una esquina temblando de miedo, su papi no tardó en llegar con cinta una vara y un plug. Papi tomó a pamela medio la vara de un lado a otro tomando la cinta mantuvo sus brazos alzados, la amarro de a modo a que amarro sus piernas quedaran en cuclillas, incada y con los brazos alzados su papi la puso en la esquina del desagüe metió el plug dentro de su culito. Bien zorra ahora abre tu boca, como te atrevas cerrarla te ira peor. Pamela solo abrió cuando de repente papi empezó a orinarle encima tratando de hacerla tragarla, ya no cerro su boca por miedo, pero estaba ahogándose en la orina. La pobre niña tuvo que tragar lo que pudo de miados mientras lloraba. Después de terminada la humillación papi levanto a Pamelita y la obligo meter su cara contra el inodoro mientras el sumergía su cara contra esas aguas violaba el pobre culo de Pamela, se escuchaba como al pobre niña hacía horcajadas así siguió hasta que la termino de corresr y la pobre niña se desmayo. Pamela quedo desmayada en el suelo del baño mientras papi solo salío que más le pasará a esta chiquilla.

Autor: SEXY RAPE Categoría: BDSM

Leer relato »

Locura de amor

2022-11-23


Situaciones de celos me llevaron a tener una actitud que nunca había tenido. Nos conocimos con Gloria por intermedio de amigos comunes, comenzamos a salir y a los seis meses no fuimos a vivir juntos. Gloria es una mujer muy interesante, al menos para mis ojos, tiene un metro setenta de altura, hermosas tetas grandes con bellos pezones puntudos y con una aureola simétrica a grandor de sus senos y de un color marrón semi oscuro. Si uno baja la mira llega a un hermoso ombligo que preanuncia un monte de venus muy llamativo porque lo tiene siempre rasurado y comienza a ver la raja de una concha con labios externos pulposos, con labios internos finos y de medidas normales. Su espalda tiene una zanja en el medio extremadamente llamativa porque siempre ha hecho deporte y termina en un culo enorme con glúteos carnosos y parados, realmente una cosa que excita rápidamente. Gloria no había mostrado en nuestra especie de noviazgo su verdadera personalidad, en el sentido que nunca se había mostrado celosa ante situaciones generales. Pero a partir que nos fuimos a vivir juntos comenzó a poner cada vez más densa en cuenta a que veía cosas que no existían realmente. Siempre yo me encontraba en una situación embarazosa respecto de cualquier mujer que pasara por enfrente de mis ojos, sin que ni siquiera yo la siguiera con la vista, pero ella se ponía realmente muy enojada y comenzaba a arengarme con un discurso en donde me retaba por, insisto, situaciones que no habían pasado. Así fue sucediendo durante casi todo el año y medio en que convivimos y cada vez eran más violentas sus reacciones surgida de su propia imaginación, que, por cierto, es muy frondosa. Es más, todo esto nos había llevado a espaciar las relaciones sexuales, la frecuencia había bajado a una vez a la semana y hasta una vez cada quince días. Un sábado le dije que podíamos ir al cine y así fue, fuimos a ver una película, durante toda la velada, que no llevó más de tres horas, no había pasado absolutamente nada, Gloria estuvo normal durante ese rato y cuando volvimos a casa y estamos descambiando ella empezó a enrostrarme que había mirado a cuanta mujer se me cruzó pro delante de mí. El volumen de su voz cada vez era más alto, estaba roja de rabia, no se podía contener hasta que en un momento determinado se puso violenta, me tomó desprevenido y me dio una cachetada que me hizo voltear el rostro hacia el lado opuesto al de su mano. Allí me enojé, me salí de mi eje, le devolví la cachetada y comencé a insultarla, le dije -Pero por la concha de tu madre, hija de mil putas, mal parida de mierda, sos una puta tarada, que no sabe lo que dice e inventa todo. Estoy harto de escucharte, Ella se puso más loca todavía y allí comenzó una lucha entre ambos, nos tomamos de los brazos, forcejeamos y cachetada de un lado hacia el otro, eso me puso muy excitado al tiempo que estaba enojado, comencé a sentir que se me empezó a parar la verga, así que consideré la posibilidad de cogerme a mi mujer, por supuesto que no se dejó y yo empecé a arráncale la ropa, mientras ella seguía golpeándome hasta que me dio una trompada y me partió la comisura derecha de mi boca, al tiempo que le di un revés y le golpee la boca y sus dientes chocaron con sus labios que empezaron a manar sangre. Cayo sobre la cama y le arranqué la ropa de la parte superior, tenía puesta una camisola blanca, saltaron los botones y luego le arranqué el corpiño, sus hermosas y enormes tetas quedaron boyando de un lado a otro, ella continuaba intentando sacarme de encima, no la dejé, por cierto, y le saqué la pollera que lleva puesta, se rompió del tirón que le di, le saqué como pude la bombacha , ella seguía intentando desprenderse de mí, pero opuse mi resistencia y como pude, ya casi que ni sé cómo lo hice, pude sacar la verga y metérsela en la concha mientras ella se retorcía como una víbora. Comencé a entrar y salir de su canal vaginal como podía, en ocasiones, se me salía la pija y la volvía a poner, mientras le tenía aprisionadas las manos, una a cada lado de su cabeza, ella me decía una retahíla de barbaridades, vociferaba como una loca, me decía que yo era un puto, traga leche, que si ella no se hubiera cruzado por mi camino estaría chupando pija. Mientras tanto, yo seguía dándole verga, su concha había comenzado a ponerse mojada a pesar de su resistencia. Le dije: -Pero te estas mojando puta asquerosa, sos tan puta como tu madre, conchuda mal parida, bien que te gusta que te coja puta reventada. -Callate sorete, me dijo, sos un reverendo pelotudo que no servís para una mierda. Putazo. -Callate, reventada, sos una tarada igual que tu viejo, que tiene los cuernos hasta el cielo porque tu vieja se comió todas las vergas juntas. La muy puta es una genia y vos sos una pelotuda, digna hija del boludo de tu padre. Con la diferencia que nunca te puse los cuernos, putita, le contesté. Tenía su rostro a 20 centímetros de mi cara, la escupí, quedó asombrada, le volví a dar una cachetada y volví a escupirla en la cara, al tiempo que la daba vuelta, la puse boca abajo, y comencé a meterla la pija por el culo, lo tenía seco la yegua, pero insistí, me dolió la cabeza de la verga, pero volví a insistir, ella que se quejaba que le dolía el culo, no me importó, volví a forzar mi verga en su agujero hasta que entró hasta el fondo, y comencé a meterla y sacarla hasta que se lubricó un poco el ojete de mi mujer. Ella seguía intentando zafar de mí, pero no la dejé, le apreté aún más los brazos contra la cama, en esos momentos sentí una corriente eléctrica desde la nuca hasta mis huevos y le llené el culo de leche caliente y espesa, me ardió un poco el interior de mi verga. Nunca me había acabado de esa forma, tan fuerte, verdaderamente fue un gran polvo. Gloria se calmó un poco, quedó boca abajo, yo me salí de dentro de ella y que quedé boca arriba en la cama, al lado de ella. -Cuando vayas a cagar te va a salir la mierda con mi leche, yegua puta. Me levanté y me fui al baño. – ¿A dónde vas?, me dijo con voz suave. -Estoy en baño a ver cómo puedo arreglar mi cara de tus golpes. -Disculpame. – ¿Disculparte? Ni loco, vos estás muy mal. No tenés límites para tus celos de cuarta. Sos una celosa de mierda. Ya no te aguanto más. -Vos me violaste, me dijo. -No me dejaste otra opción, estabas como enajenada, le contesté. – ¿Me vas a dejar?, me dijo con vos entrecortada por las lágrimas. -Y…, es muy probable, sabés cuántas minas hay que no son como vos. Se llegó hasta la puerta del baño y me dijo que no la dejara que ella iba a cambiar y nunca más iba a ocurrir esto que había pasado. Le dije que tenía que mostrarme eso durante un tipo prudencial, como para que me diera cuenta que había cambiado de verdad. Verdaderamente con el paso del tiempo realmente mi esposa cambió, hasta el punto que ahora somos practicantes de BDSM, y ya pasaron cuatro años y medio de aquella noche fatídica, por un lado; pero que, por el otro, nos dio la oportunidad de practicar una disciplina sexual que nos subyuga a ambos pero que se encuentra consensuada. Gloria dio una vuelta sobre su eje total, ya que Incluso pertenecemos a una comunidad que practica este tipo de sexo.

Autor: HOLOGRAMA Categoría: BDSM

Leer relato »

Locura de amor

2022-11-23


Situaciones de celos me llevaron a tener una actitud que nunca había tenido. . Nos conocimos con Gloria por intermedio de amigos comunes, comenzamos a salir y a los seis meses no fuimos a vivir juntos. Gloria es una mujer muy interesante, al menos para mis ojos, tiene un metro setenta de altura, hermosas tetas grandes con bellos pezones puntudos y con una aureola simétrica a grandor de sus senos y de un color marrón semi oscuro. Si uno baja la mira llega a un hermoso ombligo que preanuncia un monte de venus muy llamativo porque lo tiene siempre rasurado y comienza a ver la raja de una concha con labios externos pulposos, con labios internos finos y de medidas normales. Su espalda tiene una zanja en el medio extremadamente llamativa porque siempre ha hecho deporte y termina en un culo enorme con glúteos carnosos y parados, realmente una cosa que excita rápidamente. Gloria no había mostrado en nuestra especie de noviazgo su verdadera personalidad, en el sentido que nunca se había mostrado celosa ante situaciones generales. Pero a partir que nos fuimos a vivir juntos comenzó a poner cada vez más densa en cuenta a que veía cosas que no existían realmente. Siempre yo me encontraba en una situación embarazosa respecto de cualquier mujer que pasara por enfrente de mis ojos, sin que ni siquiera yo la siguiera con la vista, pero ella se ponía realmente muy enojada y comenzaba a arengarme con un discurso en donde me retaba por, insisto, situaciones que no habían pasado. Así fue sucediendo durante casi todo el año y medio en que convivimos y cada vez eran más violentas sus reacciones surgida de su propia imaginación, que, por cierto, es muy frondosa. Es más, todo esto nos había llevado a espaciar las relaciones sexuales, la frecuencia había bajado a una vez a la semana y hasta una vez cada quince días. Un sábado le dije que podíamos ir al cine y así fue, fuimos a ver una película, durante toda la velada, que no llevó más de tres horas, no había pasado absolutamente nada, Gloria estuvo normal durante ese rato y cuando volvimos a casa y estamos descambiando ella empezó a enrostrarme que había mirado a cuanta mujer se me cruzó pro delante de mí. El volumen de su voz cada vez era más alto, estaba roja de rabia, no se podía contener hasta que en un momento determinado se puso violenta, me tomó desprevenido y me dio una cachetada que me hizo voltear el rostro hacia el lado opuesto al de su mano. Allí me enojé, me salí de mi eje, le devolví la cachetada y comencé a insultarla, le dije -Pero por la concha de tu madre, hija de mil putas, mal parida de mierda, sos una puta tarada, que no sabe lo que dice e inventa todo. Estoy harto de escucharte, Ella se puso más loca todavía y allí comenzó una lucha entre ambos, nos tomamos de los brazos, forcejeamos y cachetada de un lado hacia el otro, eso me puso muy excitado al tiempo que estaba enojado, comencé a sentir que se me empezó a parar la verga, así que consideré la posibilidad de cogerme a mi mujer, por supuesto que no se dejó y yo empecé a arráncale la ropa, mientras ella seguía golpeándome hasta que me dio una trompada y me partió la comisura derecha de mi boca, al tiempo que le di un revés y le golpee la boca y sus dientes chocaron con sus labios que empezaron a manar sangre. Cayo sobre la cama y le arranqué la ropa de la parte superior, tenía puesta una camisola blanca, saltaron los botones y luego le arranqué el corpiño, sus hermosas y enormes tetas quedaron boyando de un lado a otro, ella continuaba intentando sacarme de encima, no la dejé, por cierto, y le saqué la pollera que lleva puesta, se rompió del tirón que le di, le saqué como pude la bombacha , ella seguía intentando desprenderse de mí, pero opuse mi resistencia y como pude, ya casi que ni sé cómo lo hice, pude sacar la verga y metérsela en la concha mientras ella se retorcía como una víbora. Comencé a entrar y salir de su canal vaginal como podía, en ocasiones, se me salía la pija y la volvía a poner, mientras le tenía aprisionadas las manos, una a cada lado de su cabeza, ella me decía una retahíla de barbaridades, vociferaba como una loca, me decía que yo era un puto, traga leche, que si ella no se hubiera cruzado por mi camino estaría chupando pija. Mientras tanto, yo seguía dándole verga, su concha había comenzado a ponerse mojada a pesar de su resistencia. Le dije: -Pero te estas mojando puta asquerosa, sos tan puta como tu madre, conchuda mal parida, bien que te gusta que te coja puta reventada. -Callate sorete, me dijo, sos un reverendo pelotudo que no servís para una mierda. Putazo. -Callate, reventada, sos una tarada igual que tu viejo, que tiene los cuernos hasta el cielo porque tu vieja se comió todas las vergas juntas. La muy puta es una genia y vos sos una pelotuda, digna hija del boludo de tu padre. Con la diferencia que nunca te puse los cuernos, putita, le contesté. Tenía su rostro a 20 centímetros de mi cara, la escupí, quedó asombrada, le volví a dar una cachetada y volví a escupirla en la cara, al tiempo que la daba vuelta, la puse boca abajo, y comencé a meterla la pija por el culo, lo tenía seco la yegua, pero insistí, me dolió la cabeza de la verga, pero volví a insistir, ella que se quejaba que le dolía el culo, no me importó, volví a forzar mi verga en su agujero hasta que entró hasta el fondo, y comencé a meterla y sacarla hasta que se lubricó un poco el ojete de mi mujer. Ella seguía intentando zafar de mí, pero no la dejé, le apreté aún más los brazos contra la cama, en esos momentos sentí una corriente eléctrica desde la nuca hasta mis huevos y le llené el culo de leche caliente y espesa, me ardió un poco el interior de mi verga. Nunca me había acabado de esa forma, tan fuerte, verdaderamente fue un gran polvo. Gloria se calmó un poco, quedó boca abajo, yo me salí de dentro de ella y que quedé boca arriba en la cama, al lado de ella. -Cuando vayas a cagar te va a salir la mierda con mi leche, yegua puta. Me levanté y me fui al baño. – ¿A dónde vas?, me dijo con voz suave. -Estoy en baño a ver cómo puedo arreglar mi cara de tus golpes. -Disculpame. – ¿Disculparte? Ni loco, vos estás muy mal. No tenés límites para tus celos de cuarta. Sos una celosa de mierda. Ya no te aguanto más. -Vos me violaste, me dijo. -No me dejaste otra opción, estabas como enajenada, le contesté. – ¿Me vas a dejar?, me dijo con vos entrecortada por las lágrimas. -Y…, es muy probable, sabés cuántas minas hay que no son como vos. Se llegó hasta la puerta del baño y me dijo que no la dejara que ella iba a cambiar y nunca más iba a ocurrir esto que había pasado. Le dije que tenía que mostrarme eso durante un tipo prudencial, como para que me diera cuenta que había cambiado de verdad. Verdaderamente con el paso del tiempo realmente mi esposa cambió, hasta el punto que ahora somos practicantes de BDSM, y ya pasaron cuatro años y medio de aquella noche fatídica, por un lado; pero que, por el otro, nos dio la oportunidad de practicar una disciplina sexual que nos subyuga a ambos pero que se encuentra consensuada. Gloria dio una vuelta sobre su eje total, ya que Incluso pertenecemos a una comunidad que practica este tipo de sexo.

Autor: HOLOGRAMA Categoría: BDSM

Leer relato »

Me estiraron en un boliche

2022-11-16


Soy lucia tengo 20 años. Hace unas semanas salimos con unas amigas a un boliche a bailar, tipo 5am yo re tomada le empecé a decir a los pibes de una barra que nos regalaran cerveza, hasta que uno me dijo que si yo trabajaba me daban para mi y mis amigas. Pase para el otro lado de la barra y empecé a trabajar, o lo que podía hacer, eran 3 pibes y yo. La barra era chica y angosta entonces cuando pasaban por atrás me re apoyaban la pija, yo además estaba de pollera y la de sentía. Al rato empecé a ver que me la apoyaban demasiado, y empezaron a tocarme. Yo estaba muy mamada así que seguí en la mía.empezaron a hacerme chistes y pasaban y me levantaban la pollera o me daban una nalgada. Hasta que uno directamente me toco la pepa, lo mire y me dijo que los dejara enfiestarse conmigo. Me reí y seguimos trabajando. Empezó a apagarse las luces porq empezaron a bailar canciones más lentas y la barra quedó más tranquila. Ahí uno de ellos me sube a la mesada que había vasos y eso, que le daba la espalda al boliche, me abre las piensas y me dice que íbamos a cojer, yo estaba muy mamada, hacia cualquiera, me baje la tanga y subí la pollera, vi que el pibe se sacaba por el cierre la pija y solo me dio para decirle que era enorme, demasiada ancha. Sentí cada milímetro que me entraba. Me empezó a dar y yo solo lo abrazaba, hasta que la saco y vino otro de ellos. Me la metió y otra vez así estuvimos hasta que termino los lentos y volvió el eeggeton, la gente empezó a volver a la barra y el pibe que me estaba dando me soltó. Me bajo la pollera, mi tanga estaba toda mojada del piso así que la dejé. Vienen mis amigas y me dicen que si estaba bien que me vieron abrazando a los pibes. Les dije que eran re buenos y que estaba con sueño. Ni soñaban lo que estaba haciendo. Al rato el boliche empieza a cerrar y yo pensé en irme y los pibes me dice. Que tenía que ayudarlos a desarmar la barra. Se van mis amigas y quedamos. Eran 4 barras, los pibes me vuelven a subir, y me empiezan a dar intercambiándose. El resto de las barras pasaban y miraban sin entender. Fui sintiendo que me iban acabando hasta que el último se vino.me caía el seman por las piernas mientras los ayudaba a descargar la barra. Cuando salimos me fui con 2 para ma casa de ellos que vivían juntos y seguimos cojiendo. Después trabajé más de 1 mes con ellos t estuvo tremendo

Autor: Lucia Categoría: BDSM

Leer relato »

Obedéceme

2022-09-27


Quítate la camiseta. Lentamente. Ella sonrió. No necesitaba hablarme, todo lo decía su mirada de deseo y sumisión. A pesar de mi orden n un segundo la prenda estaba a sus pies liberando sus preciosos y firmes pechos de pezones duros y grandes aureolas. -Acarícialos perrita, despacio. Empezó a recorrer sus pechos con la punta de los dedos y sin que yo se lo ordenara fue acercándose a los pezones, contuvo un gemido mientras daba vueltas a su alrededor -Ahora los pantalones. Sonriendo de nuevo se los bajó. Esta vez si lo hizo lentamente mostrando que no llevaba bragas y su precioso coño totalmente depilado. -De rodillas, las manos en la nuca y mirando al suelo tal y como debe estar una sumisa. -Si amo- Esta vez si que habló, y de esas breves palabras dichas con un hilo de voz se destilaba una entrega y una excitación que me sorprendieron gratamente. No dije nada, la dejé permanecer en esa postura sabiendo que la incertidumbre y la inquietud aumentarían aun mas su calentura y la pondrían aun mas a mi merced. Tal como yo quería. -Abre mas las piernas- Se sobresaltó pero obedeció inmediatamente. Podía ver como entre sus piernas la luz se reflejaba en el flujo que aumentaba mas y mas producto de su excitación. -En cuclillas perra. Y ofréceme tus tetas. -No había sonrisa alguna en su cara pero en sus ojos se la veía cada vez mas entregada, mas excitada si cabía. Agarró sus pechos y me los mostró apretándolos, como si quisiera incitarme a devorarlos con gula. La sonreí complacido y vi como se estremecía pero no le contesté. Me deleité en su sumisión. Una pequeña gota de flujo empezó a deslizarse desde los labios de su coño hasta el suelo -Por favor amo quiero mas Lo decía suplicante. A pesar de mi estoicismo no podía resistirme a aquella voz y a aquel precioso rostro de ojos profundos. Respondí suavemente -A cuatro patas perrita. Ven aquí Dio un respingo pero se acercó. Sensual y sinuosa. Llegando hasta mis piernas y frotándose contra ellas. La acaricié la cabeza y ella la alzó sonriente colocándose entre mis piernas continuando su juego frotándose contra el bulto cada vez más evidente. Notando mi creciente excitación alzó la mirada y volvió a hablarme con su voz suplicante en un susurro: -Puedo hacerle una mamada amo? Me da permiso? - Mi respuesta era obvia: -Si perra puedes hacerme una mamada, esmérate. Con ternura pero impaciente desabrochó mi pantalón. Sacó mi miembro palpitante y se lo metió en la boca. No pude contener un gemido al sentir sus labios carnosos, húmedos y calientes. Efectivamente se estaba esmerando mucho pero yo no quería que terminara así. Con un gesto la hice detenerse. Ella obedeció no sin cierta desilusión en su rostro y llevo la mano a su entrepierna. -Estoy muy mojada amo Nada me hubiera gustado mas que penetrarla ahí mismo pero aún quería disfrutar de su sumisión un poco mas así que la ordené: -Baila desnuda para mi perrita Captando mis intenciones me sonrió de nuevo. Dios que sonrisa! Iluminaba toda la habitación. Fue hasta su móvil y puso una canción que reconocí como “Just walk away” de Celine Dion. Nada más iniciarse la canción su cuerpo empezó a contonearse con una sensualidad que no creía posible. Ahora entendía la elección de aquella canción. Moviéndose lentamente al compás de la música me tenía completamente atrapado viendo su gracia y erotismo cada vez mas patente. Me levanté del sillón y me acerqué a ella la tomé de las manos y suavemente la hice colocarse contra la mesa ofreciéndome su maravilloso trasero. Lo recorrí con mi boca hasta que mi dedo índice llegó a la altura de su coño. Jugué con el introduciéndoselo y deleitándome en sus gemidos. -Amo, por favor… No la respondí. Seguí con el juego mientras que mi otra mano recorría su perfecto culo hasta llegar a la entrada de su ano. Lo acaricié, a cada caricia ella temblaba hasta que pudo articular una frase entre tanto placer: -Amo, no soy virgen de ahí. Puede hacer conmigo lo que quiera. Acompañó la frase llevando la mano hasta su bolso que descansaba sobre la mesa. Rebuscó al tacto y cual no sería mi sorpresa cuando sacó una zanahoria de tamaño mediano. La lubricó con la boca tan expertamente como antes había lamido mi miembro y me la entregó. -Soy suya amo. Su perrita. Su puta. Cogí la zanahoria de su mano y con delicadeza la coloqué en la entrada de su cueva trasera. La introduje lentamente notando una nula resistencia que confirmaba sus palabras. La humedad entre sus piernas se había convertido en una fuente y yo notaba que tampoco podría resistir mas así que sujetándola las muñecas la penetré lenta pero firmemente sintiendo el abrazo de su coño. -Ahhh amooo. Siii, deme más por favor. Quería disfrutar del momento por lo que continué la lenta penetración. Ella gemía y se retorcía de placer hasta que un grito y un temblor en su interior me confirmaron su orgasmo. Yo necesitaba mas aún. Aceleré el ritmo de mis embestidas y ella respondió a su vez convirtiendo los gemidos en alaridos. Mi orgasmo estaba a las puertas ya y ella debió notarlo porque giró la cabeza mirándome con lujuria y me dijo: -Amo lléneme por favor! Márqueme como su puta! Esas palabras fueron todo lo que necesitaba para estallar en un maravilloso orgasmo que provocó que golpeara su interior con fuertes chorros de semen. Sentirlo la hizo temblar en otro orgasmo mas parejo al mío. Exhaustos los dos logré sacar fuerzas para tomarla en brazos y sentarme en el sofá con ella sentada en mis rodillas. Ronroneando apoyó su cabeza en mi hombro, alzó la mirada y de nuevo me sonrió con sus ojos iluminados. -Mi amo. Adoro el poder obedecerle.

Autor: Anónimo Categoría: BDSM

Leer relato »

¡PRUEBA LA NUEVA WEB: EROTISMOSINTABÚ!




Todo relacionado con: relatos bdsm extremos, historias eroticas bdsm, bdsm relatos, relatos bdsm, relatos bdsm gay, historias bdsm, reales, gratis