Relato Erótico de Confesiones: Una estudiante muy cachonda

Categorías de relatos eróticos:

Sexo Duro  Heterosexual  Incesto  Sexo con Maduras  Sexo con Maduros  Sexo Anal  Sexo en Grupo  Dominación  Transexual  Bisexual  Gay  Lésbico  No Consentido  Infidelidad  Voyeurismo  Confesiones  Primera Vez  Masturbación  Fetichismo  Fantasías Eróticas  Erotismo y Amor  BDSM  Intercambios  Zoofilia  Interracial  Sexo Oral  Jóvenes  Tabú


Fecha: 2021-10-10


Una estudiante muy cachonda


Autor: Ximenita

Categoría: Confesiones

Les recuerdo, soy Ximena, tengo 18 años, soy de CDMX, muy tetona (32DD de bra) y tengo una vida llena de experiencias sexuales, ustedes díganme tema y muy posiblemente viví algo sobre ello jeje. Lo de hoy es una breve anécdota de cuando entré a 3ro de secundaria y nos dieron opción de cambiar de taller y elegí cambiarme a carpintería. Todos se sorprendieron, sobre todo mis amigas que iba a estar entre hombres y ese era el plan. Fue cosa de que me hablaran para hacer confianza y a las pocas semanas ya era de su club jaja. No se las haré cansada, cachondear o dejarme manosear por los chicos era habitual, buscábamos la oportunidad cuando se iba el profe y me metían a la bodega o al casillero de herramientas para dedearme, sacarme las tetas y chupármelas. Fue hasta un mes después que se atrevieron a pedirme que los masturbara o se las chupara (y yo encantada). La cosa es que un día tuve taller a las últimas 2 horas antes de salir y estaba con 3 en la bodega y yo de rodillas con la falda en la cintura y los pechos al aire comiéndoles la verga bien caliente, me tenían bien cachonda, no podía evitar pedirles que me dieran su semen. Justo en ese momento, se escuchó el seguro de la puerta, alcanzaron a guardársela pero yo no, entró el profe y yo me iba poniendo de pie y justo me vio con las tetas al aire. Mis compañeros salieron corriendo y el profe estaba bien enojado. Estaba a punto de llevarme a la dirección cuando se escuchó la campana para vaciar el taller y salir de la escuela. Me dijo que tomara mis cosas y le hablara a mis papás, yo le supliqué que no acusara, que haría lo que me pidiera, que no quería perder el año; el profe ni lento ni perezoso me dijo "¿lo que sea?" y lo dijo con la cara más perversa y caliente que se puedan imaginar. Justo cuando dijo eso se bajó la mano y se apretó el paquete; yo entendí en automático y le dije "¿seguro profe? Porque soy muy buena. Yo esperaba otro trato más discreto, pero no, sacó toda su perversión, me dijo "cállate el hocico y ven acá", me agarró del chongo y me aventó al interior de su oficina, cerró la puerta y casi me arranca la ropa. "Asi que te gusta la verga pinche escuincla puta, pues te vas a comer enterita esta y más te vale hacerlo bien o te prometo que te la meto entera por el culo". Me puso de espaldas a él, me inclino sobre su escritorio, levantó mi falda, bajo mi cachetero hasta las rodillas y muy fuerte me la metió, no pude evitar soltar un grito (aaaaaaaa) me tapó la boca con su mano y empezó a cogerme muy fuerte. Al inicio me dolía mucho por lo brusco pero a los pocos empujones lubriqué y comencé a disfrutarlo; no podía evitar gemir ahogadamente por su mano tapándome la boca. "Ufff que apretadita estás pinche puta y se nota que te encanta mi verga ¿verdad?" Yo gimiendo y acentuando con mi cabeza le dije que sí, en serio, no me habían cogido así nunca. Luego de 5 ricos minutos yo ya estaba toda caliente, me quitó la mano para sacarme los pechos y le dije que me diera más, más duro, más adentro, más rápido. Me la sacó, me giro de frente a él y me volvió a acostar en el escritorio, yo entendí, abrí mis piernas y otra vez me la volvió a meter, ahora me cogía más rápido, se aferraba a mis tetotas y me la empujaba durísimo mientras me insultaba (pufff pinche puta, que apretada estás, que ganas tenía de cogerte) y yo le respondía: "aaaa sii siii cójame". Estaba a punto del orgamos cuando me la sacó. "Híncate pinche perra" se comenzó a masturbar en mi cara: "aqui va tu semen pendeja, abre la boca". Saqué la lengua, tenía los pechos de fuera. En ese momento recibí un chorro consistente y bien espeso, se estrelló en mi fuente y comenzó a escurrir, en eso sale un segundo chorro igual de denso, ahí me empezó a gotear a los pechos, la recogía con su verga y me la daba en la boca. "Acomódate la ropa pinche puta y vete y a partir de hoy te voy a coger tanto como quiera, otros maestros también te han deseado y se que estarán felices de saber que los deslecharas". Estaba tan cachonda que solo asentí. Y así tuve más experiencias calientes en la escuela. Gracias por leerme. Díganme sobre que tema quieren otro relato y ya narraré las que haya vivido. Feliz masturbación mis cachonditos.


¿Qué te parece el relato?