Categorías de relatos eróticos:

Sexo Duro  Heterosexual  Incesto  Sexo con Maduras  Sexo con Maduros  Sexo Anal  Sexo en Grupo  Dominación  Transexual  Bisexual  Gay  Lésbico  No Consentido  Infidelidad  Voyeurismo  Confesiones  Primera Vez  Masturbación  Fetichismo  Fantasías Eróticas  Erotismo y Amor  BDSM  Intercambios  Zoofilia  Interracial  Sexo Oral  Jóvenes  Tabú


Fecha: 2020-11-19


Mi violación???


Autor: Anónimo

Categoría: Sexo Gay

Mi nombre es Manuel, tengo 19 años pero esto me sucedió a los 14 años. Desde pequeño mi padre me motivo al deporte, estaba en un equipo de footbal socker y en natación, eres y aun soy delgado pero definido, siempre me rasure todo el vello del cuerpo por la natación, mido 1.79, soy trigueño y siempre he usado un corte de cabello corto a los lados y algo largo arriba cabello liso negro, ojos negros, pestañas largas. Hasta ese momento siempre me gustado las chicas aunque nunca había estado con ninguna. Soy de Venezuela y vivía con mis padres en una importante ciudad pero mi papa decidió enviarme unas semanas a la casa de mis abuelos en un pueblito del interior debido a que había aplazado una materia en el liceo y debía reparar. En fin llegue a casa de los abuelos, en medio del campo, el vecino mas cercano estaba a 20 minutos a pie y todo era aburrido, me obligaban a estudiar casi todo el día y papa supervisaba mi vida telefónicamente. Un viernes por la noche mis abuelos me hicieron saber que me quedaría solo porque ellos irían a un baile para ancianos en una población vecina y no volverían hasta el día siguiente. A mi me dio igual pues no podía hacer nada. Se despidieron a las 8:15 pm, yo tome un baño vi un rato la TV y me dio sueño por lo que las 11:40 pm me dispuse a dormir solo con un slip blanco tipo tanga. No se cuento rato había pasado cuando unos ruidos me despertaron, había alguien en la casa, escuche dos voces masculinas, me asuste y quise levantarme y en ese momento se abrió la puerta del cuarto donde me encontraba. Me quede paralizado, con un pie en el suelo y el resto del cuerpo aun en la cama, el hombre en la puerta era alto, rubio,llevaba una musculosa que dejaba ver su velludo pecho recortado y sus axilas velludas con brazos muy trabajados, un jean ajustado, ojos verdes penetrantes, corte militar. me apunto con un arma y me hizo SHHHHHHH, en un susurro me pregunto estas solo?, yo con la cabeza respondí que si. Me tomo por el cabello y me pidió que le mostrara donde estaban las joyas, el dinero y objetos de valor y así lo hice, yo casi no hablaba. No había mucho que robar en realidad o al menos no que yo supiera. El otro hombre era mas robusto, moreno, lampiño, como de mi estatura. Los dos hombres me llevaron a la sala, comenzaron a cuestionarse respecto a que hacer conmigo puesto que ya los había visto; por primera vez mi miedo se transformo en terror pensé que me matarían. Fue en ese instante en que comencé a llorar. Moreno: jajajajajaja deja la lloradera, los hombres no lloran yo: (entre sollozos y con un hilo e voz) no me mate por favor, se lo suplico no me mate. El hombre rubio me soltó una cachetada con el anverso de la mano y caí al suelo. me grito CALLATE MARIQUITA Rubio: como te llamas yo: mmmanuel Rubio: ok Manuel, hagamos algo, mi amigo y yo confiaremos en ti no te mataremos, pero debemos estar seguro de que no dirás que nos viste ni nos delataras yo: no diré nada señor, se lo juro Rubio: jajajjajaja oye negro esta mariquita parece ser muy sumisa no? Moreno: de que hablas? Rubio: me dieron ganas de divertirme, de pasar un rato rico con manuelita. yo seguía en el suelo sollozando, cuando el hombre rubio me tomo del cabello, me puso de pie y coloco pegado de frente hacia la pared. Tomo el borde de mi slip y de un solo halon lo reventó dejándome desnudo, paso el pico del arma entre mis nalgas, se sentía fría, me dijo al oído Rubio: que culo mas rico tienes, no tienes ni un pelito en el cuerpo, como un niña. Le entrego el arma al oro hombre mientras el comenzó a apretar con fuerzas mis nalgas con sus dos manos. Yo comencé nuevamente a llorar y le suplicaba Yo: no por favor, no haga daño, no me haga eso se lo suplico por favor Rubio: (en mi oído) shhhh ahorita dices que no, pero en un rato me pedirás mas. Escuche el sonido de su cinturón mientras lo desabrochaba, de su pantalón caer, todo parecía una película en cámara lenta. yo continuaba llorando y suplicando que no me lastimara que no diría nada. No tuve tiempo de nada mas que de gritar NOOOOOOOOOOOOO AAAAAAAAAAAAHHHHHHHIIIIIIIII me duele. Rubio: grita (con voz excitada) grita todo lo que quieras que me gusta oírte. Me moví intentando zafarme y lo que hice fue terminar de clavarme aquel guevo en mis entrañas, sentía un dolor indescriptible, me estaba partiendo en dos y ya no me salio la voz para gritar, me quede ahogado. Rubio: que rico, que culito mas rico compadre le dijo al hombre que me apuntaba aun con el arma viendo todo desde el sofá. tienes el culo apretadito cabrón, que rico siento como si me estuvieras chupando el guevo (el no se movía ni yo tampoco) No se cuento rato paso, pero ya me sentía mas tranquilo aunque me parecía que tenia ganas de ir al baño y pensé en decírselo a mi violador, pero en ese justo momento el decidió comenzar un vaivén, y yo comencé a quejarme del ardor, sentía que me quemaba. Rubio: ahhhh mmmmm que rico yo: ahhi, ahi, mmm, uuy, ufffff así estuvo un rato aquel hombre taladrándome el culo con su mástil, mientras yo me quejaba, hasta que de pronto la voz del moreno interrumpió diciendo Luis, luis, el rubio respondió en tono de molesto que pasa negro? parece que le esta gustando tiene el pito parado yo no me había dado cuenta pero tenia una erección, al bajar la mirada me di cuenta que incluso tenia un hilo de liquido desde mi glande que pegaba de la pared. El hombre que me esta violando me halo mas fuerte del cabello y me embistió mas fuerte yo: ah, ah, uh, mmmmm ahhhh (no podía evitar relamerme los labios) y seguia dando pujitos que ya no sonaban a dolor sino a gusto. Moreno: dime chiquita, te gusta? yo: mmm, ah, ah, ahi, ummmmmm Rubio: RESPONDE CABRONA te gusta? yo: mmm, ss ssiiiiiiii ah ah ah ah Rubio: jajajajajajaja, te dije que me pedirías mas yo: si, dame mas duro, duro por favor ahhh ahhh Moreno: ah no compadre, yo también, yo también quiero. El moreno se desvistió y le dijo al rubio que me dejara mamarlo. el rubio sin sacarme el guevo del culo me llevo hasta el sofá, me hizo doblarme con los pies en el suelo y el culo en pompa, el siguió cogiéndome mientras que yo veía un guevo descomunalmente grande frente a mi y sin mas me lo metí a la boca, sabia raro, pero estaba poseso, lo chupe, lo mame, el negro me guiaba para que le lamiera las bolas y yo lo hacia entre quejidos de gusto por la cogida que el otro me estaba dando hasta que de pronto sentí como me daba mas rápido y gritaba Rubio: ACABO, ACABO sentí como me inundaba de sus jugos No supe si me lo saco o si se salio solo, pero en ese momento el negro me dijo quieres sentarte sobre el mio nena??? no lo pensé, me clave yo mismo aquel guevo, (me senté en su mástil de frente viéndole la cara) era mas largo y mas grueso pero solo entro con dificultad la ultima parte, una vez estuve ensartado el negro me pidió que saltara sobre su guevo y comencé a hacerlo. Ahora era el rubio quien nos veía desde otro sofá y se reía y me decía eres un perrita en celo yo ahhh,, mmmm ahhh Negro: dime que te gusta nena, anda dímelo yo: que rico papi, dame tu guevo, clávame así rico anda dame mas. Rubio: jajajajajajaja este es el verdadero botín negro, toda una hembra yo: si soy su hembra, que rico. En ese momento no aguante mas y comencé a eyacular entre gritos de placer. El negro sin sacarme su guevo me tumbo de espaldas en el sofá coloco mis pies en sus hombros y comenzó adarme mas duro mientras yo seguía gritando y por primera vez me beso, metió su lengua en mi boca y yo le correspondí, lo abrace y y así acabo dentro de mi, yo nuevamente tenia una erección y el rubio me dijo que podía masturbarme si quería. yo tome mi pene y comencé a masturbarme mirando al rubio que seguía desnudo y el se dio cuenta y me dijo que? yo: nada mientras me masturbaba y pasaba mi lengua por mis labios hasta que el moreno me dijo que paso nena? quieres mamársela a mi compadrito??? yo sentí vergüenza pero me atreví a responder. si quiero el rubio soltó una carcajada y medio lo que quería su pene estaba flácido pero creció en mi boca mientras yo lo mamaba, no paso mucho y nuevamente acabe y al poco rato el acabo en mi boca haciéndome tragar su leche. Me tumbe en el suelo y ellos cada uno en un sofá, se bañaron y me preguntaron podían volver otro día, les dije que buscaran el modo de vernos fuera de la casa pues era de mis abuelos y solo fue suerte que ellos no estuvieran. No se llevaron nada de lo que pensaban robar, no volví a ver al rubio, pero el moreno si me cogió dos veces mas antes de regresar a mi casa. Pero eso es otro relato. Actualmente tengo 19 años, soy gay pasivo, amo ser sometido y ser feminizado por un macho. Espero que a pesar de lo largo les haya gustado mi relato que fue real.


¿Qué te parece el relato?