Relatos Eróticos de Tabú


Mis sobrinos

2020-01-15


Un día llegué a mi casa y mi esposa no estaba habia ido con su hermana a su pueblo porque su abuelita murió y me dejaron a mis sobrinos de 6 y de 8 para que los cuidara mientras ellas iban a su pueblo. Le hable por celular a mi esposa, y le pregunté por qué no me habían dicho nada y me dijo que era porque le había dicho su hermana y ella no sabia nada y tuvieron que salir de emergencia, le dije esta bien. Los niños y yo nos pusimos a ver películas de caricaturas y se durmieron, cuando los desvestí para ponerles sus pijamas les vi sus culitos y se me paro la verga empele a acariciarlos y uno se despertó y me dijo que haces tio, le dije jugando vio mi verga parada y me dijo me dejas verla le dije pero que nadie sepa cuando me la saque el otro niño se despertó y dijo que hacen le dijimos jugando quieres jugar dijo que si cuando me desvesti y vieron mi verga me dijeron por que la tienes tan grande y con pelos les dije porque estoy grande cuando ustedes crezcan la tendran grande y con pelos me dijeron podemos jugar con ella les dije que sí entre los dos empezaron a masturbarme yo les meti un dedo a cada uno y me dijeron nos duele tio, saque un tarro de aceite para niños que usaba con mi esposa cuando me la culeaba, les embarre aceite y cuando les volví a meter los dedos me dijeron ya casi no nos duele, les dije chupenmela dijeron sí tío cuando empezaron a mamar lo hacian como expertos me dijeron que rica verga tienes tio cuando me vine lo hice en sus bocas y les dije cómanse lo que salga de mi verga se lo comieron y dijeron que rico. Nos dormimos asi desnudos y al dia siguiente fueron a la escuela y cuando regresaron los esperaba sin ropa sentado en el sillon, y sin que les dijera nada empezaron a mamarme la verga, les quite los uniformes y me embarre aceite y les metí mis dedos les dije quieren ver una pelicula, dijeron si tio puse en la pantalla un videode gays y no quitaban la vista de la pantalla, cuando le metian la verga a uno me dijeron los niños que si les ina a hacer lo mismo, les dije si ustedes quieren, dijo uno meteme tu verga a mi, cuando empece a metersela dijo me duele mucho tio le dije aguantate al otro lo acoste y le alze las piernas y cuando le iba entrando me dijo me duele le dijo su hermano aguantate al rato decia ya no me duele siguele tio cuando me vine lo hice en su pancita y le dije a su hermano limpialo con la lengua y asi cuando salian de la escuela me los cogia hasta que regresaron la mama y mi esposa, y después era casi a diario porque la mama nos dejaba los niños a mi esposa y a mi porque ella tenía que ir a trabajar.

Autor: Anónimo Categoría: Tabú

Leer relato »
NARCOSXXX

Tocado por mi sobrino de 8 años

2020-01-05


Terminé con mis pendientes temprano, así que les puse a los niños una película y me metí a bañar. Yo estaba muy caliente porque llevaba varios días sin tener sexo con mi mujer ni masturbarme, así que cualquier roce o pensamiento me la paraba. Me la jalé en la ducha, pero no me permití terminar, quería ver porno más tarde. Total, que apenas con el bóxer puestos, me recosté en la cama y me quedé con los ojos cerrados tendido con la verga medio parada, frotándomela un rato pero luego lo dejé de hacer y seguí así, con los ojos cerrados. De pronto escuché que se abría la puerta de mi recámara y entreabrí los ojos; era Pablito, quien en una actitud muy sospechosa asomó primero la cabeza y al ver que yo no me movía, entró a la habitación. Yo mantenía los ojos entreabiertos hasta que se acercó demasiado y entonces los cerré por completo, fingiendo que dormía, mientras recordaba aquella vez en que Pablito intentaba espiaba cuando yo orinaba. Mi verga comenzó a ponerse un poco con ese recuerdo, sentía que se tensaba y sentía la mirada de Pablito sobre mí, su presencia, pero no hacía ni decía nada. Cuán grande fue mi sorpresa cuando sentí su mano sobre mi paquete, rozándolo con suavidad y cierta timidez, mientras mi palo cobraba vida debajo de la tela. Entreabrí los ojos y pude ver su expresión tensa y de morbo al mismo tiempo, fija en mi verga pero atento a que no me “despertara”. Yo sentía un hueco en el estómago, sabía que estaba mal dejar que ese niño, el hijo de mi hermano, estuviera ahí, tocándome, pero mi morbo y mi calentura pudieron más. Por si fuera poco, el niño comenzó a levantar la tela de la pernera de mi bóxer con una mano y empezó a meter la otra dentro de la prenda. Mi pito dio un salto involuntario cuando sentí su mano aferrando con fuerza mi tronco, la apretó con firmeza y luego la sacó por la misma pernera, dejando prácticamente la mitad de mi verga por fuera del bóxer. Cuando estuvo afuera retiró su mano, dejó de tocarme pero sabía que seguía estando ahí; me lo imaginaba admirando mi miembro a medio salir. Hubiera dado lo que fuera por abrir los ojos para ver su expresión en ese momento, pero temía que si me atrevía a siquiera entreabrirlos, se asustara y se fuera, así que seguí con los ojos bien cerrados. De pronto escuché que salía corriendo y me sentí decepcionado, abrí mis ojos y entonces pude ver mi verga tal como él la había dejado, saliendo por la pernera del bóxer, venosa, con la cabeza brillante y muy hinchada. La visión me excitó aún más, me llevé la mano a la cabeza del pene dispuesto a empezar a jalármela cuando escuché los pasos de Pablito, que volvía corriendo pero esta vez otros pasos lo seguían. Cerré los ojos otra vez, instintivamente. El hueco en mi estómago se acrecentó aún más cuando escuché la voz de mi hijo dentro de la habitación, los dos se pararon en seco a cierta distancia de la cama y de mí. Mi respiración se aceleró y me costaba no moverme, pero mi verga empezó a palpitar. Escuché la voz de mi sobrino que le decía a mi hijo: —Esto es lo que quería enseñarte, el pipí de tu papá… —mi hijo estaba mudo, por lo que Pablito siguió hablando mientras escuchaba que se acercaba —Se parece a la de mi papá, pero está más peluda. —¿Por qué tiene pelos? —habló al fin mi hijo, después de un tiempo que pareció una eternidad. —Mi papá dice que salen cuando creces… ¿no la habías visto la de tu papá? —le preguntó Pablito. —No… ¿Tú si ves la de mi tío? —Sí. Me hace jugar con ella. ¿Quieres que te enseñe algunas cosas que le gustan a mi papá que le haga? —le preguntó Pablito a mi hijo. No escuché que él le respondiera por lo que imagino que sólo asintió con la cabeza, porque enseguida Pablito le dijo: —Espera, necesitamos crema —y escuché que se movía en dirección al tocador, para luego volver con lo que imaginé sería el frasco de crema corporal de mi mujer. ¡Dios! ¿Qué iba a hacer? El corazón me palpitaba a mil por hora y la verga se me ponía más dura. —¿Qué vas a hacer? —preguntó mi hijo, noté temor en su voz, al mismo tiempo que escuchaba cómo Pablito abría el frasco. —Le voy a poner un poco de crema. A mi papá le gusta que haga esto. —¡Pero se va a despertar y se puede enojar! —No. Está muy dormido, ya se lo toqué y no se despertó. —¿Le tocaste su pipí? —Claro, yo lo dejé así. Pero tú no lo toques ahorita, sólo yo para que aprendas. Mira… Fuck! Sentí sus dedos cubiertos de crema esparcirla por mi glande. La sensación me tomó por sorpresa así que no pude evitar mover un poco la pierna; Pablito congeló el movimiento mientras los dos dejaban escapar una exhalación de susto, pero al ver que yo seguía con los ojos cerrados mi sobrino continuó distribuyendo la crema sobre la cabeza de mi verga. ¡UFF! ¡Qué sensación tan increíble, qué excitación, qué morbo, aquello era increíble! Los pensamientos y sensaciones se me arremolinaban, mi hermanohacía aquello con mi sobrino desde quién sabe cuándo y el niño lo veía como un juego. “Tienes que llenar toda esta parte de arriba —dijo Pablito de pronto— pero con cuidado porque luego se pone muy roja y a mi papá le duele si lo froto muy fuerte. ¡Mira! ¿Ves esto como agüita que le está empezando a salir del hoyito? Yo pensaba que era pipí pero mi papá me explico que esto pasa cuando ya le va a salir leche”. —¿Les sale leche? —preguntó asombrado mi hijo. —Sí, mi papá dice que ayuda a crecer fuerte y yo me la como toda. Pero no sabe como la leche de las vacas, es salada, ¿quieres probar esto? —sentí su dedito tomando mi precum y me imaginé que se la entregaba a mi hijo, porque éste decía “sí, sabe salado”, a lo que Pablito llegó a contestar: —luego te va a gustar, pero ahorita no le vamos a sacar toda la leche a tu papá, sólo voy a jugar un poquito, así. ¡UUUUF! Comenzó a frotar mi cabeza con su mano y la sensación era indescriptible. El morbo, insuperable. Saber que mi hermano le había enseñado a hacerlo, darme cuenta de que el niño ya se sentía todo un experto enseñándole a mi hijo, y yo estar ahí, tirado, a su merced, con la verga al aire y ante la mirada curiosa de mi hijo, y sobre todo saber que mi hijo y tal vez también Pablito habían probado mi precum, la calidez, la suavidad y el tamaño de la manita, los movimientos que hacía, mmmm… Yo estaba a reventar, mi chorizo palpitaba ante los movimientos circulares de la mano de mi sobrino, quien la apretaba, subía, bajaba, de repente comenzó a deslizarla por mi tronco, como imitando el movimiento de la masturbación que también le había enseñado mi hermano. De repente se detenía para explicar cosas como “Se le pone muy caliente, igual que a mi papá” o “está muy dura”, y era lo más excitante que había experimentado en mi vida. De pronto se detuvo y le pidió a mi hijo que trajera papel de baño para limpiarme y yo me quedé a mil. Pensaba: “¿QUÉ? ¿Te vas a detener ahora? ¡Ni siquiera estaba cerca del orgasmo todavía!”. Mi sobrino le dijo a mi hijo: “le vo a limpiar y ya nos vamos a seguir viendo la tele, porque si sigo entonces va a sacar su leche y mi papá dice que se siente muy rico, entonces tu papá se puede despertar. Mejor lo dejamos ahí y otro día que venga te enseño como hacerle para que le puedas sacar la leche. ¡Vámonos!”, dijo a la vez que terminaba de limpiarme (por supuesto mientras me pasaba el papel de baño por toda la cabeza de mi verga yo me excitaba más) y una vez terminado trató de meterla debajo de la tela de nuevo pero no pudo de lo hinchada y rígida que yo la tenía, así que sin decir más optó por dejarla afuera y los dos niños salieron corriendo. Por supuesto en cuanto se fueron yo me bajé el bóxer y me la empecé a jalar. Bastaron dos pares de jaladas para que eyaculara, vaciando hasta 6 chorros de leche sobre mi abdomen y en todas direcciones, cerrando los ojos mientras me vaciaba, imaginando que era mi sobrino quien me la jalaba. No me importó que me vieran desde la puerta de la recámara que dejaron abierta. De hecho deseaba que estuvieran espiando, que volvieran a entrar de nuevo y se bebieran mi leche entre los dos. Pero no fue así. Tuve esa venida descomunal y todavía me quedé tirado otro rato, hasta que escuché sus risas provenientes de la sala, mientras mi verga volvía a ganar volumen otra vez. Claro que, esa fue solo la primera vez que mi sobrino tuvo mi verga en sus manos, pero las siguientes ocasiones se las contaré después, lo mismo que cuando mi hijo se atrevió a poner en práctica lo que su buen primo le acababa de enseñar.

Autor: pelosenlaspiernas Categoría: Tabú

Leer relato »
NARCOSXXX

Concurso "Miss Tanguita" [Parte 2]

2019-12-09


Fiesta de colegio Lee también la Parte 1 Se acercaba el fin de curso y recibimos una carta del Colegio de nuestra hija, citándonos a una reunión de padres, de las que eran habituales a lo largo del curso. Al llegar nos acomodamos en el salón junto a los demás padres y nuestros hijos, dispuestos a escuchar lo que tenían que decirnos, dirigiéndose a nosotros la Directora del Colegio: - Les hemos citado porque como saben, este año las autoridades han prohibido el “Concurso de Miss Tanguita” que celebrábamos todos los años los Colegios de la ciudad de una forma pública con la ayuda del Ayuntamiento y de varias marcas que nos patrocinaban. Ha sido una pena que por unos malos entendidos haya pasado esto y las niñas están bastante apenadas, por lo que hemos decidido aprovechar la fiesta de fin de curso para celebrar este concurso, pero de una forma privada, a nivel de nuestro Colegio solo. Preguntando uno de los padres: - ¿Y no habrá ningún problema por celebrar el concurso nosotros? - No, porque es a nivel interno. Es una fiesta privada del Colegio en la que no tienen por qué meterse. Además, contamos con la ayuda de la “Agencia Baccara”, que era la que organizaba el concurso otros años y aquí está su Director para que le hagan todas las preguntas que quieran. - Con su permiso, yo quería preguntarle al Director si van a seguir promocionando a las niñas como hacían otros años. - Sí, nosotros vamos a fijarnos en todas las niñas y si vemos a alguna con posibilidades y talento, hablaremos con sus papás para hacer algo con ellas, catálogos, promociones o trabajos especiales, ya saben. Diciendo una de las madres: - Yo creo que si prohibieron ese concurso fue por algo. Era una vergüenza como se exhibían las crías y como algunos aprovechaban para sobarlas y aprovecharse de ellas. Contestándole la Directora: - Esa es su opinión, que otros padres no comparten. Tengo que decirles, además, que nadie va a estar obligado a participar en esta Fiesta, por lo que solo permitiremos la entrada a las familias que dejen a sus hijas hacerlo y los que no participen no podrán asistir. En ese momento se levantó un murmullo entre los asistentes, discutiendo entre ellos sobre la conveniencia o no de permitir a sus hijas participar en la fiesta, añadiéndose al alboroto la petición de algunas de las niñas presentes a sus padres, para que las dejaran estar en la Fiesta. - Tranquilos, escuchen un momento. El Director de la Agencia les va a explicar en qué va a consistir exactamente esta Fiesta que queremos organizar, para que tomen su decisión: - Tengo que decirles que en realidad se tratará de una Fiesta de fin de curso, en la que va a haber varias actividades, con algunas novedades respecto a lo que era el Concurso de Miss Tanguita. Los niños también podrán participar, habrá música, bailes, desfiles de moda y alguna actividad en las que tendrán que estar desnudos, como las que ya hacen a lo largo del curso en las clases y por supuesto, el Concurso de Miss Tanguita, en el que todas las niñas participarán juntas sin grupos de edades, aunque estarán las niñas por un lado y los niños por otro y habrá varios premios que serán dados por el Jurado que está formado por mí, por algún profesor y padres que no tengan a sus hijos participando en la fiesta. Los que quieran ser parte del Jurado que hagan su petición al Colegio. Al salir de la reunión, continuaban las discusiones entre los padres y las madres sobre la conveniencia de esta fiesta del Colegio, diciendo uno de los padres dirigiéndose a su mujer: - Yo voy a apuntarme para ser Jurado, ya que no dejas a la niña participar. - Tú me dijiste que no querías que participara tu hija para que no se expusiera ahí delante de todos ¿y ahora me dices que quieres ser Jurado? - Es que, si casi todas las niñas van a participar, necesitarán gente para el Jurado. - Sí, sí, eres muy listo tú. Lo que no quieres es perderte la fiesta para poder ver a las demás nenas desnudas. Mientras, otra de las niñas insistía a sus padres para que la dejaran participar: - Todas mis amigas van a ir. ¿Por qué no me dejáis? - No sé, hija. No me parece bien que salgáis ahí medio desnudas y todos estén mirando. Interviniendo el padre de una amiga: - Son unas crías solo. No pasa nada porque salgan en bikini o desnudas. - Sí, pero vosotros bien que os quedáis mirando disfrutando de ellas. - Es que hay alguna muy guapa y las mayores ya están en desarrollo, pero a mí no me importa que mi hija participe. - Yo quiero también; venga, mamá, déjame. - No sé, ya veremos lo que hacemos, hija. Pasados unos días, nuestra hija nos dijo: - Mamá, tenemos que ir a comprar la ropa para la fiesta del Colegio: - ¿Qué necesitas? - Nos dijeron que teníamos que llevar unos vestidos para hacer el desfile de moda, unas mallas para hacer las exhibiciones de gimnasia y un bikini para el Concurso. - Bueno, iremos por la tarde al Centro Comercial. Cuando llegamos a la tienda ya había algunos padres con sus hijas probándose alguna cosa, como una de las niñas a la que su madre la decía que la malla la quedaba demasiado apretada porque se la marcaba todo: - Es que son así, mamá. Tiene que quedar así. - ¿Marcándosete toda la rajita? Si hasta se te mete por dentro. (Y dirigiéndose a una de las dependientas) ¿No hay una talla mayor? - No, son talla única. Lo que pasa es que como su hija es gordita, se le ajusta más y se la nota todo, pero no pasa nada, son unas niñas. La madre de la nena seguía sin estar muy convencida diciéndole a su marido: - ¿Y tú no dices nada? ¿Te parece bien que tu hija vaya así? - Bueno, la nena está muy guapa, y ya oíste a la dependienta. Si te parece eso muy atrevido, no sé qué vas a decir cuando se pruebe los tangas. - ¡Ay Dios! Que hombres… Otra de las niñas salió del probador con un bikini amarillo muy bonito que contrastaba con su piel morena y al darse la vuelta para que la vieran, dijo su madre alarmada: - Pero hija, si se te ve todo el culo. - Claro, mamá, es una tanga. Interviniendo otra de las madres: - Es lo que van a llevar todas. Mira la mía el que se quiere llevar. Dos tiras con este triangulito que apenas la tapa nada. - Son de esos que llaman de hilo. A las niñas les encantan y a la tuya la queda muy bien porque tiene un buen culito y lo luce mucho. - Sí, mi marido quiere que los use yo también, pero son muy incómodos porque la tira se me mete por todos lados y cuando voy andando con el roce me pongo toda cachonda. - Jaja, es verdad, a mí también me pasa cuando los llevo y me mojo toda. Un hombre que estaba acompañando a su mujer de compras andaba por allí disimulando, mirando todo lo que podía a las crías, cuando oímos como le llamaba su mujer: - Anda, vamos ya… ¿Qué haces ahí mirando? Al acercarse la mujer, al ver a las niñas en bikini por allí, le reprendió: - ¿Estabas mirando a las niñas? - No, no, es que… (Balbuceando nervioso). - Como que no. Siempre estás igual. No puedo contigo. Tienes una hija de la edad de esas crías, ¿no te da vergüenza? Si te ven aquí mirando, los papás te van a decir algo. A nosotros nos dio un poco la risa esa situación y sentimos cierta pena por el señor: - Pobre, jaja. Teníamos que invitarle a la fiesta del Colegio. - Sí, iba a disfrutar mucho porque creo que su mujer ya le ha pillado más de una vez en casa metiendo mano a su hija, jaja. Finalmente, terminamos de comprarlo todo y nos fuimos, pero al día siguiente nuestra hija nos dijo: - Voy a ir a casa de Katia con Andrea, Cris y Jessi, porque vamos a ensayar para la fiesta. - Ah, muy bien, hija. Llévate todo lo que compramos. Cuando llegaron a casa de Katia, vieron que acompañaba a Cris su hermana pequeña Paula, que también iba a participar en la fiesta, estando sólo el padre de Katia en casa, al que dijo su hija: - Vamos a mi habitación, que tenemos que probarnos la ropa. - De acuerdo, portaros bien y no arméis mucho jaleo. - Vale, papá. Ya dentro de la habitación y después de estar un rato probándoselo todo, les dice Andrea a sus amigas: - Katia, ¿Por qué no hacemos un desfile y que tu padre nos puntúe? - Bueno, se lo voy a decir. Como el padre de Katia estuvo de acuerdo, las niñas fueron a la sala, desfilando primero con los vestidos que habían comprado, muy sexys, ajustados y cortitos, que dejaron al padre de Katia con la boca abierta: - ¡Qué guapas estáis! El padre de Katia se quedó mirando a las niñas, con esos vestidos ceñidos a sus pequeños cuerpos, que resaltaban sus figuras, mostrando sus preciosas piernas, unas más delgaditas y otras con evidentes formas que le turbaron. - ¿Ya nos viste bien? Tienes que darnos puntos, papá. - Ummmhh, si, bueno, para Cris 7 puntos, Andrea 8, para ti Katia y Lore, un 9 y un 10 para Jessi. - Papá, ¿y para Paula? - Ah, sí, perdona Paula, un 8 para ti, que estás muy guapa también. Paula le dio las gracias al padre de Katia, mientras Jessi presumía de su mejor puntuación, diciéndola las demás: - A ti te dio un 10 porque eres la que tiene más tetas y casi se te salían del vestido, jaja. Diciendo Katia: - Bueno, ahora vamos a hacer otro desfile. Al poco rato volvieron a aparecer las niñas en la sala, esta vez con los bikinis puestos, lo que dejó al padre de Katia sin palabras y mirando embobado como las niñas se ponían delante de él, mostrándose, dándose la vuelta y poniendo posturas para que él las puntuara. La última en ponerse delante de él fue Jessi, que era la que tenía el cuerpo más exuberante, lo que dejó al padre de Katia resoplando y sin darle descanso, su hija le dice: - Venga papá, danos puntos. Visiblemente excitado, sólo acierta a decir. - Bueno, volver a desfilar otra vez, que tengo que fijarme bien. Mirándolas ahora con más detalle, se fijó en que en a alguna de las niñas les salían los pelitos del pubis por fuera del tanga, debido a su pequeño tamaño: - Mirar, es que se os ven los pelitos y eso queda muy feo. Tendríais que rasuraros para ir al Concurso. - Sí, es verdad. ¿Y si nos los quitamos ahora? Diciendo Cris: - Es que yo nunca me los rasuré y no se hacerlo. Añadiendo Katia: - A mí me los quita mi papá cuando tengo, ¿queréis que os los quite a vosotras? - Sí, vale. - Papá, ¿nos rasuras los pelitos? - ¿Yo?... Bueno, si queréis os lo hago. Vamos al baño, mejor. ¿Quién quiere la primera? - Yo (dijo mi hija) - Métete en la bañera y quítate el tanga. Que te voy a echar esta espuma primero, para que salgan mejor, como le hago a Katia. Mi hija se quedó desnuda en la bañera con las piernas abiertas ante la mirada nerviosa del padre de Katia que empezó a echarle la crema por su zona vaginal pasando posteriormente la cuchilla ante la atenta mirada de las demás niñas. - Tú tienes pocos pelitos Lore, ¿te los sueles rasurar? - Sí, me lo hace mi papá también. - Claro, estáis más bonitas sin ellos. Yo siempre se los quito a Katia cuando la salen. Al terminar de pasar la cuchilla por todos los lados, el padre de Katia pasó la mano por toda la zona vaginal para asegurarse que no quedaba ninguno, aprovechando para abrirle la rajita con los dedos a Lore, debido a su excitación, sin importarle que las demás estuvieran allí mirando, no pudiendo tampoco evitar decirla: - Uuuffff, tienes un coñito precioso, Lore… (Provocando las risas de sus amigas), diciéndole su hija: - Papaaaá, no te emociones, ¡eh! - Perdona, hija. Bueno, Lore, ahora te voy a echar esta crema hidratante para que no se te irrite. Al echar la crema, nuevamente aprovechó para manosear toda la zona, resbalándose sus dedos hacia el interior de su vagina, haciendo estremecerse a mi hija mientras era evidente su erección en el pantalón, pero quizás consideró que estaba recreándose demasiado en los masajes y para que su hija no volviera a llamarle la atención, lo dejó ahí, muy a su pesar: - Venga, ya está, la siguiente. - Ahora yo (dijo Andrea) Cuando Andrea se quedó desnuda en la bañera, el padre de Katia dijo: - Tú sí que tienes bastante. Tengo que echarte más espuma. Volvió a repetir la misma operación con Andrea, tardando un poco más por la cantidad de pelo que tenía que rasurar, diciéndola que abriera más las piernas para poder rasurar los pelitos que tenía cerca del culito también, quedando la cría totalmente expuesta ante sus ojos, provocando que su corazón se acelerara más todavía, siéndole cada vez más difícil controlar sus impulsos, m*****ándole ya claramente su polla toda dura dentro del pantalón, sintiendo a la vez un poco de culpabilidad por estar excitándose de esta forma con las amigas de su hija: - No les parecerá mal a vuestros padres que os haya rasurado, ¿no? - No sé, si nos dicen algo les diremos que teníamos que hacerlo para el Concurso. Después continuó con Cris haciendo lo mismo y cuando Jessi se metió en la bañera desnuda, se sintió especialmente turbado, porque era la que tenía el cuerpo más desarrollado siendo ya una adolescente en su total plenitud, aprovechando la ocasión para masajearle sus duros pechos con la excusa de que esa crema iba muy bien para la piel de los senos, que hacía que se mantuvieran turgentes, recreándose en esta operación, además de manosear a su gusto la gordita vagina de la cría, cuya rajita se abrió completamente con gran facilidad al pasar por ella sus dedos con la crema, por lo que supuso que ya se la estaban follando, aunque no dijo nada, pero su excitación era tan evidente ya, que su polla ya estaba echando el líquido preseminal que había dejado una mancha en su pantalón, aunque por suerte paso desapercibida para las niñas, diciendo Paula cuando termino con Jessi: - Yo también quiero. - Pero cariño, si tú no tienes pelitos apenas todavía. - Sí, mira, aquí tengo unos pocos (apartándose el tanga la niña y dejando ver unos vellos finos que apenas se veían por ser rubia la nena). - Bueno, venga, que te los quito a ti también (para contentar a la cría). En ese momento llegó a casa la madre de Katia con su hermano pequeño que, al ver a tantas niñas desnudas, se quedó mirándolas sorprendido, aunque ya estuviera acostumbrado a ver a su hermana así muchas veces, preguntando su madre un poco alterada: - Pero ¿qué está pasando aquí? - Nada, mamá. Es que papá nos estaba rasurando para el Concurso. Diciendo ella a su marido: - Ya te vale a ti también. Esperemos que no les parezca mal a sus padres. Y defendiendo Katia a su padre: - Es que se lo pedimos nosotras. - Sólo me faltaba Paula ya. Iba a hacérselo ahora. - Pues venga, acaba ya y vosotras, niñas, a vestiros a tu habitación, que tu hermano no hace más que miraros. Mientras, Paula se quedaba completamente desnuda en la bañera, y al quedarse solo con ella, el padre de Katia ya pudo centrarse en ella con total libertad, y a pesar de que su mujer ya estaba en casa, no podía aguantar más, aprovechando la ocasión para manosear el coñito de Paula con la crema con más insistencia, metiéndola los dedos y haciéndola gemir hasta provocarle un orgasmo que se le manifestó haciéndose pis la cría en el momento en el que entraba su hermana Cris en el baño que al ver como se meaba Paula, empezó a reírse, llamando a sus amigas: - Chicas, Paula se ha meado, jaja. Todas fueron al baño riéndose, avergonzando a Paula, por lo que el padre de Katia tuvo que intervenir. - Bueno, dejad en paz a Paula, que es más pequeña que vosotras (aliviado porque no se hubieran dado cuenta de que la había estado masturbando y que Paula tampoco hubiera dicho nada). Pero al ver su mujer lo que había pasado, se quedó mirándole como preguntándole: - (¿Qué le has hecho a la cría?) Y como él se encogió de hombros como no sabiendo que decir, ella le dijo en voz baja: - Oye, vale que se lo hagas a tu hija eso, pero que se lo hagas a esta cría también… A ver si se lo dice a sus padres y tenemos un problema. - No va a decir nada, tranquila. - Sí, anda, mira cómo estás (señalándole el bulto que todavía se apreciaba en su pantalón). Quédate aquí un rato mientras se te baja. Cuando se quedó sólo en el baño, empezó a masturbarse porque no podía más y al poco rato le salió una cantidad de semen como pocas veces recordaba, ya que la situación vivida le había excitado mucho más de lo que pensaba. Finalmente llegó el día de la fiesta con todas las niñas muy nerviosas y los padres expectantes por cómo sería esa fiesta tan especial. Reunidos de nuevo en el Salón de Actos, las mamás estábamos en los vestuarios con nuestros hijos e hijas, dándoles los últimos retoques antes de salir, hablando entre nosotras: - Mi hijo está nervioso, porque es la primera vez que participa en algo así y tiene miedo de que la pollita se le ponga dura al ver a las niñas. - Bueno, eso les pasará a muchos. Dile que no se preocupe. A más de un papá le va a pasar también, jaja. - Míralo, aquí está. Con este bañador mira el bulto que se le nota. - Ya veo, le dará vergüenza, claro. Si quieres te digo un truco para que durante la fiesta esté más relajado y no le pase eso. - ¿Qué truco? - Que le masturbes ahora para que se desahogue y luego no se le ponga dura tan fácil. - ¿Qué dices? Cómo le voy a hacer eso. Yo nunca le masturbé. - Si te da apuro, si quieres se lo hago yo, pero créeme que es la mejor solución. - ¡Ay!, no sé qué decirte. No sabía que se hicieran estas cosas. - Seguro que a los otros niños se lo hacen, porque les va a pasar lo mismo. - Bueno, a ver si quiere él, se lo voy a decir. La madre del niño estuvo un rato hablando con su hijo, mientras me miraban en algún momento para finalmente acercarse a mí: - Me dice que se lo hagas tú, que conmigo le da vergüenza. - Bueno, me meteré en el baño con él. Nos metimos en uno de los baños y al crío por los nervios parecía que no se le ponía dura, por lo que decidí abrirme la blusa para enseñarle las tetas y dejarle que me las tocara, lo que causó un efecto inmediato, porque al momento llegó su erección y yo empecé a hacerle la paja hasta que echó un buen chorro de líquido transparente que todavía no era semen, pero que intenté no me manchara la ropa, porque si no tendría que ir a cambiarme. Al salir, le dije a su madre: - Ya está. El niño se ha quedado mucho más tranquilo. - Gracias, amiga. Ahora estoy más tranquila yo también. ¿Y con las crías se tienen trucos también? - Sí, claro. Mi hija ya participó el año pasado en el “Concurso de Miss Tanguita” y allí vi de todo. - Ya me imagino, con todo el escándalo que se armó. Decían que se follaban a las crías y que por eso lo prohibieron. - No te voy a decir que no. Había de todo, pero allí aprendí muchos trucos para que se fijaran más en las nenas. - ¿Qué hacían? - Antes de desfilar en tanga, lo que hacían las mamás era masturbar a las crías también para que se les quedara la vagina más hinchada y así se les marcara más la rajita y con eso conseguían más votos. - ¡Ah! Ya entiendo. A mi sobrina se le nota mucho también, pero me dice mi hermana que eso es porque el padre está siempre tocándola y metiéndola el dedo. - Ya me lo imagino, pero mientras no la meta otra cosa… - No creo, es pequeña todavía. - Bueno, si le anda haciendo eso, en cualquier momento… - Puede ser, porque yo siempre veo a la cría encima del padre. Cuando llegó la hora, las madres nos fuimos a ocupar nuestros asientos mientras empezaba el primer desfile de las niñas con esos vestidos tan sexys, haciéndolo con mucha gracia y desparpajo, dando esa imagen tan morbosa de ver a unas niñas maquilladas y con finos tacones que resaltaban más su cuerpos si cabe, adornadas con pendientes, pulseras y demás detalles que embellecen a una mujer, adoptando esas posturas de adultas, que provocaban que algunos de los padres ya empezaran a tocarse la polla por encima del pantalón. Saliendo del grupo, empezaron a acercarse al borde del escenario, primero una niña rubia de mirada penetrante remarcada por su maquillaje, de largas piernas, con un vestido verde ajustado y cortísimo que apenas la tapaba el culito y que al agacharse pudimos ver perfectamente su tanga del mismo color que el vestido. Luego, otra morenita, más rellenita, con un vestido blanco cuyo escote resaltaba unos pechos que se la movían al andar, contoneándose igualmente ante nosotros y agachándose con las piernas abiertas echándose hacia atrás pudiendo enseñándonos como a través de sus bragas transparentes, sus gruesos labios vaginales. Después se acercó otra de las niñas más pequeñas, a la que nos costó reconocer que era Paula, por su maquillaje y gracioso sombrero que cubría su cabeza y porque en principio no llamaba tanto la atención al llevar una chaqueta larga que la tapaba toda, pero que al quitársela, nos dejó ver su minivestido semitransparente en el que se marcaban claramente sus pezones, teniendo por la parte de abajo unos flecos que al moverse y al andar mostraban totalmente su vagina cubierta solamente por un fino hilo que pasaba a través de su rajita y del culo por detrás, levantando las exclamaciones de los hombres, porque era el vestido más sugerente que habíamos visto y que ella lucía con mucha sensualidad, no aparentando ni mucho menos la edad que tenía, lo que hacía más morbosa todavía esa imagen. Después del desfile de los niños, muy guapos también con su ropa, pero mostrándose más tímidos que las niñas, empezó el ejercicio de gimnasia, con las niñas dando volteretas y poniendo posturas en las que abrían completamente sus piernas, apreciándose perfectamente la belleza de sus figuras enfundadas en esas mallas y monos ceñidos a su cuerpo, oyéndose murmullos entre los padres cuando esas posturas exponían las vaginas de las niñas completamente a la vista tras la fina tela, arrancando muchos aplausos al terminar. Seguidamente se pasó al esperado desfile de Miss Tanguita, saliendo las niñas al son de la música que se ponían a bailar mientras pasaban ante nosotros luciendo todos sus encantos. Al salir juntas de todas las edades, se hacía gracioso ver a las más pequeñas junto a las mayores ya desarrolladas, sin que eso evitara que se fijara la vista sobre las que hacían el esfuerzo de llamar la atención del público y del Jurado con su gracia y picardía. Sus bonitos cuerpos se mostraban en todo su esplendor y variedad para todos los gusto, al mostrarse completamente sus cuerpos antes nosotros, pero quizás, quien acaparó más miradas fue una nena que no era ni de las más mayores ni de las pequeñas, pero la belleza de su cuerpo semidesnudo resaltaba sobre las demás con su pelo negro largo, sus ojos claros y su preciosa piel luciendo un bikini rojo que hacía destacar sus largas piernas y pechos duros y redondos que con sus movimientos amenazaban con salirse fuera con sus movimientos sensuales, ante la mirada absorta de los hombres que parecían hipnotizados. Aunque ya habían advertido a las niñas que no fueran tan descaradas como en las últimas ediciones de Miss Tanguita para que no hubiera quejas, empezaron a verse todos los trucos conocidos en este tipo de concursos, por lo que las niñas no pudieron evitar intentar destacar entre las demás, seguramente alentadas por sus madres para obtener la mejor puntuación, por lo que cuando una de las pequeñas, al pasar delante del Jurado, se apartó el tanga mostrándoles su rajita, las demás la imitaron por lo que al final pudimos ver el coñito de casi todas ante el murmullo de la gente, ya que algunos no aprobaban que hicieran esas cosas, siendo callados por los demás que las vitoreaban cada vez que lo hacían, incluso varias veces. Ya sin ningún límite, llevadas por la situación, otras se quitaban la parte de arriba del bikini para mayor entusiasmo del público masculino que podía apreciar esos ricos pezones en las incipientes tetitas de algunas y otras ya formadas en esos menudos cuerpos que aparte de admirarlos lo que apetecía realmente era disfrutarlos en todo su esplendor. Entre el público, la temperatura iba subiendo y algunos de los padres que tenían a sus hijas más pequeñas sentadas en sus piernas, debido a su excitación y aprovechando la poca luz que había, se les veía como ponían las manos bajo su ropa, seguramente acariciándolas más íntimamente de lo permitido por sus mujeres si los vieran, llevados por el morbo del espectáculo. Al terminar las niñas, salieron los niños con sus bañadores tipo tanga para no ser menos que las nenas, alegrándonos la vista a las mujeres, con ese aspecto aniñado algunos, de los que apetece besarlos sin parar su rica boca, mientras otros con un mayor desarrollo, mostraban ese morbo adolescente que turba a cualquier mamá al observar esos cambios en su hijo. Yo creo que todas nosotras nos llamó la atención esos bultos exagerados que marcaban esos bañadores, algunos tan pequeños, que eran incapaces de tapar las pollitas de algunos que se le habían puesto duras y que al andar se les salía por fuera, levantando nuestras exclamaciones y risas nerviosas, sobre todo, cuando alguno más atrevido, se bajaba el tanga enseñándolo todo al pasar frente a nosotras, que hicieron a más de una babear mientras sus mamás les miraban orgullosas, preguntándolas alguna amiga a su lado: - ¿Le has depilado también? Es que me pareció que no tenía pelitos al bajarse el tanga. - Sí, es que con esos bañadores tan pequeños, se le veían los pelitos y quedaban muy feos. - Hacen como las nenas entonces. - Claro, No ves que ahora está de moda también entre los chicos. Ahora ya todos se depilan. - Si yo tuviera un hijo no sabría hacérselo, con tanta cosa que tienen para quitárselos todos. - Bueno, es todo práctica. A mí me enseñó una amiga que tiene una Clínica de Estética donde van muchos hombres a hacérselo. Se les agarra la pollita y vas rasurando alrededor y luego por los testículos con cuidado también. - Buufff, al crío se le pondrá dura con tanto manoseo. - Sí, claro, pero es mejor así, porque se pone la piel más tersa y se ven mejor los pelitos. - Chica, a mí me daría morbo eso. Ya me gustaría verlo. - Pues te invito cuando se los quite, jaja, si mi hijo está de acuerdo, claro. Finalmente se retiraron muy aplaudidos, antes de dar paso al último número musical en el que un grupo de niños y niñas iban a bailar desnudos una danza que habían ensayado. Durante ese descanso, los miembros del Jurado se levantaron, entrando alguno en el vestuario para seguir examinando a las niñas, descubriendo uno de ellos a uno de los padres que se había apuntado para ser Jurado con una de las nenas sentada encima de un mueble con las piernas abiertas, a la que estaba follando: - ¿Qué le estás haciendo a la cría? - Nada, es que la cría me dijo que si la daba más puntuación a ella, se dejaba follar. No se lo digas a nadie, por favor. - No, tranquilo. Mírala que pronto aprende. Cuando acabes, déjamela a mí. - Sí, ya me voy a correr. ¡Aaaahhh, que rico!, qué maravilla de coñito tiene. Tómala, aquí la tienes. Todavía con el semen chorreando por su vagina, el otro empezó a metérsela en esa misma posición, queriendo correrse rápido antes de que alguien le descubriese y al terminar, volvió a hablar con el otro: - ¿Te follaste a alguna más? - Sí, a otra antes también, pero entre las dos me han dejado seco ya. - Jaja, bueno, yo voy a cumplir mi palabra y la voy a dar la puntuación máxima también. Terminado el descanso, empezó el número final, saliendo al escenario un grupo de chicos y chicas desnudos bailando al son de una música como tribal africana, muy sensual y rítmica que simulaba una orgía entre ellos, lo que excito sobremanera a todos los presentes, alguno de los cuales aprovechando la poca luz que había para masturbarse de una forma discreta ante la mirada enfadada de sus mujeres, las que se habían dado cuenta. Los chicos, completamente erectos simulaban una penetración a las niñas, que correspondían con unas felaciones, esta vez, si reales, que sorprendieron y dejaron un poco confundidos a los padres de los que integraban ese grupo, que seguramente desconocían el alcance real de lo que iban a hacer sus hijas, sin saber cómo reaccionar, pero el ambiente de sensualidad hipnótica que se había creado, les hizo ver eso como algo normal. Finalizado todo, nos quedamos todos como en estado de shock por lo que habíamos visto, esperando solamente los premios finales, que como siempre, no dejaron a todos contentos, porque había ganado precisamente la niña a la que se habían estado follando los del Jurado, saliendo acusaciones de todo tipo entre las madres más envidiosas, escuchando a la madre de la ganadora decirle a su hija: - ¿Hiciste lo que te dije? - Sí, mamá, les dije que dejaba que me follasen si me daban más puntos. - Muy bien, hija. ¿El Director de la Agencia Baccara te folló también? - No, no se lo pude decir. - Bueno, como ganaste tú el concurso, a ver si nos llama después para ofrecerte ser de la Agencia. Después de la entrega de premios, el Director de la “Agencia Baccara” nombró a las niñas con las que querían trabajar en su Agencia, incluida la ganadora del Concurso, empezando posteriormente a hablar con sus padres para convencerles de que dejaran a las niñas en sus manos para promocionarlas y convertirlas en unas estrellas de internet, entre otras cosas. Al terminar el Concurso y las actividades, las niñas y niños participantes se juntaron con sus padres para seguir disfrutando de la fiesta con unas bebidas y comida que habían preparado, comentando entre ellos todo lo que habían visto, estando la mayoría de las niñas todavía con el bikini puesto presumiendo ante los papás que las miraban, algunos con disimulo y otros más descaradamente, ya que algunas se habían quitado la parte de arriba al tener poco pecho todavía como el caso de la hija de unos amigos que era halagada por otro de los padres: - Caray, Martita, que tetitas tan bonitas te están saliendo (mientras se las tocaba con la mano apretando sus pezones en punta, lo que hizo apartarse a la niña un poco avergonzada por los toqueteos). Diciéndola su madre al verlo: - Anda, Marta, ponte algo, no estés así aquí en la fiesta (mirando al padre un poco m*****a por su atrevimiento, pero sin decirle nada por la confianza que se tenían). Por lo que, ante esa mirada, él intentó quitarle importancia al asunto: - Están preciosas todas. Da gusto verlas con esas tanguitas. Debe ser una alegría tener una nena así en casa. Yo por desgracia, solo tengo dos niños, jaja. - Bueno, tú también tendrás que estar contento con ellos. Son muy guapos tus hijos. - Sí, claro, la que está más contenta es su madre, jaja. - Qué malo eres. Tú, al menos tienes sobrinas. - Sí, es verdad, pero no creas que me deja mucho disfrutarlas su padre. - Hombre, si te ve sobarlas las tetas como a mi hija, te vigilará de cerca. - Vaya, perdona si te m*****ó que se las tocara, pero al verlas así tan duritas, son toda una invitación. - Sí, lo entiendo, por eso la dije que se pusiera algo encima. Mientras tanto, otros aprovechaban también para sobarles el culo a las niñas, aprovechando la relajación del ambiente y que el vino empezaba a hacer sus efectos y también el despiste de alguna de las mamás, más centradas en felicitar a los hijos de sus amigas, besuqueándolos y abrazándolos apretándolos entre sus pechos. El ambiente se había caldeado demasiado, pero llegaba la hora de marcharse a sus casas, en las que esa noche, seguramente algún papá disfrutaría especialmente de sus bonitas hijas y alguna mamá caería también en la tentación de compartir cama con sus hijos igualmente, pero eso son ya otras historias muchas veces contadas por mí.

Autor: troll78 Categoría: Tabú

Leer relato »
NARCOSXXX

Concurso "Miss Tanguita" [Parte 1]

2019-12-09


Iba celebrarse el famoso concurso “Miss Tanguita” de este año en el que participaban niñas de todos los pueblos de la provincia y yo participaría con mis dos hijas en las categorías establecidas de 6 a 10 años y de 11 a 14 y teníamos que empezar con los preparativos para el concurso. Primero ir a comprar unos modelitos bonitos que llamaran la atención y favorecieran a las niñas. En el caso de la mayor ya tendría que ser bikini o conjunto de lencería de dos piezas al tener ya pecho la mayoría y los modelos eran más variados y sugerentes, pero en el caso de la pequeña, que tenían la opción de ir con las dos piezas también o solo con la tanguita, había que elegir mejor para que esa prenda tan pequeña luciera en sus cuerpos. Así que nos fuimos al Centro Comercial para que se probaran varios y elegir los más apropiados. Al llegar vimos a otros padres que también estaban con sus hijas de compras de cara al concurso, por lo que tuvimos que esperar un poco para entrar a los probadores. Algunas niñas salían fuera para que su mamá viera como le quedaba el que se había puesto y todas mirábamos y dábamos nuestra opinión, así como algún papá que también estaba por allí, mirando con un poco más de disimulo a las nenas sin perder ojo, sobre todo cuando estaban en el probador y no había cerrado bien la cortina y se las podía ver desnudas cuando se quitaban uno para ponerse otro. Las mayores elegían alguno que resaltara sus pechos y los hiciera todavía más grandes de lo que lo tenía, sobre todo las más pequeñas de esa categoría, de 11 años, que se sentían un poco en desventaja con las mayores al no estar tan desarrolladas, pero alguna sí que tenía ya bastante pecho, lo que en su caso llamaban más la atención por el contraste con su cuerpo más menudo, mientras que en el en caso de la categoría de las pequeñas, solían decantarse por los tanguitas de transparencias, que hacía que la gente se fijase más en ellas tratando de adivinar sus tiernas vaginas en desarrollo. Viendo a nuestras hijas probándose los modelos, las mamás lo comentábamos entre nosotras diciendo lo lindas que estaban nuestras hijas o las suyas, diciéndome una que ya conocía del año pasado: - Este año espero que gane mi hija, con 10 años es su último año en esta categoría y como en el anterior quedó segunda, a ver si tiene suerte. - El año pasado le quitó el puesto la nena negrita, que vaya pechos que tenía ya. Babeaban todos con ella. A la tuya se le ha puesto este año un cuerpo muy bonito, así tan rubia con las tetitas saliéndole ya. - Si, espero que no tenga una competencia como esa. Además, como puede ir todavía sin top arriba, la voy a sacar solo con la tanguita para que se la vean bien los pezones en punta que tiene ahora. - Bueno, la mía tiene todavía 9 años y ya empiezan a marcársele también los pezones, así que creo que me voy a llevar el tanguita transparente que tiene puesto ahora. - Pero mujer, si se la ve todo con ese. Se la van a comer con los ojos. - Cada una tiene que jugar sus armas. A veces las nenas de menos edad tienen más gracia y saben ganarse al Jurado. - Si, ya sé bien cómo se ganan algunas al Jurado. Me acuerdo del año pasado como una se estaba dejando sobar bien en el vestuario antes de salir. - Es que era su primer año y no quería salir porque estaba muy nerviosa y estaban tratando de tranquilizarla. - Ya vi como la tranquilizaban, que la estaban metiendo el dedo hasta el fondo. - Bueno, pero así le vino el gustito y se quedó más relajada. - Ya, ya, pues nada, nosotras hemos acabado. Nos vemos en el concurso. Nos despedimos deseándonos suerte mientras mi hija mayor no acababa de decidirse y salió a preguntarme. Con sus 14 años, era la última vez que podía participar y estaba muy nerviosa. Su cuerpo atraía todas las miradas porque tenía sus curvas de mujer de más edad, pero con su cara de niña llenaba de morbo a los hombres que no la quitaban ojo mientras hablaba conmigo: - Mira mamá. Este suje me queda pequeño de talla y casi se me salen. - Jaja, ya veo que casi se te ven hasta los pezones. Es que tienes ya mucho pecho, hija. Pero llévatelo, que te queda muy sexy y ya verás cómo van a estar muy pendientes de ti. Y el tanga también te queda muy bien y te hace el culito muy bonito. Tienes que ponerte en la terraza de casa a tomar el sol desnuda para ponerte bien morenita todo el cuerpo. - Ya, pero cuando me pongo, siempre está el vecino de al lado mirándome con todo descaro. - Bueno, hija, déjalo, es mayor ya y es la ilusión que tiene. Además, es culpa tuya también, porque ya me fijé que un día estabas con las piernas bien abiertas delante de él. - Sí, es que me quedé dormida y no me di cuenta. Y cuando me desperté ahí estaba él mirándome todo babeando. Me dio una rabia… - No se lo tomes en cuenta. Las mujeres tenemos que acostumbrarnos a esas cosas. Ya sabes cómo son los hombres. - Sí, pero es que mira hasta a mi hermana cuando se pone conmigo en la terraza, y yo la digo que cierre las piernas y ella como si nada, me dice que la da igual que mire. - Claro, porque tu hermana es pequeña todavía y ya le gusta que se fijen en ella. - Una vez nos dijo el vecino que, vaya coñitos más bonitos que teníamos y mi hermana riéndose enseñándoselo bien. - Jajaja, que pilla es tu hermana, pues ahora va a poder enseñarlo bien en el concurso con este tanguita que nos llevamos. Una vez elegido lo que se pondrían las niñas en el concurso, nos fuimos a casa y se lo enseñamos a su padre que nos dijo que habíamos acertado con la compra, que estaban muy guapas las dos y vaya si lo estaban, porque el bulto que se le formó en el pantalón ya me decía que había elegido bien. Llegó el día del concurso y allí estábamos todas, madres e hijas, ansiosas porque empezara, haciendo los últimos preparativos con nuestras hijas. Cada una tenía sus trucos para realzar la belleza de sus hijas y me fijé en una que estaba como masturbando a su hija, que participaba en la categoría de las pequeñas y me quedé mirándola preguntándola: - ¿Por qué le haces eso? - Porque haciéndoselo, le queda la vulva más abultadita y la luce más en el tanguita. Me fijé que le pasaba eso cuando se lo hacíamos en casa que la quedaban las braguitas más ajustaditas. - Si, ya veo que la tiene hinchadita. - Sí, mira como la queda la tanguita, que se la marca toda la rajita. - Es verdad, la queda muy sexy así. Se lo van a mirar bien. A esta edad casi todas tienen el coño cerradito, pero hay algunas que lo tienen ya casi tan abierto como las mayores. - Eso es porque se lo abren también. Se las dejan al marido para que se la meta y que se les vayan abriendo los labios y luego aquí en el concurso llaman mucho la atención. - Que se las follan quieres decir. - Si, hija, tu marido te las habrá pedido también a las tuyas. - Bueno, si, a la mayor sobre todo, pero con la pequeña todavía no lo ha hecho. - Pues algunos no esperan tanto. Hay algunas hijas que son tan viciosas como las madres y ya te puedes imaginar. Fíjate en aquella nena que se está poniendo el tanga, como lo tiene. Yo creo que se lo han hecho antes de venir para que lo tuviera bien abierto para el desfile. - Puede ser, sí. Hay algunas que ya no saben qué hacer para ganar el concurso. - Si yo te contara… Hay de todo. Algunas hasta se las llevan a casa de los del Jurado, pero claro, eso no se dice. En esos momentos pasó a nuestro lado uno de los miembros del Jurado, para ver si ya estaban preparadas las niñas y supervisar que todo estuviera bien. Era uno de los maestros del colegio de las niñas y se paró a hablar con nosotras: - ¿Cómo estáis de ánimos? - Nosotras bien, pero las niñas muy nerviosas. - Es normal, pero ellas lo disfrutan mucho. Ya las vi en el concurso que hicimos en el colegio y algunas tienen muchas posibilidades. Dió comienzo el desfile empezando por las más pequeñas que salieron primero todas juntas para un vistazo general y fueron presentándolas una a una diciendo de dónde venían y edad, para después salir solas a bailar con la música para que todos vieran bien a la nena y su tanguita. Alguna salía con la parte de arriba puesta para darle más gracia al conjunto, pero la mayoría salía sólo con el tanguita, mostrando sus incipientes pechos, pero la atención se centraba sobre todo en el modelo de tanga que tenía, optando casi todas por las transparencias y luego por detrás más variados desde los de hilo fino a otros tipo brasileño, luciendo todas ellas preciosas arrancando los aplausos del público y las más atrevidas, al pasar frente al jurado, se bajaban el tanga enseñando más claramente la rajita de forma provocativa, aumentando los gritos y piropos del público. Mi hija lo hizo bastante bien, más tranquila por la experiencia de años anteriores y siguiendo algún de mis consejos, como el de subirse bien arriba el tanga para que se le metiera por la vagina, haciendo que prácticamente se la viera toda al descubierto adoptando posturas provocativas con el baile que hizo que algún miembro del Jurado metiera una mano debajo de la mesa, seguramente para masturbarse mientras la veía. De todas formas, la hija de la madre con la que había estado hablando en el vestuario, se llevó las mejores puntuaciones, porque la verdad es que era una nena preciosa, rubia, de ojos azules y piel blanca, con unos pequeños pechos en punta con sus pezones rosados, y unas piernas muy largas que culminaban en un tanga muy parecido al color de su piel, que daba la impresión de estar desnuda, con la vulva muy abultada y bien marcada que hizo las delicias de los presentes. Efectivamente, al dar los resultados fue la ganadora, quedando mi hija tercera y segunda, una nena de 8 años que salió con un tanga de color naranja, prácticamente de hilo por detrás y por delante que prácticamente se le metía por dentro de la vagina, separándole los labios, haciendo que se hincharan y se le marcara mucho más, y que a ella le quedaba perfecto. En el desfile de las mayores, las nenas ya más desarrolladas calentaron el ambiente y el ruido de la sala aumentaba por los gritos de excitación. Algunas niñas, al verse en esa edad, de repente en cuerpos de mujer, se mostraban más tímidas de mostrar sus encantos, pero no faltaban tampoco las más descaradas que sabían perfectamente como provocar a un hombre y se notaba que experiencia no les faltaba con ellos. Mi hija cuando salió a bailar, con sus movimientos provocó que se le saliera un pecho de su ajustado sujetador, bamboleando ante la mirada de todos aplaudiéndole, sin que ella en un primer momento se diera cuenta de ello y como no era capaz de volvérselo a poner bien, se lo quitó totalmente dejando sus tetas al aire ante la miradas de deseo de los presentes que también alababan su culito prominente que sabía mover muy bien, aventurando como sería tenerla en la cama con esos movimientos de cadera. La actuación de mi hija hizo que las niñas que desfilaron después acabaran quedándose todas en top-less, para alegría de los ojos masculinos que pudieron deleitarse con toda clase de tetas adolescentes, más grandes o más pequeñas, pero todas firmes y preciosas. Al final, la rotundidad del cuerpo de mi hija acabó llevándose el primer premio, quedando segunda la negrita que el año pasado había ganado la categoría de las pequeñas, y que este año, con sólo 11 años, había conseguido quedar segunda gracias a unos pechos que la habían crecido mucho más contrastando morbosamente con su delgado pero sinuoso cuerpo. Al terminar el concurso, estábamos todos invitados a la fiesta para celebrar los premios, y allí pudimos hablar más relajadamente todas las madres y padres olvidando un poco nuestra competencia. Enseguida la fiesta se fue animando, formándose pequeños grupitos, congeniando unas familias con otras, intercambiando confidencias y experiencias fuimos a felicitar a la madre que su hija había obtenido el segundo premio en la categoría de las pequeñas preguntándola donde había conseguido el modelo que usó su hija y que tanto llamó la atención: - Pues lo compré en un viaje que hicimos a Brasil. Allí es bastante habitual en las playas más atrevidas, pero lo suelen llevar chicas más mayores. Lo tuve que adaptar al cuerpo de mi hija y vimos que la quedaba precioso como la marcaba toda la vagina y sabíamos que iba a llamar mucho la atención. - Sí que la llamó. No había más que ver la cara de mi marido, que se quedó con la boca abierta, jajaja. - Pues creo que también a ese que está sentado a su lado. No sé qué la está preguntando, pero la mano la tiene bien puesta en sus muslos acariciándola. - Ella parece contenta también con él. Déjala que lo celebre un poco el premio, jaja. - Sí, a esta la gustan mucho las celebraciones. Cualquier excusa la vale para dejarse sobar por el primero que se pone a su lado. - Eso como a todas, mira la mía, sentada ahí con otro que ya tiene la mano metida por dentro del tanga y besándola. - Si, ya veo como abre bien las piernas para dejarse. Diciendo otra de las madres: - Pues yo a la que no veo por aquí es a la mía. ¿Dónde estará? - Alguno que se la habrá llevado ya para adentro o la tendrá en el baño ayudándola a mear. - Si, jaja, ya me sé yo bien como son esas ayudas. Al final son ellas las que acaban bien “meadas” por dentro. - ¡Cómo lo sabes! Todas van pasando por eso. - Bueno, mujer, son crías, déjalas disfrutar. A esta edad es cuando mejor se lo pasan. Luego ya a nuestra edad, los maridos no nos hacen caso como tengan a una así en casa. - Eso es verdad. Y si no las tienen, se las buscan, como mi cuñado, que está más tiempo en mi casa que en la suya, jaja. - Ya me imagino lo que hace tu cuñado en tu casa. - Figúrate, tiene a mis tres hijas para elegir y muchas veces se lleva a alguna para su casa. Pero mi hermana lo lleva bien. Me dice que es cuando más animado está y así ella se aprovecha también. - Claro, como tantas. Hasta nosotras, si no fuera por eso, nuestros maridos tendrían que estar a base de pastillas, y una nena de estas es la mejor pastilla para ellos. - Y qué lo digas. Ahora después de este concurso, ya lo tengo “empinado” al mío en casa para tres días, jaja. Una de las hijas del grupo de madres que estábamos hablando, se acercó y dijo a su madre: - Mamá. ¿Puedo irme con este señor? Me va a llevar a su casa para que juegue con su hija que es pequeña. Diciendo él: - No se preocupe, señora. Estará bien y mañana se la llevo a casa. - Bueno, hija, pórtate bien y haz todo lo que te diga el señor. - Vale, mamá, ya sé lo que tengo que hacer. Se nos fue haciendo tarde y tuvimos que marcharnos, felicitándome el maestro de las niñas que había sido miembro del Jurado: - Ya la dije que alguna tendría posibilidades. Sus hijas han quedado muy bien. - Usted lo sabía y no me quiso decir nada. - Bueno, no podemos decirlo, pero sus hijas también hacen sus méritos en el Colegio y sabía que iban a quedar bien. - Pues muchas gracias. La pequeña todavía puede participar el año próximo en esta categoría de las pequeñas. Espero que gane. - Seguro. (Y se fue guiñándome un ojo). Y así nos despedimos todas hasta el año que viene. Continuará

Autor: troll78 Categoría: Tabú

Leer relato »
NARCOSXXX

Exhibiéndonos en familia

2019-12-04


Es de las mejores experiencias que he tenido seré breve he leído relatos y me animé a contar el mío será algo corto no estoy acostumbrado a escribir mi vida pero esto me sucede, conocí a una chica por internet en una página de citas y resultó que encontré al amor de mi vida , al principio todo normal, salimos y nos conocimos y tuvimos sexo en la primer cita ella muy caliente y yo igual se dieron las cosas seguimos saliendo teníamos sexo en cada encuentro después de varios meses me dijo que nos casaríamos no podía estar tiempo sin mi y quería tenerme dentro de ella el mayor tiempo posible era una ninfómana y eso me encantó así que nos casamos y tuvimos nuestra primer hija todo muy normal como cualquier pareja teníamos sexo pero mi hija desde bb dormía en la habitación crecio y por cambio de casa mi hija no podía dormir ya tenía 8 años y se despertaba por las noches para irse a nuestra cama pues mi mujer la consentia y no se diga de mi, la trato como una princesa no la quería quitar de la cama se metía en medio de los dos , y yo con ganas de coger mi esposa igual empezamos a juguetear y sin pensarlo empezamos a besarnos mi hija dormía y derrepente ya estamos cogiendo pero por alguna razón nos exitaba que mi hija estaba aún lado dormida mi mujer gemia muy rico y yo trataba de darle duro obviamente se despertó mi hija y nos miro pero seguimos sin parar pregunto que hacen ? y mi mujer contesto ! hacer el amor ! es normal que los esposos hagan el amor cuando seas más grande lo entenderás nos amamos y amarse es hacer eso ? pregunto mi hija ! si y nos miraba con atención mi mujer sin ninguna pena se subió en mi y gemía como loca y Ami más me prendía y nosotros seguimos sin parar nos exitaba que nos viera empezamos a descubrír nuevas cosas mi hija pregunto que sientes te duele? Mo esposa contestaba noo!! es muy rico siento estrellitas en la panza se empezó a desnudar por completo y mi hija veía como le entraba mi pene mi hija decía te gusta que te meta su ese ? y mujer. siii ! me encanta !! así amor cogeme duro !! y yo me atrevi a decirle cuando estés grande te gustará ella contesto y tu qué sientes. le dije siento muy rico igual mariposas en el estómago mi mujer empezó a chuparmelo , mi hija dijo no te duele cuando te muerde ? no lo estoy mordiendo solo lo chupo cómo paleta y le sacaré el relleno yo estaba muy exitado me encantaba lo que estaba pasando hasta me corrí en su boca más rápido que nunca. continuará,,,

Autor: Anonimo Categoría: Tabú

Leer relato »
NARCOSXXX

La niña del parque

2019-11-22


Siempre la veía pasar y me fijé en ella las ultimas semanas cuan hermosa se veía con sus listones rojos y fucsias, sus tensas y su cola que usaba con cierta frecuencia, tenia el espacio para verla tenia un lote un pequeño lugar de esparcimiento con grama de por medio eso me daba una vista clara de todo el lugar a la redonda a veces andaba caminando peor notaba en ella que jugaba con cierta picardía con otros niños y era muy dulce con las ancianas del lugar le daba comida a los pajarrillos y palomas que a veces llegaban al improvisado parque que queda frente a mi vista, ella no tenia reparos en hablarle a los caminantes a los niños ni a los ancianos. Un día se me paso la idea salí a realizar unas diligencias y al regreso la vi la salude me contesto poco , pero vi un vendedor y me le acerque le comprare golosinas y algo de maíz para alas palomas , con la intención de dárselas a la niña para que le diera a los pájaros y a las palomas enseguida su sonrisa se hizo evidente, -le dije esto es para que tu le eches a las palomas dijo que bueno, sonrió de nuevo inmediatamente fijo su mirada en la golosinas y esa bolsa, le dije son golosinas chocolates, dijo ella los chocolates son ricos, si le replique son ricos , siempre te veo por aquí te gusta jugar por estos alrededores? ,si: me contesto ah que bueno , siempre me gusta comprar maíz para las palomas a veces no tengo tiempo para echárselas debería tener quien lo hiciera cuando yo no pueda, enseguida ella interrumpió y dijo me voy, le echaras le maíz a las palomas ?, dijo si claro ya vuelvo , después, ok se fue parcialmente fui a mi casa y estuve pendiente y si le echo el maíz a las palomas y me di cuenta que tenia interés en las golosinas y vi su mirada picara , esperare una siguiente oportunidad dije dentro de mi, ella querrá las golosinas , por segunda fui me acerque y vi sus hermosos listones y su ropa linda bueno era de determinar su edad pero no le pregunte no le brinde pero si le di mas maíz para los pájaros, tendré otra oportunidad estaba mas solitaria la plaza y vi a lo lejos donde estaba ella simule echar maíz pero espere hasta que ella llegará y vi que se acerco estaba sólita, no andaba con otros niños y los ancianos que acostumbraban a verla jugar , se acerco le salude como estas niña , ni siquiera se tu nombre soy Andrea , dijo ese nombre bueno como te va, le pregunte dijo que bien , le dije traje maíz para que le echaras a todos los pájaros traje bastante si, que linda te ves hoy le dije si le acaricie su cabello , sus tensas sonrió le di unos manís se puso contenta tomo mi mano para ver que tenia en la bolsa le dije tengo unos dulces ricos , si pregunto la niña ah , ¿quieres verlos? si dijo que si emocionada , pero ya te di unos manís mmm quiero mas , ahh, que haces pregunte-solo caminaba viendo los pájaros ahh replique , y tus amigos viejitos , no vinieron , entiendo, bueno me voy si quieres me acompañas tengo mas maíz deseas echarles mas maíz a las palomas , mmm dijo si, y buscare mas maiz, dijo siii oh que bueno acompáñame ayúdame traer mas bolsas de maíz. La niña entro , en mi casa se sentó ella sólita me miro me dijo que tenia antojos de chocolates le dijo ah que bueno no tengo muchos solo tengo unos cuantos buen o ella dijo esta bien ok me acerque le di unos chocolaticos y le toque su barbilla y su pelo, estaba bien linda bien hermosa. Seguí tocándola sigilosamente mientras ella me miraba al verla ya dentro de la casa era mas fácil la tarea de ver quien era ella y hasta donde era capaz de llegar, sus ojos picaros me decían mas que sus palabras, una sutil caricia era capaz de mucho y eso me lo creía , al pasar mi mano por sus mejillas veía como se escondía dentro de si , inmediatamente coloque en su mano unas nueces, de paso le di una cocada de coco muy deliciosa al denotar su atracción por los dulces, quise atiborrarla de dulces y manjares. No me hice esperar, y trate de que se sentara a mi lado. Sus ojos brillantes , su rostro dibujo una sonrisa al ver tantos dulces alrededor de ella y en su mano le pregunte que si no tenia calor, pues con ese abrigo, me dijo que lo usaba cuando entraba a clases pues tenia que ir a clases, pero por que te quedaste dando vueltas, después de clases ,-me respondió que le gusta estar en el parque , correr jugar, le conteste si, te gusta darle comida a los pajarillos, es cierto, mientras me decía eso no quite mi mano de sus cabello, le dije que linda eres , me dijo gracias, entre palabra y palabra hice que se sentara en mis piernas,y me gusto sentir sus glúteos en mis piernas, puse mis manos en sus piernas, deliciosa piel, sentí en mis manos , acaricie su piel le dije que lozana piel tienes, ella sonrió, mientras comía sus dulces. No me hice esperar mis manos fueron directas a sus pechos, que calor hace dije, ella silenciosamente. Recibí mi caricia de su manita, me sorprendió, quítate la blusa, hace calor , vi como a través del porta blusa se asomaban los senitos en formación, así estas mejor, la acomode en mis piernas y la coloque encima de mi bultono demore mucho en sacar mi verga y pasarla por en medio de las piernas, la frote mucho hasta que me decidí bajar su ropa interior, y frotar directamente sobre la vulva rosada ella daba sus primeros quejidos de niña arrecha no espere mas y sentí el ayyyy, la niña exclamo al recibir la polla en su vaginita, pero seguí embestida suave embestida mas fuerte hasta que sentí llegar un hilo de sangre sentí al sacar mi polla sangre y semen y al niña excitada y feliz , la limpie y asustado la saque de mi casa le di unas monedas y los chocolates, espero que no hablara sin embargo con lo acontecido la niña siguió dándole de comer a los pájaros en el parque.

Autor: apocrifo Categoría: Tabú

Leer relato »
NARCOSXXX

Yo Matias y la zanja de mi hijo Cosme

2019-11-22


Hola soy Matias Rapallini, soy instructor de boxeo en Lanus, tengo 43 años, buen físico, vivo con mi novia, su hijo adolescente y mi hijo Cosme de 11 años, la mamá de Cosme, Laura y yo, solíamos incluir a Cosme en nuestros juegos sexuales, todo fue muy casual Cosme hasta los 4 años dormia en la cama conmigo y la mama Laura. Era normal coger con el nene dormido, cero morbo hasta que un día cuando Cosme tenia 3 añitos abrió los ojos en plena cogida, cuando la mama Laura estaba boca abajo y yo sobre ella dándole pito por la concha cuando hago contacto visual con mi hijo, miraba curioso no pude sacarle los ojos de encima no sé porqué pero la situación me excitó mal... seguí cogiendo a Laura y le dije al oído tenemos publico giro y al ver a Cosme gimió de placer se estiro y empezó a comerle muy despacio la boquita a nuestro hijo, mmm qué morbo ver eso mi mujer con mi pito duro adentro mientras le daba su primer beso a Cosme que al estar boca abajo en calzoncillo me permitió estirar mi brazo derecho y meterle la mano por debajo de la ropa interior sentir su colita tibia suave, recorrí la raja de su culo y metí mi dedo en el agujero de su ano y empece a hurgar mientras cogía la concha peluda de Laura dilataba la cola de mi hijo. Al rato Laura dijo dale Mati no aguanto mas, se sentó y con sus manos separo los cachetes de la cola de Cosme pude ver bien su ojete, dale bebe repitió Laura, clavale la pija a tu hijo demostrale que lo amas... Me tiré sobre la espalda del nene y empece a penetrarlo analmente mientras veia a Laura mordiéndose el labio inferior y masturbándose viendo a su hijito abierto como una flor... lo curioso es que Cosme nunca dijo nada, no grito o se quejo, después de semejante trío familiar vacié mis bolas dentro de la cola de mi hijo, vi como chorreaba leche y al rato con la mama lo bañamos juntos desnudos, hoy Cosme tiene 11, nunca tuvo novia y cuando estamos solos sigo probando su culito y pito para el es re normal me dice que me ama que no le da vergüenza lo que hacemos y se anima a vestirse con la lenceria que le roba a la mama Laura, aprendió a hacer buenos petes y a cabalgarme. Tengo un alumno de boxeo que sabe todo y de apoco Cosme lo acepto, ayer fue la primera vez que mi alumno desfloró a mi hijo en los vestuarios del club, amo verlo con mi bebe mimándolo y feliz ver a un hijo chupando el pito de un extraño, moviendo su cabezita adelante y atrás y como su culito estrecho se come cabeza y tronco hasta los huevos, es épico.

Autor: Matias Rapallini Categoría: Tabú

Leer relato »
NARCOSXXX

La nena de papa I

2019-11-20


Me case siendo aun joven, tengo apenas 28 años de edad. Mi difunta mujer nos dejo hace 5 años. Nuestra relación era hermosa, cuando la conocí tenia yo apenas 15 años y ella pisaba los 25, pero antes de irse me dejó un gran tesoro su pequeña hija Nataly. Desde que salia con su madre, Nataly siempre me siguió como su padre pues el suyo las abandonó antes de que ella naciera. Jamás sentí morbo por ella, hasta que una noche todo cambio. Estábamos haciendo el amor mi esposa y yo como casi todas las noches, los dos eramos muy fogosos y sus gemidos inundaban la casa. Quizás Nataly nos escucho y se despertó, pero no entro a la habitación sino que se quedo detrás de la puerta oyendo, o viendo por el ojo de la cerradura. Realmente no la vi, sino que vi por debajo de la puerta la sombra de sus pies. Luego de esa noche todo cambio, cada vez que hacia el amor con mi esposa, la niña se paraba en la puerta y saber que alguien nos espiaba me excitaba muchísimo aunque fuera Nataly, con apenas sus 7 años. Después de pensarlo mucho decidí que quería llegar mas lejos y dejaba las luces prendidas mientras cogía con mi mujer, y cuando veía la sombra debajo de la puerta acomodaba mejor a mi mujer para que Nataly pudiera ver con mejor angulo como mi verga se perdía en la vagina de su mama hasta hacerla temblar de placer y luego terminar dentro de ella y sacarla para que todos los fluidos caigan de su interior. Una noche, la puerta no estaba bien cerrada y al parecer ella se apoyó sobre la misma cuando miraba, abriéndola un poco, se asustó y se hizo a un lado rápidamente, pero luego se asomo un poco mientras escuchaba a su mama gemir. Podia ver sus ojos azules observándonos desde la penumbra del pasillo. Comencé a coger a mi esposa con mas ganas, luego de que acabara me puse delante de ella y comenzo a chuparme la verga mientras nuestra niña miraba. Estaba tan encantada que no se percataba que ahora yo la miraba directamente a los ojos. Hasta que lo notó y quedó petrificada, seguro pensando que la regañaría, pero no. Le hice un gesto de silencio haciéndole notar que no me molestaba su presencia y se quedo mirando, y ya que estaba ahí decidí darle una buena función. Con mi esposa a cuatro patas en la cama, yo arrodillado frente a ella y a espaldas de ella, nuestra niña en la puerta. Me pare en la cama y comencé a masturbarme ordenandole a mi mujer abrir la boca. La excitación era tal que acabe como nunca llenando la boca de mi dama, que lo trago como miel y limpio hasta la ultima gota de mi durisima verga. Luego Natalyse retiro y en su retirada tiro sin querer una escoba que estaba en el pasillo (esposa) - amor creo que escuche algo, ¿podes vestirte y ver qué es y si está bien Nataly? (yo) - claro que sí, ahora voy. Me puse los boxer y fui sabiendo que era mi Nataly. Casi corri a su habitacion y entre ella estaba ya en la cama. Me acerque para cobijarla (Nataly) - como se llama eso que haces con mama? (yo) - hacer el amor nena (nataly)- le duele cuando le pones tu pajarito? (yo)- emm creo que un poco, pero mas le gusta. (nataly)-pa, puedo hacerlo yo? el morbo se apodero de mi, un calor me subió por toda la cara (yo)- mmm. no amorcito, sos chiquita. Un día sera (nataly)- ufa papa, que malo sos. (yo)- si queres te dejo tocarlo. (nataly)-de verdad!,dijo ella muy complacida. (yo)- si amor, también es tuyo. No sé porque lo dije eso pero ella acepto. Mi verga que estaba semi erecta por el acto con mi esposa inmediatamente se puso roca. sus pequeñas manos tocaron y apretaron mi sexo por arriba del boxer y ella sonrió. (nataly)-esta duro pa. (yo)-queres que los saque así lo ves? (nataly)-si papi. saque mi verga y ella lo miraba muy curiosa,sus manos tiernas me exitaron de inmediato mie tras ella lo tocaba, mientras corría el prepucio lentamente masturbándome muy lento. (nataly)-puedo hacerte como mama? (yo)-si claro. dije sin saber que. Lo metió un poco en la boca pero no cabía bien. (nataly)-tiene un gusto raro papa. porque le gusta a mama? (yo)- no amor, a tu mama le gusta lo que sale de ahí adentro. (nataly)-quiero probar papa. porfiiisss! (yo)- solo un poquito amor si no decís nunca nada de esto. (nataly)-no papi. comencé a masturbarme mientras ella miraba con sus ojos hermosos mi verga. (yo)-estas lista amor? abrí la boca. (nataly)- si pa, dale. abrió su boca y dos grandes chorros de mi leche salieron volando y ensuciaron su nariz, boca y mejilla. termine y sacudí lo ultimo, ella solo tragaba. (nataly)-es calentito y rico. (yo)-te gusto? hay mas para vos, pero otro día. ahora a dormir. la bese en su boca dulcemente y nos abrazamos antes de irme de su habitación.

Autor: Anónimo Categoría: Tabú

Leer relato »
NARCOSXXX

Haciendo gozar a Milena

2019-11-18


Milena es la hija de mi amiga, en ese entonces tenia 5 años yo 40. Ella me seguia a todos lados inclusive muchos creyeron que era mi hija porque desde que nacio anda conmigo, es hermana de naiquen que ya conte mi experiencia con ella, pero hoy voy a contar como disfrutabamos con Mile. Comencé a mostrarle videos pornos en la computadora. Ella sentada en mis piernas los miraba atentamente, no decía nada, solo miraba muy atentamente como chicos de casi su misma edad hacían sexo oral a mayores o como eran penetradas por los mismos. Tambien le mostre videos de adultos teniendo sexo de todas las formas posibles. A ella le gustaban y yo aprovechaba para tocarle su conchita por sobre la ropa. La convencí de que era nuestro secreto, que nunca le contara a nadie porque sino no la dejarían venir mas a mi casa como a ella le gustaba. Ella misma me hacia llamar con la madre para que la fuera a buscar a su casa. La madre me reprochaba diciéndome que yo la malcriaba. Una de las tantas tardes que estabamos juntos mirando videos, le pregunto si queria sacarse la ropa porque hacia calor, ella me dice que si y entonces solo queda con su bombachita. Me animo a meter .mi mano dentro de su ropita y toco su conchita, presiono con mi dedo en sus labios y siento su pequeño clitoris de niña. Meto un poco mas mi dedo y encuentro la entradita de su cosita virgen humeda, comiezo a jugar con su conchita y ella al sentir algo agradable abre sus piernitas para que la toque aun mas, asi estuvimos un rato. Ella seguia mirando atentamente los videos hasta que siento como se acelera su corazoncito y su conchita se humedece mojando mis dedos y entonces aprieta sus piernitas y ne dice: tio voy al baño, quiero hacer pis. Ella sale corriendo y se encierra en el baño. Cuando ella sale entro yo y me masturbo lejos de la vista de ella, no queria que viera mi pene aun para no asustarla. Vuelvo con ella que ya estaba murando dibujitos. Le traigo una cajita de jugo y unas galletitas para que comiera. Entonces le digo, Mile ¿te gusto lo de recién? Ella se rie y me dice : si tio ¿ mañana jugamos otra ves? Yo le digo: bueno pero no se lo tenes que contar a nadie hee? Ella me dice: no tio es un secreto. Y se rie. Al otro dia nuevamente comenzamos a hacer casi lo mismo solo que esta vez le digo: queres ir a la cama? Ella salta de mis piernas y sale corriendo a la habitacion. Cuando yo llego estaba acostada boca abajo en la cama, la tomo por detras y bajo su bombachita, se arrodilla quedando estilo perrito en la cama. Quedando su culito a mi vista, separo un poco sus piernitas y me queda su conchita a mi placer. Comienzo a tocarla y paso mi lengua por toda su conchita a ella le gusta, entonces tomo un vibrador pequeño que habia preparado y comienzo a masturbarla, ella misma comienza a mover su colita buscando mas placer, su conchita se comenzo a dilatar la tenia frente a mis ojos y podia ver dentro de su conchita su himen intacto, mi pija estaba que reventaba, entonces me decido a intentar meter mi pija en su conchita, la acerco a su entradita y empujo, como es tan chiquita no logro penetrarla y como no quiero lastimarla, vuelvo a chupar su conchita, siento como mi boca se moja con sus jugos, y cuando acabo se recostó en la cama, le beso su colita y le doy vuelta en la cama, su carita estaba roja de calentura y se reia, entonces la siento en el borde de la cama y le digo que agarre mi pene, ella sin ningun miedo lo agarro con ambas manitos y ya sabia como masturbarme, asi lo hizo por unos instantes, cuando senti que iba a acabar le dije que parara, ella suelta mi pene y yo salgo corriendo al baño a acabar en el inodoro. No quise acabar frente a ella para no tener que darle muchas mas explicaciones. Luego ella fue al baño se lavo su conchita y nos fuimos a tomar un helado para enfriarnos. Demás esta decir que ella siempre quiere estar conmigo. En otra ocasión les contare más. oscardebolio@gmail.com.

Autor: oscar Categoría: Tabú

Leer relato »
NARCOSXXX

Mi hermanita de 10 años se masturba

2019-11-15


En aquel entonces yo dormía en el mismo cuarto que mi hermana, esa noche ella se "fue a dormir antes" y después yo, no sé por qué pero yo no podía dormir. Tenía mis ojos abiertos de par en par mirando al techo. Y de pronto vi como una luz bajo la cobija de mi hermana se encendió como nuestras camas estaban realmente cerca lo que hice fue girarme para poder verla ... Y ver que pasaba ... Pronto me di cuenta de que ella estaba toda cubierta con la sábana hasta la cabeza Cabe mencionar que todo esto estaba pasando a la una de la mañana con las luces apagadas. Me quedé expectante sin decir nada, mi pensamiento lógico por la edad de mi hermana fue que no podía dormir y se pondría a ver caricaturas en su celular. Pero me sorprendí bastante cuando empecé a escuchar gemidos que provenían de su celular, a un volumen muy bajo pero que el silencio de la noche los dejaba escucharse claramente. Me bloqueé no podía creer lo que escuchaba y unos minutos después empezó a hacer un movimiento raro mi hermana y con ritmo el cual poco a poco se iba acelerando y yo sentía como mi entrepierna se iba mojando ... Todo esto yo lo veía a detalle por que la luz del celular de mi hermana me permitía apreciarlo, alcanzaba a verse su delicada silueta y un movimiento con su brazo que fluía hacía su parte. El movimiento empezó a ser tan rápido y de pronto mi hermana empezó a soltar gemidos ahogados, lo cual hacía pensar que trataba de no hacer ruido, yo estaba a nada de masturbarme junto con ella y finalmente empezó a sacudirse fuertemente, dios que orgasmo tan delicioso tuvo y luego paro, yo podía sentir la tensión y justo cuando iba a pasar saliva ... cerré los ojos. En ese momento mi mamá entro en el cuarto ... Apenas alcanzo a apagar su celular y hacerse la dormida, "están bien hijas" pregunto mi mamá prendiendo la luz y yo inmediatamente contesto "si ma". Y ella "entre dormida" se asoma de la cobija y dice -"que pasó"- y yo la volteo a ver ... "Nada" ... "Bueno descansen hijas dulces sueños" y apagó la luz seguido de eso salió y cerró la puerta. Mi hermana ya había notado que yo no estaba dormida y me dijo "hermanita?" -mande? "Nada, te quiero mucho" -también te quiero Ani ... Nunca hablamos de eso y la verdad creo que nunca lo haremos ... No tuvo el valor de preguntar si había escuchado ... Y creo yo que se convenció a si misma de que no.

Autor: Anónimo Categoría: Tabú

Leer relato »
NARCOSXXX