Relatos Eróticos de Sexo Gay


Me chantajearon

2020-11-19


Hola, como estan, esto me pasó en un trabajo de guardia que tuve hace algunos años, me describire en pocas palabras, en ese tiempo era algo más que gordito, un metro setenta, ojos pardos, un pico normal, trasero que llamaba la atencion. Un día mis compañeros notaron que les miraba el bulto de forma disimulada pero constante, trabajabamos en el turno de noche y eramos 3, uno alto de mas de1.8 mts y el otro de mi altura mas o menos, los dos con cuerpos fornidos. Una noche me arrinconaron dn una esquina de la oficina y sin ningun rodeo me preguntaron si me gustaba el pico, yo obvio les dije que no, pero ellos me dijeron que notaban que les miraba mucho el paquete, asi que me dieron un ultimatum: o me convertia en su puta durante las noches o dirian que les habìa chupado la pichula los dos, me dieron ese día para que lo pensara. Al otro dia nada mas llegar me preguntaron que habia decidido, les dije que aceptaba, en cuanto quedamos solos, alrededor de las 11 de la noche, nos fuimos a la garita y se sacaron los picos ( la del nas alto una verdadera belleza, 19 cm de largo no tan gruesa, circuncidada, la del otro, wuau un monstruo, 22 cm de largo, un grosor de 7 cm, tidavia con el prepucio, ambas depiladas), me dicen: con cual quieres empezar?, los miré relamiendome los labios, ellos se rieron dicuendo ya sabiamos que eras un putita goloza, me arrodille frdnte al mas alto y empece a darle besitos en la cabeza, lamiendo el precum que asomaba en su hoyo meato, lo degustaba como el mas rico manjar del mundo, el alto no aguanto mas y tomo mi cabeza metiendo todo su polla en mi boca produciendome una pequeña arcada, pero me repuse de inmediato y me puse a chuparla como se, es decir tragandomela dntera, puedo tragarme toda una polla hasta la garganta, mientras tanto de reojo veia a mi otro compañero que se habia desnudado y se pajeaba despacio mirando como le mamaba el pico a su compañero, despacio se pudo tras de mi y empezó a bajarme los pantalones con slip y todo, en segundos quede desnudo de cintura para abajo, mientras yk srguia en lo mio, le pasaba ka lengua a todo el largo del tronco, lkegana a sus testiculos y lis chupaba de uno en uno, volvia con mi lengua a subir hasta llegar a la cabeza y volvia a metermela toda hasta mas alla de la garganta, sacandole gemidos de placer a mi compañero, el otro no perdia el tiempo y me acaricibia mis nalgas y mi hoyito que ya latia pidiendo algo mas que los dedos. Al que se la estaba mamando me la saco de golpe, diciendome que no qyeria acabar tan luego, el otro no perdio el tiempo y se puso delante mio para que se la chupe, tuve que abrir al naximo mi boca para poder tragarme ese pedazo de carne, empezo a bombear en forma un poco brusca, pero no me importo mucho, solo pensaba en disfrutar de ese miembro que sabia a un manjar de los dioses, mientras tanto el alto no perdio ni un minuto y empezo a comerme el ano, dilatandolo y preparandolo para perforarlo, estuvo asi unos 5 minutos hasta que no aguante mas y le suplique que me lo clavara, eso di le dije que lo hiciera despacio al principio y que despues lo hiciera como se le antojara, me puso la cabeza de su miembro en la dntrada de mi ano y empujo despacio, senti como se iba abriendo poco a poco tragandose ese pedazo de pichula que entraba mm a mm, sentia cada rugorisad cada vena muenteas me penetraba, no podia gemir mucho pirque mi boca estaba llena con la polla de mi otro compañero que me hacia babear de tan profunfo que la metia,me sentia en el cielo de las putas, una polla en mi culo y otra polla dn mi garganta, eso si pensaba dn lo que iba a sufrir cuando al que se la estaba chupando quisiera penetrarme, pero la aguantaria como toda una puta que soy. El que me estaba penetrando ya habia dejado de ser cuidadoso y ne culiaba como un toro, haciendo que me tragara toda oa pichula del itro amigo hasta mas alla de la campanilla, haciendome babear y sacar lagrimas de tan profundo que me entraba ese mastil de carne que me estaba comudndo pir la boca, despues de unos 15 minutos de estar siendo penetrado por delante y detras, ambos me dijeron que estaban por acabar, ne preguntaron dknde los queria, yo les dije que no habia cenado y tenia hambre y queria tomar lechecita calientita, el primero en darme de comer fue al que se la estaba mamando, fueron 4 o 5 descargas de leche que trague, el primero paso directo hacia mk estomago, los otros los saborie a placer, tenia un leve gusto a agridulce pero estaba delicioso, especito y en gran cantidad, al ver eso el que me estaba culiando lo saca y enseguida me volteo habriendo la boca para no desperdiciar nada de ese elixir de macho, fueron 5 o 6 descargas las cuales deguste y paladie con placer, dste era mas salado y mas acuoso que el otro qur me comi antes, pero los dos igual de de deliciosos. Una vez que terminamos, me hicieron desnudar pir completo y ellos hicieron lo mismo, me pidieron que desde ese momento no volviera a usar ropa interior en el trabajo, yo les dije que romperia lis pantalones en la parte de abajo para estar listo en cualquier momento que ellos quisieran encularme, que a partir de ese momento era suya que podrian metermelo cuando ellos quisieran y yo no cenaria antes para tragarme sus leches todas las noches. Lo que siguió esa noche sera mas adelante, spoiler, no estabamos solos, el supervisor de produccion no se habia retirado y vio y ollo todo. Un besito en sus picos , nos vemos

Autor: Toritomamon Categoría: Sexo Gay

Leer relato »
NARCOSXXX

Sexo con mi vecinito de 8

2020-11-06


Hola de nuevo mi nombre es Angel, tengo 20 años, soy de México y esto me sucedió hace aproximadamente 3 años. Mi vecino se llama Jorge en ese entonces el tenia 8 añitos y yo 17 Cuando tenía 17 años vivía con mis padres y como toda la tarde estaba solo siempre andaba desnudo, un viernes en la tarde estaba en la sala y puse una peli porno estaba decidido a masturbarme pero en ese momento tocaron el timbre de la casa, era mi vecino, el es un hombre serio pero siempre fue tranquilo, cuando tocaron a la puerta les dije. Yo: Un momento ahorita salgo. Me levante del sillón y me fui a poner un short, salí a recibirlo y vi que llego con su hijo entonces los deje pasar, mi vecino entro primero y tras de él entro su hijo, fueron directo a la sala, se sentaron entonces le pregunte a mi vecino. Yo: Que los trae por aquí? Vecino: Quería ver si podías quedarte con el por el día de hoy Yo: Que paso? Vecino: Es que me hablaron del trabajo que me tengo que presentar de emergencia Yo: No hay nadie que lo pueda cuidar? Vecino: No, por eso pensé que tú podías hacerlo pues ya vez que se lleva bien contigo. En efecto me llevaba bien con él, mi vecinito se llama Jorge el era un niño de 8 años un poco gordito a veces iba a mi casa por las tardes después de que salía de la escuela, siempre me contaba todo ya que le decía que podía contarme lo que le pasara, siempre era sincero conmigo y me contaba todo lo que hacía o le pasaba, entonces le dije. Yo: Claro no hay problema. Vecino: Te lo agradezco mucho. Cuando mi vecinito escucho eso se alegro mucho pues cuando estaba en mi casa podía hacer lo que quisiera, entonces mi vecino se levanto y salió de la casa pero antes le dijo a su hijo. Vecino: Te portas bien y cuídate, no vayas a causarle problemas a Angel . Jorge: Claro papa. Entonces mi vecino se fue y cerré la puerta y me puse a hablar con Jorge hasta que tocamos el tema de las novias. Yo: Cuéntame Jorge ya tienes novia? Jorge: No, no me gusta ninguna niña de mi salón. Yo: Algún niño de tu salón? Jorge se sonrojo y riéndose me dijo. Jorge: Que cosas dices Angel. Yo: Solo decía. Jorge se rio tímidamente y le pregunte. Yo: Te masturbas? Jorge sonrojado me dijo. Jorge: Que es la masturbación? Yo: Es jugar con tu cosita El se sonrojo y me dijo: Jorge: Mi papa a veces juega con mi cosita Yo no podía creer lo que me decía y le pregunte: Yo: y que sientes? Jorge: siento muy rico. Yo: y que mas te hace tu papa? Jorge: a veces me mete su cosa en mi culito Cuando Jorge dijo esto se me paro al instante y le pregunte que sentía cuando se lo metían Jorge: de primero me dolia pero después siento muy rico Le dije que iba a la cocina por unos refrescos me levante del sillón y fui a la cocina por los refrescos, a mí se me había olvidado que había dejado puesta la peli porno, cuando regrese a la sala vi a mi sobrino viendo la peli y puse los refrescos en la mesa y le pregunte. Yo: Que miras? Mi vecinito algo asustado cambio la tele de canal y se acomodo para que no viera que estaba excitado, me sente a su lado y poniendo mi mano en su pierna le dije. Yo: No te asustes es normal que a los niños les guste ver películas asi Jorge: Enserio? Yo: Si. Jorge: No le vas a decir a mi papa? Yo: No, le voy a decir con una condicion Jorge: Cual es la condición Yo en mi mente ya había planeado cogermelo así que le dije La condición es que me dejes hacerte lo mismo que te hace tu papa Jorge: esta bien Cuando me dijo esto le dije que volviera a poner la película, el muy obediente lo hizo, la estuvimos viendo por 10 minutos hasta que yo ya no aguantaba las ganas de masturbarme así que me quite el short y quede desnudo junto a mi vecinito, note que el me miraba mucho mi pene así que le dije Yo: lo quieres tocar Jorge: si El me comenzó a masturbar lentamente y me dijo Jorge: Ángel ya quieres que te haga lo que le hago a mi Papa Yo: si jorgito Al terminar de decir esto el bajo su cabeza hasta mi pene y se lo metió a la boca, se sentía delicioso, jorgito era un experto en las mamadas Jorge: ángel la tienes mas grande que la de mi papa voy a batallar para chupartela. Yo: no te preocupes si quieres solo chupa la pura cabecita Se lo saco de su boca y le pregunte: Yo: a que sabe mi pene Jorge: Sabe un poco salado pero no sabe nada mal. Volvió a bajar su cabeza y me la estuvo chupando como por 20 minutos hasta que le dije que me iba a venir, el dejó de chuparmela y me dijo que me viniera en su boca, aguante solo otras tres chupadas mas y me vine de manera abundante en su boca, Jorge se trago todo. Jorge: Tu lechita sabe mejor que la de mi papa Yo: Encerio Jorge: Si Seguimos viendo la película y como yo estaba desnudó le dije a Jorge que se quitara todo para estar iguales, el se quito toda su ropa rápidamente, seguimos viendo la película hasta que salio una escena donde el hombre estaba sentado y la mujer sobre sus piernas asi que le dije Yo: oye Jorge ven y sientate sobre mis piernas como la mujer de la película Jorge: esta bien ángel Se levanto y como ya se me habia parado de nuevo le dije que se sentara lentamente para acomodarle mi verga entre sus nalguitas, y así lo hizo el quizo imitar a la mujer y se empezó a mover de manera brusca así que le dije que se detuviera por que me lastimaba el se detuvo y yo lo tome con mis dos manos y lo empecé a mover lentamente, me sentía en la gloria. Jorge: ángel cuando me la vas a meter Yo: tu quieres que ya te lo meta Jorge: si Lo levante en mis brazos y lo lleve cargado hasta mi cuarto, cuando llegamos le dije que se pusiera de perrito y así lo hizo me acerque un poco a el y pase mi lengua por todo su culito tenia un sabor muy ácido pero me gusto, le estuve chupando su culito unos 10 minutos y el solo gemia, me detuve y saque un poco de lubricante de mi cajon y le heche un poco en su culito el se estremeció por que el lubricante estaba frío, frote uno de mis dedos en el lubricante y se lo metí a su culito, como el no era virgen le entro fácilmente, al momento de meter el segundo dedo el solto un gemido de placer y me pidió que le metiera mi pene ya, saque un poco de lubricante y lo unte en mi pene, le coloque mi verga en su entrada y empuje lentamente, hasta que entro mi cabeza me detuve unos minutos y volví a empujar otro poco esta ves no me detuve hasta que toda mi verga estaba dentro de el, nos quedamos quietos un minuto o dos y fue jorgito el que se empezó a mover, los dos solo gemiamos de placer lo tuve en esa posición hasta que me vine en la mas profundo de su culito, le saque mi pene y no salio ni una gota de semen, nos quedamos acostados un rato hasta que le dije que me iba a bañar Yo: Me iré a dar un baño. Jorge: Creo que yo también me daré un baño ando muy sudado. Yo: Si quieres nos podemos bañar juntos. Nos fuimos a bañar juntos y dentro del baño sin decirle nada se arrodillo frente a mí y me la volvió a chupar pero esta vez se detuvo y me dijo que se la volviera a meter hasta venirme, terminamos de bañarnos y el me dijo: Jorge: Saldré un rato a jugar con mis amigos. Yo: No llegues tarde. Jorge: Claro. Estuvo afuera como media hora hasta que llego corriendo yo me asuste por que me dijo que le había pasado un accidente Yo :que paso Jorge? Entonces el se volteo y vi su short que estaba todo manchado supuse que era mi semen Yo: quitate el short y la trusa y vamos a mi cuarto para prestarte un short El se quito su short y fue corriendo hasta mi cuarto cuando llegue el estaba agachado y podía ver su culito todo abierto así que me acerque lentamente y le meti uno de mis dedos el se estremeció al sentir ese intruso en su culo, le saque mi dedo y le di una pequeña chupada a su culito esta ves sabia diferente jejeje, sabia mas rico. Jorge: Me haces cosquillas. Yo: te la puedo meter de nuevo Jorge: las veces que tu quieras Se la meti y asi estuvimos un rato hasta que le dije. Yo: Jorge ya no aguanto me quiero correr. Jorge: vente adentro de mi Yo me corrí dentro de el y él creo que tambien tuvo un orgasmo pero no le salio nada de su pene yo lo seguí bombeando aun después de a verme corrido dentro de el por un rato Jorge: Que rico se sintió, siento tu semen caliente dentro de mí. Yo seguía bombeándolo despacio y le dije. Yo: Aun puedo seguir, quieres que me vuelva a correr dentro de ti? Jorge: Si, hazlo. Lo volví a bombear rápido durante 5 min más hasta que le dije. Yo: Me corro. Jorge: Si, ya lo sentí se siente muy rico. Después de decirme eso me beso y nos quedamos así un rato mientras recuperábamos fuerzas y mi pene se le salía solo, cuando descansamos un rato le dije. Yo: Vamos a bañarnos de nuevo Jorge: Si Nos fuimos a bañar juntos y en el baño nos besamos otra vez bajo el agua acariciándonos apasionadamente, cuando salimos del baño nos fuimos a dormir un rato pues estábamos muy cansados, cuando nos levantamos ya era de noche así que fuimos a comer algo desnudos y ver la tele un rato, cuando faltaba medio hora para que llegaran mis papas le dije que se pusiera su ropa y me ayudara a limpiar. Cuando terminamos de limpiar le dije que no le contara a nadie lo que hicimos y hasta la fecha creo que mi vecino no sabe que me cojo a su hijo. Espero y les haya gustado este es mi primer relato. Luego les contare de la ves que hice un trio con Jorgito y su papa

Autor: Angelito6912 Categoría: Sexo Gay

Leer relato »
NARCOSXXX

CON MI MEJOR AMIGO

2020-11-06


Hola me llamo Luis ya he hecho 2 relatos y me anime hacer este, lo qué les voy a contar es real y todo paso cuándo tenía 15 años y fue pues con mi mejor amigo que también tenia 15 años, el y yo nos conocemos de toda la vida, el toda la vida ha vivido al frente de mi casa y pues en mi casa lo quieren mucho el venia prácticamente todos los dias nos poniamos a jugar y toda la cosa, aclaro que en ese entonces los dos eramos heteros y hay veces mi familia se iba para la calle y nos quedábamos el y yo solos, hay veces nos poniamos a fastidiar y nos mostrabamos el pene y una que otra vez nos lo tocabamos y hasta ahi y ya hasta qué un día el vino y nos quedamos solos y entonces nos relajamos en la cama y nos pusimos a jugar en los celulares y yo me aburri y puse porno y nos pusimos haber un rato y cuando lo volteo mi amigo tenía prácticamente el pene afuera entonces yo también me lo saqué y me empecé hacer la paja y el me vio pues raro cómo yo estaba al lado de él hasta que al momentico el también empezó a tirar paja por un rato hasta qué nos votamos, nos limpiamos nos organizamos la ropa y llegaron mis papás y hay veces el venia y nos dejaban solos y nos poníamos a tirar paja pero nada mas, por el momento lo único que hacíamos era eso y por un tiempo hicimos eso. Hasta que un día empezamos a tirar paja y a mi me entro mera curiosidad y cómo teníamos tanta confianza yo le agarre el pene y le empece hacer una paja pero el me miro raro pero no dijo nada y yo segui haciéndole la paja hasta que se me boto en la mano al principio me dio asco por qué el se bota mucho pero después me dio igual y me fui y me limpie. Despues de unas semanitas empecé haberle el pene cómo provocativo pero por pena o el qué iba a decir me quede asi y me conforme por el momento con nada mas tocarselo aclaro que yo antes no había tenido relaciónes con nadie, hasta que un dia pues jodiendo le dije que sí se iba a dejar chupar ese pene y el me respondió por que tiene ganas de probar o qué? A lo qué yo ke respondi ah no se y me rei a lo qué el me respondió normal chupemelo pues si usted quiere y yo me quedé pensando pero cómo yo tenía pena nada mas le dije bueno pero cómo yo estaba muy incomodo mejor lo deje para otro día, pasaron varios dias hasta qué nos dejaron solos y él estaba acostado en mí cáma y lo vi que se lo tocaba mucho y le dije quiubo y me rei y me dijo no ee qué me esta picando mucho y me senté al lado de él y me decia que le estaba picando mucho y yo fastidiando le dije venga yo se lo rasco y me rei y el de gusto se bajo la Pantaloneta que traia puesta cuándo se lo saco lo tenía medio erecto, aclaro los 2 teníamos el pene del mismo tamaño nos media 16cm lo unico era que el de el tenía una operación no me acuerdo del nombre ah y yo qué tenia el pene mas negro que el de él bueno retomo, bueno entonces me quede mirandoselo hasta que el me dice, no me lo iba a rascar pues y yo a pues bueno, se lo coji y se lo empece a rascar suave pero a la vez trataba de qué se le parara y el se puso haber videos en el celular y se distrajo un rato y primero le pase la lengua por la cabeza del pene para ver su reacción, la reacción de el fue nada mas para un lado del susto pero me dijo que siguiera qué le había gustado entonces se lo empece a lamer hasta que me lo meti a la boca se lo chupe por mas de 15 minutos sin parar hasta que se vino en mi boca al sentir la leche caliente en mi boca me dio asco y la escupi después nos organizamos y el se fue por que la mamá lo estaba llamando ya después de qué em se fue me acosté en la cama y empecé a tirar paja pensando en lo qué había pasado al rato me vine y me fui a bañar, pasaron unos días el venia a mi casa pero no lo habíamos podido hacer otra vez hasta que una semana después me quede todo el dia solo y entonces yo lo llamé y cuando llego se arrecosto en la cama cómo siempre solia hacerlo el estaba con una Pantaloneta de fútbol ya que el lo practicaba entonces me hice al lado de el y estába viendo unos videos entonces yo prácticamente me arrecoste en el hombro de el nos quedamos mero rato viendo videos hasta que me aburri y me le tire encima le baje la Pantaloneta y lo tenia flacido entonces se lo empecé a lamer hasta que se le paro ahi si me lo meti completo a la boca por mas de 10 minutos hasta que se vino en mi boca, me habia llenado completico la boca de su semen caliente y espeso pero esa vez si me lo trague y a mi de tanta calentura se me paro y le dije qué si me lo iba a chupar a lo qué el me dijo pues si yo quiero probar ya qué usted lo hace ver muy bueno así que me empezó a lamer la cabeza y se fue metiendo el pene en la boca despacio hasta que se lo metio todo completo y me ll chupo seguido por mas de 10 minutos hasta que le dije qué ya me iba a votar y el ahi mismo se saco el pene de la boca que por que el no queria probar eso y entonces me cayo todo mi semen en mi estomagoy asi la seguimos pasando cada vez qué nos quedábamos solos pero nada mas no las chupabamos ya que ninguno de los 2 quisimos dar el siguiente paso de meternoslo ya qué pensábamos que nos iba a doler demasiado. Gracias por leer este relato yo se qué el relato no es la gran cosa pero quiera contar mi historia.

Autor: Luis Categoría: Sexo Gay

Leer relato »
NARCOSXXX

José y Manuel

2020-11-05


"La primavera es para los jóvenes" recuerdo haber leído en un poema, y no puedo estar más de acuerdo. Con dos meses de relación a cuestas, Diego y yo estábamos ilusionados uno con el otro. Los mensajes de texto en medio de las clases me distraían del equilibrio químico y las funciones inversas. Mi gran sueño de la universidad se vio eclipsado por un hombre muy guapo, pero a veces demasiado travieso. ¿Por qué lo digo? Sus ideas eran muy descabelladas hasta para mí. Una vez me sugirió que deberíamos ir de la mano al salón, le parecía divertido ser controversial. Yo, por otro lado, prefiero más la sutileza. "Si hay que llamar la atención en un salón de clases, que sea por tus calificaciones" le dije yo una vez, justo el mismo día que se puso inquieto, más de lo normal, queriendo preguntarme algo. -¿Tienes planes para este sábado? -No, nada, ¿algo en mente? -Tengo una reunión familiar por la noche, no suelo asistir pero este año lo han organizado mis padres en mi casa, así que no hay de otra. ¿Vamos? -Normal, pero ¿cómo iremos? -No importa cómo te vistas amor, igual estas guapo. -¡Nooo! -Me reí de su ocurrencia- Me refiero a nosotros, si iremos como amigos o... -Oh. Ya veo. Bueno, si me preguntan, respondo. Sino, pues al pincho. Además estaremos comiendo en un rincón solos tú y yo, vas a ver. Nadie nos va a molestar, somos expertos en el arte de la invisibilidad después de todo. Y así de repente, Diego hizo de lado mi maratón pizza-café con DVDs de Madonna que tenía planeada desde hace semanas. Para no levantar sospechas sobre nuestra exclusividad de atención -tampoco íbamos a estar mirándonos toda la noche- Diego me sugirió que lleve a un amigo confiable, para conversar en grupo y pasarla chévere. Me pareció buena idea, porque uno nunca sabe cuándo si al final se queda solo en una reunión sin conocer a nadie a su alrededor. Y me decidí por llevar a mi amigo Manuel. Lo había conocido hace meses, en los comentarios de un grupo de Facebook, y desde entonces se había vuelto un amigo inseparable. Tenía 18, era más bajo que yo, muy delgado y pálido como una hoja de papel. Su abundante cabello castaño y sus pecas en las mejillas, sumados a una casaca jean con una camiseta blanca le daban un look de lo más retro y varonil, aunque de cara seguía siendo un niño muy tierno y dulce. Le dije por whatsapp sobre el sábado y no dudó en acompañarme, sería una magnífica oportunidad para presentarle a Diego de una vez. Llevaba queriendo conocerlo desde que le hablé de él, pero nunca se dio la oportunidad. Y el sábado llegó. En todo el jardín de la casa habían colocado luces blancas, mesas circulares y la música sonaba muy alto. Era una canción de Juan Gabriel la que sonaba, y ya el ambiente estaba muy animado, aunque apenas eran las nueve de la noche. Fui junto con mi amigo Manuel, quien en todo el camino no se cansó de preguntar sobre Diego. Hasta un poco de preocupación sentí, pero lo dejé ir. Confiaba en mi novio, y en las buenas intenciones de mi amigo también. En medio de la bulla, me encuentro con Diego que tenía una copa vacía en la mano. Estaba algo tomado, pero aún caminaba derecho y tenía la lucidez mental como para darse cuenta de mi gesto de disgusto. -Hola Johan, ¡llegaste! -Retiro lo dicho, no tenía lucidez, su voz vibraba aunque intentara no hacerlo- -Hola. Vine con un amigo, se llama Manuel. Manuel se presenta y le da la mano. Diego lo mira de pies a cabeza y asiente con la cabeza. Me estaba enojando su actitud. -Diego, ¿Estás bien? -Le pregunto- -¡¡José!! -Me interrumpe, odio eso- ¡¡Ven que tienes que conocer a mi novio!! Lo dijo fuerte y claro, creo que algunos escucharon. Sentí las miradas fijas directo hacia mí, tanto que hubiera deseado desaparecer en ese segundo. En vista que nadie llegó, volvió a gritar, esta vez sólo el nombre y no lo demás. Supongo que se dio cuenta de su metida de pata, o tal vez me vio diciéndole que se calle con la mirada. Y llegó el bendito José. Era más alto que Diego, de unos 24 años, tenía una barba muy desarrollada, y también estaba algo tomado. -Mira primo, te presento a Johan, ¿lindo no? -Rico diría yo -y se rieron de su ocurrencia-, hola nene, me llamo José, mucho gusto. Lo dejé con la mano en el aire. Francamente estaba molesto. -Lindo y malhumorado diría yo -Siguió diciendo José-, y esta ricura, ¿Quién es? Ahora preguntaba por Manuel, quien hasta entonces, estaba callado observando todo a su alrededor, como siempre lo hace. -Me llamo Manuel -respondió emocionado-, mucho gusto, tengo 18 años, nací en Gales pero vivo en Lima desde los 5 años porque mi papá tiene una empresa de... -Jajaja, ¡hablas mucho nene! -Interrumpió José- ¿Estás seguro que eres mayor de edad? -Sí, sí lo es -me adelanté yo-, pero cuidadito con lo que le des de beber. Los estoy vigilando. Y me separé del grupo, que seguía conversando- para ir al baño. En realidad, sólo era una excusa para separarme de ese patán y mi novio, el que me dijo que no bebía. Me lavé la cara, mire mi celular un par de minutos y salí del baño. Afuera, un arrepentido pero alegre Diego me esperaba para darme explicaciones. -¿Explicarme qué? -Le dije- -Explicarte que no bebo normalmente, porque se me sube muy rápido y termino cometiendo muchos errores. ¿Me perdonas? -Lo voy a pensar... -Dije con sarcasmo- Me empuja hacia la puerta del baño y entramos los dos en un instante. Adentro, me besa como solo él sabe hacerlo. -¿Ya me perdonas? -Me pregunta riéndose como un niño. -Claro que te perdono, tontito. Y ahora lo beso yo. Y por un momento olvidé que Diego estaba ebrio, pero lo recordé cuando sus manos me cogían muy fuerte las nalgas, como si quisiera follarme ahí mismo. -Hey, ¿Qué haces? Suelta, no quiero, hoy no. -Sólo un ratito, que nadie nos está viendo... Ya pues... -No, y no insistas. ¿Para eso viniste? Eres increíble. Realmente increíble. Y salí del baño. En mi indignación sólo pensé en irme a mi casa, pero recordé que no estaba solo. Manuel había venido conmigo, y tenía que llevarlo de vuelta. Pero, ¿Dónde estaba? Entre la casa y el jardín había mucho espacio, además que la gente se amontona y no podía ver mucho. En unos minutos de búsqueda, me encuentro con José tomando con sus amigos. Todos eran heterosexuales, porque tenían enamoradas y eran muy guapas, lo cual me hizo pensar lo mismo de José. No le dí más importancia y seguí buscando a mi amigo, teníamos que irnos. Hasta que lo veo en el grupo de José, conversando con ellos como si fueran conocidos de años. Nunca lo había visto así, tan a gusto con desconocidos. No podía interrumpirlo, sería egoísta de mi parte ya que al menos él la estaba pasando bien. Y la noche transcurrió, todos ebrios, yo en el celular con el Candy Crush, evadiendo a Diego y con Manuel en un grupo bebiendo como si no hubiera un mañana. Me quería ir, realmente quería hacerlo. Después de un par de horas, cuando creí que sería oportunidad para marcharme de una buena vez, veo a Manuel totalmente dormido en una silla de la casa. Estaba sólo, y habían botellas a su alrededor. "Es mi culpa maldita sea, si alguien de su familia se entera me van a matar" pensé, así que lo primero que se me ocurrió fue llevarlo al cuarto de Diego para que nadie más lo viera. Pobre chico, probablemente su primera resaca y lo dejaron abandonado, a su suerte. Y así fue toda la noche, Manuel dormido a mi costado mientras yo intentaba hacer lo mismo, pero mis pensamientos me mantenían despierto. A las dos de la mañana, Diego entra al cuarto, me ve con su cara de confundido y yo, telepáticamente, le digo que se vaya. Parece que el muchacho entiende el idioma de las miradas porque se retira sin más. "Ya hablaremos luego, de eso no te preocupes" pensé. Tenía tiempo suficiente para quedarme en cama todo lo que quisiera, como cualquier sábado o feriado, pero ese día hubo una excepción. Entre las ocho y nueve de la mañana, un ruido proveniente del baño me pone en alerta. Luego, escucho los murmullos de dos personas, hablando rápido y breve, intentando conversar en voz baja. "Seguro son familiares de Diego lavándose los dientes" pensé, hasta que escuché unos sonidos muy particulares. Un suspiro, jadeos, murmullos y mi mente ya estaba despertando por completo. ¿Era lo que estaba pensando? ¿Pero quienes? Estas preguntas me las formulé en mi descalzo camino hacia el sonoro baño. Me acerco a la puerta entreabierta, y el espectáculo era para no creer. Estaba Manuel, parado de puntitas, sujetándose del lavabo con las manos, y detrás pero muy al mando de la situación, estaba José, flexionando sus rodillas, también sujetándose al lavabo, como si se fuera a caer si no lo hiciera. La presión que ejerce su brazo al sujetarse le marcaban muy bien las venas, ahora sí notaba el producto de su ejercicio en todo su esplendor. Pero, volviendo al acto, José tenía sujetada su verga con la otra mano, tratando de meterla por el estrecho culito de mi amigo. Estaba atento a sus movimientos y palabras, con una incipiente erección que se iba acrecentando. -Espera, espera, espera... Ah, ah, esperaaa... José retira su imponente verga del virginal culito de Manuel. -Ve despacio, me duele mucho... -Está bien, está bien, va, a ver, vamos otra vez... Acomodó su glande en la entrada, y con unos movimientos circulares y unos cuantos empujones, logró meter la cabeza por completo. -Ah, ah, despacio... Espera, deja que me acostumbre a tu grosor... -Ufff, tu culo es el paraíso nene, de verdad estás muy rico, penetrarte es el cielo... Ufff... Y ahora José se soltó del lavabo, y en un movimiento ya se había parado por completo. Debido a la diferencia de estaturas, Manuel seguía en puntitas, ahora abriendo su culito con sus manos, como queriendo dar paso al monstruo invasor que tenía detrás. Y volvió a meterla más profundo... -Espera, espera, ah, me duele, me duele, me duele... Y la enorme verga desaparecía en medio de dos nalguitas tan pálidas que parecían burbujas. -¿Te gusta? -Siii... -¿La saco? -Nooo... El rostro de Manuel era puro placer. Se estaba mordiendo un labio, luchaba para hacer el mínimo de ruido posible. José, en cambio, estaba más relajado, mirando muy concentrado a su verga abriéndose paso lentamente, se notaba que en lo suyo nadie le ganaba... -Ya está, ahora sí ya que no eres virgen. Entendí por esto que ya se la había metido por completo. -Wow, es maravilloso, me siento completo, gracias por el placer que me brindas, José, gracias de verdad, nunca antes había sentido algo así... -¿Listo? -Interrumpió José, y yo le agradecí mentalmente por eso- -¿Listo para qué? Y en segundos, José la sacó por completo y la volvió a meter. Como diciendo "cállate" en su idioma, que tan interesado estaba yo en aprender. -Ah, ah, espera, espera, aún no, me duele, ah, ah... José parecía ignorar todas sus palabras. Entonces supe que el acto como tal había iniciado. La penetración de José era muy pareja y concisa, la sacaba y la metía en segundos, una y otra vez... Y Manuel seguía en su mundo placentero, con los ojos cerrados, dejándose llevar... -Ah, que rico comerme tu culo niño, que rico lo tienes carajo... Decía José excitado, fuera de sí mismo. Manuel ya no aguantó estar de puntitas y volvió a estar parado, sujetado del lavabo, empinando su culito para que José siga con lo suyo. Se la estaba metiendo tan rico... -¿Bebé, te gusta? -Siii... -Ufff... Voy a darte más duro para que quieras dejarte coger otro día... Ahhh José puso sus manos en la cintura de Manuel, dio un paso atrás y tra... Era el sonido de una metralleta, su verga entraba y salía mientras Manuel se quejaba de dolor con cada arremetida... -Hey, me duele un poco, ah, ahhh... -¿Ah sí? No parece nene, bien que te gusta comerte mi verga. Y le dio una nalgada. -Vamos, vamos, ufff, que rico... Que rico carajo... -Ya José, sácala, de verdad, me duele, me duele mucho... -No la voy a sacar nene, ahora te aguantas, tú te metiste a mi cuarto pidiendo verga y ahora lo tienes, ¿Eso querías, no? ¿Qué te folle bien duro? -Siii... Ahhhh... Sí, yo quería eso... -Vamos putito, ¡dilo más fuerte! -Shhh José, nos van a escuchar... -Que nos escuchen, que todos se enteren que te estoy penetrando y que tú serás mi putito favorito, vamos, dime, ¿Quién es tu macho eh? ¿Quién es el único que te ha metido la verga? ¡Dímelo! ¡Quiero oírte! -Tuuu, José, tú eres mi hombre, ah... Ah, ah, me vengo, me vengo... -Sí putito, yo también, también me vengo carajo, ahhhh, ahhh... Los dos se vinieron al mismo tiempo, mirándose fijamente a través del espejo. Manuel manchó todo el piso del baño con su venida, podría decir que nunca antes había explotado de esa manera. José dejó su verga adentro, empujando más adentro, tenía mucha fuerza en las piernas para darle más duro a mi amigo. Se tomaron unos segundos para recuperar el aliento, ambos estaban bañados en sudor, sobre todo José, que tenía el vello del pecho completamente mojado. Manuel lentamente sacó su culito de la verga, fue rico darme cuenta que realmente estaba ensartado a profundidad. Y cuando al fin salió, grandes gotas de semen corrieron por sus piernas. La verga de José seguía grande, imponente, con energía suficiente para un segundo round, pero el culito de Manuel estaba rojo y cansado. -Oh... Fue todo tan rico -Dijo Manuel, con su típica voz tan dulce- estoy feliz de haber perdido mi virginidad conti... Y José le interrumpió con un beso en la boca. -Limpia tu desastre- Le dijo, y se fue. En tres segundos pasé de estar en la puerta del baño a meterme en el primer cuarto que vi en ese momento. Felizmente no fui descubierto, aunque, por otro lado, me hubiera gustado ser parte de la acción. Lo supe por la tremenda erección que en ese momento tenía. La mezcla de emociones como la lujuria y el miedo, me daban una placentera sensación que recorrían la cabeza de mi pene, provocando un rico cosquilleo en el glande al que no podía ser esquivo. Así que estaba decidido. Tenía que follar con ese macho llamado José. O ser follado, mejor dicho.

Autor: johansarkisian Categoría: Sexo Gay

Leer relato »
NARCOSXXX

Mi primo me hizo su mujer en una noche

2020-11-05


Relato de mi primera vez siendo dominando por mi primo... Todo comenzó una noche que estaba con mi primo, estábamos viendo videos en YouTube y luego quisimos ver videos porno, cuando pasó esto él y yo nos excitamos tanto que solo queríamos tener sexo, pero … ¿Quién sería la mujer?, Preguntó el . Yo estaba tan cachondo que además de que quería sentir eso que a las mujeres las hacía gritar, también me moría de ganas por saber que se sentía usar ropa de mujer, sentirse una mujer. Mi primo tiene una hermana mayor, por ello había ropa de ella en el armario, a lo que yo le dije: espérame voy a vestirme como mujer para que parezca más real, tome una tanga, un sostén, y por ultimo unos zapatos de tacón , que eran los que más me ponían excitado, cuando me cambie fui donde estaba mi primo, él se me quedó viendo con unos ojos de que me quería tener ahí mismo, entonces yo empecé a bailar sensualmente, ya poner mi culo en su pene como había visto en los videos. El ya no aguanto más mirarme y me tomo del culo, y me pego una nalgada, que me gustó mucho… Ya que me sentí de él, me sentí suyo, lo acosté en la cama, y ​​me puse enzima de él , pero él me dijo: espera, quiero que te acuestes en el suelo, y yo estar arriba, quiero que seas mi perra. Yo lo hice, me acosté y abrí mis piernas, el se puso arriba y comenzamos a besarnos, y movía su pene contra el mío, empecé a sentir algo pegajoso y mojado en mi pene, pero … Era el, era el que estaba mojado, obvio yo también estaba excitado, pero me ponía más saber que el se estaba mojando, entonces el me agarro las piernas y comenzó a embestir con fuerza, pero sin penetrar, mientras lo hacía yo gritaba como las mujeres de los videos, entonces el me dijo: di que eres mi perra, ¡dilo !. Yo muy excitado, gritaba: soy tuya, soy tu perra, oooh. Después de un rato así, por fin había llegado la hora del verdadero placer, me levanto con fuerza y ​​me puso en la cama, en posición de perrito, con su pene afuera, me tomó de la cintura y lo puso en mi culo , sentí como su cabeza rozaba mi hoyo, y me dijo que si estaba listo, yo le dije que sí y que me lo metiera, el sin esperar lo hizo, y sentí como entraba poco a poco, sentí como estaba mojado, y como se calentaba dentro de mi culo, yo quería gritar, pero quería que debiera mover más para hacerlo, y lo hizo … Se movía como loco, embestidas en mi culo, sentía como se mojaba mi culo con su liquido pre seminal mientras el decía: que rico, quiero tenerte así siempre. Yo solo gemía y le rogaba que no parara de follarme así y con mis manos me abría más las nalgas para sentirlo más adentro de mi, recuerdo que el gemía de placer, me agarraba el culo con fuerza, y me lo apretaba, y a veces me daba nalgadas que era lo que más me gustaba, cuando se quedo un rato quieto yo pensé que algo malo paso, pero el me dijo: quiero cumplir uno de mis fetiches contigo, y luego yo pregunte cual, me dijo que me pusiera los tacones, que quería follarme con ellos puesto, mientras me lamia los pies, para mi fue un poco raro, pero me gustaba la idea, así que lo hicimos, el se puso arriba de mi y levanto mis piernas, luego me lo metió y con su mano me tenia el pie mientras me lo lamia, estaba en el verdadero placer, yo solo gemía y dejaba que el empuje, me gustaba tener esa sensación de que me están dominando. Cuando ya iba a terminar, me dijo: quiero dejarte todo lo que salga en la boca, arrodíllate. Yo lo hice y abrí mi boca, él se movió como loco hasta que termino, en fin…nos acostamos juntos y todo termino ahí. gracias por leer.

Autor: Anónimo Categoría: Sexo Gay

Leer relato »
NARCOSXXX

Esclavizado por perversos

2020-11-05


Estaba tendido desnudo en un camastro estrecho, sobre un par de sucias y raídas cobijas, con la cabeza apoyada en una almohada sin funda. El cuartucho estaba en el fondo de la casa. Tenía piso de ladrillo, lo mismo que las paredes, con techo pintado a la cal de cuyo centro pendía una lamparita. La luz que entraba a través de un ventanuco enrejado me permitía ver que sobre la pared opuesta había un lavatorio y un inodoro sin tapa. Recuerdo que dos hombres que descendieron de un auto me metieron a la fuerza en el vehículo mientras uno de ellos me apretaba sobre la cara un trapo empapado en una sustancia que me desvaneció. Me llamo Jorge, tengo dieciocho años aunque no aparento más de quince o dieciséis y cuando me secuestraron yo volvía de la facultad, donde curso el primer año de Sociología. Tengo que decir que soy un lindo chico, con algo ligeramente femenino y ésa ha sido mi desgracia. Tengo el cabello castaño, con rulos, grandes ojos negros, facciones delicadas y un cuerpo delgado y esbelto, lampiño y resuelto en largas y suaves curvas. Cuando desperté de la anestesia me encontré echado sobre una mullida alfombra ante dos hombres de avanzada edad, unos setenta años, que me observaban sentados en sillones de cuero negro. Ambos vestían traje y corbata. A medida que la bruma se iba disipando en mi cerebro tomé conciencia de mi situación y me desesperé. En ese momento escuché a uno de los hombres decirme: -Parate, nene. En lugar de hacerlo los observé. El hombre de la izquierda era robusto y de cabello canoso; el otro, calvo y flaco. En la habitación había una mesa grande con varias sillas alrededor y un gran cortinado ocultaba casi totalmente un ventanal. Había un bargueño contra la pared de la derecha y en las paredes cuadros con dibujos obscenos que mostraban hombres violando en grupo a un muchachito. Un grupo de lámparas dicroicas proporcionaba desde el techo la iluminación. El viejo robusto se paró y vino hacia mí con una expresión en su rostro que me asustó. Me tomó con fuerza del pelo y me levantó para después darme una fuerte bofetada que me llenó los ojos de lágrimas. -Acá se obedece, nene. Sabelo. –me dijo mientras me mantenía sujeto del cabello. -No me pegue… -supliqué ganado por el miedo. -Sacate toda la ropita, precioso. –me ordenó y temblé al adivinar lo que querían de mí. -¿Vas a obedecer o tengo que pegarte en serio, nene? –me amenazó. Entendí que no tenía salida, que aunque me resistiera iban a hacer conmigo lo que quisieran y entonces me desvestí temblando de pies a cabeza y con la esperanza de que después de violarme me dejaran ir. ¡Qué iluso fui! Quedé desnudo ante ambos hombres, temblando de miedo con la cabeza gacha mirando al suelo y sin saber qué hacer con mis manos. -Él es el doctor y yo el ingeniero. –me explicó el hombre robusto. –Y así vas a llamarnos cuando te dirijas a nosotros. ¿Entendido?. Vacilé y eso me valió una cachetada que me pegó el ingeniero: -Oìme, nene tonto, ¿vas a obedecer o tenemos que enseñarte modales? Mi miedo aumentaba y supe que resistiéndome saldría perdiendo, porque esos dos pervertidos me tenían en sus manos, indefenso. Entonces dije en un murmullo: -No, señor… No me… no me pegue… -pero apenas dije eso el ingeniero volvió a pegarme en la cara y con tanta fuerza que el golpe me derribó sobre la alfombra con los ojos llenos de lágrimas: -No estás obedeciendo, nene, ¿cómo te ordené que tenés que llamarnos? Me di cuenta del error que había cometido y dije después de tragar saliva: -A usted ingeniero y al otro señor, doctor. -¡Muy bien, nene!... Muy bien, veo que empezar a entrar en razón. Ahora parate. -Sí, ingeniero… -Las manos atrás, las piernas juntas y la cabeza gacha. –me ordenó desde el sillón el doctor, y adopté inmediatamente esa postura, porque ya conocía de sobra las consecuencias de resistirme. -Decime, nene ¿sos gay? –me preguntó el ingeniero. La pregunta me sorprendió pero contesté con firmeza: -No, ingeniero. -Mmmmmhhhhh, raro, porque un poco parecés una hembrita… -Pero no soy gay, ingeniero. Los dos hombres rieron y el doctor dijo: -Bueno, acá te vamos a convertir en un putito. Ante semejante comentario y las risas perversas no pude contenerme y supliqué al borde del llanto: -¡No!... ¡Por favor no!... Pero mis ruegos, lejos de conmoverlos parecían excitarlos todavía más. El ingeniero fue hasta el bargueño y volvió con un pequeño pote que dejó sobre la mesa. -Todo listo. –dijo. –y me envolvió en una mirada lujuriosa. -Por favor… -me atreví a suplicarles otra vez. –no me lo hagan… -pero el doctor me tomó de un brazo y me llevó hasta el borde de la mesa, sobre la cual debí inclinarme temblando de miedo. De reojo vi ambos se desvestían entre comentarios obscenos respecto de mí y lo que iban a hacerme. Una vez desnudos pude ver cómo se embadurban las pijas con una crema contenida en el pote. Pensé en mis padres y en la preocupación que estarían sintiendo porque yo no había regresado a casa, y enseguida comparé el tamaño de esas pijas, que de reojo veía erectas, con lo diminuto del orificio anal. “¡Me van a reventar el culo!” –me dije desesperado. (continuará)

Autor: señoreduardo Categoría: Sexo Gay

Leer relato »
NARCOSXXX

Mi vecino borracho y su hijo pequeño

2020-11-04


Hola, que nervios contar esto y recordarlo, es la primera ves que relato algo aquí, me encanta lo morboso que pueden llegar a ser los relatos d esta página. Mi nombre es Daniel, vivo en Tijuana, tengo 26 recién egresado de la carrera y me tome unas vacaciones en esta cuarentena para remodelar mi casa, soy de clase media alta y me gustaría un día ser nudista y tener familia. listos pues aquí va! Recién llego a vivir cerca de mi casa, un bato que se llama Fernando de unos 30 años, con su hijo Jesús de 3 añitos, me conto que su esposa murió en un parto y también murió el bebé, él toma mucho hasta ahogarse y por eso lo corrió su mama para que se hiciera responsable de su hijo viviendo solos. Hace unos días, estábamos en su casa tomando, me conto toda su historia, el tiene mucho dolor por su esposa, estaba llorando mucho, decía que se quería morir. Le dije: Fernando no mames tienes un hijo que cuidar. Fer.: me quiero morir a la verga. yo : no digas eso we. y le sobaba la nuca por que el solo se quedaba agachado y yo pensando este cabron va a tomar tanto que hasta me lo voy a poder coger. el bb estaba dormido y este cabron cada ves estaba mas borracho, le dije Fer mira toma todo lo que quiera, desahógate, llora, llora todo lo que quieras yo te voy a cuidar siempre que quieras desahogarte para que salgas de esto, a ti y a tu hijo. me dijo Fer: gracias cabron, gracias, eres mi hermano cabron. yo: si cabron yo te voy a cuidar. Fernando estaba mesclando cerveza con tequila y se puso bien estupido, lloraba, decia que se queria morir, ya lo que le dijera el ni entendía lo que le decía para calmarlo. lo abrace del cuello y le di cachetadas para calmarlo porque no paraba de llorar por su esposa. yo. > ya fer ya. le empecé a hablar mas controlador. yo.> ya puto, me tienes a mi yo te voy a cuida, no vas a necesitar a una nueva esposa, ni a tu esposa. Fernando lloraba como niño chiquito, le agarre la cara y le di un beso y seguía llorando lento, no reaccionaba a nada, le seguí dando besitos, su cara mojada, y le dije, ya putito con migo nunca vas a llorar de tristeza, Fernando ya estaba ahogadisimo por eso me anime a besarlo, lo traía del cuello, el ya no podía sostenerse, le decía al oído, estas muy guapo putito como para llora por una pinche vieja, lo ayude a levantan y lo lleve a su cuarto ya casi inconsciente pero agitado, lo senté en su cama y lo acosté, me acosté junto a el y le pregunte, extrañas a tu vieja? Fer responde, si. Fernando tenia los ojos cerrados. le pregunte. quieres besar a tu esposa y me fui acercando, este puto esta bien trompudo, sus labios bien carnosos, no me respondió, le volví a preguntar quieres besar a tu esposa, y dijo si casi se escucho y moviendo la cabeza, este cabron estaba bien pinche hipnotizado y intoxicado que en un rato mas y quedaría profundamente dormido, le di un beso y le dije bésala, y me empezó a besar y besar le dije tranquilo perrillo, bésala despacio, este puto se predio de mis labios que le volvía la energía a pesar de lo ahogado, yo nunca había besado aun puto como este, este puto me besaba como si yo fuera su ruca, me lo quite, le di unas pinches cachetadas y le dije ya puto, se quedo agitado, decía, en murmullo, te amo Carina, se empezó a quedar dormido y le dije despierta perrillo, le di unas cachetadas, despierta, ya no contestaba nada, le dije te voy a coger putito hee?? ese wey sin ningún tipo de voluntad, bien pinche mansito dormido como un pinche putito bb, le dije te voy a meter toda la verga puto, lastima que no la vas a sentir, Fernando totalmente dormido profundamente olía a puro pisto y tequila. Espero les guste y se entretengan, aun sigo cuidando a este puto y a su bb, últimamente solo pistea machin los fines y entre semana después del trabajo piestamos muy poco... pronto les contare la segunda parte, a este puto me lo cogí y el puto nunca despertó, asta me la mamo el putito, esperen mi próximo relato, y mucho mas que me ha pasado con esa hermosa familia.

Autor: Daniel Categoría: Sexo Gay

Leer relato »
NARCOSXXX

Caminaba por la playa

2020-11-04


Caminaba por el pueblo y pregunté por un viaje en peñero a una playa solitaria, me enviaron a hablar con un hombre negro. Era alto, gordo, feo, pero al mirarlo a los ojos mi pene se erectó con violencia y me sentí muy atraido por el. Hice mi pregunta y se ofreció a llevarme. Al llegar me ayudó a bajar y cargó mis cosas y me dijo: Aquí puedes bañarte como viniste al mundo, nadie viene para aca ni pasa cerca entre semana. Lo ví quitarse la ropa y quedé fascinado mirandolo. El lo notó y se acercó a mi desnudo y me besó en la boca con lujuria y empezó a desnudarme. Traté de oponerme timidamente, pero el era mucho más grande y fuerte que yo. Al quedar desnudo me acostó en la toalla y empezó a besar mi trasero. Al deslizar su lengua en mi ano me perdí. El me fue abriendo sin apuro con sus dedos y me dijo: Es tu primera vez y quiero que sea un recuerdo bello. Estaba hiperexcitado. El se colocó tras de mi y empujó su sexo suavemente en mi ano muy poco a poco. Yo gemía de deseo y levantaba mi trasero contra el. Noté que aunque estaba muy profundo dentro de mi, o eso me parecía, lo quería todo en mi cuerpo y levanté más mis nalgas. Sentí un ligero desgarre y grité de dolor y placer, pues sentí como aquel inmenso sexo de hundía completamente en mi haciendome sentir lleno, completo, cogido, y un intenso orgasmo estalló en mis entrañas. El empezó a cogerme con lujuria y después de un rato eyaculó dentro de mi. Mientras se recuperaba me dijo cosas morbosas y sucias que me excitaban mucho y volvió a cogerme con deseo. Esta vez no reprimí mis gemidos de placer. Al sacarlo corrí al monte, pues mis intestinos se vaciaron totalmente. Al lavarme en el mar ví un poquito de sangre en mi ano, que palpitaba fuertemente. El me llamó y pronto estaba sobre aquel enorme y grueso cuerpo oscuro, limpiando su virilidad con mis labios y boca. Ese hombre se convirtió en mi novio y mi dueño. Hacía lo que deseaba conmigo y en el pueblo todos sabían que éramos pareja. Un fin de semana cabalgaba sobre él en mi cama y mis padres llegaron justo cuando ambos acabábamos. Mi padre cerró la puerta y me sentí morir, pero Jimmy me dijo: Eres mi mujer, mi novia, mi hembra, quiero que te sientas orgullosa de eso. Nos bañamos y salimos. Mis padres nos miraron y me dijeron: Eres gay, no debiste ocultarlo, entonces le dijo a Jimmy: Espero que no sea una diversión pasajera. Jimmy le contestó que eramos pareja hacía varios meses y que me amaba. Entonces mis padres se relajaron y estuvimos conversando con ellos. Desde ese momento empecé a afeminarme para Jimmy y ahora pasamos juntos todos los fines de semana

Autor: Anónimo Categoría: Sexo Gay

Leer relato »
NARCOSXXX

El niño quería lechita… Y pues yo le dí (Fermín y Yo)

2020-11-01


Para mayor entendimiento debo contarles un poco de mi vida personal. Yo era hijo unico, mi madre murió cuando yo tenía 5 años y mi padre era dueño de una pequeña tienda en el pueblo, al morir mi madre mi padre se dedicó casi de lleno a la tienda, le pagaba a una vecina para que hiciera la comida y estubiera al pendiente de mi mientras mi padre trabajaba en su negocio, así crecí sin convivir mucho con mi padre, no pasaba mucho tiempo con el, solo los domingos que el cerraba temprano para dedicarme un poco de tiempo y sacarme a pasear, pero aún así yo entendía que mi padre quería que no me faltase nada, por eso trabajaba tanto. Despues de haber sido mamado por Fermín en aquella Casa abandonada, yo caminaba por la plaza del barrio y allí me encotré con Fermín y su grupo de amiguitos, cuando Fermín me vio dejó a sus amiguitos para alcanzarme — Holaaaaa Rafa!!! Para donde vas? Yo quería evitar al niño, sabía que lo que había pasado era un error, pero el seguía con sus preguntas — puedo acompañarte? — no Fermín tengo que llegar a mi casa. — anda dejame ir, te quiero volver a tocar la pipi, me gusta ver como tu pipi escúpe. — Fermín desde cuando te gustan los muchachos ? Le pregunté — no lo se, a mi me gusta verte a tí sin ropa estas muy fuerte, así como superman. El Niño exageraba la verdad si tenía un buen cuerpo, gracias al ejercicio que hacía, pero aún me faltaba mas para tener un cuerpo de superheroe — dejame ir contigo me gusta tocar tu pipi, esta muy grandota y muy pesada, que fue eso que tu pipi escupió? Parecian mocos. — Jajajajaja no son mocos Fermín, es leche de hombre. — oh asi como la leche de la mama? — Mmmm no, no es leche como la de la mama, aunque se puede comer tambien, yo quiero probarla!!! A mi me gusta mucho la leche. Esas palabras del niño me calentaban mucho y ante su terquedad decidí llevarlo a mi casa, pues sabía que mi padre estaría en su negocio y yo diponía de mi casa para hacer con Fermín lo que yo quisiera. Llegamos a la casa y lo llevé directo a mi habitacion, allí Fermín se quedo mirando a mi televisor — tienes tele en tu cuarto y videojuegos!!! — Sí quieres jugar? — Sííí!!! Le encendí el aparato y mientras el jugaba, yo comenzé a desnudarme con mi verga ya erecta y un poco de liquido preseminal en la cabeza de mi verga que estaba hinchada y con las venas saltadas, como si quisieran explotar. Despues empezé a a bajarle el short y los calconcitos a Fermín, mientras el seguía jugando, cuando le ví sus nalguitas las agarre y aprete muy fuerte, las separé para poder verle el culito. Wow ese culito era hermoso, rosadito y limpio. Despues me ciento en un banco y levanto a Fermín para encartar mi verga deseosa de sexo en la ranura de sus nalguitas. Fermín permitía que yo hiciera todo lo que hacía, cuando tenía ya encartado a Fermín tomo la cinturita del niño con mis dos manos y comienzo a restregarsela haciendo movimientos circulares, el calor de su culito en mi verga y el roze probocado por nuestros cuerpos hacían que yo bufara como un toro en brama, yo no paraba de restregar mi verga en sus nalguitas me acerco a el y le susurro al oído — Haaaaay Fermín que Rico estas chiquito — jijijiji hay Rafa me haces cosquillas en la oreja pero yo no paraba de bufar y susurarle cosas al oído — Te gusta Fermín como te tengo? — Ya se Rafa me metiste tu pipi en mi colita jijijiji — pero dime si te gusta Fermín — Sí se siente muy Rico !!! Mi intencion era darle a probar a Fermín de mi leche como el me lo había pedido, pero al sentir su culito tan cerquita de mi verga, mis planes cambiaron, ahora lo que yo quería era romper ese culito, quería atravezar a Fermín con mi fierro, mi verga me lo pedía, así que lo baje y me fuí al baño, tome un bote de vaselina y regrese al cuarto, estando allí le quito a Fermín el control del videojuego y lo llevó a mi cama. — que pasa Rafa? — ahora vamos a jugar al papa y a la mama yo seré el papa y tu la mama Fermín. Le abrí las piernas lo mas que podía y le dije que se las agarrara mientras yo le lubricaba y dilataba su culito con mis dedos — Haaaaay — te duele Fermín? Le pregunté — un piquito pero se siente rico. El Niño ya tenía su verguita parada parecía uno mas de sus deditos — esto es lo que hacen los papas Rafa? — Sí Fermín, cuando los papas mandan a dormir a los hijos, el papa le mete su pipi a la mama, despues es cuando yo comienzo a meterle poco a poco mi verga en su ya bien lubricado culito. — al sentir como la cabeza de mi verga va buscando camino a su interior el niño repara y tira un fuerte grito — Haaaaay noooooo para Rafa me duele mucho. — pero yo no paraba mi cabeza ya estaba adentro, quería meter el tronco hasta el fondo. Cuando entro un poco mas Fermín empezó a llorar — Ssshhhh ya no llores ahorita se te pasa, pero el niño no paraba de llorar y de hacer pucheros, yo quería tranqulisarlo y comenzé a besarlo y a masturbar con mis dedos su verguita, cuando lo besaba pude saborear su tierno aliento, con sabor a cereal con leche. Mientras lo seguía besando yo seguía empujando mi verga mas adentro pero el niño insistía en que le dolía mucho, yo apenas había alcansado a meter un poco menos de la mitad de mi verga en su culito, pero ese calor que sentía mi verga al estar en ese agujerito tan apretado me gustaba mucho, no quería sacarsela pero tampoco quería lastimar mas a Fermín, yo sabía que mi verga era demasiado gruesa para ese culito — Ya no quiero jugar Rafa, me duele mucho. — tranquilo Fermín ya no te voy a lastimar, solo deja que papa termine dentro de tí. Así que comenzé a pajearme con la tercera parte de mi verga adentro de el. — Essssooo Fermín que buena mama eres, deja que tu macho termine aaasssiiiii, aaasssiiiii ya casi termino mamita. Yo me pajeaba ferozmente, pero mi verga quería mas de ese culito e insistía en empujar mas hacía adentro — hhhhaaaayyy noooooo me duele Rafa. — Yaaaa casi termino Feeeermmmííínn deja que papa termine felííízzzzz Aaaaggghhhh, Uuuuuuffff, meeee veeeengoooo Aaaggghh. El papa terminó dentro de la mama, tal como quería que terminara el juego, saque mi verga y fuí por papel para limpiarla y limpiar a Fermín, despues ayude a Fermín a vestirse, el niño seguía llorando y eso me conmovió, lo abraze y le dije. — Fermín ya no llores, ya no te voy a volver a hacer nada, sera mejor que ya nos veamos. — Noooooo Rafa, yo quiero seguir viendote, si quieres te chupo la pipi como el otro día, eso no me duele. — Fermín porque quieres seguir viendome? — Porque me gusta estar contigo. Termine por mandar al niño a su casa advirtiendole que no dijera nada. Pasaron los días y el niño seguía buscandome. Así que decidí seguir con el, había decidido ya no tratar de penetrarlo, por muchos meses El Niño me visitaba, sus visitas cada vez eran mas fecruentes, cada vez pasaba menos tiempo con sus amiguitos, durante sus visitas, yo me propuse a que Fermín perfeccionara su manera de mamarme la verga, en ocaciones el jugaba con mis videojuegos, mientras yo estudiaba o hacía tarea y cuando me sentía estresado por el trabajo del colegio, me tomaba un descanso para disfrutar de las mamadas que Fermín me daba, que cada día eran mejores. — Haaaaay Fermín que Rica boca que tienes chiquito. — Essssooo Fermín hazlo así coooomeeeteeelaaa toooodaaaa. Me gustaba decirle cosas sucias a Fermín mientras me mamaba, incluso ya le había enseñado que la "pipi" la llamara verga. Le había enseñado a Fermín que mientras me la mamaba tenía que tragarse mi semen y limpiarme la verga con su boca, el sabía que debía tragar hasta la ultima gota de mi leche, en ocaciones yo lo acostaba boca arriba y me lo cojía brusacamente por la boca, probocando que el niño lagrimara y arqueara al punto de la asfixia. La verdad Fermín estaba muy contento con nuestra rutina, casí diaria, pues el niño tenía lo mejor de dos mundos (videojuegos y sexo) yo tambien estaba feliz, pues cuando me sentía presionado por la tarea, Fermín sacaba todo mi estres como el mejor sabía hacerlo, a Fermín le gustaba acariciar mis pectorales y mi abdomen firme mientras me mamaba, el niño estaba obsecionado con mi cuerpo. Pero un día nuestra rutina había sido interrumpida, mientras Fermín me deslechaba como un chivito prendido a la ubre de su mama. Escucho el llamado de mi padre — Rafael estas aquí? Inmediatamente me pongo los boxers y escondo a Fermín debajo de la cama. Al entrar mi padre a la habitacion me pregunta — todo bien hijo? — Claro papa, ya tengo 20 años que me puede pasar. — Sí lo se hijo, ya estas grande. — Y tu que haces aquí papa a esta hora? —Lo que pasa hijo es que se fue la luz en la tienda y tuve que cerrar temprano, me voy a bañar y despues cenamos juntos, te parese? — Sí claro papa. Cuando mi padre se metió a bañar aproveché para mandar a Fermín a su casa. Pasaron los días y Fermín seguía visitandome como de costumbre, pero un día papa me dijó algo que me pusó muy nervioso. —Hijo el otro día fue la vecina a la tienda y me dijó que casí todos los días, metes a un niño a la casa. Yo trate de disimular mis nervios y le contesté. — Oh si papa, es Fermín, el hijo de doña Toña, la señora que dicen que esta un poco trastornada, lo que pasa es que el niño es muy pobre y yo le dejó que juege con mi videojuego, pero estoy pensando en regalarselo, porque El Niño me distrae mucho. — Esta bien hijo dale tus juegos al niño, pero no te metas en problemas. Yo no se si mi padre se quedo conforme con lo que le dije, pero decidí parar con las visitas de Fermín, El Niño se pusó muy triste cuando le dije que teniamos que parar esto, pero le hice ver que si alguien mas se daba cuenta, yo podía terminar en la carcel, le regalé mi videojuego y El Niño terminó aceptando mi decision. Pasó algun tiempo, conocí a una chica en una fiesta y me enamoré de Ella. Duramos tres años de novios y nos casamos, Fermín se estaba transformando en un apuesto adolecente, mientras yo era muy feliz con mi esposa, La tragedia llegó a mi vida, mi padre murió de un infarto, heredando yo su casa y esa pequeña tienda que tanto había trabajado, decidí encargarme de esa tienda y el amor que tenía por mi esposa me impulsó para querer superarme y darle todo lo que mi mujer se merecía, y mi esfuerzo en algunos años daría resultado, aquella pequeña tienda se había convertido en el supermercado mas exitoso del pueblo. Era tanto el exito que tenía, que yo ya no me daba abasto, así que decidí buscar ayuda, puse un anuncio afuera del super solicitando empleados. Sin pensar que ese anuncio marcaría mi vida nuevamente. Pues uno de los que llegó a mí solicitando el empleo era Fermín, convertido en un joven de 18 años, Yo en muchas ocaciones lo había visto cuando me lo topaba por la calle, mientras yo seguía casado, pero ya no cruzabamos palabra alguna, lo que había pasado era un error de juventud, aunque yo seguía siendo joven, pues yo ahora era un hombre casado de 30 años mientras el era un chico de escasos 18 años. El caso es que Fermín no había podido llegar en peor momento, pues yo era muy feliz con mi matrimonio, aún así Fermín solo me estaba pidiendo trabajo, pero mi confucion era involuntaria, yo no quería a ese Chico cerca de mí, mi vida estaba perfecta sin el. Obviamente yo podía negarme a darle el empleo, pero como les conté en mi primer relato. " Ese Niño de 8 añitos que me había mamado la verga en aquella casa abandonada, había llegado a mi vida para quedarse".

Autor: Anónimo Categoría: Sexo Gay

Leer relato »
NARCOSXXX

Natación a los 10

2020-10-28


Acababa de terminar la clase de natación, y como era muy tarde no había nadie en los vestuarios excepto mi compañero que se parecía a mí solo que era rubio y moreno. Mis papás me avisaron que llegarían tarde a recogerme y que esperara fuera después de cambiarme, estuve un rato hablando con mi compañero en los vestuarios hasta que llegó su papá, que cogió a su hijo del culo y le dio un beso en la boca, yo fingí normalidad, pero nunca había visto nada así. Después de aquello el hombre me pregunto si no venían mis papas, yo le dije que hoy no podían recogerme porque estaban trabajando, él sonrió y me dijo que el me ayudaría a cambiarme, yo le respondí que sabía hacerlo solo pero él me agarró de la cintura y me puso de pie sobre el banco al lado de mi compañero, entonces metió las manos bajo el bañador de su hijo por la parte de atrás estrujando sus nalgas mientras se lo sacaba despacio, después me engancho firmemente y me hizo lo mismo, ya nos tenía desnudos así que nos tomo a los dos agarrados por las nalgas y nos llevó hasta las duchas, empezó a pasar sus manos por nuestro cuerpo conforme el agua salía del grifo. A continuación nos empezó a enjabonar, sin embargo a su hijo lo enjabono normal, pero a mi me puso contra la pared y empezó a ponerme gel por el culito pasando su dedo por mí agujero rosadito, separando mis nalgas y azotándolas. Tras la ducha nos llevó a los bancos de nuevo y nos puso a cuatro patas con el culo en pompa hacia el, entonces miré el culito de mi amigo y vi como su papá le hundía 3 dedos en el ano, me asusté porque sabía que yo sería el siguiente, entonces intenté irme pero Elmer me agarró de la cadera y me puso en 4 de nuevo, entonces le puso uno de sus dedos en la boca a su hijo para prepararlo para meterlo a mi, me puso el dedo en la entrada y lo empujó hasta meterlo completamente ignorando mis súplicas de que se detuviera, yo lloraba pero él me seguía follando con el dedo, entonces me lo saco, me dio un beso en la boca y empezó a vestirme, al acabar me enseñó un vídeo en su móvil de mi desnudo y me amenazó con que lo mostraría a todos si no volvía mañana o le contaba a alguien. Continuará.

Autor: Pepegrifo Categoría: Sexo Gay

Leer relato »
NARCOSXXX