Relatos Eróticos de Sexo Anal


La hija de mi amigo

2021-02-15


No voy a dar muchas vueltas me llamo Pablo tengo 54 años y mi amigo Antonio tiene un rica esposa Antonio tiene 33 años y un bebé de 3 años y una nena de 9 esa nenita tiene un culito delicioso es una nena como de uno 1.50 de alto delgada y yo la e visto crecer desdr los 6 se veía que tendría buen cuerpo y entre los 8 y nueve se estiro y se le puso rica la colita yo la e visto siempre bueno hace unas semanas Antonio cumplió años y decidió celebrar a pesar de la pandemia en su casa invito s su familia y algunos amigos y bueno yo llegue como a las 2 de la tarde a su casas y al entrar pasamos a su patio tenía una gran piscina inflable y estaban como 5 niños dos hembras y tres niños cual fue mi sorpresa ver salir a su hija de la piscina con un cachetero rosa que se le metía por la colita senti como mi pene rebotó del pantalo como resorte Antonio se sentó conmigo allí me dio cerveza y pasamos la tarde allí hablando y yo viendo ese culito rico!!! Como a las 6 los niños salieron de la piscina y se fueron a cambiar yo seguí con Antonio y otros amigos las chicas que estaba y hasta bueno baile con algunas como a la 8 Antonio sacó ron y bueno seguimos yo entre al lateral para ir al baño y cuando pase por la cocina VI los niños como sospechoso porque estaban como asomados a uno de los cuartos y cuando me sintieron salieron corriendo entre al baño y la puerta donde estaban era el cuarto de la hija de Antonio juliana pero estaba cerrada no vi nada salí normal estaban los niños en el patio y juliana andaba con un legguis que le hacia resaltar su figurita y ese rico culito que me la tubo dura toda la tarde me sente de nuevo seguí bebiendo hablando bailando y de repente no VI mas a los nenes durante un buen raro no los veía pero no fue que lo note ni que estuviera pendiente de ellos si no que cuando fui de nuevo al baño me encontre con lo mismos los niños en la puerta me quede inmóvil no hice ruido y VI que entraban los tres niños por turnos y las niñas no las veía el más grande de los chicos tendría 12 y el mas chico como 10 estaban fuera el otro como de 9 salio y venía acomodando su pantalones eso me llamó la atención y entro el otro y lo mismo entraba y salían y el más grande se le vio su pequeño pene eso me Me dijo aquí pasa algo me fui por detrás a la ventana que daba al garaje y al cuarto de la nena me fui silencioso y pude ver lo que sucedía la juliana y la otra niña estaban en la cama se besaban y luego le besaban el pito a los niños ver eso me sorprendió lógico pero al mismo tiempo me la puso dura de nuevo retrocedí y volví al patio con Antonio como a las 12 se empexat

Autor: Pablo Categoría: Sexo Anal

Leer relato »
NARCOSXXX

¿Mi culito? … ¡uuummff! … podría ser

2021-02-12


Todo empezó porque mi mujer tiene un culo espectacular, redondito, echadito para atrás y para arriba, durito, además, que ella sabe como menearlo espontáneamente, sin darse cuenta, le sale natural, cuando vamos por la calle yo le voy contando cuantos “jotes” se dan vuelta a mirarle tan esplendido culo, codiciado por muchos, pero el afortunado que pone sus manitos encima de tan divino pedazo de carne soy yo. Todos los días desde que la conocí, que le pido que me dé su potito estrechito y virgen, pero ella no lo suelta por nada al mundo, mi señora es muy imaginativa y siempre me sorprende con cosas que podrían ser rutinarias, pero encuentra el modo de buscarle un lado nuevo y excitante. Yo no cejo en pedirle su trasero, se lo manoseo, se lo beso, se lo acaricio, pero hasta ahora la única penetración que he llevado a termine a sido con mi minúsculo meñique, cuando intente con los otros dedos se fue de una rotunda negativa, pero hace unos meses ha ido aflojando y una noche mientras la follaba con fuerza, logré insertar dos dedos y ella se corrió casi de inmediato, así que últimamente lo hemos estado conversando. María mi esposa, me había concedido su culito después de tres años de matrimonio, esa tarde nos habíamos ido a la cama más temprano de lo acostumbrado, era una fría noche de invierno, con un temporal de lluvia tremendo, mi esposa se puso acurrucada a mí a cucharita, sintiendo sus firmes nalgas cerca de mi bestia, la reacción fue natural, una erección fenomenal, comencé a acariciar su cadera y su muslo, ella me reclamaba ¿qué estás haciendo tontín?  ¿no sientes el frio que hace?  pero al mismo tiempo no alejaba su culo del ariete que apuntaba a su estrecha fortaleza, poco a poco le bajé su poco sexy pijama de franela, ahora mis manos estaban sobre su delicada piel, con el frio todavía tenía su piel como de gallina, como con granitos, acaricié sus nalgas, ella movía su espalda e intentaba girar su cabeza mientras yo besaba y mordisqueaba sus lóbulos. Mi señora gemía y rotaba sus cachetes contra mi miembro, señal inequívoca que se estaba calentando, pasé una mano bajo su pijama y acaricié sus naranjitas carnosas y endurecidas, sus gemidos se hicieron como quejumbrosos y con suspiros, empecé a susurrar en sus oídos frases obscenas que sé que a ella la calientan, tenía sus pezones entre mis dedos y los oprimía como para sacarle lechecita, ella gimiendo buscaba mis labios, terminé bajándole los pantalones de su pijama y recostándola sobre su espalda, le abrí sus muslos y me sumergí en ese charco de placer y fluidos. Mi esposa cuando sintió mi lengua en su sexo abrió más sus piernas, aceptaba mis caricias con deseos, comencé a lamer su chochito todo alrededor, pegándole puntadas a su clítoris, ella se estremecía y trataba de alejar su almejita de mis lengüetazos, pero alzo sus piernas y las abrió al máximo, agarré sus muslos para que mantuviera tan invitante posición y me fui de lleno contra su minúsculos orificio anal, María en principio trató de escapar de estas caricias, pero con sus manos agarró sus tetas y comenzó a tironearlas. Mi señora comenzó a rotar sus culito en mi boca, por lo que agarré su glúteos y los abrí para meter mi lengua en su estriado y rosado ano, le mordisquee sus nalgas ante la impotencia de abrir ese hoyito e invadirlo con mi lengua estaba muy estrecho, pero María se estaba volviendo loca como nunca, no cejé en mi tentativos y su esfínter cedió un poco, metí mi dedo pulgar derecho e inicié un mete-saca delicadamente, después agregué mi pulgar izquierdo, con cierta facilidad podía meter ambos pulgares en su pequeño forado, ahora también mi lengua podía escarbar en esa cuevita que se contraía. Mi lengua buscaba manjares nuevos, exploraba carnes vírgenes, indagaba en esos territorios desconocidos, se deleitaba de esas contracciones espontaneas que la acechaban y trataban de apresarla en cada intrusión a esa cava inmaculada, jamás penetrada. Ella entregada a la lujuria de estas sensaciones nuevas, con sus dos manos abrió sus glúteos y buscaba una penetración más profunda, me arrodille con mi perforador frente a tan preciado orificio y le presenté mi glande, la abertura era todavía estrecha pero las caricias y forcejeos la habían ampliado, empuje con fuerza controlada y unos tres centímetros de mi pene se introdujeron en su culito, María intento resistirse por un leve instante, puso su mano en mi vientre como para controlar la penetración, mi presión no era enérgica pero si constante, centímetro a centímetro mi verga iba desapareciendo en esa caverna hirviente. Me incliné a besar su boca carnosa que estaba ligeramente abierta como expresando una “O”, sus ojos estaban cerrados, besé sus parpados, su frente, sus orejas y volví sobre sus labios con un beso profundo y apasionado, cuando me enderecé, mi pene estaba dentro completamente, su potito había iniciado un movimiento como de succión, lo estaba disfrutando, puse sus tobillos sobre mis hombros y comencé a dársela con movimientos continuos, pero sin violencia. Los gemidos se habían transformado en grititos y ella se revolcaba bajo mis embates, nunca había escuchado a mi mujer gritar, me acerqué a su oreja y le susurré  te gusta cómo te follo el culo ¿verdad?  ¿lo quieres más fuerte?  por fin eres mi puta caliente  eres hermosa  eres una guarra cachonda  te llenare de lechita ese sucio poto tuyo  le dije todo lo que con la calentura del momento se me pasó por la cabeza, ella gemía cada vez más fuerte y sus manos iban de mi espalda a mis glúteos empujándome más y más hacia sus profundidades profanadas por mi verga. María chillaba desesperada, me tironeaba y me apretaba contra sus senos, por primera la escuche hablar en una sesión de sexo, implorar en susurros  dámela más fuerte, amorcito  cógeme con fuerza  clávamela toda  amor rico más, quiero más  amorcito rico me vas a hacer acabar  ¡ooohhh!  sorprendido y halagado se la di con fuerza mientras uno de mis dedos acariciaba su clítoris henchido de deseos, hasta que la sentí convulsionar, sus contracciones me hicieron estremecer también a mí y descargué toneladas de esperma en su interior, una andanada de borbotones tibios de nunca acabar, terminé encima de ella, resoplando junto a su oído diciéndole cuanto la amaba. Acabamos simultáneamente, nunca en tres años nos habíamos corrido juntos y con tanta intensidad, yo acariciaba sus cabellos y la besaba sin parar, ella con su respiración entrecortada me apretaba a sus pechos y acariciando mi espalda  casi me matas, amorcito rico  me dijo besándome las mejillas. Por semanas incluimos el sexo anal en nuestro repertorio, siempre disfrutándolo intensamente, María estaba sorprendida de sentirlo tan rico en su trasero, ahora le encantaba ser estimulada en su culito, me ofrecía su potito para que se lo lengüeteara a voluntad, refregaba su ano en mi boca y barbilla, cuando follaba su chochito ella solita se metía sus dedos en su ano, terminamos comprando un consolador anal. Esperamos un fin de semana, mientras nos preparábamos para almorzar, María me llamó a la cocina y mientras yo sacaba una cerveza del refrigerador, ella levantó su holgado vestido y me mostro su culito con el tapón anal ensartado en su trasero, luego se bajó su pollera y me sonrió en forma guarra y picara, mi pene comenzó a endurecerse inmediatamente, no sé qué cosa almorzamos, lo único que cabía en mi mente era ese culo redondo y durito de mi mujer con ese falo en su canal anal. Después de almuerzo yo me abalancé sobre ella, muy delicadamente ella me rechazó y me dijo que eso que me había mostrado era para esta noche y que venía con sorpresa, mi verga estaba que reventaba el cierre del pantalón, mi amadísima señora viendo lo complicado del asunto, me llevó al baño, me pegó una mamada, haciéndome acabar en la bañera, me pegó un palmetazo en el trasero y me dijo  nos vemos esta noche amorcito lindo  Me fui a dar una vuelta al supermercado, me di un par de vueltas alrededor de donde vivimos, anduve como tres horas girando como loco, el culo de mi mujer me perseguía por todos lados, hasta mirando al cielo, vi unas nubes blancas y redondeadas que asemejaban justo al divino trasero de ella, pasé por una plaza donde había dos neumáticos gigantes como dos glúteos igualitos a los de ella, estaba enloqueciendo. Regresé a casa al ocaso, mi señora me esperaba con una cena ligera, me anduvo reprochando mi ausencia, pero le confesé que el único motivo porque ella no fue violentada por mi esta tarde, fue porque yo me mantuve lejos de la casa y que estaba muy caliente por ella, me sonrió diciendo que ella estaba igual de cachonda, cenamos mirándonos casi de reojo, con una implícita culpabilidad de no sé qué cosa, éramos cómplices de algo que no habíamos cometido, pero que sabíamos que nos aprontábamos a cometer, una malicia intrínseca, pecaminosa quizás. Colaboré a limpiar la vajilla y resetear la cocina, luego arrinconé a María cerca del refrigerador y la besé con pasión, con ardor, con necesidad del contacto humano de sus labios reconfortantes, necesidad de su amor de esposa, necesidad de sentir ese cuerpo voluptuoso que enciende todas mis fantasías sensuales, sexuales, eróticas, sentir esos pechos adolescentes, sentir esa entrega femenina que se rinde a una desenfrenada lujuria, sentir que sus manos buscan en mi al hombre, quiere sentir mi virilidad, quiere palpar con mano mi ardor por su femineidad. La tomé en andas y la acomodé sentada sobre el mueble entre la cocina y el refrigerador, me puse en medio a sus muslos y levanté su pollera ligera, tal como pensaba, estaba sin calzoncitos, su chorito prieto se adivinaba en la convergencia de esos muslos carnosos y torneados, me arrodillé y me introduje bajo esa pollera que disimulaba a mala pena mis intenciones, estiré mi lengua y un rayo de energía se generó en mis pies, cruzó en un santiamén todo mi cuerpo y salió disparado por la punta de mi lengua, el golpe hizo impacto en la hendedura donde se refugiaba su clítoris palpitante, María emitió un gemido y apretó mis orejas con sus poderosos muslos, sus manos se estiraron hacia mi nuca aferrando mis cabellos, la posición y el espacio no me permitía afondar mis ataques a ese precioso chocho regordete, pero el sabor y el olor eran embriagantes, mantuve mi lengua a recoger ese zumo de chorito que emanaba con fluidez de esa recóndita cava. Mi María gemía y vibraba al son de mi lengua que horadaba sin descanso en su chuchita escondida, sequé un poco mi rostro en su pollera, me alcé y la volví a besar en esos labios cautivantes, sus piernas temblaban un poco, se apoyó a mí en busca de soporte, nos fuimos prodigándonos amor, afecto y pasión hacia nuestro dormitorio. María como buena virgo, había preparado todo, había unas velitas rojas que iluminaban nuestro lecho matrimonial, había unas toallas, había una botella de espumante con dos copas y portavasos, había un estuche envuelto en papel de regalo, la sorpresa. El ambiente y el deseo eran propios de una pareja de enamorados esposos, yo la deseaba a cada minuto más y más, ella me quitó la camisa rápidamente y con un toque mágico tiro su pollera por sobre sus hombros y quedó completamente desnuda, se puso en cuatro sobre la cama presentándome su culito con el consolador enterrado en sus entrañas, me miró por segundos y meneó sus caderas invitantes, en dos segundos estaba completamente desnudo al lado de ella besando sus nalgas. Con dedos suaves toqué el artilugio embutido en su esfínter, María apoyo su cabeza en la cama y me dejaba hacer, lo tire hacía afuera para ver las dimensiones del tapón anal, en su parte más ancha era casi tan grueso como mi pija, la longitud cerca de unos diez centímetros, se lo quité y lo reemplacé con mi lengua  ¡uuummmpphh!  gimió mi esposa apreciando las caricias  estoy lista para ti, amorcito  agrego. Sin dejar de lamer su culito redondeado, me acomodé y apliqué el lubricante que María tenía en la mesita de noche, a su ano y a mi pija, luego presenté mi glande ante ese hoyito tentador e invitante, empuje un par de centímetros y María tentó una escapatoria, yo la tenía de las caderas y aguante su reflejo, hubo una especie de rebote y otros cuantos centímetros se hundieron en ella, la tire de los hombros hacia mi pecho y comencé a acariciar sus pechos enhiestos, exquisitos y sumisos, ahora ella era mía y comenzaba a gemir su goce y a disfrutar la fricción de mi verga en su estrecho esfínter. María había estirado sus brazos hacía atrás y agarraba mi cintura para ser penetrada más en profundidad, yo besaba su cuello, sus sensibles lóbulos, mordisqueaba sus hombros y entre mis dedos sus pezones temblaban excitantes. María se estremeció y comenzó a empujar hacía atrás con sus nalgas, abría y cerraba sus rodillas y gritaba  más amorcito, más fuerte, dámelo todo  le di con todo, ella estiro su pierna derecha con mucha fuerza, se contorsionaba y temblaba toda, chillaba y gemía, ponía tanta fuerza en su pierna estirada que perdimos el equilibrio y caímos los dos sobre el lecho, ella en un paroxismo increíble, espasmos, gemidos y grititos se subseguían sin parar, era el orgasmo anal que ella había comenzado a experimentar desde hace un tiempo y que buscaba con desesperación cada vez que copulábamos. La besé y seguí follando su culo, pero no logré correrme en su trasero, María aletargada después de su orgasmo, estaba inmóvil y acariciaba mis brazos que envolvían su cuerpo por debajo y sobre sus tetas, se movió y se sentó en sus talones junto a mí, se inclinó y comenzó a besar mi verga y acariciar mi cojones, yo esperaba una mamada para descargar mis bolas rebosantes de esperma. María se detuvo sin explicaciones y alargó su mano hacía el estuche que contenía el regalo para mí, me lo entregó y yo comencé a abrirlo con curiosidad  ¿que estaba maquinando esta mujercita mía adorada?  pensé, apoyado en uno de mis codos terminé de abrir el envoltorio y me encontré con otro consolador anal …  ¿Amorcito, que es esto?  Es un regalo para ti amor, para que sientas lo que yo siento.  Pero amor esto es para introducirlo por atrás.  Sí, tesoro y veras como será bello lo que sentirás.  Pero amor, yo soy hombre … ¿no querrás que me ponga un poco maricón?  ¡Ay! amor no seas bobo … tu eres hombre y eso no te cambiará.  Pero amorcito … ¡me va a doler!  ¿Te recuerdas lo que tú me decías cuando querías que yo practicara sexo anal?  Sí, pero tú eres mujer  Y tú eres hombre y eres mi marido, quiero que pruebes, como yo lo hice por ti.  ¡Pero me va a doler!  No más que a mí, después lo disfrutaras. Así diciendo mi queridísima esposa me hizo recostar nuevamente y se puso con su chorito sobre mi boca  quiero que me comas el chocho mientras yo te follo el culo  dijo, con ese magnifico pedazo de almeja sobre mis labios no pude rehusar nada más  está bien tesorucho, pero no me hagas daño  comencé a lamer ese chocho hermoso e hinchadito como nunca, sentí que me lengüeteaba la verga y abría mis glúteos y probaba con un dedito mi ano estrechísimo, luego sentí que con dos deditos lubricaba mi culo sin dejar de mamar mi pija que estaba cada vez más dura. Jamás imagine que la estimulación de mi culo mientras me hacía una mamada de padre y señor mío, iba a causarme todo este placer, luego mi amada consorte, abrió un poco más mis nalgas e inició a penetrarme con el tapón anal  ¡Wow!  es lo único que salió de mi boca, cuando la parte mas gruesa sobrepasó mi esfínter, mi María aumento la velocidad de su succionar a mi verga, estaba con mis piernas tiesas en el aire en valía de mi mujer que me extraía mi lechita desde lo profundo de mi vesículas seminales, borbotones de lefa entraban en la boca de mi señora, ella no cejaba de chupar y tragar y no se detuvo hasta que la última gota salió de mi glande. El hoyo de mi culo se contraía repetidamente y a cada contracción, un chorro de esperma se iba dentro la boca de mi señora, fue la eyaculada más larga de mi vida, creo que al final me salía solo aire, pero con mis nalgas apretando el consolador seguía follando la boca de mi mujer, ¡que goce dios mío! Mi esposa se quedó con su cabeza apoyada en mi muslo y jugando con mi pene, estrujándolo y viendo como todavía podía sacar una que otra gota de semen y gustársela, acariciando sus cabellos la invité entre mis brazos.  ¿Te gusto amorcito?  Sí, mucho  Ves que yo tenía razón  Sí amor, lo confieso … tenías mucha razón  ¿Quieres repetirlo?  Ahora mismito no … porque estoy seco … no me quedó nada … todavía los dedos de mis pies no logro juntarlos … ni parar de moverlos  Entonces … ¡te gusto!  Sí amor mío … me gusto entregarte mi potito virgen  ¡oh! amorcito … te amo  También yo, tesoro Esta fue mi primera vez, lo debo reconocer, soy un hombre experimentado y este goce nuevo me sorprendió mucho, comenzamos a hacerlo parte de nuestra rutina amatoria, yo me enculaba a María y ella cuando su cachondez se lo indicaba, me mamaba y me penetraba, el resultado era el mismo de siempre, esperma infinita desde mis cojones directamente a la garganta de mi esposa, los dedos de mis pies revolucionados totalmente. Mi esposa ingeniosamente encargó por correo un pene violeta, como una forma de “L”, creo que en la confección estaba escrito algo como “strap-less”, no soy un poliglota pero con el diccionario logré traducirlo como un “sin agarre” o algo por el estilo, me pareció sugestiva la traducción pensando al goce que pudiese prodigar tal artilugio, pensé en lo bestial que debería ser, el ser enculado con tal aparato, no me preocupaban las dimensiones de esa verga, me preocupaba que me estaba poniendo ansioso y que quería que mi consorte me enculase lo más pronto posible, lo estaba deseando  y si no tengo de donde agarrarme no me importa  pensé. Llegó el momento, nos fuimos a la cama, nos acariciamos, nos besamos, nos toqueteamos por todos lados, yo rondaba detrás de su culito y ella detrás del mío, cuando saco esa cosota de debajo de la almohada, me miro tan cachonda y de inmediato comenzó a meterse esa cosa en su chorito, sumisamente me puse en cuatro y le presenté mis nalgas a mi señora, pero ella no me quería así, me hizo colocar un grueso cojín bajo mis glúteos y me empujo haciéndome caer de espalda, después mientras lubricaba mi ano, procedió a engullir mi miembro semi erecto en su boca. Mi pene se puso duro como una roca, con tres deditos en mi culo inició un mete-saca lento, pero constante, luego alzó mis piernas hasta sus hombros y me introdujo con cierta facilidad su falo violeta, no era muy grueso, pero unos veinticinco centímetros de verga comenzaron un ir y venir recorriendo mi intestino  ¡oh mi dios!  susurré, era placentero no solo la sensación que estaba sintiendo, también el ver a mi esposa con una cara de lujuria increíble, sus tetas que se cimbraban a cada embate, sus gemidos y quejidos mientras me culeaba sin cesar. Mi consorte fue la primera en correrse, porque el extremo inserto en su chuchita estaba a estrecho contacto con su punto-G, lo que la hizo estremecerse y colapsar sobre mí, pero sin soltar mi pija que continuaba dura y sensible, fue así como todavía jadeante se enderezó y continuó follándome el ano, claro que esta vez me pajeaba con mayor vigor  no te vayas a correr sin avisarme  me dijo, mi ano lo sentía ligeramente irritado, pero aún así el goce era tremendo, dentro de mi vientre había cosquillitas que jamás había sentido antes  ahora amorcito, ahora … me esta llegando  le dije casi sin aliento, porque mi cuerpo estaba explotando por dentro y todo mi ser enviaba contracciones a mis glúteos y cojones que empezaron a expeler a chorros el semen depositado en mis bolas, mi señora me saco su pija violeta de mi culito, haciéndome gemir y contraer fuertemente mi ano, su boca había aprisionado en sus labios mi verga explosiva, no dejando caer ni una sola gota de lefa. María había engullido todo mi pene hasta su garganta, era una maquina suiza de follar, todo a su tiempo, todo coordinado, todo limpio, todo excitantemente lujurioso, ella entera era una tentación placentera, todo su ser emanaba un vaho de energía y llenaba el ambiente con una calentura increíble, su curvilíneo cuerpo con esas tetas que no se balanceaban, sino que temblaban enhiestas, duras, delicadas, con esos pezones durísimos como pitorros pronto a emanar algún elixir embriagante. Ella se deslizó hasta mi boca y me besó con lengua, el sabor de mi semen me hizo hurgar ávidamente su boca, me calienta sentir mi sabor en los labios de mi esposa, ella todavía tenia en su chocho el falo violeta, me lo refregaba en mi vientre y gemía con placer, me dijo  ¿Estás bien amorcito?  Sí tesoro, estoy chévere  Sabes que te he poseído, ¿verdad?  Sí amorosa, me has hecho tuyo  Ha sido una cosa maravillosa follarte el culo amorcito  También para mí, ni siquiera imaginaba de gozar así tanto  Yo tampoco jamás había pensado en que te pudiese coger por el ano  Yo jamás pensé que algún día me follarías tu a mi  Sabes que me gustaría encargar otro juguetito  Que dices amor … ¿otro más?  Sí, pero este es diferente, es uno largo que tiene como dos puntas  ¡Ah! Sí sé a cuál te refieres  ¿Lo sabes? … con ese podríamos follarnos el culo juntos tu y yo  ¡Oh! que guarra eres, pero me encanta … sí. sí ordénalo  Amor se demora como dos semanas en llegar  Paciencia, lo esperaremos Ahora somos adictos al sexo anal y estamos esperando el nuevo artilugio, ya les contaré cuando nos llegue.

Autor: Juan Alberto Categoría: Sexo Anal

Leer relato »
NARCOSXXX

La chiquita ya quería leña

2021-02-12


Hola me llamo Roberto tengo 54 años tipo atlético hago gimnasio reciente con lo de la pandemia me a tocado trabajar en casa soy divorciado vivo solo tengo hijos ya grandes y tengo una novia en mi piso hay una niña que desde que se mudo hace 6 meses me tenia seco a sus 9 años tiene un culito delicioso que me robo muchas pajas si me gustan las nenas eso comenzó desde mis 28 años con una pareja que tube y tenia una nena de 8 años que me incitó a esos gustos tan exóticos bueno pero eso ya es otro relato hoy hablare de Johana esa niña siempre andaba de falditas o en short a finales de diciembre se me dio mi oportunidad cosa que deseaba pero que nunca ocurria Johana se metió un día al cuarto del depósito de la azotea con un chico como de 15 y para mi suerte los pille me sentí alegre la primera vez subí por mi ropa colgada en la azotea y oí ruidos cuando me acerque y VI por la vetana y allí estaba esta nena chupando la polla de aquel chico los deje hacer un rato que rico lo hacia la nena el chico acabó en la cara de la nena al día siguiente se fue la luzy al llegar tenia que subir las escaleras y allí encontré también a Johana recién llegando de la escuela y aproveche la oportunidad la salude y mientras subía la escaleras me quede tras de ella para ver su culito y hablarle de lo que había visto le dije te VI chupando una polla en la azotea ella se quedó muda y se detuvo en seco yo llegue a ella y sin mucho mediar le dije quiero que me la chupes su carita de nena casi lloraba y la hice subir hasta mi piso y en vez de entrar a su casa la hice entrar a la mía al llegar a mi sala saque mi pene que ya estaba a reventar la nena Sr sorprendió lógico era mas grande que la del chico y le dije toca su manita no podía tener todo el tronco le lo comenzó a masajear y le dije a la boca nena con un morbo rico de tener el poder sin mediar mucho la cabeza entro agustada en su boquita que rica sensación !!! La tome de la cabeza y la hice entrar más y comenze en mete y saca en ese boquita y la sostenía haciéndola traga la mitad era lo que enttaba y casi la hacia vomitar que rico en un envió se la metía mas y si la hice vomitar en mis bolas estaba tan asustada y me calme y la deje hacer me subió la leche y la descargue en su cara y boca!! Mucha leche descargue !!! Pero seguí erecto y subí su faldiya colegial y baje su short y panty hasta la mitad y VI y toque ese culito pase mi glande sobre sus nalguitas que rico!!! Lo aptete entre sus dos nalguitas y me comemze a Pajear ella dijo que debía irse que ya tenía que llegar a casa!! La deje ir y antes de irse le dije que toda esta señalado mi gran palo entraría en su culito otro día y se fue!! Y luego les contare como le abrí el culito a pollazos ese culito rico y abultado!!!

Autor: Roberto Categoría: Sexo Anal

Leer relato »
NARCOSXXX

Me coje un vergudo amis 11 anos

2021-02-09


Hola mi nombre es Jose tengo 38 anos voy a relatar cuando tenia 11 anos lo que me sucedio un dia que intente robar unas calabazas de un sembradio de maiz. Bueno pues cerca de mi casa estaba un sembradío muy grande de maiz. Yo me introduje hasta el medio de el sembrado ya ahi mire las calavasaz ya estaban maduras y listas para cortar elegi 2 calavazas y las corte. Despues fui sorprendido por el hijo del dueño del sembradio. Un chavo de unos 24 anos yo me espante y el dijo que haces el me tomo por la espalda diciendo a horita vas a ver el me empeso a bajar mis pantalones y mi truza yo algo asustado forcejeaba con el pero el era mas fuerte logro bajar mis pantalones y mi truza y me puse de perrito diciendo tranquilo tranquilo el tocando mis nalgas y abriendo con sus manos mis nalagas escupió 2 veces en mi ano yo aun algo asustado. El saco su verga y la puse en mi ano sentí algo muy grande y calientito entre la puerta de mi ano.ohh senti algo rico el intentaba meterlo y no podia pero yo ya mas relajado me gustaba sentir eso duro y caliente queriendo entrar a mi ano lo estaba disfrutando y el lo noto. Me dijo te gusta verdad yo dije si me dijo para bien el culo y yo todo sumiso le paraba mi culito él golpeaba mi culo con su verga sentía eso muy grande y duro el se puso mas saliva en la verga y me dijo abre el culo como si fueras a cagar yo lo hice y el puso su verga en mi ollo agarro mi sintura y jalandome a sia el logrando entrar la caveza de su pene yo senti un dolor muy horrible me queje mucho haaaaa hay no ya no le dije el saco su pene de mi ano y yo casi llorando de el dolor ahi pude ver su verga era muy grande y peluda la tenia muy parada. Yo intente irme pero el no me dejo metrato de calmar y me dijo ayudame mira el agarro su vergota y se masturbaba y agarro mi mano y la llevo a su verga me dijo haslo tu yo estube masturbando esa verga mis manos eran pequenas pero lo hacia ya el dolor de mi ano se avia calmado un poco y yo mas calmado me agradava estar masturbando su vergota el me dijo te gusta verdad yo tímido dije si es muy grande el me dijo dale unas chupadas pues yo hipnotizado ante el casi desnudos sin pensarlo comencé a chupar su glande me agrado hacer eso cada ves se la chupaba mas me metia toda la caveza a mi boca se la chupe hasta que me canse mi boca tenia baba de su pene y la trague después ya cansado de chupar esa vergota le dije ya ya me voy el dijo deja te la meto. Yo dije no no porfavor no duele mucho el dijo anda lo hare despacito yo me negaba hasta que me convence dijo quitate toda la ropa yo me quite todo quedando desnudo ante el me puse de perrito parandole mi culo el estaba con sus pantalones hasta abajo y con la vergota bien dura el escupio mi ano varias veces y me dijo abre bien el culo para que no te duela mucho yo lo abri y sentí el calor de su glande en la puerta de mi ano algo que me encantaba sentir ese calorcito el la fue metiendo muy despacio sentí como entraba lento y poco a poco su glande cuando entro todo senti ese fuerte dolor hay hay hay el decia tranquilo parando un poco dejando su cabecita dentro de mi ano y abrazándome para que yo no escapara. Y yo le decía no ya no porfavor me duele mucho el dijo solo un poco mas ya voy a terminar el metio mas su verga despacio cada ves me entraba mas era mas fuerte el dolor no se exactamente cuantos centimetro ya tenia dentro de mi ano pero yo no aguantaba ese dolor. Solo se que no avia entrado toda su vergota el la movia despacio sentía palpitar su verga dentro de mi y ese dolor fuerte yo comencé a llorar para que me soltara y el seguia poco mas fuerte el movimiento senti como entro un poco mas de su vergota el empezo a gemir su verga palpito mas fuerte dentro de mis entrañas el paro de moverse y gemio muy furte senti como su semen salio de su verga quedando dentro de mi ano. El saco su verga y se fue dejandome ahi adolorido yo me vesti y me fui a mi casa llevando su leche dentro de mi dure varios dias con mi ano adolorido y aveces que recordaba como me avia cojido me exitaba mucho. Lo volvi hacer con el cuando cumpli los 15 anos esa ves si aguante toda su vergota. Dejo mi correo si quieren saver mas relatos dany12663@gmail.com muestro mi cuerpo para los que me muestren tambien saludos

Autor: Por robar calabazas Categoría: Sexo Anal

Leer relato »
NARCOSXXX

Mis recuerdos de niña

2021-01-15


Hola me llamo Lucía tengo 42 años vivo en Venezuela voy a contar mi primera experiencia y mi primer relato bueno todo inicio cuando tendría 8 años yo era una nena bastante rellenita más no gorda robusta digamos piernas gruesas y buena cola bueno eso lo supe luego en la escuela cuando me di cuenta de que mi compañeros me decía bachaco culon y eso me daba mucha rabia y lloraba mi maestra me decía que no le prestará atención que era una niña muy linda y yo le decía a madre que no quería volver a la escuela hasta que llegó un profesor de educación física que no teníamos y allí se hizo más traumática tener una cola grande ya que al ir en short mis compañeros se burlaba más de mi pero todo cambio el profe castigaba a los chicos que se metían conmigo y eso me hacía verlo como no se mi héroe o mi padre un sentimiento de protección un día uno de los chicos me puso un chicle cuando me senté se me pegó en la cola y comenze a llorar era el recreo el profe me encontro llorando y me dijo que reprenderia a los chicos me dijo que con aceite podía sacar el chicle de mi falda fui a el salón de deportes y el medio el aceite pero no podía porque era muy atrás el me dijo que me quitara la falda yo lo hice tenía short debajo pero algo ajustado no diré que cortico y pegadito pero si algo ajustado y el profe ya me había visto en short de deportes un poco más olgado pero mi profe se quedó lelo viendo mi cola yo no lo noté eso luego lo supe y se quedó allí conmigo hasta que salió el chicle y me dijo a ver si no hay en tu short y tocó mi cola No tengo nada dije y el insistía en ver mejor y varias veces me tocó en principio me recordé que mi madre decía que no debía dejar tocarme por nadie pero no se no dije nada mi profe era mi héroe no veía nada malo en el luego de eso el profe cambio conmigo me consentia y siempre me dejaba de última a salir y me daba chocolate y dulces un día salíamos temprano a las 12 mi horario era hasta las 3 y el profe me dijo que fuera al salón de deportes y yo fui al llegar dijo tengo una sorpresa para ti y saco un traje de baño de dos piezas yo me extrañe y lo tome dije gracias sonriente y me disponía salir cuando el dijo no Lucía pruebatelo no sé si escogí bien tu talla y yo bueno voltea profe y lo hizo yo me cambié y el cerro la puerta no le preste atención y el me vio dijo waooo estás bien hermosa da la vuelta y me dijo pareces modelo y comenzó a tomar fotos y me decía ponte así yo inocente pose como el quiso y también me tocó mucho mi cola !! Yo no estaba muy clara en nada y luego de eso otras veces me cargaba y tocaba mi cola cuando pase de grado el me regaló un celular y allí todo lo empezé a entender me escribía y me decía que yo era la niña más linda de la escuela y me protegía de todos los niños yo empezé a sentír no sé si amor pero me gustaba me daba dulces era su alumna preferida me hacía sentir especial hasta un día me escribió diciendo que debía decirme algo pero que nadie debía saber que cuando llegará a la escuela fuera al salón de deportes que él había pedido permiso a mi maestra para que yo le ayudará hacer un inventario en el depósito llegue a clase y mi maestra me envió con el al salón de deportes entre y el estaba allí sitio al verme y me tomo de la mano y me llevo al depósito allí me sentó sobre un escritorio y me miro y dijo Luci mi niña hermosa quiero decirte algo pero promete que no lo dirás a nadie y yo si profe ok nena eres muy bella y yo estoy enamorado de ti !! Y me tomo de mi carita y me beso en la boca yo no sabía que hacer me metió la lengua y no se detenía eso me hizo sentir algo muy agradable pero al mismo tiempo susto el me tomo de la mano y me dijo si quieres ser mi novia y volvió a besarme una y otra vez me sonroje le dije que el era muy grande para mí y el dijo si lo sé por eso es un secreto yo te amo y nadie debe saberlo tu sabes que te cuido de tus compañeros y te consiento eres mi amor yo no te gusto mi sentido de niña estaba totalmente confundido pero ese sentido de protección que el me daba y como le daba todo y complacía más esos besos que me habían sentir algo rico me hicieron caer en esa locura o abuso de parte de el me sedujo desde ese día todo cambio el me daba más regalos me besaba en cada oportunidad y me tocaba me decía que mi cola era una delicia que los chicos eran unos tontos y me empezó a mostrar videos de sexo sobre todo anal y yo pero eso es para adultos y un día me comenzó a mostrar videos de nenas como yo con adultos me decía que no solo yo tenía un novio grande muchas niñas lo tenían y luego de eso cuando había oportunidad me llevaba al depósito y sacaba su gigantesco coso eran 7 pulgadas el se sentía orgulloso de eso y me decia 7 pulgadas para ti solita y esa cola ya verás yo se la tocaba en principio solo se la masajeaba y el sonaba mi culito luego me fue enseñando a lamer y luego a chupar poco a poco me fue adecuando no me obligaba solo lo pedía y si yo quería lo hacia me tenia paciencia yo era una niña pero logró ir despertando deseos y lujuria en mi me chupaba la cola eso me gustaba bueno ya me gustaba todo chuparselo o que me chupara eran secciones cortas porque siempre estábamos en la escuela un día salíamos a un acto en otra escuela y el se las ingenio para salirnos y me llevo en su carro a un sitio solo por la carretera allí fue la primera vez que trato de meterla en mi cola yo quería que lo hiciera el me enseño a meter dedos en mi culo cuando estaba en casa me escribía y me decía que me metiera dedos y en la escuela el también lo había echo me tenia entrenadita y enferma allí en el auto saco un lubricante y se puso en su gigante y con los dedos me puso en mi culo y si mediar mucho me hizo sentar en su morro sentí dolor pero el era delicado no me Forzo lo fue dejando bajar frotaba mi totona me besaba la boca y así fue entrando todo lo recuerdo y me moja como yo con 9 años me tragué 7 pulgadas lo que equivale a 18 o. 19 ctm de pene si era culoncita pero eso es un gran trozo de carne para una nena si lo es para una mujer adulta imaginen para una mina tan chica pero luego empezó su mete y saca muy lento fui dilatando y se fue más rápido aunque creo que aceleró fue por el poco tiempo que seguro teníamos me empezó a dar más rápido y me dolía pero él no se detuvo allí si fue más brusco y acelerones fuertes me hacía saltar en su palo era doloroso y rico al mismo tiempo tiro de mi piernas hacia su pecho yo estaba sentada en su morro dandole la espalda y con más fuerza me daba hasta que soltó su descarga de leche era mucha mucha salía por la orilla de mi culito ensartado el gemia como dragón así se quedó hasta vaciar todas sus bolas en mi infantil culo temblando lo saco y me beso me dijo te amo mi mujercita me limpio y volvimos al acto que estaba por terminar mi colita estaba muy adolorida pero me sentía no una niña aunque lo era me sentía su mujer luego de esa primera vez en cada oportunidad que se presentataba lo hacíamos una vez me metío a un hotel tipo cabañas a su casa era algo difícil casi siempre era en la escuela yo salí de 10 o 11 años de la primaria y se hacía más difícil vernos pero yo como iba al liceo me escapaba y lo hacíamos en la carretera parajes solos y moteles estaba enamorada pero confieso que a los 10 me tiré a un vigilante de la escuela y aún primo de mi mamá me volví algo insaciable pero si amaba a mi profe en medio hasta los 12 creo luego se tubo que ir por un problema que tubo con otra niña tampoco era fiel una nena de 11 años lo acusó de abuso y se tubo que ir yo seguí de zorra con hombre mayores tuve varios que me follaron hasta que ya era mayor de edad no me siento traumada a pesar de haber iniciado mi vida sexual de niña más bien lo agradezco ya estoy casada tengo dos niñas la grande ya tiene 15 y la otra 9 la pequeña es tremenda me recuerda a mi sí me descuido la van a follar tiene un culo cortesía de mí y es muy salida no se en su escuela no hay profesores todas maestras pero hay un portero y la e pillado dos veces hablando con el y el tipo la mira con eso ojos de ganas que yo e aprendido a conocer se cuando un hombre mira a una niña con deseo yo lo viví me da risa porque la mayoría no sabe eso sí supieran que la gran mayoría de los hombres miran a la niñas!!!! Si así mismo yo e visto hasta padres ver a sus hijas con deseos yo por eso nunca me casé mis hijas son de padres distintos y nunca supieron de ellas no me molestas si alguien las seduce pero no abusandolas osea si las trata bien y yo no me entero no me importa yo lo viví y fue rico me externaron el culo a los 9 años y me gustó así que quien soy yo para impedir que mis hijas lo gozen pero como dije sin abuso osea que se las ganen bueno espero les allá gustado mi relato real porque esto lo viví!!

Autor: Lucia Categoría: Sexo Anal

Leer relato »
NARCOSXXX

Mis recuerdos de niña

2021-01-15


Hola me llamo Lucía tengo 39 años vivo en Venezuela voy a contar mi primera experiencia y mi primer relato bueno todo inicio cuando tendría 8 años yo era una nena bastante rellenita más no gorda robusta digamos piernas gruesas y buena cola bueno eso lo supe luego en la escuela cuando me di cuenta de que mi compañeros me decía bachaco culon y eso me daba mucha rabia y lloraba mi maestra me decía que no le prestará atención que era una niña muy linda y yo le decía a madre que no quería volver a la escuela hasta que llegó un profesor de educación física que no teníamos y allí se hizo más traumática tener una cola grande ya que al ir en short mis compañeros se burlaba más de mi pero todo cambio el profe castigaba a los chicos que se metían conmigo y eso me hacía verlo como no se mi héroe o mi padre un sentimiento de protección un día uno de los chicos me puso un chicle cuando me senté se me pegó en la cola y comenze a llorar era el recreo el profe me encontro llorando y me dijo que teprederia al

Autor: Lucia Categoría: Sexo Anal

Leer relato »
NARCOSXXX

La hija del jefe

2020-11-30


Me a costado decidirme a contar esto pero luego de leer varios relatos me animé hace ya dos años de esto fui a casa de mi jefe trabajo en un súper mercado como administrador el jefe tenia unos libros de contabilidad y fui me recibió su esposa para entregarme los libros una morena deliciosa con un culo de infarto andaba ligera de ropa con una pijama rosa corta y ese culo se veía demasiado apetecible no negaré que me la comí con los ojos y que ella nerviosa lo noto pero en fin mientras esperaba salió Sara la pequeña hija de mi jefa de unos 9 años no la conocía ella paso por la sala y me saludo hola usted quien es le dije quien era y ella a trabajar para mi papi yo soy Sara esa niña cómo de 1.30 de estatura cabellos largos y muy linda de cara y lo más rico heredó el culo de su madre que cosa más impresionante para tener 9 tenía un culito bien parado una copia del de su madre pero más chico me sorprendió la nena andaba de shorcito casi que cacheteros recién levantada y aunque la vi mi concentración estaba en el culo de la Madre salió y me entrego los libros y regrese a la oficina dos días después volví a la casa por unas facturas y me recibió la esposa rica como siempre tenía ganas de orinar y me fui al baño de regreso al pasar por el lavadero vi unas tangas de la esposa de jefe en una cesta y no pude evitar tomarlas y olerlas que delicioso aroma me las metí al bolsillo y salí al llegar a la oficina me metí al baño y me di un pájazo por la esposa del jefe como a la semana fui de nuevo por otras facturas y toque la puerta y me abrió la niña entre pregunte por su madre y me dijo fue al gimnasio pero dejo algo para usted la nena andaba con una bata pijama un poco más arriba de sus rodillas y su culito sobre salía de esa prenda mi atención está vez si fue a ese culito cuando subió la escalera para ir por las facturas puede ver mejor y waoooo me hizo erectar ese pequeño culito!! Bajo y me entrego ya me tenía que ir pero mi mente me jugó una le pedi agua no se porque hice eso pero luego supe que era para ver más ese culito me envelece y la seguí a la cocina no se qué pasaba por mi mente pero se lo quería tocar no una locura que jamás me había pasado claro con mujeres si cada vez que veía a la madre eso me sucedía pero sabía que no podía perder pero esto fue más fuerte iba dispuesto hacerlo pero al entrar a la cocina había una señora supongo el servicio me frene en seco pedí disculpas perdón señora la niña me dará agua no se si esa señora noto algo pero salí rápido a la sala y la nena trajo el agua y mi ancieda era épica que locura me despedí esa tarde me pajie por esa nena en la oficina me folle a mi esposa por el culo pensando en esa nena algo que no había echo por su madre solo me había masturbado al día siguiente desperté con remordimiento que había echo que era eso a mí me gustaban las mujeres no las niñas !! No era algo normal trate de olvidar el episodio y me tocó ir de nuevo a esa casa me fui fijo en mi pensamiento de que solo vería a la madre y lo otro se olvidaría llegue y Karen no lo dije antes así se llama la esposa del jefe me atendió deliciosa como siempre pero mi mente me traiciono hasta le pregunté a la madre de descarado y ella a esta en su clase de danza allí en la escuela que está cerca del supermercado la busco a las 3 pedí en baño pero ya perdido quería un panty de Natacha si así se llama la nena fui al baño y entre al lavadero y urgue en un Sesto de ropa y la encontré salí rápido y la señora del servicio me vio salir disimule que buscaba para secarme las manos casi pillado rumbo a la oficina recordé lo que dijo Karen de la nena en la escuela de danza cerca del supermercado y me fui allí tenía la panty de la nena y allí mismo en mi camioneta me estaba haciendo la paja confieso que no podía entender esa locura llegue cerca del supermercado y busque la escuela de danza y allí a dos cuadras estaba subí y entre waoooo me sentí en el paraíso habían muchas niñas deliciosas allí me di cuenta que se había despertado en mi el gusto por las nenas pero las nenas con cuerpito rico con culitos bien abultaditos porque las que no tenía ese culito como Natacha no me llamaban la atención habían como 15 nenas y 5 estaba a mi ver deliciosas como Natacha con sus body de danza esos culitos me pusieron a mil pero mi norte era Natacha que rico culito allí lo podía ver a plenitud tome fotos y me abordo una supongo profesora usted qien es que hace aqui!! Y tomando fotos Me puse nervioso !! sin saber que decir y toco inventar Disculpe es que mi esposa me envío para ver si trae a nuestra hija y bueno tome fotos para mostrarle la mujer se creyó el cuento y me dio todo los requisitos y me pasión por otros salones donde también había delicias de nenas y time fotos a mis anchas al llegar a casa mi mujer pago las consecuencia me la folle pensando en Natacha y en otras nenas mi mujer feliz claro tenía tiempo que no le daba leña como era creo que descubrir mi gusto por las nenas me activo más pasarían meses y casa ves que iba a casa del jefe me trai una panty de Natacha y devolvía la otra llena de leche seca era enfermiza mi facinacion por el culito de Natacha y bueno cuanta niña veía en la calle de culito carnoso!! Un día llegue a casa de Natacha y estaba sola no estaba su madre y la del servicio tampoco me atreví a decirle cosas que era muy linda y que tenía hermoso cuerpo que debería ser modelo ella sonreía le dije que le tomaría fotos para que viera que podía ser modelo y luego de un rato y de varias fotos la convenci de posar como real modelo pero que no dijera nada a su mamá y lo más rico la hice poner su body de danza y luego traje de baño la pude manocear que ricura le decía como ponerse y la tocaba sobre todo ese culito me di banquete mi errecion era increíble quería sacar mi animal y meterlo en ese,culito se lo recostaba a la nena me la quería cojer estuve casi dos horas allí solo con esa nena ella posaba y talvez por su inocencia ml no notaba lo que yo le hacía en una de lucidez reaccione y salí de allí porque si no me la fuera cojido!!! Y sabía que me podía meter en un gran problema!!! Luego leyendo relatos descubrir muchos de nenas con adultos y entendí un poco sobre cómo hacerlo y a tener cuidado con mis reacciones luego de meses tuve una segunda oportunidad con Natacha y lo que hice fue enamorarla me fui a lo romántico y apesar de ser una niña la convenci de que ya era una señorita y lo hermosa que era toda una tarde hablé con ella sin tocarla luego le regalé un teléfono cuando paso de grado y con la anuencia de la madre y su papá tome la excusa de que la nena había pasado de grado de echo se lo entregue a la madre y comenze a escribirle y allí logré mi objetivo luego de unos meses mi sueño de hizo realidad follar ese rico culito!! Pero ya se los contaré en la segunda parte !!!

Autor: Lol Categoría: Sexo Anal

Leer relato »
NARCOSXXX

La escuela 2

2020-11-16


Al empujar mi glande su carita mostró dolor y me trataba de detener con su mano la dejé relajar y sepulte el glande en un envión!! Se retorcio yo la sujete y no me moví me fui luego palmo a palmo con toda la calma sepultando cada centímetro de mi polla en ese culito ella tenía lágrimas en sus ojos pero no chillaba yo le decía que ya pronto entraría toda y no dolería más la termine de clavar toda en un envío y clavada la levanté y cambie la posición me senté en el sillón y la termine de clavar toda la tomé de las nalguitas y la puse a cabalgar sobre la polla lentamente hasta que llegó un punto que perdí la paciencia y comense a darle más duro y apezar de que chilló un poco al rato ya no y yo le daba a gusto a ese culito y ella gemía le decía de ahora en adelante eres mi putica rica y este culito solo es para mí ella decía si si!!!ese culito estaba abierto como un túnel la puse a 4 patas y le di bien duro para sacar mi leche y como la saco!! Creo que nunca bote tanta leche!!! Y luego de acabar mi palo seguí en pie tenía años que eso no me pasaba de echo yo ya cuando follaba a mi mujer me tomaba una Viagra y con esta nena no hubo necesidad y seguía empalmado la puse a mamar pero ya esta vez la hice tragar toda la hice vomitar mucha baba de echo pero que sabroso la tomé de la cabeza y se la metía hasta los huevos en la boca y luego con toda esa baba en mi polla se la volví a meter al culo pero sin miramientos la puse de pie como vi en un video y siempre quise hacerlo pero la subí en unos cajones para que me quedara a la altura y se la metí que delicia !! Ese culito se estiró al máximo y de verdad ya no me importaba que era una nena le di a mi antojo leña a ese pequeño culo me sacie de mi enferma fantasía con ese culito la tuve desde la 1 hasta las 5 dándole leña!! La envíe bien rellena de leche a su casa al día siguiente estaba adolorida y su mamá le había reñido por llegar tarde ella dijo que fue donde una amiga y al verla me la quería volver a cojer pero no me decía que no aguantaría pero si la puse a mamar durante el recreo en el depósito y le mame ese culito con suavidad y la hice tragar mi leche luego de una sema me la volví a follar por el culo que rico esta vez use lubricante fue más fácil y menos doloroso de verdad que estoy mal con esta Chiquita y ya luego de meses dándole quiero darle todos los días y no solo a ella me gustan otras en la escuela pero no sé cómo llegar porque con Paola fue fácil a ella ya le gustaba el sexo y no tuve que hacer mucho pero con otras no se como hacer aunque le insinúe a Paola si alguna amiga sabía lo que hacíamos pero con la intención de ver si a través de ella llegó a otra nena pero me a dicho que no que no lo a dicho ni lo dirá trataré de insistir preguntando si alguna de sus amigas le gusta el sexo como a ella Paola es de poco hablar me cuestan sacarle cosas le gusta chupar polla eso sí y ahora que le dé por el culo!! Pero no habla solo gime cuando está exitada ya chupa como experta y el culito está como túnel de autopista y le gusta aunque la pandemia me a limitado aunque me e ido a su barrio y me la e llevado en mi carro a sitios solos y le e dado en el carro ya quiero otro culito tengo unas vecinitas deliciosas que me traen puerco pero no sé cómo entrarles pero bueno por lo pronto Paola seguirá sacando toda mi leche con ese culito y esa boquita!! Espero haber escrito bien y bueno esa es mi primera experiencia ojalá pueda tener con otras nenas y seguro les contaré!!

Autor: Lol Categoría: Sexo Anal

Leer relato »
NARCOSXXX

La escuela

2020-11-16


Me llamo Danilo tengo 50 años y trabajo de vigilancia en una escuela hace años y en mis años esto nunca paso hasta ahora bueno antes de la pandemia estando en la escuela descubrí algo que me cambio para lo que me quedé de vida y es mi gusto por las nenas como dije eso nunca paso pero bueno les contaré una nena llamada Paola Andrea me inicio en estos gustó y no fui quién lo busco a esta niña tres veces la lleve a dirección por estar en los baños besándose con otros niños pero lo que vi una tarde de viernes me dejó frío la encontré chupando la polla de un niño de 5 año de secundaria como de 17 años Paola cursa 5 grado tiene apenas 9 o 10 años yo no podía creer lo que veía chupaba la polla con torpeza y el chico le tocaba su culo que por dios que culo tenía o tiene la nena!! Parado gordito un par de nalgas deliciosas para su edad bueno eso para mí nunca había llamado mi Atención solo era una niña pero ese día todo cambio al ver aquello sin embargo intervine como era lo correcto los pille y tome al chico y lo sacudí le dice que si estaba loco y la niña asustada los iba llevar a dirección y el chico comenzó a suplicar que por favor que sus padres lo matarían y que el padre de Paola lo mandaría preso que lo expulsarían bueno aparte de llorar y todo lo pensé y si por lo mínimo el papá de la nena lo mataba y medio cosa le dije que no lo quería ver más con Paola y lo deje ir saque a Paola y claro tampoco podía decir nada le dije que porque hacía esas cosas ella solo me veía y callaba paso el episodio y dejé así bueno eso creía toda la semana me pasó algo que no podía evitar veía a Paola recordaba su boca chupando y ese rico culito y se me paraba la pija a morir aguante lo que pude y nada termine masturbándome pensando en esa nena la grabé en educación física donde usaba un short para jugar bolibol y se veía su culo y como al mes lo impensable de tantas pajas por esa nena comenze a ver a otras nenas en la escuela las del vecindario toda nena de buen culito paradito y gordito supe que tenía un problema y más a aun porque decidí lo impensable metérsela a Paola en su pequeño pero paradito y gordito culito dure como dos meses pensándolo la conciencia no me daba paso hasta que dije a ella le gusta el sexo la e visto ya varias veces en cosas así que no creo que no pueda yo tenía meses que ni la trataba solo la veía y la grababa desde lo del chico que chupaba no le dije nada más y bueno espere un momento presiso el día del cumpleaños del colegio que sería un día martes y habrían actos y la escuela luego quedaría sola al mediodía no habría clases en la tarde y fue lo que hice en la mañana cuando Paola llego espere a verla en el patio de deporte y me acerque y le dije que necesitaba hablar con ella ella me miro y dijo de que le dije de una en tono amenazante de lo que hiciste la otra vez ! No lo e olvidado ella puso cara de terror y le dije al terminar todo hablamos en el segundo piso al irse todos!! Ella no puedo quedarme todos se irán y le dije ok hablaré con tu mamá el viernes cuando venga a pagar tu mensualidad ella no por favor!! Bueno entonces ya sabes me largué y ni siquiera la tomé en cuenta más al irse todos cerré y subí al segundo piso y allí estaba Paola ya mi polla estaba bien parada tenía bien claro lo que haría sin remordimientos ella me vio y estaba muy asustada le dije no tengas miedo no diré nada ni tu tampoco si te portas bien claro ella yo lo hago no e echo nada desde aquella vez y yo bueno pero vas a comenzar hacerlo me vio sorprendída y yo sin temor saque mí polla de modestas 7 pulgadas y la puse en frente a su cara Paola mide como 1.10 de estatura no sé si su sorpresa era por mi animal o por lo que estaba apunto de hacerme le dije chupala se quedó muda y la tomé de la cabeza y mi polla en la mano y le dije abre se la pegue a los labios y ella sin reacción creo que nunca se espero eso y apreté más duro contra sus labios y abrió que sensación tan deliciosa sentir esa boquita tragar mi glande le dije abre más vamos se que te gusta ella empezó a medio reaccionar y la solté empezó con lentitud la dejé hacer y luego le dije nena agitala y a la boca vamos con ánimo abre bien la volví. Tomar de la cabeza y comenzó a mamar mejor que rico de verdad era mi fantasía echa realidad no era la mejor mamando pero luego aprendería yo estaba en el cielo luego le comense a decir te gusta y ella si no hablamos mucho bueno no era necesario luego de un rato me fui a su culito subí su falda y tenía un short debajo el cual baje también junto a sus panty de ositos que rico y morboso momento le dije Paola voy a meter todo esto en tu rico culito y comenze a mamar ese anito que me robó mil pajas mentales y manuales que delicia ese culito y la totona sin pelos y ya bien mojadita solo suspiraba y gemía que rico se escuchaba la subía a un escritorio y seguí clavando mi lengua en ese culito luego solté un dedo su primer esfínter cedió pero su segundo no estaba del todo relajado y seguí con la lengua no quería lastimarla luego de un rato intenté de nuevo y entró un dedo le comenté a tallar el botoncito de su qkita y metía el dedito en su culito luego el segundo me tomé casi una hora luego de dos dedos la puse de lado sobre el escritorio y yo de pie y apunte mi glande contra ese pequeño arito y ella me veía entre asustada y excitada

Autor: Lol Categoría: Sexo Anal

Leer relato »
NARCOSXXX

Eli. Una deliciosa mujer madura (Parte III)

2019-12-10


Eli o Liz... Relatos anteriores: - Parte 1 - Parte 2 Una noche de mensajes de texto candentes terminó en hacerla masturbarse en su casa, pero yo y mi calentura se guardaron para ella a la siguiente mañana. Ella tenía el turno de la farmacia a las 8:00 a.m. Obviamente llegué a las 7:20 a.m. a su nuevo empleo. Abrimos la puerta de la cortina metálica y entramos. No perdimos mucho tiempo. Apenas entramos nos besamos intensamente, sobé su cuerpo sobre la ropa. La senté en una silla muy incómoda de plástico, ya le había bajado el pantalón y su delicioso bikini, jalé su cadera a la orilla del mueblecillo, le separé las piernas y como pude me agaché para chuparle ansiosamente el clítoris, lamerle los labios y saborear sus jugos, su manjar entero. La impactó un orgasmo muy rápido, pero seguí lamiendo y chupando hasta llevarla al segundo, cuándo estaba por llegar me rodeo la cabeza con las piernas y me regaló un orgasmo apretado en mi boca. Le dejé muy poco tiempo para disfrutar su orgasmo. La levanté y la coloqué con la frente a un estante, me saqué la verga y le unté lubricante, como siempre una cantidad ligera, nos gusta sentir cierta resistencia por parte de su culo. Le besé el cuello mientras la masturbaba, ella gemía. Sobaba sus tetas mientras acomodaba mi verga entre sus nalgas y le dije: —póntela tú mi amor. Sin dudarlo un poco, agarró mi verga con firmeza y apuntó mi glande en su ardiente hueco. Puse mis manos en sus caderas y le dije:— Te la voy a meter duro, ¿sí? Ella movió su cabeza de manera afirmativa y apenas levantó la cara, jalé su cadera y empujé la mía para darle una estocada infame. Mi verga se fue completa, ella sólo gimió de dolor y decía: —¡ay mi amor! ay… —yo no saqué ni un milímetro de mi verga, seguía haciendo fuerza contra su hermoso culo, contra sus turgentes nalgas. Penosamente su ano presionaba mi verga, era un intruso. —¿ya pasó el dolor, amor? —Si. Comencé a bombear su culo, dos o tres estocadas fueron lentas, después le sacaba la verga hasta la punta y de nuevo hasta el fondo, tres veces fueron muchas y me invadió esa sensación previa a venirme. Entonces aumenté el ritmo, ella se dio cuenta y sacó más las nalgas, para facilitarme el cogerla por el culo. Gemía más y más, sintió cómo mi verga se engrosó dentro de su recto y al final… los chorros de leche que la invadían. Escuchó mi gemido y cómo dejé de moverme al salir mi leche, ella por su cuenta y con la idea de darme placer, empezó a moverse, como exprimiendo mi verga para sacarle más semen caliente y espeso. Mi verga se salió de su culo. Nos acomodamos la ropa, la besé y le pregunté dónde estaba el baño. Entré a limpiarme, y pasó algo, para mí, divertido. Saqué mi verga y tenía pegado en el glande un trozo de chile de árbol. Jajajaja. Tenía en la verga un trozo de lo que ella había cenado el día anterior. Se lo conté al salir y ella se apenó. Pero le dije que no pasaba nada, que me excitaba que me dejara manchado con su mierda. Otro día, pasé a verla a la farmacia, a la hora que la clientela deja de acudir, así tendríamos tiempo a solas. Comencé a besarla intensamente, a fajarla, a tocar sus turgencias por encima de la ropa. La jalé detrás de un estante de medicamentos, y la tomé por detrás. La masturbé sin quitarle el pantalón, sólo solté su cinturón y el botón de sus jeans. La hice venir un par de veces. Acomodé una silla en un lugar a medio iluminar al entre los estantes y le ordené que se desabotonara la ropa, dejando sus tetas expuestas y se removiera la mitad del pantalón. Le dije: —Quiero ver cómo te masturbas. Y me respondió: —¡No! Pueden llegar clientes. —No te preocupes. —Dije— yo cuido el mostrador. Podía verla masturbándose a unos metros de mi, nos mirábamos a los ojos mientras ella alcanzaba deliciosos orgasmos. Se vistió mientras yo le ayudaba a cerrar las cortinas metálicas. Nos quedamos unos minutos más, era mi turno. Después de un par de mamadas de verga que volvieron a excitarla, la acomodé sobre un banquillo que justamente dejaba su ojete a la altura de mi verga… Me acomodé detrás de ella, separé sus grandes nalgas y ella tomó mi verga, apuntándola al centro de su culo. —Te la voy a meter duro, amor. Le susurré en el oído y de inmediato me respondió que sí. No tardé nada en sumirle mi verga lubricada, de un solo tirón dilaté su esfínter e invadí su recto. Dio un grito de dolor y excitación indescriptible. Me dijo que no me moviera, mientras el dolor se convertía en placer. En cuánto me dijo que ya estaba lista, comencé a sacársela despacio y tomar vuelo para metérsela duro de nuevo y comenzar a bombearle esa parte de sus intestinos que me daba tanto placer. Podía besarla en los labios y el cuello, sobaba sus tetas, su clítoris y acariciaba su cintura, le decía palabras que la excitaban. Le hacía más placentero el alojar mi verga en el culo. Cuando llegó el momento aceleré mi vaivén, ella gritaba por esa mezcla de dolor y placer, en el momento que sintió los chorros de mi semen invadiendo sus entrañas disfrutó de un orgasmo que la mareó, se dejó caer en una silla cercana y cerró los ojos, cubiertos por su mano izquierda dijo: —ufff, me he mareado. Delicioso, guapo.

Autor: unbuentipo Categoría: Sexo Anal

Leer relato »
NARCOSXXX