Relatos Eróticos de Bisexual


Probé un vecino de mi ex esposa

2021-02-06


Hola, quiero contar lo que paso una vez, una noche con un vecino de mi ex esposa, digo así por que ya nos separamos, Cuando vivía con ella hacíamos el amor normalmente, y aveces pasabamos caminando por el barrio, y cerca vivía un vecino que mi esposa conocía y saludaba de lejos, y ella me decía de broma que tuviera cuidado kn el, ya que le gustaban mujeres y hombres.!!!!.... Me decía de broma y por eso supe de sus preferencias.... Ya kn el tiempo separados, estaba en un bar y lo vi, no se por que pero me acerque a saludarlo y en el saludo me dijo si hiba solo, y al saber que si me invitó a tomar kn el, yo la vdd puse nervioso por lo que mi esposa me había dicho de él, pero aún así acepte, transcurrió la noche tomando y platicando del por qué me había separado de mi bella esposa, por que a él se le hacía bella.... Ya noche al cerrar el lugar me invitó a su casa a seguirla !!!! Y yo sabiendo del riesgo que había, me puse nervioso pero acepte y fuimos a su casa, que estaba a media cuadra así donde vivía mi ex esposa... Ya en si casa, mucho nervio y no se por que, pero pensaba que solo era cuestión de tiempo, ya que el vivía solo... Entre cervezas me empezó a platicar temas de sexo, me habló de mi ex, que se le hacía guapa y que nunca la dejaría ya que se le antojaba mucho.!!! Ahí me puse mas nervioso y me empezaron a salir ganas de dejar que pasarán cosas, e imaginar como el la deseaba.... Ya después dijo que se hiba a po er cómodo y se fue a cambiar y salió kn un shorth de juego, pero ese shorth dejaba ver que su pene lo traía algo parado y ahí me dije que el quería algo, por lo que mi esposa me había dicho.... No se, me trabajo kn sus actos y pláticas que en una de esas se saco su pene y me dijo que tenía muchas ganas de que se la agarrara, así nomas me dijo sin descaro !!!! Y yo pues ya estaba ahí y solo me deje llevar y la vdd me vino a la mente cuando mi aun esposa me dijo que tuviera cuidado con el!!!!

Autor: Ferlinda Categoría: Bisexual

Leer relato »
NARCOSXXX

El secreto de mi marido

2019-11-22


Somos una pareja de 32 años cada uno. Luis. Mi marido, es delgado, 1.65, tez canela. Yo (María) delgada, 1.65, pechos pequeños, cadera amplia, tez morena. Siempre fuimos muy cachondos; de hecho lo llegamos a hacer en la oficina donde trabaja Luis; pues es contador. Por un tiempo Luis y yo nos apagamos en cuanto a sexo se refiere. Tanto que aunque el me viera desnuda y yo verlo con su erección matutina; pues nada de nada. Platicamos acerca de esta situación, pensando en hacer más u otras cosas. Luis sugirió que hiciéramos un trio o intercambio de pareja; que tal vez con eso vuelva la llama. Lo pensé y lo pensé durante mucho tiempo, hasta que me decidí en aceptar; pero ante poner la regla de "Quisiste que cogiéramos con otras personas, aguántate" por aquello de los celos, que era casi seguro que yo me encambronaría al ver a mi marido con otra. Después de hablarlo, Luis comento que conocía a una pareja desinhibida que podría introducirnos a lo que sería una nueva experiencia. Cuando los conocí. Pensé que tal vez sería un error; ya que la esposa del amigo de Luis (Flavio) es bisexual. Luna es delgada, senos medianos, casi nada de trasero, tez blanca, de 1.60 de estatura. Flavio, algo corpulento, de 1.70 de estura, tez moreno claro. Sin más preámbulos, ellos nos dijeron que no había que temer en cuanto al cambio de pareja, que para algunos era lo más normal y que si no quería cualquiera de los dos hacer nada, que lo entenderían. Eso medio un poco más de confianza. Luis se acercó a Luna, le dijo algo al oído y comenzó a meter mano bajo la falda, acariciándole toda la pierna a la mujer. Yo. Lejos de enojarme; algo dentro de mi empezó a ponerme nerviosa y excitada a la vez. De pronto quede helada al ver a mi marido besarse con Flavio. Si! Se estaba besando con otro hombre. Mi marido? Como? En eso Luna se me acerco para tranquilizarme. Entre tocaba mis piernas empezando por la rodilla, al igual que mis pechos. Yo aun seguía atónita viendo a Luis y a Flavio darse tremendo faje. Al darme cuenta de que Luna besaba mi cuello, mis mejillas, hasta casi llegar a mis labios, trate de detenerla, pero un calor que sentía en mi entrepierna me detuvo antes. Como si fuera una muñeca, me deje desnudar por aquella mujer. La verdad jamás había pensado en estar con otra tipa y menos tener sexo con ella. Luna me decía al tiempo que metía la lengua en mi oído. -Déjate llevar. Te prometo que te va a gustar. Casi sin darme cuenta empezaba a gemir. Luis le bajo el pantalón a Flavio, sacándole la verga y así sin más se la empezó a mamar!! Luna. Por su parte se apoderaba de mis erectos pezones obscuros, paseando su lengua al rededor. Luego, subió a mi boca y sin esperarlo voluntariamente, la estaba besando tan cachonda que ahora era yo la que acariciaba su cuerpo. Ahora bajo a mamarme la concha y uuff! Que sensación tan placentera. Lo hacía mejor que mi marido. Se tomaba el tiempo para besar mis labios vaginales, metiéndome la lengua y recorrer con la misma cada rincón de mi ahora mojada pucha. De la excitación cerré los ojos y como ella dijo. Me deje llevar. Me deje caer sobre el sofá donde estábamos. Pronto sentí su vulva en mi cara y como si lo hubiese hecho antes, le devolví cada beso, cada lengüeteada que me daba en la panocha. Su sabor me fascinaba, su liquido entre salado y dulce me volvían loca. Casi no paraba de mamarle la panocha a Luna. Ahora nos acomodamos. Me dio otro beso lleno de lujuria y excitación, para volver a mis pechos. En eso volteo a mirar a aquellos maridos lujuriosos. Flavio estaba clavando a Luis, como si fuera una mujer. Mi esposo gemía como si fuera una puta. Jamás olvidare esa escena que para mi era de gays. Luna bajo a seguir disfrutando de mi concha que se contraía por aquel orgasmo al ver a dos hombres cogerse vez primera y delante de mí al igual que por esa lengua juguetona de mi nueva amiga. Flavio. De un grito por su orgasmo le lleno el culo a mi marido de su leche. Al término Luis se levantó a darle otro beso a su amigo. Siendo mi esposo quien penetrara el culo de aquel hombre. Luna no dejaba de jugar con la yema de su dedo en mi clítoris. Yo solo la tomaba de los cabellos para que me diera más placer. Ella se sentó como dándome a entender que le regresara el favor. Así lo hice. Insisto. Su aroma vaginal, su sabor me ponían a tope en cuanto a excitación se refiere. Después de un momento. Luna me pidió que abriera más la boca e introdujera mi lengua en su vagina simulando una penetración. Woo!! Me llenó la boca con sus jugos. Gustosa me los trague. Ahora nos dispusimos a descansar un poco. Luis termino dentro de Flavio y los cuatro nos dispusimos a tomar un descanso. Luna me propuso que atendamos a los maridos; obvio, ella con Luis y yo a Flavio. No me había percatado de la verga de Flavio, pero era más gruesa que la de mi marido. Gustosa le mamaba la pija al amigo de mi marido. Al recobrar la erección. Flavio quiso dármela por el culo. Con suavidad me la dejo ir por mi ano. Luego de que se acostumbró mi culito a su verga, comenzó a moverse cada vez más rápido. Luis estaba a un lado follándose a Luna por la vagina, apretándole los pechos, ella gemía de placer de una forma muy acalorada. Pronto Flavio me hizo sentir un rico orgasmo; por lo que me acomodo boca arriba, mamándome la pucha. Subió mis piernas al hombro y me dio el mete y saca de verga en mi vagina. Luego se puso encima de mí fundiéndonos en un rico beso. Nosotros en lo nuestro y Luis y Luna en lo suyo. Aunque estaba concentrada en el placer que ahora sentía con Flavio, podía escuchar los gemidos de Luna. Duramos cerca de 30 minutos el placer de los cuatro y como si estuviéramos perfectamente sincronizados; tanto ellos como nosotros, terminamos al unísono. Yo me quede acostada, cuando Luna me hizo el 69 para que nos limpiáramos cada quien la concha de la otra. Luis y Flavio hicieron lo mismo, hasta que cada quien termino en un tercer orgasmo con menos tiempo de duración. Una vez vestidos los cuatro, nos dispusimos a tomar unas copas, cenar algo y cada quien a descansar. Luis y Flavio se despidieron como cualquier amigo, pero yo; yo le di un beso en la boca a Luna, que correspondió de un modo rico. Al quedarnos solos Luis me confeso que es bisexual desde la escuela. Que le encanta sentir una verga en su culo y viceversa. Por mi parte me agrado la experiencia de tener una vagina en mi boca. Pasamos buenos tiempos con Flavio y Luna. Pero cada quien tomo su rumbo. Ahora juntos, Luis y yo somos una pareja bi.

Autor: Vladimir escrit Categoría: Bisexual

Leer relato »
NARCOSXXX

Para mala tu

2019-11-20


Relación oculta entre dos amigas. Una de ellas casada y su marido gran amigo de la otra. Es una tetralogía con los siguientes capítulos: 1. Para mala tu, 2. Para mala yo, 3. Lo malo, 4. 365 días ¿malos? 1. Llevo varios días muy nerviosa…he quedado con mi follaamiga Esther hoy a las 18 horas en mi casa y estoy que ya no aguanto más por verla. Yo soy una persona heterosexual tengo varios follaamigos y una única chica con la que de vez en cuando mantengo encuentros….además esta chica es la mujer de uno de mis mejores amigos….ajaja…que no es follaamigo mío. Como os digo ella es la mujer de Javier al cual conocí en el sitio donde suelo ir a veranear habitualmente…desde un principio nos caímos muy bien los tres. ¿Cómo empezó todo?…pues fue casualmente…una noche de copas varios amigos en un chill out bebieron mucho, yo no bebo, y al acompañarla al servicio me planto un beso en todos los morros….ahí quedo la cosa, aunque estuvimos toda la noche intercambiando miradas con mucha complicidad. Al día siguiente ella me mando un WhatsApp “¿Estas enfadada por lo sucedido anoche ?”. Yo la respondí que no, que me había sorprendido mucho y que si era producto de su borrachera….seguimos chateando y llegamos a un punto donde reconocimos gustarnos mutuamente….ella no había tenido ninguna experiencia al respecto y yo tampoco….pero nuestra primera experiencia ya os la contare otro día…. Ding dong llaman al timbre…ufff…que nervios…, por mi cabeza pasa la posibilidad de abrir totalmente desnuda pero no lo hago, abro la puerta…entra Esther cierro la puerta, con complicidad y delicadeza, y nos damos un primer morreo tremendo casi me trago su lengua y eso me encanta….vamos a la habitación…me dejo caer en la cama y ella me sigue comiendo la boca…hasta ahora no hemos cruzado ni una sola palabra…nos absorbemos la lengua como si la quisiéramos intercambiar, de repente para, eleva suavemente la cabeza y mirando fijamente a mis ojos me dice “HOLA”…ajaja, la sonrió la sujeto la cabeza y la bajo contra mi boca ahora llevo yo la iniciativa en el beso. Nos damos la vuelta en la cama y ahora estoy yo arriba en posición dominante…la subo la camiseta de tirantes, también el sujetador y me lanzo a por sus pezones, no tan duritos como los míos, pero muy apetecible y con una aureola muy clarita y pequeña. No sé cuánto tiempo estoy comiéndola los pezones….y ella gimiendo y apretándome la cabeza contra su pecho…si tuviera leche se la habría sacado toda succionando cada uno de ellos…cada vez aprieto más fuerte y se mezclan los gemidos de placer con un poco de dolor. Se da la vuelta de forma agresiva me quita toda la parte de arriba, me mira me sonríe y empieza a lamer mis pezones suavemente con la punta de la lengua…me conoce y sabe que eso me lleva a muchos orgasmos. De vez en cuando se para y me mira a la cara…la gusta ver mi gesto…mis ojos retorcidos mirando al infinito y como yo rápidamente la vuelvo a apretar contra mí. Ahora se mete mi pezón entero en la boca y tira para arriba como si me lo quisiera arrancar…ufff…me hace daño…no mucho…pero no me importa…creo que la estoy arañando la espalda y eso puede ser muy arriesgado…. De repente siento su mano entrar por mi braga y meterme un dedo en el coño yo suspiro y me rindo…soy multiorgasmica…empiezo a sentir electricidad por todo el cuerpo…ella toma el control…empieza a hacer conmigo lo que quiere…me baja bruscamente el mini pantalón y las bragas…me lo quita...lo tira al suelo…me abre las piernas….me mira…me sonríe…y mete su cabeza entre mis piernas y me empieza a comerme el coño como ningún tío jamás me lo ha comido…pierdo la noción del tiempo y creo perder el conocimiento por ratos…todo me importa un pimiento, en ese momento,...no existe otra cosa en el mundo. Se da la vuelta y se pone en posición 69 no sé cuánto tiempo estamos así quizás una hora…no sé si soy capaz de comerla el coño pues estoy como en estado semi inconsciente…1,2,3,….10,…50 orgasmos llevo ya….al mucho tiempo me encuentro como mareada y ella a mi lado besándome la cara y sonriéndome…sus primeras palabras son “que cabronas somos”…yo suelto una breve carcajada…aún sigo sintiendo orgasmos…y ella me dice dame el consolador. Me estiro abro el cajón de la mesita de noche lo saco le pongo un preservativo y se lo doy. Se lo mete en la boca y lo ensaliva me dice que me ponga de culo…y me dice ¿acércame el bolso? Me estiro como puedo…se lo doy mete la mano…saca el móvil…yo me incorporo de rodillas y la digo que si nos vamos a hacer una foto…me dice que de fotos nada…que me ponga de culo…vuelvo a la postura de perro…me estiro todo lo que puedo….me lame el coño me sigue lamiendo el coño y de repente siento su lengua penetrando en mi ano….joder como me gusta…empuja y empuja…hasta que siento la punta del consolador en mi ano…joder está entrando…no me duele…empieza a meterlo y sacarlo suavemente….estoy a punto de mearme de gusto…pero me contengo…y de repente me quedo bloqueada oigo a Esther que dice…”Hola Javier…estoy con Irene de compras hemos quedado a las seis e iré un poco más tarde a casa sobre las ocho y media más o menos…..espera que Irene te quiere dar un beso….la hija puta me pasa el móvil…a mí no me sale la voz…ella se tapa la boca y se descojona…y yo balbuceo unas palabras…Javier Esther te está arruinando…se está comprando de todo…un beso” y cuelgo…. Acto seguido nos miramos las dos a la cara con los ojos muy fijos la sonrió mordiéndome los labios y moviendo la cabeza como diciendo te has pasado tres pueblos…ella me sonríe y me empuja me echa sobre la cama se sienta encima de mi boca y me dice…quieres decirme algo y antes de poder decir nada me está follando con su coño sobre mi boca….no sé cuánto tiempo me tiene así… a mí ya me duele la lengua la tengo en carne viva….no puedo más….por fin para se echa a mi lado y me dice oye tenemos que quedar más a menudo ¿eh?...y yo la respondo como nos pille Javier vamos apañadas….ajajaja....pa mala tú. © By Irene3Ne

Autor: Irene Categoría: Bisexual

Leer relato »
NARCOSXXX

UNA DE MIS PRIMERAS EXPERIENCIAS BISEXUALES.

2019-09-15


Hola esto paso con un primo de mi mama (mi tio)el cual estaba un poco distanciado de la familia, el tenia 52 años y yo 20 yo me acababa de casar. tiene cuerpo atlético ya que le gustaba practicar box. El vivia fuera de la ciudad por cuestiones de trabajo,yo ocupaba trabajo y mis papas lo contactaron para preguntarle si me podia conseguir trabajo ahi con el,a lo cual el respondio que si.cuando llegue con el no pude evitar mirarlo de pies a cabeza, es de esos maduritos que vez y te chorreas.se dio cuenta de que lo estaba viendo, solo sonrio y me dijo:como estas hace mucho que no te miraba y me dio un abrazao, en ese abrazo pude senitr su enorme paquete que se le miraba desde lejos. Despues de eso me llevo a su casa y me dijo: ponte comodo, estas en tu casa. nos sentamos empezamos a relajarnos, me dijo:quitate los zapatos para que estes mas comodo, a lo cual accedi,el empezo a quitarse la playera tambien y en ese momento no encontraba la manera de voltear a verlo sinn que se diera cuenta, voltee y mire su pecho peludo plateado totalmente de macho y al instante me excite muchisim. se quedo solo con su jeans puesto con el boton desabrochado exponiendo su excitante pecho peludo.no pude evitar voltear a verlo y el se dio cuenta pero no decia nada. Esa noche queria verlo antes de irme a dormir asi que se me ocurrio ir a su cuarto,tocarle y preguntarle algo solo para verlo. Fui toque su puerta, me pregunto que si que ocupaba, a lo cual no respondi para que se levantara a abrirme la puerta, cual fue mi sosrpresa que cuando abrio la puerta salio en ropa interior blanca dejando ver todo su cuerpo peludo y atletico, una trusa blanca pegadita la cual dejaba ver todo el paquete y yo me quede totalmente en shock hasta que porfin le pregunte algo y ya me fui. Estaba tan excitado que fui a mas turbarme para poder dormir. La noche siguiente no encontraba la manera de ir a su cuarto de nuevo para verlo otra vez en ropa interior, a lo cual me decidi decirle la verdad, total dije: que es lo peor que puede pasar, solo que me diga que no y ya. fui a su cuarto toque la puerta y me pregunto que si que queria. a lo cual otra vez no respondi y se levanto a abrirme la puerta. Cuando abrio la puerta lo vi otra vez en ropa interior me quede en shock, pues no sabia que decirle hasta que le dije: -le puedo preguntar algo y no le dice a nadie ni a mis padres. -si esta bien, haver que traes. -le puedo mamar la verga. A lo cual el sonrio y me dijo: enserio te animas y yo le dije si,si me animo, me dijo apaga las lucez y ven. fui rapidamente a apagar las luces y cuando entre a su habitacion el estaba sobre la cama con la verga media parada la cual se miraba enorme, cerre la puerta, me acerque a el y empeze a tocarlo, empeze a bajarle la truza blanca,y fue cuando vi esa verga enorme,gorda y venuda, la cual me excito muchisimo, empeze a meterla en mi boca batalle un poco porque casi no me entraba, empeze a tocarle su cuerpo peludo mientras se la mamaba, le baje mas las trusas hasta quitarselas,abrio mas las piernas y en ese momento se la pude mamar mejor,despues fui bajando mis labios poco a poco hasta llegar a sus huevos, todavia recuerdo como se sentian sus huevos peludos en mi boca,trate de bajar un poco mas a la parte del ano pero no me dejo y me dijo: ahi todavia no y se sonrio, lo cual me hizo excitar aun mas,se la mame un buen rato mientras ecuchaba como gemia de placer. en eso me dijo:ya me voy a venir. y yo trate de sacarme para poder ver su chorro de leche, pero al querer hacer eso, me tomo del cabello y no me dejo quitarme, eso me excito mucho mas y solo escuche su gran grito de placer y empeze a sentir como llenaba mi boca con su leche calientita, no sabia que hacer asi que segui mamandosela hasta que el saco su enorme verga de mi boca, volteo a verme y sonriendo mem pregunto:te gusto? yo estaba en shock no sabia que contestar,aparte que tenia mi boca llena de leche asi que no me quedo de otra mas que tragarmela, y solo movi la cabeza para decirle que si, en ese momento me sali de la habitacion y fui a masturbarme estaba muy excitado. Hubo mas ocasiones en las cuales nos la pasammos mucho mejor, pero que despues les contare. Este y otros relatos que vendran son totalmente veridicos.

Autor: Anónimo Categoría: Bisexual

Leer relato »
NARCOSXXX

Irina la amante de mi mujer

2019-09-15


Aquella habitación fue in impacto de deseo y pasión para ella, que hizo confesarme quien era pero sobretodo que buscaba. Llevaba tiempo en mi mente de hacer una reforma en una habitación de nuestra casa que la teníamos desocupada. Quería convertir esa habitación en algo sugerente y morboso que diera lugar a la pasión y al erotismo, en definitiva la forma de vida que Ramón y yo habíamos elegido. Al comentárselo a Ramón y como siempre hace me animó para que la hiciera, siempre he contado con su total apoyo incondicional. Empecé por la pintura dándole a cada pared una tonalidad distinta, la frontal la pinté en negro con un cabecero rojo enguatado, la de los lados con un tono morado que daba mucha calidez y la de la puerta en rosa como símbolo de nuestra bisexualidad. No quise poner lámparas en el techo, coloqué unos apliques que daban una luz tenue, y espejos para percibir los cuerpos en cada posición. Unas estanterías con velas de colores y otras que servían como ambientadores y cómo no? una cama de más de dos metros vestida de sabanas de seda blanca con dos almohadas, Por último unos cuadros eróticos, entre ellos el perfil de media cintura de nosotros abrazados, donde yo lucía mi trasero respingón y enseñando mis bonitos muslos y Ramón totalmente rasurado, sin barriga y su pene medio erecto desvirgado. Pero quería buscar unos cuadros eróticos de coloridos que no lo encontré por ningún sitio y ahí es donde apareció Irina para ayudarme. Entré en aquella tienda de cuadros porque vi algo en el escaparate que me entusiasmó. Me atendió una chica joven morena, con un color de piel caribeña sin llegar a serlo, sonriente, pero con ojos de golfa, sus labios bien perfilados, y un cuerpo delgadito pero con caderas anchas, mostrando con unos pantalones blancos anchos un culito bien hecho. Sus pechos no pasaban desapercibidos y mira que los míos llaman la atención, pero el de esta chica no eran grandes, pero si muy prominentes hacia arriba, marcando un poquito los pezones detrás de la blusa blanca que llevaba puesta. Que desea señora!!! Le describí lo que iba buscando, solamente tenemos este cuadro de los dos labios de chica pintados, yo creo que en el almacén puede haber algo, pero tendré que ir a buscarlo y ahora mismo me es imposible. Nos dimos los números de teléfonos y al día siguiente me llamó Irina que así es como se llamaba la chica. He encontrado algo en el almacén de lo que usted quiere, por favor bonita no me llame de usted soy todavía muy joven, escuché las risas detrás del auricular del teléfono, perdona es que es mi forma de hablar con los clientes, gracias por darme confianza me contestó ella. Me dirigí de nuevo a la tienda, y me vestí algo provocativa, me puse una faldita corta gris de rayas con una raja atrás que tanto le gustaba a Ramón, me puse unas medias de liga de rejilla y unos tacones, la parte de arriba la combiné con una blusita rosa con escote, quería al mismo tiempo de ver esos cuadros como me recibía Irina, que me había encantado. Al llegar a la tienda había un señor que lo estaba atendiendo, al verme ella puso una cara de asombro, un momento Conchi ahora estoy contigo, al irse el señor de la tienda, Irina me sonrió y me dijo vienes muy guapa me encanta esa falda, yo le di mucha importancia a esa expresión y me invitó a sentarme que ahora iba a por los cuadros para enseñármelos. Me senté en un pequeño sofá y crucé las piernas, al regresar con los cuadros su mirada se clavó en mis piernas y en las medias viéndose mis ligueros y algo de mis muslos desnudos, eres muy sexi Conchi ahora entiendo lo de tus gustos por estos cuadros, perdona si te he molestado, para nada Irina me encanta que me hagas esa observación. Me levanté para ver los cuadros y me encantaron, me lleve el de los dos labios rojos de chica, y los dos que me enseñó que eran copias de unos dibujos de carboncillos con torsos de chicas desnudas. Estuvimos las dos largo tiempo hablando en la tienda de cosas más triviales, y al despedirnos Irina me dijo que le gustaría ver mi habitación, yo le dije que cuando quisiera que teníamos nuestros teléfonos y una vez colocados los tres cuadros la llamaría. Transcurrió una semana y la llamé, te acuerdas de mí?, le dije, por supuesto, me contestó pues tengo la habitación preparada y los cuadros que me vendiste colocados, cuando quieras te puedes llegar. Al día siguiente después de cerrar la tienda se presentó en mi casa, aprovechando que Ramón estaba trabajando y hasta la tarde no vendría, me puse muy cachonda al ver entrar a Irina en mi casa, eso sí me pilló poco arreglada. No te esperaba, con su vocabulario descarado ya que la iba conociendo, me contestó con su sonrisa peculiar, para que no te dé tiempo de maquillarte y ver tus arrugas jajajajaja, daba confianza y yo lo acepté de buen agrado, porque mi pretensión era otra además de que viera mi habitación y le permití ese descaro. Ella venía muy mona con un vestidito cortito estampado y mostrando su figura. Al entrar en la habitación con todas las luces encendidas y las velas, con un olor embriagador. Sin pedir permiso Irina se sentó en un pequeño diván que también coloqué en la habitación, con una postura descuidada su vestido corto se le subió hasta la terminación de sus piernas que las tenía entreabiertas enseñándome sus braguitas de color rosa, me excitó bastante creo que empecé a mojarme a partir de ese instante. Empezó a mirar cada detalle de mi habitación, no dijo palabras, al rato me miró, sonrió y me dijo, es genial!!!! Sois vosotros? señalando el cuadro de mi marido y mío. Si!!!! le contesté. Enseguida me hizo la pregunta que esperaba. Sois un matrimonio liberal? Se nota, verdad? le contesté. Te espera alguien Irina esta mediodía?, ella me contestó que no, por qué? me preguntó, te quieres quedar a comer conmigo?, mi marido no llega hasta las seis de la tarde, estupendo, me contestó. Picoteamos algo y empezamos hablar más en profundidad ella tenía 27 años y también le gustaba el golfeo sexual, tenía una relación abierta con un chico desde hacía unos meses, pero también se tiraba a un amigo suyo bastante mayor que ella, y lo fundamental para mí me lo hizo saber, también había tenido relaciones con una chica. Evidentemente esas explicaciones tan sinceras por parte de Irina vienen porque yo le conté antes nuestra vida sexual sin muchos detalles, pero se la conté, me sinceré con ella por qué había hecho esta habitación. Se nos pasó el tiempo muy deprisa y a las 6 tenía que abrir la tienda nuevamente, ya eran las 5, me pidió de ir al cuarto de baño a retocarse, yo la acompañé y antes de entrar le toque su trasero, se dio la vuelta y me abrazó, fundiéndonos nuestras lenguas que estaban deseando también de conocerse, un beso largo y cálido que nos hizo empaparnos a las dos. La llevé a la habitación erótica cogida de la mano, me desabroche la bata y me tumbé, ella apreció que estaba desnuda y se echó en lo alto para besarnos nuevamente, enseguida su lengua fue recorriendo todo mi cuerpo de una manera suave y dandome un placer increíble, hasta llegar a mi coño, me espatarré bien con mis piernas flexionadas y le agarré la cabeza mientras Irina me comía el clítoris que me hizo correr enseguida. Tienes un cuerpazo para tu edad Conchi, tengo tan solo 37 años, le contesté, llevo prisa, espera un momento más, tendí a Irina en la cama le subí el vestido, le quité sus braguitas y la puse de culito, hermoso culazo tienes Irina. Le empecé a lamer el culo y el coño, perforándole con mi dedo las dos aberturas, se retorcía de placer. Su trasero era perfecto, le daba cachecitas en sus glúteos que me obligaba a dárselos más fuerte, le ponía que le azotara con mis manos. Saque del armario un consolador anal y se lo fui penetrando despacito, le encantaba mientras movía su culo con gracia y jadeaba fuertemente pidiéndome más. Me acordé de mi marido como gozaría con esta chica y ella con él, me entró un deseo enorme de penetrarla y follarla como hacía un hombre. Entre jadeos y susurros me dijo que mirase la hora, le dije que todavía teníamos tiempo para algo más, le di la vuelta le puse mi coño en su boca y le abrí las piernas para comerme el suyo, lo tenía sin depilar y un clítoris pronunciado con unos labios grandes que le encantaba que se los comiera, hasta que me echó todos sus fluidos, mientras ella gritaba que me corro. Ella seguía manejando su lengua en mi coño depilado y yo me movía para correrme otra vez, hasta que lo consiguió echándole también mis fluidos en su boca. Nos levantamos las dos y nos abrazamos, Irina con su voz entre cortada me dijo eres maravillosa, hacía tiempo que no estaba con una chica y me ha encantado estar contigo Conchi, te voy hacer más visitas, me dijo con una carcajada. Tenemos que contentar también a mi marido, te gustaría, lo pensaré me dijo con gesto de duda, yo también tengo amigos que le gutaría estar con nosotras, yo le contesté por nosotros no hay problema refiriéndose a mi marido y a mí. De todas formas mi casa está abierta para ti, gracias Conchi me beso y me abrazó.

Autor: daoada Categoría: Bisexual

Leer relato »
NARCOSXXX

Nos folló a los dos

2019-09-08


Este relato trata de una fiesta con un amigo asiduo que cada vez que venía a vernos, nos follaba a mi mujer y a mí. A veces por separados o a los dos a la vez. Fue el primer nabo que me folló bien el culo. ENCULADO EN EL WC DE MI PUB. Hoy me masturbé recordando una fantasía realizada en mi pub . La he realizado más de una vez. En cada rincón de mi bar ha pasado algo sexual... cuernos consentidos muchos; cuernos sin yo saberlo pero teniendo sospechas y encontrar corridas, manchas de semen frescas y a ciencia cierta saber que yo no estaba y mi pareja sí, habiendo aprendido por mí como ponérmelos cuando estaba ausente. He tenido muchos cuernos y me he pajeado muchas veces al ir recomponiendo yo mismo la infidelidad con las pruebas que hallaba. También yo he puesto los cuernos, tanto con tías, como con tíos que me follaron y casi todos los que me empotraban, se habían cargado ya a mi pareja. Desde que me fui a vivir a la costa y tuve el 1er bar y la primera pareja allí, he realizado infinidad de fantasías que deseaba, pero aún más, cuando probé la coca. Eso es verdad. Te multiplica por 10 tu deseo sexual. Incluso realizas cosas que a lo mejor no eres capaz estando fresco y limpio. Nunca imaginé que haría tríos con gente conocida, que veía cada día, pero no me importaba y seguro que más de un corneador comentó nuestros vicios. Con Laura, hemos estado en el bar a puerta cerrada con varios clientes y cada vez que ella iba al water a meterse una raya, se iba con alguno y se la mamaba o se lo follaba. A mí me ponía muy cachondo y la envidiaba, pero aun no había sacado mi vena bi, pero el deseo iba creciendo. Con ella sólo hice tríos hetero con tías que ella conquistaba y con tíos que conquistaba yo. Tan sólo tuvimos una pareja con la que tuvimos varios encuentros. Laura me puso muchos cuernos y yo a ella también, sólo tías. El primer trío bi (y único con ella y mi amigo del trabajo.) fue con Cati, la polaca loca que estuve un año con ella. Con esta llegué a vivir y dormir con tres chicas en la cama. Las otras dos eran bailarinas de mi disco y ninfómanas. Tenía una 3ª bailarina hermana de una de estas, pero a ella me la follaba en el coche cuando la llevaba a casa. Aquel período fue el máximo esplendor de coños que follé y disfruté. En algún momento haré la lista de chochos que disfruté a partir de Laura. Con Aisha fue con quien hubo más de todo y ella fue quien me desvirgó el culo, claro enseñada por mí. Con ella probé la lluvia dorada, pero hay que estar muy colocado para hacerlo. El morbo es super. Después con un par de putas que conviví en el último pub, hice muchas cosas que jamás hice con ninguna, pero eso lo dejo para otra historia, ahora vamos al caso por el que empecé este relato. Un día yo estaba en el bar pintando con un vestido de verano muy fresquito de ella, me lo puse porque me dio la gana, estaba cómodo y debajo sin nada. Aisha estaba pa la casa haciendo sus cosas. Al poco me llamó ella para decirme que Lucas estaba ahí. Le dije que lo mandara para el bar. Ya habíamos hecho tríos y sabía de algunos de mis encuentros a solas con él, así que todo normal. Lucas era mi proveedor de coca y venía a traerme material. Aisha siguió a lo suyo y nos dejó en el bar con nuestro negocio. Al verme con el vestido se echó mano al nabo y marcó paquete, lo miré y vi como crecía. Me enseñó lo que traía y vi que tenía muy buena pinta, como siempre. Como siempre preparó una líneas para él y para mí. Mientras yo me la tomaba sentí su mano en mi culo. Me apretaba con fuerza y me dijo: quiero meterte la polla ahora. Me metió la mano por debajo de la falda del vestido y magreó mi culo buscando mi agujero, que halló rápidamente e introdujo un dedo de golpe. Yo me puse muy caliente y le agarré la polla con el vaquero, le bajé la bragueta y se la saqué. Empecé a menearle y agarrando su polla me lo llevé al wc. Él ni se tomó su raya. Dentro de water comencé a mamarle. Su polla me encantaba, era bonita, grande, ni gorda ni delgada. Era perfecta para mamarla y follarla. A Aisha la volvía loca de gusto. De los cuatro amantes que teníamos por esa fecha, esa polla era la mejor de las tres que me follaban y de las cuatro que se follaban a ella. Esa época aun era perfecta. Cuatro pijotes para tríos. Cada semana había alguna fiesta. Seguía chupando ese pijote y me dijo que parara. Quiero follarte, dijo. Me levanté y sin dejar de tocar su polla, me agarraba el culo con las dos manos. Me daba bocados y me chupaba los pezones. (yo estaba depilado total). Me dio la vuelta bruscamente, me alzó el vestido dejando mi culo al aire y me colocó la punta en el ojete que yo abría con mis manos las nalgas para que lo viera bien. Escupió en mi ano y comenzó a meterla. Yo sentía como su cabeza iba apartando los labios de mi culo y entraba lentamente. Cada empujón que daba me sacaba un grito que seguro Aisha podía escuchar, aunque tenía música en el bar. Pero más me excitaba pensar que ella llegara y nos cogiera así, lo deseaba. Pero mi deseo se hizo realidad. Ella entró en el bar y vio que no estábamos. Miró la raya que había sobre la barra y se la metió. Luego con sigilo se puso a mirar por la ranura que había en el bastidor de la puerta y que se veía perfectamente el lugar donde yo me coloqué en pompa. Sabía que miraba porque vi la sombra por debajo de la puerta. Me puse más puta y comencé a jadear más fuerte y a decir: fóllame, dame polla hasta dentro, córrete, dame tu leche, lléname el culo. Él, al oírme como me ponía de guarra, más fuerte me daba y más rápido. Sentía como su polla se inflaba dentro de mi culo y como salía la leche de la mía. De pronto sentí un golpe de calor en mi culo y un gemido de placer de gusto al correrse dentro de mí. En ese momento ella abrió la puerta y sonriendo y caliente perdía dijo: ¿qué pasa maricón, por qué no me llamas pa estas cosas? No veas que follada te metió, eh? putona... ¿por qué no entraste antes? le dije, sé que mirabas desde hace rato. Ella me dijo: quería ver como te follaba, ahora cuando descanse me toca a mí, vamos para el bar. En el bar tomamos unas copas, unas rayas. Yo estaba por dentro de la barra y ella con Lucas por fuera. Vi como le magreaba la polla, como se la chupaba, como se la follaba y como después de un largo rato follándola de todas las posturas, me llamaron para que abriera mi boca y echar su leche en ella. Así pasó, me llenó la boca y la cara de toda su corrida. Ese día, Lucas se quedó con nosotros en el bar. Cuando abrimos al público, de vez en cuando entraba conmigo al wc y le chupaba, o me follaba un rato. Al poco se iba Lucas para la casa y se follaba a mi mujer. Todo esto sin que nadie se diese cuenta de lo que hacíamos. Cuando cerramos seguimos los tres hasta el amanecer. Lucas nos puso bien los ojetes a los dos, nos dio de beber mucha leche y la coca que consumimos y las copas fueron de su cuenta. Cuando se fue ya amaneciendo, no podíamos dormir ni ella ni yo y seguimos solos. Ahora recordando todo, la follé con muchas ganas y le chupé por todo el cuerpo y ella a mí. Tiramos un colchón en el bar y cuando ella se hartó de correrse, se puso el arnés y me folló, y me folló, y me folló. Que tiempos aquellos..

Autor: GABI Categoría: Bisexual

Leer relato »
NARCOSXXX

La vez que me besó mi amiga y el director

2019-09-05


Hola, mi nombre es Pamela, ya he venido teniendo nuevos amigos, gracias a esta página, ya que como lo he dicho en todos mis anteriores relatos, pueden escribirme a mi correo, y no a todos, pero si les contesto a la mayoría ,soy una chica de 20 años y vivo en puebla que es una ciudad de México, fui muy guapa desde pequeña ya que saque a mi mamá , si ya antes me as leído sabes como soy, o hasta has visto fotos mías por wattsapp, pero si no me conoces aun, déjame te platico que: bueno mido 1.55, pero mis medidas son 98-65-102 mmm… bueno ya empezare con mi sexto relato ojala sea de sus agrado. Bueno después de la primera ves que me masturbe, todo cambio en mi vida, me di cuenta que yo solita podía darme placer y como saben se lo conté a Vanesa mi amiga de la secu,bueno después de eso todo transcurrió normal ósea el chico de la tienda no lo volví a ver ya que como el me dijo solo fue esos días por ayudar a su tío, pero si me seguía mandando SMS, y mi primo wooow ese todos los días me daba los buenos días y me decía cosas bonitas, algunas veces esos menajes se los enseñaba a mi amiga y ella también me contaba que travesuras hacía, y algunas cosas de las que me contaba si me gustaban, bueno pasaron a si muchas semanas, ya saben eso si siempre me gustaba robar miradas e iba a la escuela vestida muy bonita, un día estaba en el recreo con Vanesa platicando de algunas cositas… y ella me dijo: que tal si jugamos a el juego de retos y verdades? Y le dije que si, ya que pues ella sabía muchas cosas de mí, en eso tocaron el timbre y nos metimos a clase ya casi como una hora antes de terminar la escuela, me da un pedacito de hoja y decía: entonces si te atreves a jugar? Y le escribí que sí, y le devolví el papelito, ella me dijo: es una pregunta dime la verdad, has besado a una niña? Y yo le escribí: que no, pero que si me daba curiosidad. Luego me tocó a mí y le dije: es un reto. Te atreverías tu a besar a una niña? Y ella me devolvió el papelito diciendo: si es bonita como tu, sí. En ese momento me puse nerviosa, ya que en ese entonces yo de mi salón era la de los pechos mas grandes pero ella woooow tenia unas pompas de envidia, éramos las dos mas bonitas y desarrolladas del salón. Entonces me tocaba a mi, y le dije: te atreverías a besarme a mí? Y ella me dijo: la verdad si, yo me quede en shock, ya que si la veía muy bonita, así que le dije: pues mi reto ahora es que…. Me beses, y le di el papelito, ella me dijo: va pame ahorita que acabe la clase Y como a los 15 minutos que tocan el timbre…. Entonces vimos que todos se empezaron a salir del salón, nosotras nos hicimos que seguíamos copiando lo del pizarrón, como siempre, había algunos chico afuera, esperándonos ya que les gustaba acompañarnos, por que como repito ella y yo éramos las mas bonitas del salón, pero Salí y les dije que se fueran, por que nos faltaba mucho que copiar y que mi papá vendría por nosotras,y se fueron. Ya cuando vimos que se habían ido, y que vane y yo habíamos guardado nuestras cosas, nos vimos a los ojos y sin decirnos mas, solo ver a los lados que nadie estuviera, nos acercamos, y yo le abrace de la cintura, y nos fuimos uniendo hasta que nuestros labios se unieron, las dos cerramos los ojos, y sentí muy bonito un beso, a si tierno y delicado, en eso no se que me paso pero al saber que ella era la mas nalgoncita de mi salón o mejor dicho de todos los salones de segundo, baje mi mano y le agarre las pompas, (espero en este momento si eres hombre o una zorrita que me lee te estés calentando) y ella subió su mano y me empezó a tocar un pecho, nunca había sentido eso, bueno no de una niña, pero me gusto, así que nos estábamos besando muy rico, pero en eso abren la puerta y ó no, por dios…. Era el director de la escuela, y hacia su trabajo de la mejor manera así que: era el primero en llegar a la escuela y el ultimo en irse, así que el revisaba que todos los salones estuvieran cerrados, bueno y nos vio y uff nosotras nos alejamos y nos dios un sermón… y al final dijo que el lunes vinieran nuestros padres para que hablaran con el, nosotras por los nervios y miedo le dijimos Yo: no director no nos haga eso Vane: diré hacemos lo que quiera pero no nos acuse El: no, esto que hicieron esta mal, las espero aquí el lunes temprano con sus papás Yo: diré y si le hacemos algo bonito solo a usted? El nos vio a las dos y como que lo pensó por un momento y luego dijo: Si vane deja que le toque las nalgas por dentro de la ropa y que venga con tanga y tu me dejas besarte esos melones, no les diré nada a sus padres, ustedes decidan y se salió y se fue… Nosotras nos terminamos de acomodar la ropa y salimos de la escuela, mi papá estaba ya afuera esperandonos nos subimos mi amiga y yo, y pues fuimos a dejar a vane a su casa y luego, ya yo me fui con mi papá, toda la tarde estuve pensando en eso, ya que era viernes y sabía que el director, quería a mis padres el lunes, no se pensé tantas cosas, pero ni yo ni mi amiga mandamos SMS, y así acabo el día, ya el sábado desperté y me había mandado un SMS mi amiga y me decía: pame tu papá está muy guapo y tiene un coche muy bonito(supongo me dijo eso para hace platica) bueno platicamos ella y yo un poco y luego ya en la noche de ese día le dije: si van a poder ir tus papás el lunes? Y me dijo que no y pues solo leí eso y me dormí. El día domingo anduve de lo más normal y ya más noche le mande un mensaje diciendo :oye y si hacemos lo que dijo el director? Ella me dijo: yo si me atrevo al fin ya me las han tocado antes, y tanga uso todos los días Yo le dije: hay es que no me las han besado muchos, solo mi primo y el de la tienda, pero va me atrevo, es un trato mañana nos atrevemos a eso. Amaneció el lunes y me puse un bra muy bonito de encaje negro y media copa, en ese tiempo no las tenia muy grandes como ahora pero para mi edad estaba muy desarrollada, al llegar a la escuela vi a ella y le pregunte, estas segura? Y ella dijo que si. Acabaron los honores ala bandera que bueno aquí en México todos los lunes por la mañana se canta el himno a nacional , nos fuimos al salón de clases y como a los 15 minutos nos mandaron a traer, salimos y todos los compañeros gritaban a si de huuuuu uuuu , nos salimos y fuimos a la dirección, entramos y nos sentamos, y la secretaria nos hiso pasar a donde estaba el director, y el nos dijo: niñas donde están sus papás? Yo: no vinieron pero vamos a hacer lo que nos pidió Vane: diré si traje lo que me dijo El cerró las cortinas y en voz baja dijo: vane enséñame Y vane se levantó la falda por atrás y fue allí cuando me di cuenta que era bisexual ya que había disfrutado su beso, y aparte verla con tanga y estando tan nalgona hizo que se me antojara tocarla mmmm, el director no dijo nada, solo se acercó y se las empezó a acariciar y vane solo cerraba los ojos, se las acaricio como por unos minutos y yo solo veía. Luego dejo de tocárselas y dijo: Vanesa esta perdonada ahora te toca a ti. Yo me puse nerviosa tímida y con pena me baje la blusa para que vane y el director me las vean, pero era un trato así que me desabruche la blusa y saque mis pechos, el director primero solo tenía unos ojos de mucha perversión y vi a vane y también se le veía una cara de asombro, y es que pues para mi edad si las tenía grandes, el director se acercó a mi y me las empezó a acariciar y luego a besar lentamente, y mis pezones rosas se empezaron aponer duritos y esas miradas de mi amiga Woow no se me éxito. Ya solo abría y cerraba los ojos de lo bonito que estaba sintiendo, así me las beso el director y luego tocaron la puerta, creo llego un supervisor o no sé qué era, y ya yo me acomode la blusa y nos sentamos como sin nada, entraron esos señores y vane y yo nos fuimos a nuestro salón, lo que paso después entre vane y yo se los platico en mi siguiente relato…. Gracias nuevamente por leerme y ojala los haya dejado calientes, y pues ya seas hombre o niña si te gustan mis relatos escríbeme, veras que corras con suerte y te conteste, también doy gracias por los que ya me han contratado para platicas especiales, bonita tarde noche, o madrugada depende la hora que me lees Atte: tu amiga pamela (pamelachumx98@gmail.com)

Autor: pamela chu Categoría: Bisexual

Leer relato »
NARCOSXXX

Mi amigo en septiembre

2019-08-19


Que todos comentaban a bailar con la banda musical había mujeres y hombres bailando era muy grande la borrachera que bailaban hombres con hombres aunque Andrés y yo estábamos sobreos con mis demás amigos empezamos a imitar a los borrachos bailando unos con otros hasta que me tocó bailar con Andrés me empezó a mover el tapete estábamos sudando por el baile y Andrés tenía un olor a piel por su ropa y a masculinidad nos abrazamos por que así le Asia los borrachos y nuestras caras quedaron de frente y muy cerca nuestras bocas adres con su sombrero tapó las caras y aserlo sus labios a mis oídos sin decir nada me susurro ahmm me tras caliente cañón lo que me respondió al servir que yo tenía, me dijo Andrés abonos rafa y les dijo a todos que ya nos íbamos nos fuimos caminando abrazados cuando Andrés me dijo cerca del oído quiero que me cojas y cogerte yo le dije que me fascinaba la idea pero yo no sabía nada de esto que sí el la estaba con hombres dijo que no que yo era el primero pero que le encantaba yo le dije que su olor me gustaba mucho es me empujón a hacia una barda y comenzó a besarme le dije tranquilo su olor me cautivo que caí en sus redes mientras me besaba me seducía con sus manos tocando mi espalda bajando así mis nalgas yo restando tomándola por sus nalgas sobre el pantalón de piel Andrés delito sus manos así enfrente de mi abriendo mi pantalón yo mordia su cuello y el el mío como sí cada quién estaba con una mujer cuando metió su mano en mi pantalón le dije espera alguien nos puede ver hay mucha gente en la calle, entonces rafa a donde ya no aguanto quiero más, yo recordé que junto mi casa hay está la casa de mi tío que fue a pasar el puente(vacaciones de 2 o 3 días ) con la familia de su esposa al df y en mis llaves traía la llaves de su casa por que yo la iba a revisar que nadie entrara, le dije a Andrés que nos fuerzas para aya le marqué a mis papas que allá me quedaría que me iba a acompañar Andrés y aceptaron pues de repente en la colonia había robos a casa solas eran como 1 kilómetro para llegar a la casa por que con el caos y las calles cerradas nos íbamos caminando encanto al llegar a la casa de mi tío y cerrar la puerta Andrés se balanzo sobre mi tirándome en los sillones de la sala quedando sobre mi, comenzó a quitar mi mi camisa tocando con sus manos mi pecho mi respiración era muy fuerte por el deseo yo le comenté a quitarle su camisa besar su cuello mis manos tocando sus nalgas y recorriendo su cintura asta llegar al cinturón para desabrocharlo y así meter mis manos para tocar sus nalgas y su piel Andrés cocinaba sus movimientos desabrocharlo mi cinturón para meter sus manos y agarrar mi pene yo sentí el peso de su cuerpo mis manos acariciando y flotando su espalda mientras nuestros labios no paraban Andrés con sus manos compenso a hacer más grande la excitación yo con mis manos estaba a punto de llegar a su agujero Andrés susurro todo lo que me hagas te lo voy a hacer yo continúe metí uno de mis dedos en su culo lubricado con mi saliva y comenté a picarcelo nuestros labios no paraban de hurgar nuestros pechos y caras Andrés jalaba mi pene con una d sus manos y con la otra picada mi culo yo sentía una muy poco pues estaba muy excitado su pantalón de piel me calentaba pero le dije que se lo quitara por que me estorba Andrés me dijo quitame las botas para quitarme el pantalón se las jale pero no le salían habiamos caminado mucho y sus pies estaban hinchados me dijo wey mejor quitame el pantalón y así fue lo deje en botas y el se arrodillo ante mi chupo mi pene bajo mi pantalón dijo sacatelo por que yo quedé en botas y tú vas a hacer lo mismo se acomodó en la mesa del comedor abrió sus piernas me pidió que me acercara y las puso en mis hombros dijo anda cógeme que te traigo muchas ganas puse saliba a mi pene y se lo deje ir todo competidor su agujero casi sin dilatar mi pene corto pero algo grueso que lo hice gritar la mesa no paraba de rechinar con mis movimientos mmmmm era lo único que Andrés en un rato lo le llené su culo con mucha leche le saqué mí pene y me dijo andale wey ya te viene lo bueno,subimos ala recámara de mi tío me empujón sobre la cama me levanto las penas tomándolas de las botas y hacerlo la punta de su pene como sí lubricado mi agujero con su líquido y me lo dejó ir su pene era delegado pero más largo que el mío semi como sí me destroso mi culo me bombeo con muchas fuerzas pero yo soportaba era parte del trato luego me jaló poniéndome en cuatro patas y me penetro estuvimos así asta que dejó toda su leche en mi culo al terminar los dos rendidos nos acostamos en la cama y así nos dormimos al día siguiente Andrés estaba preparando el desayuno sólo con sus botas me dijo que wey sí te gusto lo de anoche pa repetirlo ahorita yo le dije que sí pero que sería de nuestras novias Andrés dijo que ellas no tenían porque enterarse que esto cerca un pequeño secreto sí a los dos nos gustaba por delante y atrás.

Autor: Anónimo Categoría: Bisexual

Leer relato »
NARCOSXXX

El internado

2019-08-18


Buenas alumnas en este internado se conocen profundamente, además de hermanos, cuñadas y algún can juguetón. todos los personajes contribuyen a darse placer los unos a los otros sin celos ni malos rollos. I. Su nombre es Juana y es una belleza. Sus pijos padres para librarse de ella, a la que consideraban un estorbo y así poder dedicarse a sus amantes la mandaron a estudiar a un caro internado de señoritas. Allí nos conocimos el día de la inscripción. Yo asistía a mi primer año y ella al segundo y ya tenía amigas allí. Amigas más intimas de lo que yo podía suponer. Como era la primera vez que salía de casa buscaba una amiga, una protectora, una guia y ella era alguien en quien se podia confiar. Además me tomó bajo su protección casi nada mas verme al salir de la secretaría del colegio. Me arrastró hasta un banco que había en el pasillo y me hizo un interrogatorio en toda regla, sobre mi vida y mis andanzas. Ayudada por la casualidad, nos asignaron juntas a un dormitorio doble. Nunca llegué a saber si también le hacía el amor a la bella secretaria del colegio. Intentó seducirme casi desde el primer momento. Desplegó conmigo toda la simpatía de que fue capaz y ayudada por su educación de niña rica era mucha. La primera noche que pasamos juntas quizá pensó, que era muy pronto, que estaria intimidada por la situación o cansada por el viaje y no intentó nada. La segunda, decidida a no quedarse sin su parte del pastel de placer en aquél mausoleo empezó una aproximación ayudada por la meteorologia. A la hora de acostarnos estalló una terrible tormenta que venia gestándose durante toda la bochornosa tarde del final del verano. Los sentidos excitados por la electricidad estática que flotaba en el ambiente, la piel casi al descubierto por el agobiante calor reinante. Los truenos no eran mas que una excusa pero funcionó. Bajo las cortas faldas del uniforme ninguna llevábamos las reglamentarias medias, apenas unas mínimas braguitas y los juveniles sostenes se transparentaban en la blanca y fina seda de nuestras carísimas blusas. Algún botón desabrochado permitía la vista del arranque de los juveniles pechos y de los encajes que los cubrían en casi todos los casos con muy poco éxito, pues los vigorosos y duros pezones se marcaban perfectamente. Delante de las maestras y padres visitantes había que guardar el correspondiente decoro pero no así con las nuevas compañeras y los grupos de viejas amigas delataban actitudes de gran confianza. Yo no podía dejar de fijarme en las caricias, los besos casi en los labios, los roces, y hasta la franca exposición de alguno de los encantos que propiciaban los reencuentros. La noche anterior yo había dejado que se desnudara primero, para conocer las costumbres del lugar y saber como actuar. Pues el baño comunal estaba muy lejos para cambiarse allí. Ella me demostró que el pudor entre personas del mismo sexo no existe y menos todavía si las intenciones de una de ellas es seducir a la otra. Sin ningún tipo de vergüenza Juana desnudó su cuerpo por completo. En una exhibición casi impúdica de su belleza lo lucía con movimientos sensuales para después enfundarlo en un transparente y corto camisón. La prenda era completamente antirreglamentaria y era lo único que cubrió su cuerpo en toda la noche pues gracias al calor reinante ni las sabanas podia soportar sobre su ardiente cuerpo juvenil. Seguí su ejemplo y me desvestí por completo aunque ahorrándole en todo lo posible la contemplación de mi anatomia, incluso cuando me sacaba las bragas y cubriéndola con una prenda mas amplia y tupida que la suya. Posteriormente me confesó que aquella demostración de pudor la excitó y la decidió aún mas a intentar mi conquista. Yo desvelada durante un rato contemplaba sus bellamente torneados muslos desnudos, incluso el vello del pubis que sus inquietos movimientos habían dejado al descubierto o sus pechos poderosos y firmes marcándose en la liviana y trasparente prenda. Ya en nuestro dormitorio la furia de la tormenta se desató por completo. Cuando nos estábamos desnudando brilló el primer rayo. Un estremecimiento francamente sensual recorrió su cuerpo en ese momento ya desnudo del todo. El camisón se le había subido hasta las axilas. Cada vez que la luz se filtraba a traves de las cerradas contraventanas ella se ponía a temblar y era imposible no darse cuenta de ello. Y por eso le pregunté: -¿tienes miedo de las tormentas? Me contestó que sí y yo amable e inocentemente le ofrecí a compartir mi cama, mi compañía y mi protección en ella. Aunque yo era menor que Juana el miedo es libre. Aceptó y de inmediato se acostó junto a mí, lo mas cerca que pudo. Estábamos tumbadas de costado mirándonos y cuando se vió el siguiente relámpago me abrazó y aproximó su cara a la mía procurando esconderse. Frotó sus tetas contra las mías y metió sus piernas entre mi camisón. Me estuvo rozando el coñito un buen rato con su rodilla y sobre todo con su muslo. Esto me estaba excitando bastante y cuando fue a retirarse creyendo que me iba a asustar por sus avances, rodee su cuerpo con mis brazos y la besé. Primero en la mejilla, pero me fui aproximando a la comisura de sus labios. Como es natural ella no se enfadó y terminó besándome en la boca. Metimos las lenguas explorando la boca de la otra. Cruzándose y lamiendo, deslizando hilos de saliva de una boca a otra. Abrí la mia y saboreé aquel beso con todas mis fuerzas. Como pueden comprender yo no era primeriza en esas lides. En el anterior colegio ya había tenido mis escarceos. Entonces puso su mano en mi culo y comenzó a acariciarme y a subirme el camisón. Pronto mi coño y culo quedaron al descubierto, acercó la mano a mi vulva encharcada y comenzó a masturbarme, sus ágiles y sin duda expertos dedos acariciaban mis labios con maestría y se introducían lo mas posible en el interior de mi cuerpo. Cierto es que podían introducirse bastante pues ya mi coñito había sido visitado por algunos penes. Ni era virgen ni era mi primera experiencia lésbica. Una vez que me corrí por primera vez en sus brazos, gimiendo y suspirando, debido a la tremenda excitación. Bien pronto, se irguió lo suficiente para que pudiera sacarle el camisón sobre la cabeza. Metí la mia entre sus senos maternales y los acariciaba con las manos mientras los apretaba contra mis mejillas. Sus manos no paraban quietas, acariciando mi culo con una y los pechos con la otra. Besaba sus tetas suaves, redondas, plenas, con adoración comencé por el derecho lamiendo todo su volumen chupando su pezón rosado que correspondió a mis cariños poniéndose tremendamente duro. Al pasar al otro lado de su cuerpo, ella aprovecho para sacarme el camisón. Ya desnudas las dos mi lengua volvió a recibir la suya jugando ambas en un intimo conocimiento. Recorría mis dientes y paladar, toda mi garganta, mientras nuestros juveniles pechos se frotaban sin descanso. Sentía sus duros pezones moverse por mis pechos mas reducidos que los suyos pero duros y muy sensibles. A veces conseguía meter una de mis tetas entre las suyas y mover mi pezón arriba y abajo acariciando su piel con el como con un dedo más. A la vez que sentia una de las suyas en la misma posición recorriendo mi sensible epidermis. Lo mismo pasaba con nuestras piernas quedando un muslo entre los de la otra sintiendo en su parte superior el calor del coñito. Frotándolos y apretándolos contra la vulva de la otra buscando proporcionar placer. Sentia su músculo firme bajo la suave piel de su pierna apretada a mi almeja moviéndolo suave lento apretando mi clítoris buscando hacerme gozar. Sus manos acariciadoras en mi espalda, los dedos curiosos pellizcando, palpando arriba en mis omoplatos, llegando hasta la nuca, uno de mis puntos erógenos, hasta la base de mi cabello o bajando y llegando a mi culo. Abriendo las nalgas e insinuándose en el agujero de mi ano, rozándolo con dulzura. Mis manos se ocupaban casi de lo mismo, llegando hasta los suaves muslos sin olvidar el ano cerradito que me fascinaba. De pronto ella se levantó tremendamente excitada, dejándome tumbada boca arriba se subió encima arrodillada a la altura de mi cabeza con una pierna a cada lado de esta bajando su coño a mis aún no muy expertos labios. Comencé besando la entrada, acariciando con la nariz los rizos de su coño y metiéndose entre sus labios aspirar el aroma fragante que desprendía. Pronto mi lengua quiso entrar en acción separando los suaves labios de su vulva, iniciando una placentera penetración buscando el pequeño y sensible clítoris. Sin prisa lamiendo las bellezas ocultas de su almeja sin par. Buscando sus labios menores fue cuando me recompensó con una primera corrida, que me anunció con gemidos y suspiros. Volví a pegar mis labios a su piel hasta que sus jugos pasaron a mi boca mientras ella retorciéndose de placer mesaba mis cabellos esparcidos por la cama. Se dio la vuelta para quedar mirando hacia mis pies e inclinándose sobre mis caderas su vientre hizo contacto con mis tetas y sus dos volúmenes en el mio. Casi simultáneamente unos dedos juguetones abriendo los labios de mi vulva para exponerla a su vista curiosa. -no sabes como te deseo. Me decía. Sentía también uno de sus dedos entrando en mí, hurgando en los mas profundos rincones de mi conejo. Yo también me corrí pronto y ella entonces se decidió a chuparme. Su lengua ocupó el sitio del dedo y este pasó a mi culo que también penetró. Eso era algo nuevo para mí, caricias simultáneas en ambos lugares. Y al sentir en mi ano y vagina todo eso volví a tener otro orgasmo. Quise imitarla y y mis manos abrieron sus nalgas dejando sitio para meter un índice humedecido con los jugos de su coño por su estrecho agujero. Comencé a girarlo para procurarle el máximo placer posible y su vulva volvió a abrir sus compuertas sintiendo en la lengua el sabor de una nueva corrida. Así casi una encima de la otra nos dormimos, ella con la cabeza apoyada en mi muslo y los labios casi junto a los labios de mi coño y teniendo entre los muslos mi cabeza. El despertador nos sorprendió así. Estaba bellísima desnuda, de pie frente a mí después de haber pasado la noche juntas sobre mi cama. Como buenos días la besé en la boca chupando enérgicamente su lengua. Nos duchamos juntas en los enormes baños comunales, en el mismo cubículo observando que no éramos las únicas en tan sáfica práctica. Que en otros cubículos había parejas de chicas y no solo con el fin de ahorrar tiempo y agua en la higiene. Pues en algunos casos se entretenían mas que nosotras. Restregué su bonito cuerpo voluptuoso con el gel paseando mi mano por los generosos pechos, por el abdomen ligeramente abombado, por el coño abundantemente peludo, por el culo abundante y por la arqueada espalda mientras seguíamos besándonos en la boca y ella se abrazaba a mí. Entonces me hizo la revelación: II. -Hoy te voy a presentar a dos de mis mejores amigas, y ya sabes lo que eso significa aquí. Quiero que entres en este círculo pero he de advertirte que entre nosotras no ha de haber celos. Somos libres de acostarnos las unas con las otras y quizá con alguna más. Chicas dispuestas a follar y hacer el amor sin trabas. Tras ese discurso y terminar de asearnos yo sin dejar de contemplar la belleza del resto de mis compañeras semidesnudas distribuidas por el resto del baño bajamos a desayunar pues nos encontrábamos famélicas tras la noche de sexo. En el mismo comedor Anabel se unió a nosotras en la mesa, una belleza de cabello castaño claro y profundos ojos azules, labios rojos y carnosos, su delgado y blanquísimo cuello salía de un cuerpo capaz de quitar el sueño. Blanco como la nieve, con un par de pechos grandes y algo colgantes pero firmas y una vez que los probé terriblemente suaves, un vientre plano que rivalizaba con la poblada mata de vello castaño que cubría una profunda raja, húmeda y amorosa vulva. La arqueada espalda y unas prominentes nalgas de las que salian los muslos bellamente torneados, finos finalizan la descripción de su bello cuerpo. Thais la otra amiga, la forma de su cuerpo muy parecida, excepto en que era una morena profunda de cabello negro ala de cuervo y ojos oscuros y se afeitaba el vello del pubis con lo que exponía su raja sin trabas a la contemplación. La única de nostras que enojes lo llevaba así. Sus voluptuosos cuerpos llamaban poderosamente mi atención pues yo soy muy delgada mis tetas pequeños conos de carne increíblemente firmes y mis nalguitas prietas casi insignificantes al lado de sus poderosas grupas. Mi blanca y nívea piel hacía contraste con las suyas mas bronceadas excepto Anabel, juntas parecíamos dos vasos de leche. Vinieron esa noche de visita y se quedaron hasta casi el amanecer sin que ninguna durmiéramos nada. A ese paso no se como iba a estudiar ese curso. Entraron en nuestra habitación cubiertas por largos camisones que de inmediato se quitaron al entrar en el cuarto quedando completamente desnudas a nuestra vista. Nosotras ya estábamos igual que quedaron ellas en una cama gozándonos. En nuestros juegos amorosos nos veíamos casi todas las noches las cuatro en nuestra habitación o la suya. A veces formando parejas me acostaba con cada una de las tres indistintamente pero siempre prefería a Thais. Nunca me cansaba de acariciar su cuerpo depilado al completo y aunque no llegamos a hablar de amor me atrevo a decir que eramos una especie de novias. Me buscaba por la cama cuando estábamos acompañadas y yo podía disfrutar de su coño sin pelo en mi boca durante horas provocándole orgasmo tras orgasmo. III. Cierto fin de semana vino de visita el hermano de Anabel un año menor que yo pero guapo y masculino, un chico macizo, todo un ejemplar de hombre. Mis amigas sabían que yo era la mas bisexual de todas, que había tenido buenas experiencias con chicos. Y Anabel que quería mucho a su hermano y a mí, me preguntó si no me importaría acompañar al muchacho durante las noches que se iba a quedar en los dormitorios de los invitados y familiares. Accedí con mucho gusto pero diciéndole que no le dijera nada, que yo iba a ser su sorpresa y regalo. Pasamos la primera tarde paseando por los jardines y enseñándole el colegio, rivalizando todas por acariciarle y demostrarle cariño. Montamos toda una farsa para despistarlo. Parecía un poco abrumado con tantas manos femeninas acariciándolo. Aunque yo me hacia la dura sin dejarle tocarme, no hacia mas que ponerle ojitos tiernos. Ataviada solo con mi falda plisada y la blusa blanca sin nada debajo me dirigí esa noche al cuarto que le habían asignado, afortunadamente dormiría solo en un dormitorio. Me abrió con cara de susto aunque no podía dejar de apreciar mis pezones duros pidiendo guerra transparentándose en la fina tela. Sin darle mucho tiempo a reaccionar me lancé a su cuello buscando su boca como con desesperación. Poco tardó en darme su lengua. Colgada de su cuello y bien pegada a él dejaba que sostuviera mi desnudo culo con sus fuertes manos. Le arranqué la camisa y como hacia con mis amigas empecé a comerle sus pezones con lascivia. Algo que nunca se me había ocurrido hacer con otros chicos hasta que había empezado a hacer el amor con chicas. Eso pareció gustarle pues gemía suave en mi oído. De vez en cuando sacaba la lengua y me la metía allí. Notaba la dureza de su polla clavada en mi pubis mientras rodeaba su cintura con mis piernas. Saltando directamente a sus fuertes brazos para que me sostuviera en vuelo Lamiendo su oreja le dije: -espero que le hayas hecho caso a tu hermana y te hayas traído condones. Por que no pienso dejar que te escapes sin follarme. Yo me había traído los míos de casa, pero tenía pocas posibilidades de renovarlos antes de las siguientes vacaciones. Andando hacia atrás caímos juntos en la cama. Me bajé de él lo justo para arrancarle los pantalones y el bóxer y meterme aquella hermosa polla en la boca después de darle unas buenas chupadas a sus huevos. Aprovechaba ese momento para desnudarme yo y dejar caer al suelo mi faldita y la blusa. Anonadado se dejaba hacer y yo me sentía bien controlando la situación. Yo misma le puse el condón en un rabo que era imposible que estuviera mas duro. Parecía que iba a estallar. Con un gemido me la clave hasta que mi culo hizo tope en sus testículos. Mirando a sus bellos ojos iguales que los de su hermana y dejando que él viera mi cara de vicio. Lo cabalgué despacio sintiéndome llena de carne caliente y disfrutándolo. A esas alturas ya tenía claro que me encantaba disfrutar de los dos sexos. No sentí cuando se corrió pero lo vi poner los ojos en blanco mientras pellizcaba sus pezones y él amasaba mis tetas. Si noté cuando la hermosa polla entró en cuarto menguante, le quité el condón y se la limpié con mi lengua. Con un último y lascivo beso en el que aún tenía el sabor de su semen en mi boca me despedí de él y volví a mi dormitorio. Allí me esperaban mis amigas, amantes, deseosas de que les contara como me había ido. Se lo relaté con pelos y señales evidentemente. IV. Nos costaba separarnos en las vacaciones, que la lejanía de nuestros hogares nos obligaba a pasar separadas. Yo me sentía muy sola sin otra boca que me diese placer en mi sexo ahora también depilado al completo. Había abandonado un poco a mis amigas de casa y no creía tener confianza suficiente con ninguna chica como para hacerla mi amante y compartir mi placer con ella. Así me decidí a entrenar a mi perrita Una fox terrier muy sexi que traía locos a todos los perros de la vecindad para que me chupase la vagina. Debo hablar algo mas de este singular chucho, desde niña me gustaba jugar desnuda con ella, frotar su piel caliente y viva con la mia, con mi cuerpo sin ropa, me encantaba. A veces cuando estaba en celo yo misma la follaba con mis dedos para calmarla. Siempre me gustó el espectáculo de verla follando con perros y alguna vez con canes de confianza mi mano guiaba su pene al coño de mi zorrita perra o a su culo si el chucho era tan feo que no quería cachorros. Comencé su entrenamiento poniéndome cebos en los labios de la vagina o sobre el clítoris y si pretendía alcanzar la golosina debía lamer el coño ofrecido. A los pocos minutos yo me había corrido y le daba un premio mas grande. Comencé a suprimir las golosinas que me metía en la vulva y a dejar solo el premio final cuando me corría. Y lo curioso es que a la puta del chucho le gustaban los jugos de mi orgasmo y los bebía con gusto, asi que dejé también de usar el premio y en cuanto me levantaba la falda y bajaba la braga ella se lanzaba sobre mi sexo para hacerme gozar todo lo que yo creía necesario. La perra le daba rápidos lengüetazos a los labios del coño o yo los abría con los dedos para que que metiera la lengua lo mas profundo en la vagina o lamía el clítoris. Nunca dejé que sus dientes entraran en juego castigándola severamente cuando lo intentaba. A pesar de que alguna vez mis compañeras habían marcado su dentadura en mi piel y a mi me encantaba dar algun mordisco mezclado con los besos en los hombros de mis amates. La perra siempre había dormido a los pies de mi cama pero desde entonces siempre lo hizo entre mis muslos dentro de mi camisón, los pocos días que me acordaba de ponérmelo. V. Se acercaba el final de las vacaciones y el momento de volver al colegio y el problema de con quién dejar a mi mascota y sus nuevas habilidades. Una persona de confianza que se encargara de mitigar, controlar o por lo menos vigilar la fogosidad del can. No se le ocurriera hacer gala de sus nuevos conocimientos ante mi madre o alguna desconocida, lo que hablaría bastante mal de su dueña. Con mi madre me unia una gran confianza, aunque me hubiera mandado a un internado para follarse todo lo que se menea, pero no se podían tratar ciertos temas. No tenía hermanas y pensaba que debía ser una mujer que se aprovechara de las habilidades del animal. Pronto se me ocurrió la solución. Mi cuñada, la mujer de mi hermano era la veterinaria que siempre la había cuidado y que ademas la apreciaba mucho. Con un cuerpo deseable larguísimas y bien torneadas piernas, anchas caderas que le dejaban un culazo tremendo, esbelto talle unos grandes y un pelin colgantes pechos, y una carita preciosa de labios rojos carnosos sensuales, ojos castaños oscuros, melena negra larguísima y piel bronceada, muy muy oscura. El cabrón de mi hermano siempre tuvo buen gusto para las mujeres y desde que yo había aprendido a apreciarlas me daba cuenta de eso. Le llevé el animal a su consulta con la excusa de un chequeo normal. Había quedado con ella para un rato en el que no tendría clientes y estaríamos a solas, su enfermera con el día libre, aunque no me hubiera importado que ella también participara en el asunto. También era una mujer de bandera. Sandra llevaba solo la ropa interior, una lencería sexi y cara, bajo una bata de laboratorio según su costumbre de tener puesta la calefacción a tope. Yo iba dispuesta a ligármela. Cogió a la perrita y comenzó con las pruebas de rigor, la ayudaba en lo que podía a la vez que comencé a hablar de sexo, el del chucho y su vida amatoria pero haciendo bastantes generalizaciones hasta que deslicé la insinuación de que el animal sabía comer coños. Ella dio un respingo y dijo: -¿¡qué!? ¿lo sabes de cierto o solo lo parece? Haciéndome la inocente y con una cara de cemento armado contesté que solo tenia indicios pero que todo indicaba que así era. Incluso acusé al pobre bicho de meterse entre mis piernas cuando tomaba el sol en bikini. Trató de quitarle importancia pero la reté diciéndole: -si no me crees haz tu misma la prueba. Le picó el orgullo y la curiosidad y probablemente la excitación. En sus años de medicina animal no se había topado con ningún bicho de tan singulares características. Me ordenó cerrar la puerta con llave se abrió la bata y se bajó un tanga muy sexi que llevaba y que por entonces yo no me atrevía ni a soñar y dejó a la perra frente a su vagina. Iba a ser la prueba de fuego del animal. Nunca había chupado otra vulva que la mia. No me defraudó. El can se lanzó sobre el hermoso organo que se le ofrecía utilizando todas la tretas que yo le había enseñado para hacerla gozar. Pronto mi cuñadita comenzó a gemir y suspirar y yo la contemplaba excitada deseando contribuir a su placer. Esperé conteniéndome usando toda mi fuerza de voluntad a que un espasmo de su cuerpo me anunciara un orgasmo para acercarme a ella y separando un poco mas la bata acariciar sus pechos enormes todavía cubiertos por el sujetador de encaje y la besé en la boca suavemente. Ella se derretía entre la lengua de mi perra y las manos en sus pechos retorciendo suavemente sus pezones. Y no tuvo fuerzas, ni probablemente ganas, para rechazar mis avances cada vez mas ardientes. Pronto comenzó a responder a mis suaves besos y pude darle lengua y recibir la suya en mi boca. Comenzó a meter mano por mis vaqueros ajustados y a desabrocharlos encontrándose que previsora no me había puesto ropa interior. Se asombró un segundo de mi coño depilado el suyo aun lucia una hermosa mata de pelo. Me saqué los pantalones y seguí con su bata y suje acariciando su piel bronceada. Terminé por quitarme yo misma la blusa sin separar mis labios de los suyos ni mi lengua de su boca. De pie agachada sobre su camilla donde ella reposaba con mis manos perdidas en su cuerpo. La perra seguía trabajando su sexo colocada entre sus muslos y Sandra me acariciaba a mí buscando mi sexo para comenzar a masturbarme suavemente. Cuando me corrí aparté al chucho encerrándolo, no iba a permitir que a la primera chica a la que podia comerle el coño tras mi abstinencia forzada de vacaciones se la comiera la mas zorra de las perras. El can se tuvo que conformar con mirarnos y volví a la camilla. Ella comenzó a hacerme preguntas. Tuve que contarle como había entrenado al animal y como me había hecho bisexual en los colegios. Y por qué había tenido que seducirla a ella por la necesidad de buscar alguien que cuidara de la perra y desde luego de un maravilloso gusto. Me coloqué sobre ella tras el interrogatorio en un sesenta y nueve arrancando suspiros de excitación. Aunque antes había lavado su coño, lo llevaba con un poblado triangulito de vello sobre la vulva, no estaba dispuesta a lamer las babas de mi perra. De inmediato atrapé los labios de su xoxito con los míos y mi lengua buscó el clítoris. Su lengua recorria todos mis rincones con una experiencia que nunca había sospechado llegando por mi perineo a volverme loca cuando se deslizó en mi ano. Sandra aficionada a meterme los dedos en el culito tras un delirante beso negro, algo que nunca había hecho con mis amigas. Y de lo que tomé nota de inmediato para hacerlo con ellas. Colaborando gustosa le introduje el indice en su apretado agujerito trasero mientras con los dedos de la otra mano ayudaba a mi lengua separando los labios o agarrando el clítoris enorme que tiene y acariciándolo. O lo metía en la boca chupándolo como un caramelo reteniéndolo entre los dientes y acariciándolo con la lengua. Ella no dejaba de chuparme el muy sobado coñito que no se cansaba de alabar tocar y chupar amorosamente mientras me arrancaba mas suspiros de excitación. Ni sé los orgasmos que había tenido cuando me bajé de la camilla para volver a besar sus carnosos labios compartiendo su sabor que retenía en los míos. Lamer sus ojos, nariz, bajar por el cuello, hombros, axilas y dedicarme a los pechos enormes lamiendo los pezones oscuros y duros metiéndolos en mi boca y chuparlos para sacar leche pues en esos días todavía daba de mamar a mi sobrino. Seguí por su vientre ligeramente abombado y dejando un poco de lado su agotado y exprimido coñito bajar lamiendo por los muslos suavemente con la lengua lo mas fuera de la boca para poder saborear su piel suave. Hasta llegar a sus cuidados pies e introducirme los deditos en la boca como pequeños dulces lamiendo el espacio entre ellos y lamiendo sus plantas haciendo que se retorciera de risa y placer. VI. Salió su espíritu de científica y me propuso dejarme comer el coño por la perra que teníamos olvidada para poder observar el fenómeno con cierta frialdad. Volvimos a dejar mi vulva al alcance de la lengua voraz del animal y ella no perdía detalle. Incluso saco fotos con la polaroid que tenía para documentar los expedientes. En ellas se veía perfectamente la lengua voraz del can lamiendo mi depilado coño. Para excitarme más y aunque no lo necesitaba, comencé mi propio interrogatorio particular y le pregunté por sus relaciones con mi hermano, su tamaño, que sabía admirable y de como tenía tanta experiencia amando a chicas. Sobre el tamaño del pene de mi amado hermano me contesto que era algo digno de peli porno, que le encantaba el sexo anal con él y que de vez en cuando hacían trios con chicas a las que ella también hacía el amor. Nunca había tenido tanta confianza con ella, por lo menos para llegar a comentar esos detalles tan íntimos y eso que siempre me había caído bien. Aunque me confesó que se había casado virgen y siendo muy inocente en lo del sexo, mi hermano había sido un gran maestro que la hacía disfrutar terriblemente. Yo iba de orgasmo en orgasmo tanto por lo que me contaba como por las jugarretas de la legua canina. Me pidió permiso para contarle a él lo del animal aunque negando que yo hubiera tenido algo que ver en su entrenamiento. Le di permiso y entonces a ella se le ocurrió una nueva y perversa idea: VII. -¿Quieres vernos follar?. Me dijo. A mí era algo que me encantaría y me pondría cachondísima. Él tenía la costumbre de pasarla a recoger a la hora de cerrar y no era la primera vez que ella lo calentaba y terminaban follando en esa misma camilla que estábamos usando nosotras. Con todo lo que había pasado conmigo estaba calentorra y no pensaba esperar a llegar casa para follarse a su marido. Yo podria verles desde la otra habitación por la puerta entreabierta y si llegaba el caso unirme a ellos apareciendo desnuda. Llegó al rato, ella se puso solo la bata, sin nada debajo, para recibirlo y yo me escondí. Juan le dio un beso y ella abrió la boca no dejando que separa la suya. No se ando con muchos rodeos y mientras le apretaba contra ella con una mano con la otra en su bragueta le bajaba esta dejando salir la polla morcillona de su encierro. Era algo monstruoso algo que yo sospechaba de cuando lo espiaba cuando vivía en casa de mis padres. No me imaginaba un aparato así en mi coño pues de los que yo había disfrutado eran de tamaño mas manejable. Mientras yo pensaba todo eso le había abierto la bata apreciando la desnudez de su esposa. Se daba cuenta de que con lo caliente que iba ella no necesitaba preliminares. Sin pérdida de tiempo le había dado la vuelta y con ella apoyando los antebrazos el la camilla se la envió dentro de la vagina. Desde mi posición a un costado de ellos apreciaba las embestidas y como los labios del coño agarraban la perfecta circunferencia del tronco absorbiéndola como si no quisieran que marchara. Enseguida volvía al ataque clavándose de nuevo, ella giró la cabeza guiñándome un ojo. La besaba en los hombros con la cara sumergida en el larguísimo cabello, las manos agarrando las tetas sosteniéndolas con cariño apretándolas con suavidad y retorciendo los pezones con dedos hábiles. Yo me estaba calentando mucho con las manos en mi coñito acariciando los labios con la yemas de los dedos. Hacía rato que había perdido la cuenta de los orgasmos que llevaba esa tarde. Separando los labios para introducirme un dedo hasta la boca del utero. Entonces me acordé de la perra, era una ocasión perfecta para que hiciera una de las suyas, y la solté dentro de la consulta. Como una flecha fue en busca del coño de mi cuñadita que ya estaba ocupado por la enorme tranca. Asi que mi hermano sintió una lengua lamiendo sus huevos y el tronco de su polla cada vez que la sacaba de tan húmeda gruta. Preguntándose que diablos era eso miraba entre sus piernas donde descubrió a mi mascota dándole placer a ambos. Puesto que el animal cumplía bien con su parte no pareció plantearse mucho mas. -¿esta no es la perra de mi hermana? Fue lo único que dijo. Yo me partía de la risa escondida viendo los esfuerzos de la perra mientras ellos iban de orgasmo en orgasmo y viendo a mi hermano follarse a mi cuñada. Era hora de unirme a ellos asi que abrí la puerta del todo y les pregunté: - ¿y a mi no me vais a dejar participar?. Juan se llevó la sorpresa de su vida viendo el cuerpo desnudo de su hermanita pequeña que había desarrollado todos sus encantos pidiendo una participación de su polla. Pero enseguida se repuso, el chico era rápido de reflejos, y me tendió la mano sin sacarle polla a su mujer. Yo le ofrecí la lengua y el supo darme uno de los besos mas húmedos y calientes que me ha dado nunca un hombre, aunque pudo ser el morbo de hacerlo con mi querido hermanito. Deslizó una de sus manos por mi coñito depilado y encharcado haciéndome suspirar mientras una de mis manos iba a sus colgante huevos volviendo a apartar a mi mascota de sus placeres y la otra a los pechos de su esposa. Ella compadeciéndose de mí se apartó de su chico sin dejarlo eyacular y le dijo: - te vas a follar a esta preciosidad. Volvió a encerrar a la perra mientras nosotros nos besábamos y sentia las fuertes manos de mi hermano recorriendo todo mi cuerpo. De pie uno frente al otro notando la dureza de su polla en mi vientre casi a la altura de mis pechitos pues Juan es bastante mas alto que yo. En sus brazos me sentia querida y protegida y ellos me levantaron y depositaron sobre la camilla que tan buenos ratos nos estaba haciendo pasar. Colocando mis piernas apoyadas en su pecho empezó a buscar con el glande la entrada s mi vulva. Sujetando fuerte mi cintura apoyó el glande en mis labios forzando su impresionante tamaño tan delicada abertura, yo estaba viendo las estrellas, pero de placer. Su esposa se dedicó a besarme y a acariciarme las tetas. Por fin entró al completo y mi propio hermano me follaba haciéndome la chica mas feliz del mundo. A la vez que era una de las folladas que mas gozaba, cada entrada la sentía casi hasta mi corazón y cuando la sacaba no quería que lo hiciera. Me corrí casi la primera vez que me la metió hasta el fondo y disfruté cada uno de los orgasmos que me dio gimiendo y suspirando. Hasta que la sacó a punto de eyacular para que ambas pudiéramos recoger su semen en nuestras bocas hambrientas. Arrodilladas a sus pies era mi lengua la que lamia el tronco mientras su mujer alcanzaba el semen o este llegaba a mi garganta mientras la lengua de su esposa le chupaba los huevos. Turnándonos hasta que terminó de salir leche. Asombrándome aún mas ella se incorporó y comenzó un morboso beso con Juan dándole su propio semen a beber. El líquido que retenia en la lengua y ella me levantó para que compartiera el beso con ellos. El resto de la noche y de la tarde la pasé en su casa tras avisar a mi madre de donde iba a dormir, aunque estaba claro que mucho no íbamos a dormir ninguno de los tres. Una vez allí mi hermano recuperado de las sorpresas de la tarde volvió a follarme ya con mas tranquilidad y dedicado solo a mi placer y aceptó con gusto quedarse con mi mascota morbosa durante el resto del curso. Pensando en los placeres que tan complaciente animalito podía brindarles. Me prometí a mi misma seguir amando a mi hermano y cuñada como ese día disfrutándonos a tope sin celos como hacía con mis amigas. Pensando ademas en cuando mis sobrinos crecieran y se convirtieran en jóvenes con ganas de sexo. VIII. Por fin llegó el día de volver al internado, allí descubrí que me habían cambiado de compañera de cuarto. Y como no estaba dispuesta a pasarme el resto del curso haciendo abstinencia para que la nueva no sospechara. No me quedaba mas remedio que hacer lo mismo que hizo Juana conmigo con la nueva compañera, una pipiola nueva en el colegio. Si Paloma hubiera pasado allí un curso no habría sido tan inocente. Era toda una belleza pequeñita, pelirroja y muy bien formada. Una boca que me recordaba la de mi cuñada, carnosa y de labios sensuales, fino cuello delicioso, piel blanca y pecosa, senos pequeños cónicos y muy bien formados, un vientre plano y blanco como la nieve rematado por una tupida mata de vello rojo como el cobre que ocultaba una vagina de labios finos no desvirgada aún. El suave satén de su piel blanquísima y su figurita repleta de curvas. Todo eso no pude apreciarlo hasta que no siguió mi ejemplo al desnudarse, ella me miraba de reojo y yo yo a ella descaradamente, buscando provocarla con la lujuria de mi mirada. Me gustó ver lo rotundo de sus nalgas cuando se bajó el pantalón y la forma como estiraban la tela de las bragas cuando se las quitó. Bajándolas con mas sensualidad de la que pretendía dándome la espalda. Me prometí a mi misma comérselas muchas veces buscando el ano como Sandra me había enseñado. Su arqueada espalda perfecta prometía acoger mis pechos. Me propuse actuar aquella misma noche sin esperar a tormentas. Empezar a seducirla ya mismo, me coloqué a su lado y le di un suave beso en los labios y abrazándola fuerte junté mis pechos a los suyos, sin explicaciones, sin palabras, solo haciéndole sentir en su piel las caricias de una amante atenta. Apoyé la mandíbula en su hombro para besar y lamer su cuello hasta la base del cabello rojo. Acaricié la espalda suave, solo rozando la línea de la columna y los omoplatos con las yemas de los dedos, erizando su piel, bajando hasta el culo. Sus gemidos en mi oído me decían que estaba consiguiendo mi objetivo. Y entonces comencé a hablarla del mucho amor que le tenia, de lo bien que íbamos a pasarlo juntas de la intima a mistad que nos uniria y alababa su bello cuerpo con todas las flores que me dictaba la imaginación. La tumbé en mi cama mientras seguía acariciando su piel con dedos leves y hablándole al oído. Se dejaba hacer y pronto le arranqué suspiros, su excitación cada vez mas evidente. Por fin se me entregó y comenzó a colaborar acariciándome tímidamente. Poco después me confesaría que la única experiencia sexual que había tenido había sido una violación y que solo mi ternura había conseguido devolver la sensualidad a su cuerpo agarrotado. Comencé a lamer su cuerpo por las nalgas que me tenían embrujada descubriendo el ano con el que gozaba una vez y otra. Ella repitió conmigo ese juego y yo me corría una vez y otra. Con solo eso nos dormimos esa noche. En pocos días aprendió a disfrutar por su ultrajada vagina conseguí hacerle olvidar y se convirtió en una amante perfecta, Aunque sospechaba que iba para lesbiana incondicional, que nunca dejaría que otro hombre llamara a la puerta de su coñito. Durante esos días solo pude compartir alguna siesta con mis antiguas amigas para poder advertirlas que estaba seduciendo a mi nueva compañera y que necesitaba cierta tranquilidad. Durante esas siestas le hice partícipes de los nuevos descubrimientos de las vacaciones y con que gustó, le comí el culito a las dos, lamia el ano de una mientras la otra hacía lo mismo conmigo. En noches sucesivas recibimos la visita de Thais y de Juana que compartieron lecho y placeres con nosotras. A día de hoy Paloma y Juana se han ido a vivir juntas y han adoptado una preciosa niña. IX. A ambas nos daba clase una joven profesora que el año anterior ya le había dado clase a Juana, no sospechaba yo en que forma. A poco de comenzar el curso me llamó a su despacho al acabar las clases con la escusa de ayudarme en un trabajo que debía hacer. Al inclinarme sobre el libro que yo sostenía ella se acercó mucho a mí para explicarme. Y antes que que pudiera darme cuenta sus brazos me rodaban y sus labios se posaron prometo en mi cuello y luego en los míos, suavemente primero. En cuanto le correspondí abriendo la boca de una forma salvaje que me hizo estremecer. Sus manos apresaron mi cuerpo buscando desesperadamente bajo mis ropas. A sus gemidos de placer y a su deseo correspondí con pasión. Hicimos el amor sobre la gruesa alfombra de su despacho una vez que ella me arrancara el uniforme de la escuela y yo a ella blusa y falda. Nos besábamos y reíamos mientras ella me recostaba en el suelo y me masturbaba con sus hábiles dedos que metía profundo en mi coñito ansioso. Yo tenía una mano en su raja y la otra en su culo. Ese trasero que tantas veces había pensado acariciar mientras lo veia en clase recorrer de lado a lado el encerado apretado en sus faldas estrechas o ajustados pantalones. En clase me imaginaba su serrano cuerpo desnudo mientras se paseaba entre las filas de pupitres. Cubierto por finos vestidos y blusas trasparentes que me dejaban apreciar lo abundante de sus pechos firmes. La anchura de sus caderas, el bronceado de sus muslos o la esbeltez de su cintura. Yo la deseaba, pero ella era una profesora. Paloma para quien no tenía secretos me decía: -Paciencia, amor mio. tu provócala, que sea ella la que te desee. Yo le recordaba que si hubiera tenido paciencia ella no dormiria conmigo desnuda todas las noches ni me comería el coñito de esa forma deliciosa que ella tenia. Pero dio buen resultado fue ella la que tomó la iniciativa. Claro que después me confesó que todo había sido una encerrona preparada por la pérfida y maravillosa amiga Juana a la que ella también había hecho el amor. Juana le había confesado el grupito de calentorras que nos hacíamos el amor, follábamos mas bien, en cada oportunidad que podíamos. Y le animó a que nos sedujera de una en una en la forma mas difícil pero a la vez mas excitante, mientras mi amiga se callaba como puta. De esa forma consiguió desnudarme en su despacho y yo a ella. Lamernos las ardientes vaginas casi durante la hora libre entre clase y clase. Le confesé como follaba con mi compañera de cuarto de la que ella aún no sabía nada por Juana. Y ella me dijo que se había fijado en la belleza pelirroja de Paloma y en su bonito culete. y que había decidido comenzar por lo seguro conmigo. Me pidió que guardara silencio con Thais pues pensaba prepararle la misma encerrona a mi depilada amiga. Yo le invité esa noche a mi dormitorio donde le presentaria a mi compañera de cuarto, a la que advertí de la visita. Paloma , ya te lo dije quedó encantada, pues la bella profesora también había llamado su atención. Excitadas por la anticipación, la esperamos acariciándonos y besándonos. Paloma comenzó a dirigir sus manos a mi rajita. En ese momento llamó a la puerta y la abrí solo con mi tanga, regalo de mi cuñada, y el suje. Como saludo recibí un fuerte beso en la boca que abrí de inmediato para recibir en ella la lengua de mi bella maestra. Cogí su mano para arrastrarla al interior de nuestra habitación no sin apreciar que nuestras vecinas de enfrente también estaban recibiendo una visita en ese momento y que la esperaban desnudas. La llevé junto a la cama donde nos esperaba Paloma. Quedaron las dos frente a frente y casi con timidez se dieron un tierno beso y un lento abrazo y comenzaron a acariciarse con suavidad explorando el cuerpo de la otra todavía desconocido. Sin acercarme a ellas me saqué la lencería que me quedaba y esperé a ver como se desarrollaban los acontecimientos. La profesora se arrodillo para besar el pelirrojo pubis y aproveche para acercarme. Tomando el mentón de mi compañera besarla con lengua a la vez que le sacaba el fino camisón corto y trasparente de tirantes. Beso sus labios que separaron los dedos buscando el clítoris para ponerlo entre sus labios. Paloma se echó en el lecho manteniendo entre sus muslos a la maestra que se puso a cuatro patas sobre la cama. Yo arrodillada junto a la cabecera de la cama puse un muslo a cada lado de a cabeza de mi compañera para que usara su lengua trabajadora en mi coñito. Sentía en mis labios sus dedos mientras ella tenia en los suyos los de la profesora. Cuando tuve mi primer orgasmo reaccioné y me di cuenta que no nos estábamos portando como buenas anfitrionas. Nuestra invitada ni siquiera estaba desnuda y no había gozado todavía. Me separé como pude con un ímprobo esfuerzo, de los succionadores labios de Paloma. Separé a la maestrita de su camiseta y pantalones ajustados de deporte bajo los que no llevaba nada. La coloqué en medio de las dos entre la boca golosa de mi amiga chupando su deliciosa vulva y la lengua de mi maestra hurgando entre los rincones de mi sexo. Solo pude suspirar entre los jadeos del placer: -meteme un dedo en el culito. Ambas siguieron mi consejo y yo tenia en mi ano el de la profesora y ella en suyo los dedos juguetones de Paloma. mientras los orgasmos seguían para todas. Decidí cambiar de posición coloqué a mis amigas en un delicioso sesenta y nueve. Mientras yo las ayudaba lamiendo y acariciando todo lo que me permitían incluido el ano de la que estaba arriba. Actuaba de directora de los movimientos del ballet del placer. X. Durante todo el colegio no nos faltó compañía. A ninguna de nosotras, siempre encontrábamos alguna combinación posible. En ocasiones conseguíamos alguna nueva participante o montábamos orgias con otras grupos que sabíamos tan ardientes como el nuestro. Como con las vecinas del cuarto de enfrente. En la universidad he compartido piso con Thais y Paloma. Más de algun fin de semana venían Juana y el resto de las amigas y profesoras del colegio a pasar algun fin de semana con nosotras a renovar nuestros juegos. También seguía una relación de folla amigos con el hermano de Anabel que ya no era tan tímido como la primera vez que follamos. Sin olvidar a mi cuñada y mi queridísimo hermano y su bella polla y desde luego mi mascota. Cada vez que voy a casa me hacen un hueco en su cama. También he conocido chicos, algunos maravillosos que me han hecho gozar. Ahora he echado mi curriculum en el colegio en el que pretendo entrar como profesora. Se que tengo buenas posibilidades pues ejerce de directora mi antigua profesora y amante.

Autor: pern Categoría: Bisexual

Leer relato »
NARCOSXXX

Calentando el agua de la piscina con Rocío

2019-08-17


Ayer mismo sucedió esto, lo que escribo es real y ayer disfruté de mi amiga, en la piscina, las dos super calientes y hoy, seguimos super excitadas.... creo que mañana me voy a la piscina con ella otra vez. Soy una lianta. Lo reconozco. Me pueden las situaciones morbosas, crear unión entre distintas personas, hacer cosas sin planificarlas, según surgen…..la vida esta hecha de emociones y a mi me gusta buscar las mías poniendo los ingredientes que a mi me gustan. El último día que quedé con Rocío y con Jesús, le enseñe a ella una foto de Marcos. Le gustó mucho. La intención es que más pronto que tarde nos juntemos a jugar los cuatro, pero por circunstancias no ha podido llevarse a cabo. Así que, para propiciar que haya un poco más de complicidad, les propuse hacer un trío de whatsapp a él y a ella. A Jesús le dejaba fuera para que Rocío se expresara con libertad y zorreara con Marcos con más tranquilidad y se conozcan bien. Al día siguiente, cuando la charla no había pasado de los formalismos comunes de alguien que no se conoce, recibo una llamada de Jesús: “Me has dejado fuera del grupo??? Me habéis discriminado!!” Vaya, Rocío se lo ha contado….yo pensaba dejar mi boquita cerrada pero veo que la relación que mantienen es de que el uno sepa del otro absolutamente todo, así que, después de una breve charla explicándole mis motivos…entró en el grupo. Rocío, de todas formas, ya me lo había pedido hacía un rato, supongo que cuando se lo había contado y le había dicho que no, que si no ella no se expresaría libremente con Marcos y accedió a que así fuera. Así que no entendió muy bien cuando Jesús entró y estuvimos hablando por teléfono para hablar de ello. Todo aclarado pero el grupo se estancó, nadie hablaba, era súper aburrido así que empecé a contar todo lo que hacía. Estos días estoy muy activa, fiestas de pueblos, conciertos, que maravilla de verano!!! Uno de los días que he salido conocí a un muchacho follable total y lo puse. Durante dos días seguidos quedé y lo contaba en el chat. Mi idea era meterle mano en el concierto de Bustamante y cuando estaba allí, mandé una foto del escenario al grupo. Jajajaja…. me pidieron todo tipo de pruebas!! Cómo son estos chicos!! Es curioso lo de los grupos, hablas en común pero luego mantenía conversaciones paralelas con los otros tres integrantes. Es súper divertido. Supongo que a Rocío y Jesús también lo hacen y mi intención es que la complicidad lleve a que Marcos lo haga también con Rocío. El caso es que, ayer, según terminaba de comer, Rocío dijo algo de que se iba a bañar en la piscina, cervecita y solecito….joder, que envidia y yo en casa, sola y sin planes hasta la noche. No sé cómo pero en un par de horas me planté a cien kilómetros de mi casa para pasar la tarde con ella. Los chicos se comían los muñones literalmente. Les mande una foto con el bikini puesto y subiendo al coche pero pensé que no se lo terminaban de creer. Cuando llegue nos hicimos una foto las dos juntas y la mandamos al grupo. No se lo podían creer. Jesús exclamó: “Vaya huevos tiene Estefi”, Jajajaja. Así que, nos tomamos una coca cola, hablando de todo un poco, de a ver si podemos quedar la semana que viene los cuatro, que ya hay ganas y de un montón de cosas. Hacía calor, así que decidimos pegarnos un chapuzón. Era tarde, así que ya no quedaba mucha gente en la piscina. Nos fuimos a un rincón a seguir hablando. Comentamos lo buena que estaba una de las parejas que estaban en uno de los rincones de la piscina: “uffff…a esa me la comía enterita”, le dije. “Si, la verdad es que está muy buena”. Mis ojos no dejaban de mirar las tetas de mi amiga. Me estaba poniendo súper cachonda. Y se lo dije: “Que ganas de tocarte las tetas tengo!!”. “Pues, tócamelas!!” Pero estamos en tu pueblo, esto es muy pequeño, todo el mundo te conoce. No importa, tócamelas Lo voy a hacer con cuidado, tu mira a ver si nos ven Ella estaba apoyada de frente al bordillo y me coloqué por detrás, se sumergió un poco más y con una de mis manos pude palpar uno de sus pechos, magreándolo. Sólo la situación me aceleraba el corazón e hizo que mi coño comenzará a palpitar. Baje la mano, toque su culo, pellizcándolo ampliamente con toda mi mano y aparté su bikini hacía un lado para tentar su raja. Tengo las uñas un poco largas y no quería hacerla daño pero mi instinto me pedía penetrarla con uno de mis dedos pero después de palpar levemente y tocar su agujero, paré. Mirábamos a todos lados, cambiamos de posición, ella me miraba ahora y entonces metí la mano por delante alcanzando su clitoris por encima de la braguita. Se estremeció al momento diciéndome lo puta que era por provocarle esa sensación de placer. Se retorcía en el agua pero se dio cuenta de que había alguien fuera al que tenía que ver por una gestiones y se disculpó para salir. No tardes, que se enfría el agua, ahora que ya la habíamos calentado un poquito, le dije con una amplia sonrisa. Voy a nadar para no quedarme fría. Me hice un par de anchos y me apoye en el bordillo, cruzando mis brazos y apoyando mi cara en ellos para dejar mi cuerpo flotar. Abría y cerraba las piernas cual rana para que el agua masajeara mi hinchado clitoris. La ingravidez que da el agua, con ese calentón que tenía y ese movimiento causaron un orgasmo mientras esperaba a la diosa que tenía junto a mí esa tarde. Cuando entró de nuevo en el agua, seguimos hablando, como si nada, pero yo seguía con unas ganas irrefrenables de seguir tocando ese cuerpo hecho para el pecado. Y lo hice. Su clítoris pedía guerra, en cuanto lo toque estaba hinchado, deseoso, ella se retorcía todo lo disimuladamente que podía y mi mano sobaba esa entrepierna. Yo estaba detrás y pasaba mi brazo por su cintura hasta alcanzar su punto, se había apoyado en el bordillo tal y como estaba yo hacía unos minutos y con mi masaje cada vez más rápido, se corrió maravillosamente para mi. Deje de ver su cara por unos instantes pero habría sido estupendo podérsela mirar. Se dio la vuelta y metió su mano por mi braga del bikini y tocó justo mi punto de deseo, diciéndome que ahora me tocaba a mi. Cerré mis ojos y me deje llevar. La rapidez con la que alcance el climax fue pasmosa, igual que la suya. Como nos conocemos las mujeres!! Mis espasmos seguían después de que quitara su mano y tras bastantes segundos seguía con mi placer, se lo dije: “Me sigo corriendo” y entonces volvió a meter su mano y propició que se alargara ese orgasmo y provocarme otro. Realmente brutal. Seguimos un rato más en el agua, mis manos se iban irremediablemente hacia su cuerpo. Es ideal. Me encanta. Hablamos, nadamos, reímos…. nos acordamos de nuestros chicos y pensamos que, solamente, aunque hubieran estado viéndonos desde algún lugar de la piscina, se habrían puesto súper cardiacos. Cuando se lo contemos, van a flipar! No podíamos estar con el bañador mojado así que me dirigió hacia el vestuario. En el momento que deposite mis cosas en el suelo, cerró la puerta y se acercó a mi con una cara de zorra alucinante diciendo entre dientes:”aquí te quería yo ver” y me besó ardientemente. Uno de sus dedos se introdujo en mi coño provocándome un squirt en segundos, salvaje, chorreante, sin control….espectacular. No dejábamos de besarnos y yo no iba a ser menos y también quería provocar eso en ella, así que, también en segundos fue para mi ese chorreo de gusto que fluyó de su sexo. Jadeábamos, nos sobábamos, reímos, nos decíamos lo putas que somos. Nos parecemos mucho en la forma de disfrutar el placer. Nos calentamos muy rápido, nuestra resistencia de la excitación se conecta al segundo. Somos de cero a cien en un momento, es genial. Teníamos que mandar una foto a nuestros chicos. Saque el móvil, lo apoye en un lavabo, puse el temporizador, agarre una teta, nos besamos y, completamente desnudas, salió una foto súper excitante. Allí va!! Publicada en el grupo al instante con el mensaje: “Mientras nuestros squirt chorrean por nuestras piernas” Buahhhh….volverse locos creo que es poco. Al ver la foto Marcos exclamó: “Ostias, que maravilla!”Y Jesus: “Mammmmmaaaaa, hijas de puta!! Yo quiero!! Nos pusimos un vestido piscinero las dos, ella con otro bikini y yo con bragas sin sujetador. Las bragas me las puse por que iba a seguir chorreando y no quedaría muy bien un charco en mi ropa. Salimos de la piscina y nos fuimos a tomar algo con unos familiares suyos que aparecieron. Encartó tomar algo de cenar también por la hora, yo estaba disfrutando un montón, en todos los sentidos. Sabéis que siempre saco todo lo bueno de las situaciones pero esta esa siendo muy especial. Risas, conversaciones muy amenas, divertidas…parece que nos conocemos de toda la vida, es genial!! Antes de que trajeran la cena fuimos a hacer pis al baño las dos para aprovechar darnos un beso. Que necesidad da la de tener a alguien ahí, delante de ti y no poder hacerlo. Justo en ese momento suena el teléfono de Rocío en la mesa y no le da tiempo a cogerlo, inmediatamente suena el mío. Es Jesús. “Que guarrillaaaaaaa” ….. que tal? Muy bien, le dije guardando la compostura un poco. Estaba hablando con él delante de los familiares de Rocío. Puede resultar en un momento dado hasta chocante que yo hable muy amigablemente con él estando con ella…no se y me dio el flash de no mostrar mucho énfasis en la conversación. Así que cuando Rocío me dijo, trae, pásamelo, casi que me sentí aliviada. No se que relación si cercana o no tiene con esos familiares en cuanto a contarles cosas de su vida pero si me preguntan en ese momento que de que los conozco (a Rocío y a Jesús), me habrían puesto en un compromiso bastante grande. Yo no oculto nada de lo mío pero las vidas de los demás es otro asunto….. Estuvieron un rato largo hablando pero ella se fue de la mesa. Supongo que algo le estaría contando de lo que había pasado o de lo que iba a pasar, la verdad, no me preocupaba en absoluto. Disfrutaba de saber que lo teníamos cachondo como un mono y sufriendo por no poder estar allí. Ese juego, me encanta. Después de cenar me invita a subir a su casa. Sus hijos están a punto de llegar pero creo que confía en que tengamos un momento de intimidad antes de que eso suceda. Mientras ella hace cosas yo fotografío el salón y se lo mando a Jesús con la frase “Te suena?” Seguro que se la ha follado allí mismo infinidad de veces, incluso estos últimos días que hemos quedado y luego se iban ellos y me contaba que lo había hecho, la imaginaba sobre la mesa del salón, con el culo en pompa, siendo penetrada salvajemente por detrás. Recibe la foto, se que está pendiente del móvil. No me lo imagino ni lo visualizo en ninguna situación concreta pero estoy segura que desenfunda su dispositivo del bolsillo trasero del pantalón con expectación y muy a menudo. Con quien esté…. se puede mosquear, Jajajaja. No sabe ni lo que se puede encontrar, así que mi siguiente foto es de mi mano sobre el muslo de ella. Y la siguiente, de mi mano en una de sus tetas invocando a Marcos y diciéndole que estamos en casa de Rocío y que me huele la mano a coño. Marcos está un poco off, lo leerá cuando pueda y se pondrá malo también del morbazo que tenemos montado. Se acabó momento móvil. Ella se quiere subir el vestido tras la foto y no la dejo. Sus tetas me piden que se las coma. Se recuesta en el sofá y lentamente acercó mi boca a su pezón erecto. Despacio, chupo, lamo, succiono. Con la otra mano mis dedos pellizcan el otro y ella comienza a gemir. Se retuerce en el sofá. Me recreo, me está excitando muchísimo succionar esa teta. Siento como si me estuviera masturbando por el placer percibido pero no me toco, mis manos y mi boca son para ella, mi mente es la que me masturba y está siendo fantástico. De repente se mueve y se levanta diciendo que va a cerrar la puerta. Cruza la llave para que tengan que llamar si quieren entrar. Nos pueden sorprender en cualquier momento. Cuando vuelve, se quita toda la ropa, dejando su parte superior del bikini bajo las tetas. Se tumba encima de mi, me besa ardientemente, me soba las mías y baja su boca hacia una de ellas para chuparla. Yo, mientras, toco las suyas. Estamos las dos como locas, excitadísimas, ansiosas, respiraciones muyyyy agitadas y manos ávidas de piel, de carne, de sexo. Subo mi falda y se sienta sobre mis caderas, como si me quisiera cabalgar. Le digo que la quiero comer el coño pero no me escucha. Comienza a restregar el coño contra el mío, sus caderas se menean de adelante hacia atrás frenéticamente mientras mis manos amasan sus tetas desde abajo. La visión que tengo de ella es belleza absoluta. La deseo, la tengo, me tiene, nos estamos disfrutando a tope. Una de mis manos baja para penetrarla. Esta totalmente abierta sobre mi. Un dedo entra, masajea, sale, entra, sale, …. otro de mis dedos llega hasta su ano y el pulgar toca el clitoris. No hay nada más placentero para una mujer que tener esos tres puntos cubiertos y yo los tenía sobre ella. Movía la mano enérgicamente y el orgasmo no tardó en llegar, su vagina se contrajo y me dio todo su placer. Echaba su cabeza hacia atrás y yo tenía una teta en una de mis manos, apretándola fuerte. Ahhhhhhggggggg…..Mmmmmm placer absoluto!! Se echó sobre mi y me besó para bajar después un poco más y emplearse a fondo con mi pezon derecho. Apretaba, mordía, le tuve que decir que un poco más despacio y siguió bajando para comerme el coño. Me quite las bragas que tenía todavía puestas, Uffff…cuando sentí su boca ahi fue bestial. Cuando comencé a notar mi orgasmo llegar, metió su dedo hasta el fondo, moviéndolo y….sonó el timbre!!! Agggggghhhhhhh corte de rollo total!!! Lo divertido, buscar corriendo yo mis bragas y ella su ropa para ponérnosla y guardar la compostura para abrir la puerta. Era uno de sus hijos y venía para quedarse, claro, así que calentón sin resolver. Ella me pidió perdón más de un par de veces y yo le dije que, de verdad, no pasaba nada. Unos minutos allí mas que nos dieron para que me pusiera unos tomates del huerto en una bolsa y me fui para casa. Durante el camino pensé en la tarde tan maravillosa que había disfrutado, repasando cada momento. Cuando llegue a casa Marcos había escrito que vaya morbo de fotos y Jesús me mando por privado fotos del empalme que tenía de pensarnos. Una polla descomunal, una excitación que dice que no ha sentido nunca. Esta mañana hemos recibido Rocío y yo un vídeo suyo pajeándose. Al rato, me ha llamado por teléfono pidiéndome detalles. He comenzado a contarle como más o menos había sucedido todo y no ha podido controlar su erección. Estaba solo y ha podido pajearse de nuevo conmigo al otro lado del teléfono. No esperaba necesitar hacerlo, pero mi voz y nuestra historia le han puesto malo. Sigue malo, de hecho. Creo que va a necesitar aliviarse más de una vez hoy. Por otro lado, Rocío y yo hemos tenido una conversación escrita de lo más caliente, donde le decía que me queda verla en una cama para mi, tranquilamente. Desde que me fui se ha masturbado dos veces, yo cuatro…. Ayer hablamos de sexo anal en el trayecto del coche que hicimos y me pone cachonda entrenar su culo. Dice que le hace daño y no le gusta mucho así que lo haremos despacio, con calma, sin prisa y seré la que invite a una polla a entrar en su trasero para que lo disfrute como se que lo puede hacer. Estoy cachonda todo el día, estamos cachondos todo el día. En el grupo lo he escrito. Marcos anda perdido y no ha dado señales de vida pero Jesus, Rocío y yo os puedo garantizar que si hoy pudiéramos vernos disfrutaríais de fuegos artificiales desde cualquier lugar de España y parte del extranjero. Quiero compartir con vosotr@s una palabra nueva que he aprendido hoy investigando un poco sobre el poliamor. Un concepto nuevo con el que cada día me veo más identificada. Y, aunque no me gusta ponerle etiquetas a nada, esta se acerca bastante a mi filosofía de vida, en la que prima la honestidad y la transparencia en cuanto a todos los involucrados en una relación de este tipo. Creo que en esto, de todas formas, lo difícil es encontrar personas que estén en la misma sintonía. Pero que si se encuentran puede ser la leche!! Mi palabra del día es: COMPERSIÓN La compersión es un estado emocional de felicidad empática experimentado al ver a otro individuo experimentar felicidad y alegría. El término surgió de las comunidades que practican las relaciones abiertas y la poligamia para definir un estado opuesto a los celos cuando su pareja salía con otra persona. Las sociedades que practican el poliamor definen la compersión como un término comúnmente usado para describir «cuando una persona experimenta sentimientos positivos al ver a su pareja disfrutando de otra relación. Algunas veces llamado algo totalmente contrario a los celos»

Autor: EstefaniaMor Categoría: Bisexual

Leer relato »
NARCOSXXX