🔥Relatos Eróticos Porno ❌❌❌ ¡Sin Censura!


¡Relatos Eróticos Todos Los Días!


Muy orgullosamente, desde el año 2019, RelatoEróticoSinTabú.xyz ofrece a todos sus usuarios acceso a una gran cantidad de relatos eróticos en español de manera fácil, anónima y sencilla. Así mismo, ofrecemos la oportunidad a cualquier visitante de publicar sus vivencias sexuales, si así deseare hacerlo. En este espacio ¡Todo Se Permite! Experiencias Sexuales de Todo Tipo ¡Sin Censura! 🔞. Se recomienda discreción⚠️. Todos los relatos eróticos aquí publicados, que para muchos son los mejores, están clasificados por categorías.

Para una experiencia sexual más completa: ErotismoSinTabú.com


Los creadores de esta plataforma, con la intención de respetar los orígenes de esta web, hemos decidido preservar el estilo y las funcionalidades básicas de RelatoEróticoSinTabú, y mantenerlo a flote como un espacio minimalista en dónde hablar de sexo libremente. No obstante, somos conscientes de la necesidad de adaptarnos a las demandas del usuario y al avance tecnológico. Es por ello que, en aras de ofrecer una experiencia de lectura y escritura de Relatos Eroticos más interactiva y completa para todos nuestros usuarios, en el año 2022 creamos un nuevo proyecto denominado ErotismoSinTabú.com, el cual incluye funcionalidades avanzadas, cómo, por ejemplo, sistema de registro, sistema de seguidores (seguir a usuarios y ser seguido por otros), crear lista de favoritos, participar en Foros de Sexo, entre muchas otras funcionalides a las que cualquier usuario puede acceder y disfrutar totalmente gratis.


Relatos Eróticos Más Recientes

larga historia de una noche

2024-07-11


anoche al llegar a la casa, encontré a mi esposa maquillándose, y me dijo: “es que vino Migue y nos vamos a ver, ya nos está esperando en el motel”. Miguel es un amigo con quien ella estuvo saliendo a solas un tiempo, él no sabía que yo estaba enterado, cuando lo supo se alejó y ahora estaba de regreso. Salimos para el motel, ella llevaba solo un abrigo y sin nada abajo, iba totalmente desnuda, al encuentro de su amante En el estacionamiento de la habitación nos recibió en bóxer, la saludó de beso y la vio como venía, “amigo si trajiste así tu mujer ya sabes que viene a coger conmigo”, me dijo, ella lo abrazó y se fundieron en un beso en la boca, vi como ella metió su mano en el bóxer para agarrar su verga, mientras él jugaba sus tetas. “te la vas a comer toda, mámala”, le dijo, ella obedeció la sacó y empezó a chuparla, la jaló la volvió a besar y se metieron al cuarto, yo no sabía si seguirlos o quedarme en la camioneta, decidí esperar, imaginando como estaban cogiendo, si ya estaban desnudos, en que posición la tenía, como era su verga, etc. Los que han compartido así a sus esposas saben que son momentos únicos, indescriptibles. Sonó mi cel y era ella me dijo que pasara al cuarto, entré, excitado y ansioso de ver como estaban cogiendo y la escena era fantástica: ahí estaba mi esposa con las piernas abiertas y Miguel encima de ella, besándola, comiendo su boca, chupándose sus lenguas y gimiendo, vi el movimiento de caderas de él en un mete y saca incontenible, y por primera vez vi su enorme verga entrando y saliendo la vagina de mi esposa, y sus huevotes que en cada metida retachaban en el culo de mi mujer, la estaba cogiendo sin condón; ella al sentir que los observaba se empezó a convulsionar por un orgasmo, vi como temblaban sus piernas en el aire y dejando de besarlo lanzo un fuerte gemido, mientras sus manos recorrían su espalda. Él le dijo algo al oído que no escuché y ella se acomodó en cuatro, bien empinadita mientras él se colocaba atrás de ella, le colgaban las bolas y su verga estaba bien parada en todo su esplendor, venuda, cabezona, grande y gruesa, la colocó en su vagina y por un momento pensé que ella no la iba a aguantar, pero se deslizó lento y hasta el fondo, ella lanzó un gemido de placer, tenía toda su vergota ensartada en las nalgas de mi esposa, la sacaba y metía suave y profundo, ella gemía en cada embestida, empezó a sacarla y sonó ploppp y al volverla a meter lento sonó fuerte como un pedo y luego otro y otro, cada embestida de ese toro hacia tronar la vagina de mi mujer que ahora era su puta, “así papacito”, le gritaba, “que mi marido vea todo lo que me haces”; él le dijo: “dile a tu marido lo que quedamos”. Ella me volteó a ver, en su carita hermosa se reflejaba cuanto estaba gozando, con una mirada de placer me dijo: “vete a la casa, me voy a quedar con Migue, toda la noche seré su puta, me voy en taxi”, le quise dar un beso pero el me detuvo y me dijo, “no amigo esta noche ella es solo mía, mañana llega, te la voy a mandar bien cogida todavía la voy a culear, que para eso me la trajiste”. En el camino a la casa iba reviviendo las escenas, y comprendí porqué cada vez que la llamaba, sin dudarlo se iba con él, y solo me decía: “voy a ir a coger con Miguel, al rato vengo”, y de regreso me contaba como había cogido, yo pensé que exageraba un poco, pero ahora lo había visto y confirmado, también a ella totalmente entregada, gozando a un gran macho, que la cogía como animal embrutecido. Cuando llegué a la casa le llamé, no me contestó, pero un momento después me devolvió la llamada y me dijo: “estamos en la tercera cogida, te dije que Migue es un semental, pero no me creías, voy a dejar el cel para que escuches”, y durante un rato escuche sus gemidos, sus besos, lo que se decían, “así puta, eres mi puta”, “así papacito soy tuya”, “que rica estás mamacita, te gusta mi verga?” “Mucho muchísimo, métela toda”, más gemidos y besos, “móntame”, “seré tu puta siempre”, gemidos, “cógeme que mi marido nos está oyendo” escuché clarito: “ponte en cuatro” y otra vez esos ruidos como pedos, una y otra vez; escuchando coger a mi esposa y su amante me masturbé hasta eyacular, tuve que cortar la llamada. Me dormí un rato hasta que volvió a sonar el cel, ella me dijo que le estaba dando por el culo, yo no podía creer como le había entrado por su culito esa vergota enorme. “Ya la tengo toda adentro”, decía, él le dijo: “dile a tu marido quien es el dueño de tu culo”, me di cuenta que estaban en altavoz, “es tuyo mi amor, solo tuyo papacito”, él me dijo: “ya vez amigo el culo de tu mujer es mío”, ella gritaba y gemía, “dile que me va a pedir permiso cuando quiera tocarte”, ella me dijo: “cada vez que quieras cogerme por el culo le vas a pedir permiso a Migue, ya mi culo es solo de él”, él: “amigo de aquí en adelante tu mujer va ser mi puta”, ella: “si papacito eres mi macho, siempre que quieras cogerme te estaré esperando”, volvieron a dejar el teléfono y yo escuchando como se cogía a mi esposa por el chiquito, no los veía pero me los estaba imaginando, escuché los bramidos de ese toro cuando se estaba viniendo, ella le pidió toda la leche adentro de su culo, y luego con un: “orita te llamo otra vez” me volví a dormitar, excitado y feliz. Efectivamente me despertó una llamada era la voz del amante que me dijo: “le voy a poner la última cogida a mi puta y ya te la mando como te lo prometí, bien cogida y bien culeada”, y ella me dijo: “si mi amor ya estoy adolorida, pero me va a coger otra vez”. Pasado un rato y ya amaneciendo llegó a la casa, se quitó el abrigo y se acostó a mi lado, me besó y me dijo, “gracias por dejarme gozar con un amante como Migue, es el turno de que chupes mi concha y saborees la leche de mi macho, se lo prometí”, me sorprendió su propuesta, pero yo estaba muy caliente como para dejar pasar una propuesta así, cuando llegue a su vulva se veía hinchada y rojiza, olía fuerte a sexo y rico, traía semen hasta afuera, la empecé a chupar y luego a saborear, la verdad, que delicia, un manjar la mezcla de sus jugos y el sabor del semen, le busqué acariciar el culo pero me detuvo, “acuérdate que mi culo es de Migue, le debes pedir permiso si quieres tocarme, pero ahorita no, él debe estar descansando, cógeme para que sientas como vengo”. Cuando le metí la verga me dijo que estaba muy sensible y adolorida, de inmediato sentí como estaba llena de mecos, espumeaba y sentía como pequeños globitos, su vagina estaba bien abierta, bueno la palabra es guanga, el cabrón la dejó bien guanga, bien cogida y bien culeada, al besarla el olor y sabor de su cuerpo era diferente, mezclas de su macho y ella, aguanté poco, me vine y la dejé descansar, cuando salí de la casa aun dormía, la besé y disfruté verla así en mi cama, recién llegada de haber pasado toda la noche de un sexo intenso con su amante, con su cara de placer y felicidad. Me siento feliz y agradecido. Y esta historia, con algunas variantes, seguramente se va repetir muchas veces de aquí en adelante.

Autor: parejaenoax Categoría: Infidelidad

Leer relato »

el compadre le saca los pedos a mi mujer

2024-07-11


el compadre y mi esposa Una historia un poco larga pero vale la pena de como otro de mis compadres se volvió amante de planta de mi mujer. Empezamos antes con un compadre que tenía una verga gruesa, que también fue amante de mi mujer, él le despertó ese gusto por los pedos vaginales y las vergas gruesas, se fue a vivir a otra ciudad y empezamos a buscar de nuevo un amante de planta. Ya hacia buen tiempo que a mi mujer le atraía otro compadre, ella le coqueteaba y él se le quedaba viendo con ganas, así que buscamos la ocasión y empezamos a platicar de sexo, de cómo cogíamos con la comadre, le dije que si quería hacer un trio con nosotros, me pregunto que si no me iba a enojar que se la cogiera, le conteste que solo que no la cogiera rico, que a ella le gustaba ponerse empinada y que le metieran aire en su vagina para que al volverla a meter y salir el aire tronaran los pedos, dijo que eso le encantaba, que le diéramos chance, nos organizamos para ir al motel ese mismo día; llegando empezaron los fajes estábamos bien calientes los tres, casi me vengo de ver como se besaban, rico, de lengüita, se chupaban la lengua uno y otro, mi mujer le empezó a acariciar la verga aun por encima del bóxer, se la sacó y vio que tal de gruesa la tenía, bien parada, larga, bien gruesa, venuda y cabezona, "mira que rica verga tienes compadre", le dijo, y se la empezó a mamar, el le decía: "que rico la mamas comadre", y eso que ella hacia esfuerzos por meterla en su boca, por lo gruesa no le cabía toda, "acábatela, es toda tuya comadre y te vas preparando porque te voy a sacar los pedos de tu conchita con mi verga" le dijo, ella estaba escurriendo, él se acostó y ella lo montó, (cabe decir que por condiciones de trabajo nos hacemos estudios con regularidad, y sabemos que estamos sanos) pero aun así el le pregunto si quería con condón, ella le dijo: "así nomás compadre a partir de hoy voy a ser tu puta, y hermana de leche de mi comadre", y empezó a sembrársela despacio, "no te muevas compadre, siento que me la estas reventando, la tienes muy gruesa, hasta me esta tronando mi verija" le dijo (esta es la verga más grande y gruesa que conocemos hasta ahora). al rato el compadre le dijo: "ya la tienes toda adentro comadre, que rica y apretada estás", así lo estuvo cabalgando un rato hasta que entre gemidos soltó su primer venidota, que le escurrió hasta el ombligo al compadre y por los huevos, ya después le dijo: "a ver compadre cógeme tu ahora" se puso boca arriba, él se acomodó y se la dejo ir toda en posición de misionero, ella se retorcía de placer, gemía, y el la besaba en el cuello en la boca en la oreja, ella le pidió que le diera su lengua y se la chupaba, era una delicia verlos coger, ella empezó a retorcerse, supe que estaba por venirse, y exploto así, abrazaba al compadre y lo acariciaba con sus manos por toda la espalda y hasta las nalgas, "que rica verga tienes compadre, de haberlo sabido desde cuando me estarías cogiendo". Se quedaron quietos un momento y el entonces le dijo: "a ver comadrita puta ponte en cuatro que te voy a coger como perra" y me dijo: "ven compadre, mira como le voy a sacar los pedos a la comadre" y dicho y hecho la empinó y se la dejo ir toda, que pedotes le sacaba de su conchita "toma un video compadre" me dijo (ver video), fue un concierto de pedos, la cogió así un buen rato, cuando la sacaba toda para que entrara aire se veía su vagina bien abiertota, ella empezó a gemir estaba por su tercera venida, empezó a gritar "hay compadre me vengo, me vengooooo", el le contesto: "así comadre, chorréame la verga" y cuando vi la cara de mi mujer estaba con los ojos en blanco, viniéndose a chorros y soltó una cadena, de sonoros pedos, "así comadre chorréame y pedorréame la verga, y los huevos" le dijo, la acomodó de misionero otra vez, empezó el mete y saca, en un rato le dijo: "me voy a venir comadre, donde los quieres" ella ni lo dudó y le dijo: "lléname la verija de leche compadre. déjamela toda adentro" se empezaron a retorcer y se vinieron al mismo tiempo con el compadre, pero esta vez contrajo su vagina (perrito) el compadre gemía y gritaba: "comadre que rica estas, que rico aprietas, me estas ordeñando la verga" ella soltando unos pedos todavía, le pidió hasta la última gota, alcance a ver como escurría la leche del compadre hasta el culo de mi mujer de tanta que traía el compadre mezclado con la venida de ella. se soltaron un rato, todo sudoroso se bajó de la comadre y me preguntó: "compadre quieres batir mi leche?", me acomodé arriba de mi mujer, sentí como su vagina estaba hirviendo, no sé si por la cogidota del compadre o por lo caliente de su leche, por ese calor no aguanté mucho, que rico se sintió cuando mi mujer empezó a venirse otra vez, sentí como me jalaba los mecos, no pude contenerme y se los solté todos, ella estaba escurriendo de leche; el compadre se acercó para que ella se la mamara, y le dijo que tenía más de una semana que no cogía, su verga se paró otra vez y ya cuando la tenía bien parada le dijo: "empinate comadre voy a sacarte otros pedos con leche" y a mí me dijo: "aparte de compadres ahora también somos hermanos de leche compadrito" la empezó a coger, y los pedos salían con espuma de leche, mi mujer estaba ardiendo de placer, el le masajeaba su culo con el dedo gordo y poco a poco lo fué dilatando, le sacó la verga de su vagina y empezó a untarla en su culo, ella le pidió : "no compadrito, por ahí no, no la voy a aguantar, la tienes muy gruesa, primero que me lo abra tu compadre", pero el le insistió: "tranquila comadrita, te la voy a sembrar despacio, si no la aguantas me dices, pero te quiero agarrar así cerradita", la verdad al ver la vergota del compadre en el culo de mi mujer me excito tanto que se me empezó a parar también, el compadre agarró mi verga (por la calentura en que estábamos, ya que él es heterosexual) y dijo. "ya vez comadre hasta se le está parando al compadre" me volteó a ver y me dijo: "mira compadre como le voy a abrir el culo a tu mujer", poco a poco se la fue metiendo, la sacaba y la metía, ella gritaba y gemía, el le pregunto si paraba, y ella le contestó: "no compadre, pero métela despacio que siento que me estas partiendo en dos hasta la cadera", cuando ya la tenía toda adentro ella que estaba en cuatro había recorrido toda la cama con cada empujón que le daba el compadre, llegado hasta la pared de la cabecera, apoyó sus manos contra la pared para echarse para atrás y ensartarsela toda, "compadre ya me abriste el culo, me vas a hacer cagar" le decía, él le contestó: no te preocupes por eso comadrita cágame la verga con confianza y mejor empínate, que voy a dejarte el culo bien abierto también" y ahí estaba otra vez mi mujer bien empinada, esta vez entregando el culo al compadre, se la metía hasta el fondo y la sacaba toda, yo estaba maravillado viendo como quedaba ese culo bien abierto, le abrió un poco las piernas y la sacó toda se oyó como chasqueó el culo, la volvió a meter hasta el fondo y tronó un pedote, otro concierto de pedos, ella gritó: "compadrito me estas sacando los pedos por los dos lados", el le dijo:"si comadrita tu culo me esta pedorreando todo el lomo de la verga y tu puchita mis huevos" que rico se escuchaba y se veía, ella se empezó a retorcer, estaba claro que se iba a venir, esta vez saltó como si se orinara, ellapidió un descanso y dijo que quería las dos adentro, el compadre se la sacó, aproveché para limpiarla ya que la había manchado un poco, al hacerlo se la agarré para sentirla, estaba bien dura y gruesa; me acosté boca arriba, ella me montó y paró el culo para que mi compadre se acomodara para metérsela, poco a poco nos acomodamos y empezamos a movernos, (no es tan fácil como en las películas), empezamos a movernos, cuando agarramos el ritmo y la cadencia ya no tardamos mucho, la verdad el primero en venirme fui yo, ella al sentir mi venida también comenzó a chorrearse, y el compadre al sentir las contracciones de ella le soltó la leche en el culo, ella le pidió: "no me la saques compadrito, déjame toda la leche hasta adentro". Alcancé a sentir como bombeaba el compadre, ya no fué tanta, pero si se sintió el bombeo, así quedamos los tres un rato, trenzados. poco a poco nos separamos. mi mujer me dijo. "que cogida tan rica, estoy hasta rozada". Valió la pena esta cogida, quedaron algunos videos para recordarla, aunque en algunos no se ve nada, solo se oye la acción A partir de entonces el compadre se volvió el amante de mi mujer, cada visita era una cogida, y hasta hubo una ocasión que la comadre tuvo que salir al pueblo de sus papás que mi mujer se fué a quedar sola con el compadre, dice que se la cogió como seis veces en la noche, regresó con la verija y el culo bien guangos, también fueron al motel noches enteras cuando según el comadre salía de viaje, o cuando si iba de viaje en fin de semana mi mujer lo acompañaba, regresando siempre bien rozada y abiertota, pero esas historia se las cuento en otra ocasión.

Autor: parejaenoax Categoría: Tabú

Leer relato »

Compartiendo a mamá con la mascota 01

2024-07-07


En esta 1era parte os contaré cómo logré develar el sucio secreto de mamá con nuestra propia mascota…. Mi madre quedó viuda a sus 33 años, mi padre de su misma edad falleció cumpliendo su deber, era policía, aunque ya estaban separados nunca se divorciaron, ellos me tuvieron cuando tenían 22 años, se casaron solo civil por mi más que todo, por darme una familia pero no funcionó por qué mi viejo tomaba mucho, así que siempre fuimos mi madre y yo, ahora les hablaré un poco de mi madre. Su nombre es Ayleen, actualmente tiene 41 años, ella mide 1.60, delgada, piel muy clara pero no tan blanca, ojos negros y cabello azabache lasio que le llega hasta la mitad de su espalda, ella cuida mucho su cabello, tiene sus caderitas, no será tan nalgona pero al usar siempre faldas se nota en ocasiones sus hermosos cachetitos, pero lo más atractivo para mí de ella son sus pechos, tampoco tan grandes pero si lo suficiente para notarse incluso con sus blusas puestas y el rico movimiento que tienen cuando ella se mueve y camina, y de rostro no será la más bella pero es bonita me lo han dicho y por ende muy atractiva, es muy lunareja, por el fallecimiento de mi padre el estado le da una pensión aceptable cada mes y también le dieron trabajo en la municipalidad de mi distrito, es prácticamente una secretaria. Ella solo una vez decidió darse una oportunidad con un hombre un poco menor que ella, yo llegué a quererlo mucho incluso se quedaba en casa a veces, recuerdo que una noche pase por su habitación y la escuchaba gemir, y sé que lo estaban haciendo, yo tenía 16 años y fue ahí donde sentí celos por mamá por 1era vez, la cuestión es que ese sujeto nunca quiso vivir con nosotros, y al final terminó yéndose del país por motivos de trabajo y la relación a distancia se acabó con mamá, ella sufrió mucho y decidió sacarlo para siempre de su vida. En su trabajo es muy respetada y querida, algunas veces he ido a verla ahí, tiene muchos colegas y amigos abogados que la conocen, uno de ellos me dijo: "hijo cuida mucho a tu mamá, es una mujer respetable que pone en parche a todo aquel que la pretende o se le insinúa" dándome palmaditas a la espalda, y me consta porque nunca la volvía a ver con otro hombre. Y ahora entra en escena Rintintin, nuestro perro, de raza galgo, de pelaje corto y gris, ya lleva con nosotros casi 5 años, unos primos míos lo dejaron a nuestro cuidado por unos días y terminó quedándose a vivir con nosotros, todo era normal, mamá siempre cuida de él y le gusta cepillar su pelaje a mi no tanto, al principio yo lo llevaba a pasear, lo bañaba y demás, pero en los últimos 6 meses mamá es la que se encarga prácticamente de el, por mi genial menos trabajo en casa, la cuestión es que todo iba normal hasta cierto día en que yo volví de la academia y mamá iba a trabajar hasta la noche, ella llegaba normalmente a las 6 a casa, y al buscar a Rintintin este dormía en la cama de mamá, jugando ahí con el un rato recordé que ahí mismo ese tipo se la follaba años atrás, me volvieron los celos y empecé no se, a buscar en las cosas de su cuarto, vi un cesto con ropa de ella, supe de inmediato que era el cesto de ropa sucia, estaba desordenado y quise acomodarlo hasta que vi una de sus faldas largas y delgadas ahi, en eso un extraño olor inusual desprendía su falda, así que lo cogí y al olerlo más, me quedé confundido... "Que mierda, este olor lo conozco es acaso... No no ¿es olor a semen?" Y pensé que tal vez mamá se acostaba con alguien otra vez, la cabeza me daba vueltas del coraje, pero lo extraño era que ese olor a leche medio seco ya, lo cubría gran parte de la falda, "acaso eyacula como caballo" pensé, pero también pude percibir mucho olor a orina y... Olor a perro.... "No NO JODAS" grité, yo sabía de la zoofilia por videos que vi, me gusta el porno y sobre todo esas historias 3D lujuriosas con fotos y videos, en fin yo confronte a Rintintin si algo había pasado, claro está, no entendía nada de lo que le decía, mientras mamá no volvia del trabajo, investigue todo cuanto pude y solo eso encontré, que extraño me sentí cuando cenaba con mamá y ella muy cansada comía y veía la TV, el perro es muy unida a ella, es su persona favorita, duerme siempre en su cuarto, era un día de semana ese día, ella sale de casa antes de mi y vuelve después de que yo aya regresado, así que si paso algo con el perro solo fue los fines de semana, y si, el domingo había salido toda la tarde hasta bien noche con amigos, fue ahí seguro, joder era todo una maraña y laberintos sin salida en mi cabeza, miraba de reojo a mamá y no podía creer que ella y Rintintin.... Juntos.... En los días que pasaron observaba el comportamiento de ambos y nada de extraño pasó, el siempre obediente a las órdenes de mi mamá, llegó sábado y estuvo de lavandería toda la mañana, todo normal, hasta que en la tarde hice la jugada maestra de decirle que saldría nuevamente hasta la noche, ella dijo: "bien hijo pero dime exactamente la hora en que vas a regresar" muy astuta mi madre, y asi salí de casa pero luego de simular que abría y cerraba la puerta, muy discretamente regresé a esconderme a mi habitación, y ahí espere en silencio... Joder una hora aburrido, cuidando de que no me delatara el perro, hasta que al fin mamá dejo de hacer las cosas de la casa y entró a su habitación, y lógico el perro estaba ya en su cuarto también, ella solo juntó un poco la puerta, grave error, salí descalzo y me acerqué lo más k pude, y por el espacio que dejaba ver la puerta en la oscuridad ahí estaba yo, eran casi las 7 PM, y ahí vi, si vi todo todito lo que hizo mi madre con nuestro perro, así que llegamos al néctar de la historia, espero lo disfruten como yo lo disfruté y en 1era fila. Se amarró el cabello, mientras Rintintin jadeaba y babeava como desquiciado delante de ella, el perro estaba muy feliz y emocionado, yo no hacía otra cosa que tragar mi saliva de la presión, luego mamá procedió a desabotonarse la blusa celeste que llevaba, y me sorprendió al ver de pronto sus hermosas tetas blancas asomarse sin más, ella no llevaba sostén alguno, pero que ricos senos que tenía mamá, con sus aureolas bien marroncitas dando un buen contraste con su piel, y luego desprendió su falda cayendo a sus pies lentamente, a pesar de ser delgada tenía aún sus curvas, y su vientre blanco, Rintintin quiso acercarse a ella pero mamá lo detuvo, qué rico se movían sus tetas, sin quitarse el calzón, se puso un camisón encima, perdiendo de vista sus bellos pezones, se sentó en la cama y se quitó el calzón blanco que tenía, el perro estaba como loco corriendo de aquí para aya, sin perder de vista a mi madre, "tenemos que ser rápidos si cariño" le dijo al perro, y sentada en su cama abrió sus piernas dejando ver en todo su esplendor sus bellos púbicos que coronaban a su bella flor de madre. Yo procedí en automático a meter la mano en mi verga, y en eso ella se da un par de palmaditas sobre su vulva diciendo: "Cariño la cena está servida" y como un rayo Rintintin acercó el hocico a su entrepierna, primero oliendo la vagina de mi mamá, "Apurate antes que se enfríe" dijo mamá, y empezó a lamerle salvajemente el coño de la señora Ayleen, soltando gemidos de placer al instante, yo estaba al rojo vivo de la impresión, de los celos y el deseo que en mi despertaba, si así comenzó mi deseo lujurioso hacia mi propia madre... Ella disfrutaba tanto como su perro, de manera caótica recorría de arriba abajo el coño de su dueña, poco a poco los sonidos del roce húmedo se hacía más fuerte cada vez, y le hacían coro a los gemidos de mamá, así sentada inclinada hacia atrás llevando su cabeza todo lo detrás que pudiera, mientras apretaba la cabeza del can empujándolo más hacia su coño, yo ya estaba jalándome la verga de la excitación, así estuvieron por 3 min aprox. y ya los gemidos de mamá eran muy marcados y la silueta de su cuerpo empezaba a contraerse con fuertes espasmos, mi madre había llegado al 1er orgasmo de la noche, Rintintin se movió dando vueltas a su alrededor, dejando ver la concha bien estimulada y roja de tanta fricción, con ese brillo peculiar de sus jugos vaginales. Y mientras el perro le lamía por todo el cuerpo, ella seguía recostada recuperándose de ese fuerte orgasmo. "Eso me encantó cariño" dijo mamá cuyas palabras me volvieron a la realidad, estaba lista para el plato fuerte, yo no quería que ella follara con nuestro perro, una parte de mi quería impedirlo, pero fue tanta mi curiosidad y el morbo de saber qué pasaría y cómo es que lo hacían; "Déjame poner algo abajo si" dijo mi señora madre mientras acomodaba dos almohadas una encima del otro, con lo cual hechada encima le hacía levantar sus caderas, levantó su camisón descubriendo sus tetas nuevamente, eso me gustó, me excitó más, levantó sus piernas abriéndolas como un abanico, y frotando un poco su flor se dio otro par de palmaditas diciendo: "Amor, es hora de comerse a mamá, ven aquí" y como buen hijo Rintintin con una destreza se subió encima de ella, y recién presté atención al enorme pene del perro cuando rozaba intentando penetrar en la vagina de mamá, ella con su mano dirigió el pene a su entrada vaginal y de un par de empujones ya estaba dentro de ella. Así de rápido fue la cosa, Rintintin estaba dentro de mi madre follándola sin piedad, sus movimientos y embistes salvajes volvieron loca a mi madre, yo estaba fuera de mi mismo, masturbándome con fuerza, cuando parecía retroceder el perro ella cruzó el cuerpo del perro con sus piernas como una tijera y ella no permitió que se separara aún, "No seas así, dame un poco más, tienes que acabar también" le decía entre jemidos, y el perro parecía entender pues arremetió con fuerza, y mamá casi gritando le dijo: "Listo listo ya me anudaste, hay Dios mío eres tan grande, me estás abriéndo más y más" y Rintintin dejó de moverse, y ahora era mi madre la que se movia, nunca olvidaré sus gritos de placer pues a pesar de que el perro estaba inmóvil, ella seguía masturbándose con la verga estando aún anudada por el, conté 3 orgasmos de mi madre en esos 15 min que estuvieron anudados, que golosa había sido mi mamá, cuanta sensualidad, erotismo, disfrutaba de esa bestialidad, hasta que porfin con un gran gemido de Rintintin, se liberó del coño de mi mamá, y como caño abierto salía de su vagina todo el semen con que la había llenado, "Me has hecho muy feliz" dijo mamá al sentarse y acariciar al perro mientras este le limpiaba lamiendo su concha sucia de semen canino... De repente el perro como que quería salir de la habitación y en una yo me fui a la mía, incrédulo con todo lo que ví, estaba en shock, así esperé a que mamá entrara a la ducha para simular estar volviendo a casa. Hice sonar fuerte la puerta y me desplomé en el sillón de la sala... Rintintin vino hacia mi a lamerme la mano, y no supe que sentir en ese momento, me dolía la cabeza, mi respiración era fuerte, solo se que al tomar conciencia, gruesas lágrimas caían por mi rostro, me puse de pie y como Rintintin me miraba gimiendo, le dije: "Si lograste que mi madre sea ahora tu perra, te juro, juro que... tu perra será mi puta". Continuará...

Autor: El_Gato_Anónimo Categoría: Zoofilia

Leer relato »

Convertí a mi hija en una niña adicta al semen 01

2024-07-07


Mi pequeña Luna se volvió adicta y amante del semen. Decidí educarla y condicionarla para que llegue a ser así. La inicié en el felatio a sus 5 añitos, y hoy en día ya tiene 11. ¿Cuántos mililitros o incluso litros de mi semen habrá tragado en estos últimos 6 años? ¿Y cómo fue que logré criarla así? Aunque suene a utopía, sean sinceros. ¿Quién en lo más hondo de su oscuridad, no desea probar a su propia nena? Yo logré aquello y he superado ya los remordimientos. Desde infante aprendí a manosear a las niñas, y siempre fueron mi principal fetiche, pero también, el semen. He admirado aquel líquido lechoso de fuerte olor desde adolescente y me he masturbado más de 1 vez al día, por ello ver mi semen era tan natural para mí. Lastimosamente con las pocas chicas que he estado, no me han querido hacer oral y si una lo ha hecho, era terrible. Pero mi amada esposa, ella me complació en cada ocasión que follábamos, era tan pasional conmigo, tan perra en la cama, que mi lujuria alcanzó su nivel máximo, a ella le encantaba mi semen, nunca había visto a una mujer disfrutar tanto mi esperma, amaba tragárselo, al igual que ser llenada por la vagina, mi esposa era tan bella, cuánto sufrimos para al fin concretar nuestro amor, era alta, 1.78 cm, muy blanca y delgada, con cabellos rubios y ojos grises que parecían verdes y azules por momentos, insistía tanto en darle un bebé, y como ella quería, tuvimos a una bebé, mi amada Luna. Pero el destino un cruel dador que te da para luego quitártelo, me la arrebató por un tumor en su cabeza, dejándome en el hoyo de la tristeza junta a mi pequeña Luna de 3 añitos. Yo recuerdo mi adolescencia, cada vez que venían mis pequeñas sobrinas y primitas, de entre 6 a 8 añitos, me las ingeniaba para llevarlas a jugar a solas en una habitación de mi casa, en donde las punteaba por el culo bajándoles el pantalón hasta eyacular en sus pequeños cachetes, no se quejaban, pues tampoco las penetraba, incluso sonreían a veces cuando las miraba. Pero siendo mayor de edad ya no podía hacer eso con ninguna otra niña más, pero siempre mantuve aquel fetiche vigente en mi inconsciente. A pesar de que la madre de mi esposa quiso tener la custodia de su nieta, yo no lo permití, y se quedó conmigo. Fue un año difícil para mí, pero logré sobrevivir y salir adelante con mi nena, así cumplió sus 4 añitos, a pesar de que mi madre quiso vivir con nosotros yo nunca acepté, quería lograrlo solo, y lo hice, mi Luna salió igual de bella que mi suegra y su mamá, yo siendo trigueño, de cabello castaño y ojos marrones oscuros, mi nena nació con sus ojos verdes, blanca y rubia. Seré sincero, al quedarme viudo, me hice la prueba de ADN al año que me dejó mi esposa y que creen. ¡La nena no era mi hija! Solo mi madre lo sabe, pero decidí seguir teniéndola, y me costó el corazón perdonar a mi esposa ya estando muerta, pero ahí estaba mi Lunita, su fiel retrato. Pero esa inquietud de que no era de mi sangre me perseguía día y noche.   Fue un día cualquiera, que mi princesa venía a darme las buenas noches para luego llevarla en brazos a su cama, cuando me di cuenta que tenía la perfecta oportunidad de realizar mi fetiche más oscuro, estaba ahí mi nena, totalmente bajo mi cuidado y viviendo solo con ella. ¿Aberración? ¿Enfermedad? ¡No lo sé! Pero desde ese momento aquella idea no salió de mi cabeza. Consideré todas las consecuencias, positivas y negativas, pero el resultado final, sería muy beneficioso para mí. Cuando llegué a tal conclusión, no hubo marcha atrás, tenía la posiblidad de convertir a mi hija en mi amante sexual adicta a la verga y al esperma.   Y a sus 4 años, comencé por jugar con ella haciéndole roses en su conchita debes en cuando, no parecía sentir molestia cuando la rosaba ahí, luego a la semana aproximadamente empecé a vestirla con falditas o vestidos, para poder discretamente levantarle su falda y empezar a frotar su conchita por encima de su calzoncito. Mientras le hacía eso la distraía hablándole y jugando con ella con mi otra mano, a veces me tomaba la mano que frotaba en su chochito y empecé a frotarla con su propia manito, realmente me tomaba mi tiempo ahí urgándole la flor por lo menos 15 min, así poco a poco la hacía acostumbrar a este juego de tocamientos indebidos para su edad. Estuvimos así casi 20 días, hasta que en una que volvió a tomar mi mano mientras la tocaba, aproveché en meter mi mano debajo de su calzoncito, y fue mi 1er contacto con su conchita peladita al jugar así, estaba tibia y suave, con mucho cuidado, tomándome mi tiempo, le sobaba su rajita de abajo arriba, recorriendo su tierno canalcito con mi dedo índice, mientras ella sujetaba mi mano en ese vaivén, como se suponía que solo jugábamos no podía tener una buena posición para hacerlo como debería ser, así que hice que se siguiera tocando ella misma mientras me sentaba detrás de ella, para meter mi mano en su flor pero por encima de su manita que jugueteaba ya con su conchita, entre los dos empezamos a masturbarla, y eso parecía encantarle a mi Luna, porque se reía a veces diciendo: "¡Oyeee me hace cosquilla jaja", "Pero nos estamos divirtiendo verdad mi princesa" le dije, "Jaja pero me hace mucha cosquiiiillaaaa..." Aunque aún era muy tierna para tener orgasmos, lograba calentarse mucho, su coño terminó bien rosadita y calientita. "Papi está calienteee", "Si muy caliente mi Lunita, pero te gusta verdad, si o no he jeje", "Siiiiiii son cosquillitas rico rico", las palabras de mi bebé me hacían delirar. Y como siempre después de terminar la sesión la llevaba directamente al baño, le alzaba su faldita y hacia que ella lo sostenga, mientras le bajaba su calzoncito hasta las rodillas y cargándola la sentaba en el trono para que orinase. "Haciendo pichirrún" le decía, "Jajaja pichiruuuu" decía mi nena, y orinaba una gran cantidad, y luego de eso yo mismo le secaba su chuchita con mis dedos, y así ella se iba contenta a jugar a su cuarto, mientras yo terminaba jalándome la verga en el baño chupándome el dedo con el que limpié su rajita. Sólo así lograba defogar el deseo. Al día siguiente, luego de que mi madre o mi suegra se hubiesen ido, porque siempre se turnaban para apoyarme con la nena, si es que no venía la niñera ese día, compré saliendo del trabajo aceite para bebé, pues me preocupó que al quedar tan rosadita su vagina pudiera lastimarse, empecé a vestirla sólo con un polito y su calzoncito, y antes de cenar, la llevé a su cama como siempre, y en una me senté detrás de ella, y le dije: "Hora de las cosquillitaaaas", "Cosquillita cosquillitaaaa" respondió, y procedí a untar mi dedo índice con el aceite de bebé, y sin más metí mi mano debajo de su calzoncito y empecé a frotar su florcita, y me sorprendió la facilidad con que ahora resbalaba mi dedo por su rajita, podía ahora subir y bajar más rápido que el día anterior, "Ha... Mmmm..." mi Luna emitió sus 1eros gemidos, lo cual activó mi lujuria al máximo nivel, masturbándola rápidamente haciendo ya un poco de presión, juntó sus brazitos a su cuerpo y con los antebrazos en horizontal a los costados si cuerpecito blanquito empezó a mover, no había dudas, mi nena estaba sintiendo el placer de verdad, y mientras la frotaba le decía al oído: "Te amo mi princesa, nunca dudes que te amo, que eres lo más importante para mí", "Ha... Hua... Hum... Ha..." mi bebita no podía pronunciar palabra alguna por el placer que sentía, le daba besitos por el cuello mientras dale y dale con mi dedo en su chochito, fueron como 5 min así full placer con mi niña, hasta que dijo: "Papi papi quiero pipí, quiero pipí", "¡Ya te quieres orinar amor! ¿Tan pronto?", "Ha... Quiero el baño papi haaa...", "Pero si recién estamos empezando mi Lunita..." y en eso empecé a sentir gotitas muy caliente deslizarse por mi mano, "¡Hija, te estás orinando!", sin demora la cargué y la llevé al inodoro para que orine, y ni bien se sentó salió disparado a chorros su pichi, salpicándome un poco, "Hey mi niña, casi me orinas", "Haaa jaja... Haaa papi haaa", su carita de alivio al poder orinar sin miedo, me enamoró totalmente. Luego de limpiarla con mi dedo otra vez, la dejé ir a su cuarto mientras la veía correr tan tierna con su calzoncito puesto, y yo tenía que defogar la energía acumulada por el deseo hacía mi propia niña. Aún no podría tener orgasmos, pero el querer orinarse se podría considerar como sus pre-orgasmos. Solo pude resistir una semana entera haciendo lo mismo usando el aceite, y tocarla hasta que de nuevo expulse sus gotitas de orina, pues era el límite que podía soportar en ese tiempo, lógico, aún tenía 4 años, de 5 a 10 min era su límite antes de que se empezara a orinar. Después de eso, fui al siguiente paso, le insité a que se empezara a tocar ella solita solo cuando esté en casa conmigo, los 2 sin nadie más, le dejaba bien en claro que nadie debe verla tocándose ahí, ni decirle a nadie sobre lo que hacíamos. Le untaba el aceite en su zanjita y con mi mano sobre su manita le enseñaba como debe hacerlo ella sola, así poco a poco aprendía a masturbarse ella misma. Amaba sus tiernos gemidos y como empezaba a contraer sus caderitas, también la acostumbré a besarla en el cuello y rostro mientras se tocaba. Cada noche su calzoncito terminaba empapado de su propia orina. Y también se tomó de costumbre bañarla en las noches antes de que duerma y luego de ponerla en su camita sin nada debajo, ni siquiera su calzoncito, empecé a comerme su pequeño coñito, la primera vez que lo hice solo dijo: "Oyeee cochinooo", "Ahora soy un cochinito oic oic" le contesté, "Jajaja un chanchito" dijo la nena. Iba subiendo el tiempo cada noche, era una adicción el saborear de su intimidad de esa forma, al final se acostumbró a ello, incluso después se quedaba dormidita como una bella angelita. Todo iba bien, a veces la veía tocándose su coñito mientras mirábamos la televisión juntos, parecía que la estimulaba ver Plaza Sésamo con todos esos monstruos peludos.  Y una noche que le pregunté si se tocaba estando solita, me confesó que incluso se había tocado en su jardín por debajo de su escritorio cuando nadie la miraba, eso me dejó pringao, le dije que no lo haga fuera de casa, que era peligroso, "No lo haré más ahí papi", "Si cariño recuerda que es nuestro secreto ok". Así, mi Luna ya se podía dar placer ella solita también, pero ahora más que tocarla con mi dedo, le hacía full sexo oral, hasta que llegue a orinarse un poco, y yo saboreaba esa mezcla salada de sabor a coño infantil y orina. Ella estaba lista para avanzar en su aprendizaje.

Autor: El_Gato_Anónimo Categoría: Incesto

Leer relato »

En mi noche de bodas me cojio el tío de mi esposo

2024-07-06


Hola a todos los lectores de esta maravillosa página... mi nombre es Laura tengo 45 años bajita de estatura delgada con un culo bien parado .....en fin comienzo mi relato de como. Fue que el tío de mi esposo me cogió en la noche de mi boda .... cuando mi marido y yo éramos novios solo andábamos de manita sudada pues aunque a mis 14 años ya me había cojido un novio de la secundaria pero eso no lo sabia en ese momento mi novio pues el queria que yo llegara al matrimonio totalmente pura así que lo conocí en un a fiesta de un familiar de el por lo que hubo química y nos hicimos novios yo en mis 18 años el 20 años total que duramos 6 meses de novios y el me pidió que nos casaramos y acepte Por lo que la boda sería en tres meses yo mientras tanto ya no aguantaba las ganas de cojer con e por lo que me daba placer a mi misma se llego el dia mas esperada por ambos ...el baile se hizo ameno y entre los invitados lego un tío de el que vivía en la ciudad de México por lo que mi marido le ofreció quedarse en la casa pues había espacio para que descansará después del baile .....mi marido ya entrada la noche estaba pasado de copas por lo que el tío me sacó a bailar varias veces , pero no me percate ninguna mala acción y como dije mi esposo ya estaba mal decidimos irnos a descansar a lo que el tío se fue con nosotros llegamos a la casa el tío me ayudó a llevar a mi pareja a nuestra recamara me diculpe con e tío por laindisposision de mi marido por lo que el me comentaba que no había problema .. y enseguida le dije que le mostraría dónde descansar pero primero fui al baño y al estar a solas pensé que poca que en mi noche de bodas tampoco tendría sexo tanto que me esmere en comprarme una tanguita de hilo un brasier de encaje y ligueros para tener una noche placentera con mi marido y .... Escucho que tocan a la puerta ... Sobrina estás bien??? Siiiiii ahora salgo pue por mis pensamientos olvide a nuestro invitado ...sali del baño disculpándome con el tío que por cierto olvide comentar que el en ese entonces tenía 50 años pero muy bien parecido en fin me dirijo a el para mostrarle dónde dormir por lo que me dice me tomé una copa con el para brindar el acontecimiento y bueno pensé que no era mala la idea serviría para olvidar un poco lo mal que la estaba pasando creo que el tío se dió cuenta porque me preguntó que si estaba bien pues se me notaba en la cara después de varios copas le comenté que como era posible que su sobrino se emborrachara precisamente en nuestra noche bodas por lo el me dijo acercándose a mi qué el era un tonto que como me dejaba así si yo era muy hermosa y que tenía buen cuerpo que si el estuviera en su lugar aprovecharía este momento para complacerme ... No sé si eran las copas la desepcion o de plano me estaba poniendo muy cachonda pues pusimos un poco de música y el aprovecho para sacarme a bailar inmediatamente el me jalo a su cuerpo y luego sentí su verga pegada a mí por lo que intente apartarlo un poco pero no lo logré acto seguido me hablaba al oído que estaba muy hermosa y beso mi cuello yo solo le dije estese quieto tío pue allá adentro está mi marido y se puede dar cuenta no se cómo pero cuando me di cuenta ya nos estábamos besando me agarró las nalgas total que me quito el vestido dejándome con mi conjunto a lo que el solo dijo mamá mía estás bien buena yo estaba ya fuera de mis cabales y de que me hiera el amor que me diera verga que era lo que yo necesitaba me comió mi pucha como todo un experto saco su miembro el cual era enorme me habrio las piernas y me la dejo toda adentro por lo que no le costó mucho urgar mi ya muy mojada vagina yo solo gemía y gemía sacándome un rico orgasmo me levanto y me llevo a la recamara donde el dormiría y ahí me puso en cuatro y me embistió no se cuanto tiempo me estuvo ensartando hasta que escuche su voz que ricaaa estasss sobrinaaaa lllenandome de leche mi interior caímos los dos cansados nos quedamos dormidos y como a las 6 de la mañana me desperté y veo al tío desnudo a mi lado y yo también desnuda y fue en ese momento que recobre la cordura de lo que había pasado ... Que el tío me había llenado de verga esa noche me incorpore salí y fui a donde mi marido que afortunadamente seguía dormido me recosté junto a el pensando lo había hecho anoche pero al mismo tiempo me toque la entrepierna dibujando me una sonrisa para mí misma pues no dejaba de pensar la cojida con el tío de mi esposo pues bien podría ser mi padre mi marido se levantó y pregunto que como llego a su cama por lo que le expliqué de como el tío me ayudó a traerlo a casa se disculpo conmigo y con el tío y nos quedamos viendo el uno al otro pensando ... Si supieras que tal tu mujer le llenaron la pucha de verga y leche y esa fue una de tantas veces el tío mllenaba mis tres pollitos de carne y semen ya después l subiré otro relato pues el tío fue el principio de como me volví toda una puta besos

Autor: Lalis2222 Categoría: Infidelidad

Leer relato »

Deseo un hombre

2024-07-05


Holi lindos espero se encuentren super bien, tiene muchísimos días que he estado deseando ir a la playa en tanga, en la noche para que un hombre solvente me cojas bien rico, y me meta todito su pene por mi culo que está deseoso de sentir un rico pene, ahí adentro y me deje su rica lechita de hombre bien adentro de mi hermoso culo.

Autor: Ximena Categoría: Transexual

Leer relato »

soy joto, maricon y muy puto

2024-07-02


holis a todos y tod@s , despues de esconder el lado femenink al jotito, que se convirtio en maricon de closet, para terminar casi asficciad@ por casi 45 años, hoy me libero de esos prejuicios que lo unico que logran, es el reprimir al ser jumano y su derecho a la libertad en todas sus expresiones. en la edad puberta, es cuando los niños estan expuestos a que la influencia de terceros desvie su estabilidad emocional y sexual. asi me paso en un descuido o exeso de confianza, mis padres me dejaron hunto con otros2 compañeritos en una casa de campo, cuyo dueño era el papá de Maurilio. se suponia que don Maurilio estaria cuidandonos junto con su buenisima esposa. pero ellos se pusieron a beber mientras nosotros juhabamos dentro de la alberca a la pelota, ese juego hacia que nuestros cuerpos se rozaean con mucha frecuencia. al principio no lo notamos . en un intervalo los papas de mau nos hablaron para decirnos que doña tere se quedaria a nuestro cuidado, ellos se fueron en un auto. doña tere muy anciana, se quedo bien dormida muentras nosotros seguimos el juego y por ende los roces toqueteos que lograron exitarnos a los 3, todos teniamos las pijas bien duras. con cierta complicidad nos salimos de la alberca iendi al cuarto donde dejamos nuestras ropas. sin mala intencion, yo fui el primero en quitarme el traje de baño, pero se atoro entre mis chamorros y una silla, asi que tuve que agacharmd dejandoles que me vieran mi chiquito expuesto. miranda de un movimiento se puso pegadito a mis nalgas y me abrazó repegandome su pitito y casi me lo quite de encima, pero Mau tambien se avalanzo contra mi cuerpo y me sujeto por delante, quedando los 2 cara a cara. nuestra respiracion era agitada y al no poder safarme de sus brazos, me solté rindiendome y a la vez muy exitado. Mau me abrazo de la cintura y me dio un besote al que poco a poco correspondi.mientras Miranda ya jabia colocado su pitillo en mi culo. la sensacion que la cabecita de su pitito produjo en mi culo, fue tan placentera que aun la recuerdo perfecto. Mranda me dijo al oido, dejate cocer, te la voy a meter toda y cuando termine, Mau tambien te cogera. No diremos nunca nada a nadie. con tantas caeicias, besos y estimulacion anal no pude negarme. me puse en 4 patas en la orilla de la cama y abri mis pienas. miranda unto saliva en mi culito, acomodo su pitito y me lo metio todo de un empujon. - que rico gemia mientras lo metia y sacaba, pero yo no senti ningun placer ni dolor, nada. lo escuche gemir fuerte y eyaculo dentro de mi culo. en cuanto me lo sacó, Mau ya estaba detras mio y on sus manos me sometio de de las espalda quede icual en 4. me abrio las nalgas y senti la cabeza de su pene en mi chicuelo, yo si que estaba muy caliente y al igual que miranda, .e la dejo ir muy fuerte, pero su vergota si que dra muy grande y gruesa, provoco que gritara de dolor. sin experiencia, siguió con sus embates y en cuanto paso mi dolor, comenzo el placer desconocido ya sentia rico su pitote dentro de mi, jale a miranda para que me chupara mi verga viniendonos juntos Mi May y yo.miranda con mis mecos en su boca corrio a lavarse. mientras Mau y yo nos besabamos de lenguita. esa fue mi violacion que me marco para siempre y que oculte hasta hoy. continuare en el proximo relato

Autor: dennyspasivo Categoría: Sexo Gay

Leer relato »

Me fui de compras sin nada de ropa interior

2024-07-02


Mi día a día sin bragas ni sujetador.. Hola queridos, soy Andrea nuevamente con ustedes para contarles más anécdotas de mi exhibicionismo, esta oportunidad con otras aventuras de día. Después de mi aventura del gimnasio, reflexione un poco sobre mi situación y el cómo estaba llevando lo del anonimato en cuanto a mis paseos, al principio trataba de pasar lo más desapercibida posible me conformaba solo con andar por ahí desnuda y masturbarme, pero poco a poco estaba deseando algo más… lo que hice en el gimnasio lo de provocar a extraños donde todos pudieran verme era algo impensable cuando comencé, ya que me daba mucho miedo el que se conociera que soy una completa pervertida que ama ser vista y deseada, entonces estaba entendiendo que mi deseo estaba en las miradas ajenas y sus interacciones conmigo, el cómo sus ojos se van a mi culito o mis pechos, como fantasean con mi cuerpo. Sentía ya menos vergüenza de mostrarme, pero aún tenía mucho miedo de que me describieran en el terreno porque era mi lugar seguro y no quería perderlo, pero a su vez necesitaba algo más, el pasearme desnuda ya no era suficiente ni siquiera haciéndolo en 4 y mis accesorios acompañándome a pesar de que seguía sintiéndome genial al hacerlo, después de que me viera aquel chico con el plug metido en mi culo, tenía más miedo que calentura, no podía quitarme de la mente ese miedo así que decidí continuar con mis aventuras de día, donde por alguna razón estaba más desatada en cuanto a exhibirme. Tenía que hacer algunas cosas durante el fin de semana, así que decidí alistarme muy bien para salir, me puse una falda no muy corta que tapara mi culo y un poco más hacia abajo, pero que al agacharme deje ver parte de mi culo completamente y para arriba una polera naranja algo delgada, por supuesto que no llevaría ni bragas ni sujetador puesto, para complementar mi outfit decidí llevar nuevamente mi plug de joya para adornar mi culo, ya que me encanto como se me ve y las sensaciones que me da, una pequeña cartera donde pondría mi vibrador, para usarlo cuando estuviera muy cachonda, tome el plug, prepare mi culito para meterlo junto con lubricante, me incline para que mi culo se abra, con una mano abrí mis nalgas y con la otra comencé a meterlo lentamente, esta preparación para mí ya era un ritual necesario, ya que podía meterlo rápidamente sin problema, pero el hacerlo lento y delicadamente tenía un encanto especial, me permitía sentir todo el tiempo necesario para hacer que mi mente volara imaginando todo lo que haría en ese día, lo que por supuesto me ponía los pezones muy duros y mojaba mi conchita, estando ya lista me dispuse a salir. Mi primera parada era el supermercado, ya que necesitaba un par de cosas importantes, en el camino paso por una avenida grande, cruzo para pasar, pero quedo atrapada en el medio porque el semáforo cambio a rojo, así que tuve que quedarme de pie esperando que vuelva a cambiar y como era una avenida muy transitada los autos pasaban algo rápido, cuando me detengo a esperar empiezan a pasar y siento de pronto un viento frío en mi culito, miro hacia atrás y con el viento de los autos mi falda se había levantado un poco, se veía todo mi culo, la sostengo con mi mano y pasa otro auto por adelante levantando mi falda por delante dejando mi conchita al aire, en ese momento me dio mucha vergüenza, ya que había gente esperando en ambos extremos de la calle y me vieron haciendo ese espectáculo jeje, me apoye en el poste del semáforo para que mi falda por atrás no se levante y la tome por ambos lados para mantenerla abajo, fueron unos segundos eternos, podía sentir que estaba muy colorada por la vergüenza, pero creo que también por la calentura del momento, me habían visto muchas personas que no llevaba bragas, contemplaron todo mi culo y mi conchita, luego de eso seguí mi camino y llego al supermercado, me dispongo a buscar lo que necesitaba, quería alcanzar unos frascos de mermelada que estaban en la parte más alta de una estantería, pero no llegaba, así que mire a ambos lados por si había algún guardia o algún encargado, pero no vi a nadie más que un anciano con bastón, me resigne y puse mis pies en la primera planta de la estantería a ver si podía alcanzarlos mejor, pero aún me faltaban unos pocos centímetros mientras estaba en eso, siento que tocan el culo por encima de mi falda, me giro sorprendida y para mi sorpresa no era otro que el anciano que estaba detrás de mí con toda su mano en mi nalga derecha lo miro y le digo, – «Señor, ¿qué hace?, necesita algo?». Él me contesta, -«La vi un poco complicada señorita tratando de alcanzar los frascos y quería ayudarla» me lo dijo con un tono algo inocente y pícaro a la vez. No podía creer que el señor me dijera eso, mi instinto fue apartarme y molestarme, pero cuando estaba a punto de hacerlo y alejarme, sentí como esas emociones cambiaron a felicidad, no podía entenderme en ese momento, un viejo verde me había manoseado en pleno supermercado y yo estaba feliz?, fueron solo unos segundos de silencio y mis ideas cambiaron totalmente, en eso el señor me dice, -«Le pido disculpas, señorita, solo quería ayudarla, le ofrezco mi bastón para que pueda acercar más fácil lo que necesite», esta vez el tono era más de arrepentimiento y nerviosismo. yo estaba ya con mil ideas en mi cabeza, así que le sonrió pícaramente y le digo, -«Gracias señor, pero me gustaría que me ayudara como lo estaba haciendo antes». Él se me queda viendo sorprendido, me giré de nuevo hacia la estantería, miré a ambos lados del pasillo y por suerte no había nadie pasando en ese momento, tome su mano y la puse en mi nalga derecha por debajo de la falda, lo miré y le dije. -«De esta forma podría ayudarme mucho más… y si usted quiere, puede usar las dos manos… para impulsarme». Él me sonrió levemente, vi cómo sus ojos se iluminaron y me dijo. -«Claro señorita, yo le ayudo encantando». En ese momento me impulsé hacia arriba y el señor puso su otra mano en mi nalga izquierda por debajo de la falda, tenía sus dos manos agarrando totalmente mi culo, sentía como apretaba mis nalgas con sus manos, yo estaba sintiendo muy rico en ese momento así que me tome mi tiempo para sacar el frasco que necesitaba, deje que el viejito se deleite todo lo que quisiera con mi culito que en ese momento estaba a su total disposición, moví mi culito un poco como si hiciera un pequeño baile con mis caderas, sentía como él apretaba con fuerza mis nalgas, lo que hizo salir un pequeño gemido reprimido «mm…», tome el frasco y comencé lentamente a bajar para darle tiempo a disfrutar lo más que pueda, lo mire y le dije, -«Ya lo tengo, voy a bajar», Primero me sostuve con una mano y puse un pie en el suelo, en ese movimiento mi cuerpo bajo un poco, el señor deslizo su mano derecha por dentro de mi falda pasando por mi cadera, sentí como su mano salió por mi falda y entro por mi polera llegando su mano hasta mi pancita y luego subió un poco más su mano y toco uno de mis pechos, lo apretó con fuerza desde abajo, yo volví a dar un pequeño gemido «aa…», baje mi otro pie lentamente, porque no quería que terminara ese momento, ser tocada en ese lugar por un extraño estaba siendo un deleite total, cuando ya estaba de nuevo en el suelo el señor retira sus manos lentamente de mi cuerpo, sin dejar de rosarme con sus dedos en ningún momento cuando ya separo sus manos de mí, yo tuve que volver a bajarme la falda, porque con su movimiento se me había subido hasta la panza y ya no me tapaba nada jeje…, me di la vuelta le sonreí al señor y le dije, -«Muchas gracias señor, con su ayuda pude alcanzar lo que necesitaba». Veo que él me sonríe y cuando estaba a punto de decirme algo, se queda inmóvil y mudo, yo no entendí en ese momento que pasó, pero observo que él estaba viendo como algo detrás de mí, entonces desde atrás escucho con tono de enojo y molestia. -«Señorita está bien?, necesita ayuda?, el hombre la está molestando?», me giro y veo que es un guardia de seguridad, muy alto, pensé en ese momento, que quizá me vio siendo impulsada por el señor y asumió que me estaba acosando y manoseado contra mi voluntad, pero lo que él no sabía era que yo desee esa situación y me había encantado que el señor me tocara el culo y rosara mi cuerpo, así que rápidamente le dije, -«El señor no me está molestando, me ayudo a alcanzar este frasco de mermelada y estábamos conversando sobre cuáles eran nuestros sabores favoritos, muchas gracias», me giré hacia el señor, el cual estaba pálido y temblando, tomé su mano y le dije. -«¿Cuál era la que usted me recomendaba, señor?», él me miró y parecía no reaccionar cuando de repente me dijo. -«Si es la que está por aquí señorita, mire». Me llevo de la mano un par de metros lejos del guardia y me señalo mermeladas de otra marca y sabor, yo me hice como la que estaba observando cada frasco como evaluándolos mientras le replicaba al señor, en eso, el guardia se da media vuelta y deja el pasillo, le digo al señor. -«No se preocupe señor, el guardia ya se fue». El señor respiró hondo y con un suspiro me dio las mil gracias. -«Señorita, muchas gracias por no delatarme ni decirle nada al guardia, se lo agradezco muchísimo, ahora mismo me retiro muchas gracias». Yo tomo sus dos manos que aún estaban temblando y le digo. -«Señor, por favor no se disculpe, yo necesitaba ayuda y usted caballerosamente me ayudó y por ser tan atento conmigo le tengo un regalo». Él me miró nuevamente extrañado y pasmado, yo le pedí sostener mi frasco de mermelada y camine lentamente por su costado un par de metros, él se giró mientras yo pasaba, me acerque a su bastón que se había caído en la conmoción de la ayuda y luego la aparición del guardia, me incline levantando todo mi culo mostrándoselo al señor totalmente, lo tome y moví mi culito de izquierda a derecha, me erguí acercándome al señor para entregarle su bastón y le dije, -«Aquí tiene señor, muchas gracias por ayudarme». Él mantuvo silencio, pero podía notar que estaba sorprendido y emocionado, entonces me acerqué más a él y le susurré, -«Sígame a una distancia que nadie sospeche…». Él me miró extrañado y asintió con la cabeza, yo seguí mi camino haciendo mis compras, entre al pasillo de los productos de aseo personal porque necesitaba un nuevo champú, veo que el señor venía asomándose por la otra punta del pasillo, entonces aprovechando fugazmente al inclinarme me subí toda la falda hacia adelante, dejando todo mi culo y conchita al aire, tomo el champú y vuelvo a acomodarme, me giro y el señor estaba de pie mirándome, yo por dentro ya estaba muy cachonda no podía creer todo lo que estaba haciendo en un supermercado que estaba repleto de gente, continúe mostrándole mi culito al señor cada vez que podía en total creo que fueron unas 5 veces más, cuando ya estaba lista fui a pagar a las cajas rápidas donde uno puede atenderse solo, había menos fila, solo habían dos personas antes que yo cuando de repente escucho detrás mío, -«Señorita, disculpe siempre he querido usar estas cajas, pero no las entiendo, ¿usted podría ayudarme?», era el señor de antes, en un momento le había perdido la pista, así que supuse que se había ido a hacer sus compras, mire sus manos y solo llevaba un par de cosas, le dije. -«Claro señor, con gusto le puedo ayudar». Pasamos ambos a una caja, le enseñé cómo pasar las cosas por la caja y luego pagar todo, el asentía, pero creo que no captó mucho el proceso jeje, cuando ya estábamos listos, salimos juntos del supermercado, yo ya me despedía cuando me dice. -«Espere señorita por favor, quería darle las gracias por todo lo que hizo, yo soy un hombre mayor ya debo ocupar bastón para caminar y hace años que no tenía una interacción así con ninguna mujer desde que perdí a mi esposa durante la pandemia, solo me quedan sus recuerdos, así que nunca podría siquiera ver a una dama tan bella como usted y usted hoy me alegró el día y seguramente muchos más días me durara esta alegría», Tomó mi mano y me puso un bombón en la palma, les aseguro que ese gesto me dio mucha ternura y pena al mismo tiempo, de que él fuera tan valiente como para contarme eso y expresarme su gratitud, yo le sonreí y le pregunté su nombre, el me dijo que era Genaro, entonces le dije. -«Don Genaro es usted muy lindo conmigo, le deseo lo mejor y muchas gracias por el obsequio», le di un besito en la mejilla y me fui moviéndole el culo una última vez para su deleite, gire a verlo una última vez, le guiñe el ojo y me fui camino a casa a dejar todas las cosas, mientras estaba de camino no podía dejar de pensar en lo que había pasado en el supermercado, yo había estado tonteando con un señor mayor, dejándolo tocarme el culo, apretármelo y mostrándoselo luego en los pasillos de un lugar lleno de gente, no daba crédito lo cambiada que estaba y lo bien que me hizo sentir esa experiencia. Mi día no acabó aquí, pero si esta primera parte, les mando besos a todos y les agradezco por escribirme a mi correo y darme sus lindas palabras, espero que esta anécdota les encante tanto como a mí.

Autor: SOLBEN Categoría: Confesiones

Leer relato »

Muy loco! De camino al trabajo fuí violado por unos desconocidos y un caballo

2024-07-02


Hola soy un chico joven mi nombre es Jesus tengo 20 anos hoy les voy a contar mi relato de como me secuestrado violado por unos desconocidos y su caballo yo estaba de camino a un trabajo que tenia después de la escuela en aquel entonces tendría unos 18 anos me encontraba de camino a mi trabajo estaba cerca de polanquito cabe mencionar que soy de México Guadalajara una tienda de ropa salí de mi casa como a las 7:00am tengo un cuerpo delgado y la verdad no tengo músculos mientras caminaba no te que furgoneta me estaba siguiendo pero pensé que nada mas estaba de pasada pero pase por un callejón la furgoneta se me adelanto de ella salieron dos tipos mas el que manejaba la furgoneta me sujetaron con fuerza como ya mencione no tengo mucha fuerza por lo que no puse mucha resistencia y dieron a oler un trapo ya no supe mas de mi hasta que me desperté no se que me abran dado pero mi piernas no respondían cuando me desperté me percate de que estaba desnudo y que los tres hombres igualmente estaban desnudos les reproche porque donde estaba y porque estaba desnudo su respuesta fue reír y decirme para disfrutar de una puta despumes de decir eso se acercaron ami yo como ya mencione trate de moverme pero mis piernas no me respondían sin trabajo uno de los hombres puso boca bajo y sin piedad metió su pene en mi culo virgen yo llore y le suplique que se detuviera sentía como si me partieran el culo pero solo siguió dándome mas duro y me dijo que era una puta virgen y que me usarían como ellos ... ... quisieran así continuo por uno minutos asta que se corrió dentro de mi culo después el otro hombre procede a hacer lo mismo pero el tercero dice que tengo que chupar su pene y que si llego a morderlo lo pasare muy mal ya que ellos son 3 y yo ni me podía mover con el mido que sentía ni se me paso por la mente intentar tal cosa solo le abrí mi bocas sin rechistar el hombre se rio y me dijo buena nena entones procedió meter su pene duro asta el fondo de mi garganta sentía que me asfixiaba sentía como sus penes entraban y salían de mi culo y garganta el sonido parecido a aplausos característico de sexo duro inundando el entorno me sentía sucio y usado les tomo unos minutos mas pero terminaron a Choros dentro de mi culos y garganta el hombre que metía su pene en mi garganta me dijo vamos nena tomate todo mi semen por miedo me lo tome todo el hombre me dijo buena nena eso tomaste todo sentí que mi culo me ardía y de el brotaba su semen me dejaron un momento así con mi culo abierto asta que los dos primero hombres que terminaron en mi dijeron por buena puta mereces un premio y sin mas aviso el tercer hombre me levanto y los otros dos metieron sus penes al mismo tiempo en mi culo me dolió mucho y comerse a pedir piedad les decía que no que me ragarian mi culo pero ellos no parecía importarles y metían y sacaban mas rápido sus penes de mi culo hasta que no aguantaron mas y se vinieron el mi culo casi al mismo tiempo el tercer hombre me soltó me sorprende mi culo estaba muy abierto ... y brotando mucho semen después de eso uno de los hombre trajo una especie de sofá largo me levantaron y me amararon de pies y manos a el sofá largo la verdad no se como se llama después metieron a aun poni yo me asuste mucho porque entendí lo que pasar ria pero ello me pacieron cinta gris en la boca para que no gritara pero no se si gritar hubiese servido de algo por que no sabia donde me encontraba acercaron al caballo y uno de ello roció algo en mi culo debió ser algún tipo de feromona de caballo por que al instante que el caballo lo olio su pene se puso muy erecto y no dejaba de oler mi culo un momento des pues sin piedad el poni se abalanzo sobre mi metiendo su pene asta el fondo de mi culo yo me retorcía del dolor lloraba pero que podía hacer estaba atado y a su merced así continuo por un tiempo metiendo y sacando su pene de mi culo con cada envestida que daba mi vientre se abultaba asta que unos minutos mas tarde se corrió dentro de mi culo llenándome de su semen de caballo mi vientre se icho mucho y cuando el caballo saco su pene de mi culo su semen salia por mi culo como un grifo abierto después de eso me desmalle y me desperté en un callejón con una nota que decía que si le contaba a alguien lo sucedido le subirían video que tomaron para que todos vieran como soy violados por ellos y su caballo yo por vergüenza de que alguien viera esos videos nuca dije nada de los sucedido si quieren enviarme un relato humillándome este es mi Telegram @Jesusdel99 si se animas les mando fotos miás

Autor: Anónimo Categoría: Fetichismo

Leer relato »

Mi sobrina Agustina de 8 añitos…

2024-07-02


Cuando el cariño inexplicable de una niña se convierte en deseo y goce. Primer relato, pura ficción espero no les sea tedioso leerlo y los lleve a la excitación Ser un tío a la joven edad de 9 años es algo que no llena ni de orgullo ni de ninguna emoción, ya que solo eres un chico que está en sus juegos, estudiando para alguna prueba y jugando con los amigos, por lo que nunca senti necesidad de acercarme a mi sobrina, sin embargo las hormonas adolescentes hicieron que mi apatía se transformara en afecto y calentura. Siendo un chico normal, delgado, medio fachero pero tímido, tuve chicas de mi edad que me tiraron onda pero nunca pude concretar más que un beso, al punto que ya no me molestaban en el último año de secundaria, por lo que masturbarme era algo de todos los días. Ya con los 17 años, vivía entre depresión de estar solo y matarme a pajas, pero ese enero todo iba a cambiar, mi hermana se separó y volvió a casa a vivir con nosotros, con Agustina de 8, una niña hermosa, de cabello rubio y ojos color miel, hasta este punto era lo unico que notaba en ella, mas nunca me habia interesado en ser un tio presente. Al ser vacaciones de verano, mi hermana seguía trabajando al igual que mis padres por lo que la casa era sola para mí y mi nueva inquilina, Agustina. Que desde que llegó se me especifico que cuidaría de ella hasta el comienzo de clases en que yo me encargaría de llevarla y traerla. No me molestaba hacerlo así que accedí sin ningún problema. Fue ese primer lunes de niñero, con un día de verano agradable sin tanto calor, que me levanté temprano solo con el boxer puesto, comencé mi mañana con un café, y algo de porno en mi celular, con la verga parada y afuera me dirigí al comedor para sentarme en la mesa y darme la primera paja del dia, y ahí estaba Agustina media dormida… Metí mi verga adentro de mi boxer y me senté rápido, el susto hizo q mi verga volviera a su estado natural. Agustina se me acercó, con su cabello alborotado, restregandose los ojos, apoyo su manito tierna en mi hombro y se sento arriba mio, en una de mis piernas para darme un besito de buen dia que toco la comisura de mi labios. Sentí como mi corazón empezaba a latir más fuerte, al sentir su calor sobre mi piel. Solita se dió vuelta, abrió sus piernas y apoyó su cabecita en mi hombre mientras me abrazaba, tenía sueño y quería seguir durmiendo pero se notaba que no estaba acostumbrada a dormir solita. En medio de esa situación empecé a notar los detalles, tenía una remerita rosa al cuerpo y estaba en bombachita, una bombachita blanca que resaltaba sus hermosos glúteos, la imagen hizo que mi verga empezara a pararse y ponerse cada vez mas dura. Tomé el café, tratando de tomar con naturalidad la situación, solo éramos un tío y su sobrina por la mañana, pero la tentación me venció y con mi mano izquierda q era de dónde la tenía mientras con la derecha tenía la taza, baje por su espalda y sentí el borde de la bombachita, tuve un titubeo, pensé si era correcto, pero mi verga latiendo pedia más. Deje el café en la mesa, me recosté un poco más en la silla, y en esa posición pude apreciar las nalguitas de agustina, saqué mi pija afuera y empece a masturbarme, con una nena de 8 años arriba mío, ya mirar no era suficiente, asi que delicadamente empecé a apretarle las nalguitas, era perfectas, note su piel, tan blanca como las nubes, puse mi dedo en medio de su culito parado y fui bajando y subiendo, rozando con la yema de mis dedos tanto su ano como el.medio de su conchita, sentía el calorcito emanando de su agujero virginal, cuando de tanto roce sentí como cerro sus piernitas apretando mi torso, y el medio de sus labios infantiles se sentia aún mas caliente y húmedo, segui moviendo mo dedo y escuche que ella gimió… Ese gemido hizo que mi mano se moviera a toda velocidad y acabe, mi esperma se disparó por la espalda, el cabello y la cola de Agustina, el orgasmo mas fuerte que hacía tiempo no sentía. Tome servilletas de papel y la limpie a ella y todo dónde había caído. La dejé seguir durmiendo en el sillón, observando su figura, había empezado a notar lo que no ví cuando llego, y me di cuenta de los beneficios que podria traerme el ser tío.

Autor: LOLI ADICTO Categoría: Incesto

Leer relato »